En busca de la estabilidad

Europa anda desesperadamente en busca de una cierta estabilidad política, económica y social. El éxito la ha desfigurado. La imagen de cientos de miles de orientales arriesgando sus vidas para poder entrar por estrictos corredores vigilados hacia Alemania o los países nórdicos es patética, tanto para los europeos como para los que huyen del hambre, la persecución y la guerra. Es una tragedia y un fracaso humanitario que sacude la conciencia europea.

La otra estampa es menos visible pero no menos dramática. Se produce en las aguas del Mediterráneo, sin cámaras, de noche muchas veces, con niños y mujeres que intentan alcanzar las costas griegas, italianas y, en menor medida, las españolas. Más de tres mil personas este año descansan anónimamente en el fondo del Mediterráneo, que se ha convertido en la morgue de la vergüenza. España ha levantado vallas y espinos en las ciudades de Ceuta y Melilla. No se ha asumido el concepto de refugiado político sino el de inmigrante sin mayores dis­tinciones.

Cada vez que poblaciones enteras se ponen en marcha huyendo de peligros objetivos o intentando conquistar nuevos territorios se producen movimientos tectónicos que alteran la tranquilidad de las sociedades llamadas de acogida. Está en discusión ahora si la caída de Roma fue un proceso largo, tal como interpretó Edward Gibbon en su colosal estudio del declive y caída del imperio romano, o bien fue un fenómeno mucho más rápido e inevitable.

El caso es que Europa ha vivido constantes movimientos humanos desde el comienzo de su historia. En el siglo XX fueron muchos los pueblos que quedaron atrapados dentro de fronteras que no eran las suyas o bien que cayeron en estados que no respetaban sus identidades particulares. Ocurrió después de la Gran Guerra, y también antes y después de la Segunda Guerra Mundial. También en la Unión Soviética de Stalin se forzaron deportaciones masivas por criterios ideológicos, racistas o simplemente represivos. Los griegos y los turcos conocieron el trasiego mutuo de cientos de miles de personas.

El millón de refugiados que han entrado en Europa este año constituyen una proporción insignificante si lo comparamos con los más de quinientos millones que vivimos en los veintiocho estados de la UE. Angela Merkel ha tenido gestos de valentía política al declarar que si Alemania no acepta a los que huyen del hambre y la guerra, “este no es mi país”. Su popularidad ha descendido, y en la reunión de su partido tuvo que ceder en sus promesas para aceptar la cifra prevista de refugiados. El miedo a la crisis económica y a los cambios sociales recorre Europa, que teme la inestabilidad política que ya se está instalando en muchos países.

Quiero pensar que es un fenómeno pasajero y que un repunte de la crisis económica serenaría muchos ánimos. Es prematuro enterrar la fuerza y la potencialidad económica, cultural y política europeas en el mundo. En el siglo pasado se escribieron obituarios de Europa precipitados.

Pero la inestabilidad la observamos primeramente en la política. Prácticamente en todos los países de la Unión avanzan con fuerza los partidos xenófobos y antieuropeos. Los casos de Polonia y Hungría son patentes, por no decir alarmantes. El Frente Nacional de Marine Le Pen está colocando el patriotismo francés sobre cualquier otra consideración. Como consecuencia, es xenófobo y antieuropeo. Es una manera de rechazar la realidad en un país en el que vive y tiene nacionalidad francesa un 7% de la población.

Incluso en países con una larga tradición de acogida, como es el caso de Suecia, el partido de extrema derecha estuvo a punto de hacer caer el gobierno después de las elecciones de septiembre del 2014.

El miedo es libre y siempre afecta a situaciones futuras que no se han producido todavía. Pero existe por los atávicos sentimientos de desconfianza hacia el otro, hacia el extranjero o hacia el que piensa de distinta manera.

No sirven los criterios objetivos de que la inmigración, tanto si llega por motivos económicos como si huye de la persecución, es positiva para las sociedades de acogida. Por dos razones. La primera porque es una inyección humana para corregir la curva demográfica europea y, la segunda, porque va a ayudar al crecimiento económico. No es fácil ni sencillo. Es una nueva complejidad que hay que añadir a las que normalmente nos inquietan. Pero es más inteligente y más humanitario el aceptar el fenómeno de la llegada masiva de refugiados. Pueden crear fricciones culturales o de cualquier otro orden. Pero son inevitables y es mejor que ayuden a la estabilidad que no dejarnos arrastrar por los gritos apocalípticos de que está amenazada nuestra identidad. No hay pueblos inmóviles. La estabilidad política y social depende, en buena parte, de saber gestionar los cambios inesperados y, a la vez, inexorables. Europa también es esto.

Publicado en La Vanguardia el 30 de diciembre de 2015

9 comentarios

  9 comments for “En busca de la estabilidad

  1. Bet
    31/12/2015 at 18:54

    BON ANY 2016!!!

  2. Albert
    31/12/2015 at 17:01

    Sr. Foix : ” En busca de la estabilidad.”…Que hemos perdido…en toda la sociedad humana globalmente. Por culpa de la codicia ludópata…que trae a la especulación acaparadora de millonmes y millones de euros ó dolares, ect, sin límites, y corruptora desestabilizante por creadora de la mayor desigualdad económíca entre las diferentes clases de nuestra sociedad. Y por finalmente provocadora de guerras y crueldades infinitas entre naciones, ect.

  3. dogbert
    30/12/2015 at 18:51

    Hoy en los noticiarios y en estas estadisticas muchas veces absurdas que se inventan, hacian mencion a la palabra que mas ha sonado en 2015 en las noticias y en los informativos en general. Pues bien la palabra ha sido “refugiados” los bustos parlanres se quedan tan anchos y seguidamente pasan pantalla como dicen ahora y te hablan del engranaje del reloj de la puerta del Sol para mañana o del enesimo pitorreo de las CUP o de …
    La frivolidad lo envuelve todo y no alcanzamos el sentido real y el significado de “refugiado”. No habra estabilidad ni general ni individual, ni quieren, ni les interesa ni nos dejan.
    Con este panorama no se si podemos ser conscientemente felices el proximo año. Aun asi les deseo a todos y a nuestro anfitrion el Sr. Foix un 2016 de lujo. Sean felices, compartan y acojan.

    • 31/12/2015 at 10:14

      Gracias Dogbert, yo también quiero desear a nuestro anfitrión el Sr.Foix y a todos los amigos y compañeros del Blog lo mejor para este 2016…

      • Àfrica
        31/12/2015 at 19:13

        Que los refugiados encuentren refugio, que los que mandan encuentren el sentido común, que tengamos todos un 2016 con salud y Paz !!

    • Albert
      31/12/2015 at 16:46

      Gracias también dogbert, y como BartoloméC, también quiero desear a nuestro anfitrión, el Sr. Lluis Foix y a todos los compañeros y compañeras del Blog lo mejor para este año 2016.

  4. Jose A Garcia
    30/12/2015 at 13:09

    La humanidad, no solo Europa, debe superar el uso político de la identidad. Estamos mirando demasiado al pasado, y el problema es que la historia se adapta a lo que conviene, no a la verdad. En todo caso es un atraso vivir en el pasado en vez del presente y enfrentar los problemas. Hemos escuchado y leído que los estados estaban obsoletos, pero el nacionalismo en Europa va en aumento y cada uno desea construir un estado que por magia se comportará mejor que los que ya existen, una ingenuidad candorosa.

    Cuando comprendamos que Edad Media y los siglos posteriores son el pasado, que resarcir lo imposible de vengar y construir en base a un pasado incierto, entonces puede que tengamos posibilidad de crear algo nuevo en el que los derechos humanos sean el objetivo y no el orgullo nacional.

    Europa tuvo una lengua internacional: el latín. Nadie la desea recuperar, pero fue un gran avance. Ahora todos aprendemos inglés pero no es la lengua de Europa, se confunde la promoción de las culturas con la política y la construcción de estados que, en realidad, solo aspiran a sociedades monolíticas y en las que preservar lo que por fuerza de la naturaleza morirá un día. Quizás usar la razón, la compasión y los derechos humanos sería un camino mejor que el separarnos por la identidad.

    Cuando viajo por España y en cada CCAA no pueden consultar el historial médico, me comentan que hay que facturar, que si me trasladó a vivir debo empadronarme para tener una tarjeta sanitaria que me permita la atención sanitaria… En ese momento pienso que España es una confederación absurda de estados con una ineficiencia enorme, y que me gustaría tener una tarjeta sanitaria que sirviera en toda España, y en toda Europa. Difícil lo veo.

  5. 30/12/2015 at 11:05

    Sr.Foix: Edward John Smith,el capitam del Titanic, también buscaba la estabilidad de su nave cuando chocó contra un Iceberg, pero el presidente de la White Star Line, J. Bruce Ismay, tuvo claro desde el principio que debía ponerse a salvo y cogió el primer bote salvavidas que pudo y salió ileso del hundimiento…los primeros en darse cuenta del hundimiento social son los que están arriba y saben ponerse a salvo siempre…por cierto, la cifra de muertos del hundimiento del Titanic creo que rondó los 1.515…

Comments are closed.