Las encuestas y la revolución invisible

Un autobús de la campaña del Brexit con el slogan de una gran mentira que fue considerada un error el dia mismo del escrutinio.

Un autobús de la campaña del Brexit con el slogan de una gran mentira que fue considerada un error el dia mismo del escrutinio.

Las predicciones sobre el futuro son arriesgadas. Nunca como hoy las encuestas de opinión han tropezado con tantos fiascos. Se equivocaron con Trump, con el Brexit, con los referéndums de Colombia y Hungría y con las primarias de la derecha francesa en la que François Fillon salió con una gran ventaja en la primera vuelta.

La demoscopia trabajaba siempre con un más menos de error entre dos y tres puntos. Y acertaba. Ahora no es así. Es un fenómeno que abarca todas las sociedades democráticas occidentales. ¿Qué ha variado? Un exceso de información no filtrada, desconfianza en las elites políticas y miedo provocado por la inseguridad de amplios sectores que han perdido las referencias y votan en contra de las clases dirigentes.

Las percepciones del gran público llegan distorsionadas por mensajes falsos, por mentiras o medias verdades, por fuentes anónimas que pueden insultar sin dar la cara en las redes sociales.

El referéndum de Italia y las elecciones en Austria en el mes de diciembre es probable que se inclinen en contra de los partidos que gobiernan. El síndrome del perdedor es el haber sido estigmatizado como establishment. Donald Trump no fue nunca elegido para nada. Es un multimillonario que es mucho má establisment que la dinastía de los Clinton. Puede hacer y deshacer, mentir, amenazar y exhibir sus riquezas desafiando a cualquiera.

Tiene gracia que un personaje que ha pagado 23 millones de dólares para no ir a juicio sobre un pufo en la universidad que llevaba su nombre llegue a ser presidente de la primera potencia del mundo.

Europa no puede dar muchas lecciones. Silvio Berlusconi fue nueve años primer ministro italiano, el político que más años ha ostentado este cargo desde la segunda guerra mundial, en un país que ha tenido más de cuarenta gobiernos. Trump y Berlusconi tienen en común sus riquezas, sus extravagancias y un discurso construido sobre la falta del respeto al adversario.

Hay dos corrientes que pueden justificar este descalabro de las encuestas. La primera son los movimientos de fondo que circulan por el subsuelo humano de sociedades hiperinformadas que propician el cambio de opiniones de forma instantánea. Y la segunda la sensación de que en situaciones críticas muchos electores optan por soluciones más rupturistas.

Los partidos de la centralidad política ya no tienen la hegemonía y han de compartir el poder con las nuevas formaciones que nacen del desgaste de la derecha y la izquierda y que se sitúan en los dos extremos. Los cambios sociales son de tal envergadura que es imposible predecirlos. Vivimos tiempos de una revolución silenciosa que nadie está en condiciones de diagnosticar.

3 comentarios

  3 comments for “Las encuestas y la revolución invisible

  1. 26/11/2016 at 19:10

    Sr.Foix: el exceso de información, la sobredosis de información es desinformación…imposible de cribar… imposible de digerir…todo es instantaneo…de eso se trata…acción, reacción…

  2. Albert
    26/11/2016 at 08:40

    Sr. Foix : Pienso que lo que más ha cambiado en la mentalidad del conjunto de mujeres y hombres, de nuestra sociedad humana han sido varias cosas importantes :

    1 – El invento de la pastilla anti baby, que libera a las mujeres del riesgo de quedar embarazadas, cada vez que practican el coito con el hombre.

    2 – El invento de la televisión y la proliferación de toda clases de programas,
    desde escenas de sexo de todas clases, historias de violencia extrema, asesinatos y matanzas de todas clases, violaciones, ect, ect.

    Cuentos e historias para niños donde el matar forma parte del argumento y de paso les da normas de conducta a imitar. Como dijo hace muchos años, un periodista británico, estas escenas afectan a la mentalidad y comportamiento de la niñez.

    3 -Internet, las comunicaciones globales instantaneas de información, los satelites que retransmiten datos geográficos, con vistas reales de nuestro mundo real, geográficamente y de las materias primas, situadas debajo de la tierra que pisamos.

    Tal como comunicaba hace años, National Geographic Magazine.

    4 – Nuestra mente queda afectada e influida por todas las escenas vistas y presenciadas por televisión.

    Y la verdad es que la televisión nos da pautas de conducta y comportamiento que afectan a nuestra capacidad de criterio, ect.

    5 – Y pienso que el conjunto de todo ello, es aprovechado y manipulado por los poderosos humanos codiciosos ludopatas de la corruptosis…para adquirir riqueza y poder sin limites, sin humanidad y sin escrúpulos.

    6 – Es verdad que nuestro mundo ha cambiado debido a todo ello y a la informática, los robots que casi lo hacen todo, la retransmisión de las palabra y las imagenes de instantaneamente de un extremo al otro del mundo, ect.

    Y esta realidad ha cambiado el concepto de interpretación, el criterio de nuestra mente y el equilibrio de la economía del planeta, porque ha sido aprovechado por las personas con poder y capacidad de riqueza multimillonaria, en su solo provecho y beneficio.

    7 – Ha cambiado todo a su favor, … para los humanos poderosos, codiciosos ludopatas, ect….pero para el resto de humanos, … ” El pan aun hay que sudarlo ”
    y si se quedan sin puesto de trabajo, pues no tienen nada que llevarse a la boca.

    8 Unos pocos ganan millones y millones de dolares ó euros sin limites, pero al mismo tiempo milloones y millones de seres humanos están sin trabajo, sin ingresos, sin comida y sin techo.
    Y muchisimos de los que trabajan cobran sueldos miserrimos ó de esclaitud forzada. ect.

    El desequilibrio, la desigualdad y la precariedad económica está servida y a gran escalamundial. Es una bomba de explosión retardada, pero real y de efectos imprevisibles para la humanidad.

    Lo dejo para el buen entendedor…

  3. Jose A Garcia
    26/11/2016 at 00:47

    Creo que el aumento del grupo humano conectado supera a la capacidad de nuestra especie, solo una máquina puede seguir ese ritmo. Y esa es la revolución que puede significar la desaparición de Homo Sapiens, incapaz de digerir lo que ha creado, convirtiéndose en más tonto en vez de más inteligente.

Comments are closed.