Rusia ha vuelto al gran juego

Vladimir Putin y el destituido consejero de seguridad nacional, Michael Flynn, en una cena en Moscú en diciembre de 2015

Una de las deducciones que se desprenden de los Papeles Federalistas que inspiraron la Constitución de Estados Unidos es que uno de los ideales americanos era que cualquier extranjero con una idea brillante pudiera tener la oportunidad de acumular una fortuna. El país que ganó las grandes batallas ideológicas, militares, económicas y culturales del siglo pasado emite ahora señales contradictorias.

Pero que nadie pretenda hacer obituarios prematuros sobre la primera potencia del mundo que sobresale en los campos de la innovación, el saber y la vitalidad económica. La impetuosa campaña tuitera de Donald Trump ha proseguido hasta el día de hoy causando desconcierto en el mundo pero, sobre todo, en su entorno más próximo. El disparo matutino de mensajes cortos presidenciales está alarmando a la gran maquinaria funcionarial y burocrática de Washington y a las mentes más lúcidas del establishment académico.

Trump ha rectificado la retórica con ­Pekín y ha admitido que sólo hay una China. Ha enviado mensajes más ambiguos a Beniamin Netanyahu sobre los asentamientos israelíes en los territorios ocupados y su desprecio hacia los mexicanos lo tendrá que revisar por razones humanitarias y también por conveniencias económicas. La ­visita del primer ministro Justin Tru­deau a Washington no ha sido un encuentro ­marcado por las viejas alianzas con Canadá, sino un pulso civilizado entre dos líderes vecinos que tienen una visión contrapuesta sobre el trato a los extranjeros. Trudeau abre las puertas y Trump levanta muros.

Son algunos de sus propios colaboradores los que le han hecho ver que un país de aquellas enormes dimensiones no se puede gobernar como el que dirige una empresa. Los estudios demoscópicos de las elecciones indican que los que votaron a Trump tienen una media de edad de 57 años, casi nueve de cada diez son blancos y la mayoría no tiene educación universitaria. No ha ganado en ninguna de las ciudades de más de doscientos mil habitantes. El cuadro sociológico del país real muestra que la media de edad es de 38 años, la juventud cursa estudios superiores en grandes proporciones y una tercera parte de los norteamericanos no son blancos en el sentido supremacista empleado en la campaña.

Pero quizás el error de cálculo que ha cometido la incipiente presidencia es haber dado a entender que Vladímir Putin era un buen amigo y Rusia se podría convertir en un aliado fiable. Más de ochenta años de rivalidad política y estratégica con el Kremlin no se borran con cuatro tuits.

Hay evidencias de los servicios de in­teligencia norteamericanos de que Rusia intervino con piratas informáticos en la campaña de Hillary Clinton. Francia, Alemania y Holanda se encuentran en estado de alerta por temor a la piratería informática rusa a favor del candidato que más le convenga a Vladímir Putin.

Pero Putin, viejo espía en la RDA en los tiempos de la guerra fría, valora los temas de la seguridad nacional. Desde este escándalo denunciado por la propia CIA, el presidente ruso ha purgado a varios agentes de seguridad acusados de traición, seguramente en busca de un posible topo cibernético. Un alto funcionario del Kremlin fue encontrado muerto, oficialmente por un ataque al corazón.

Rusia ha vivido envuelta durante siglos en las misteriosas desapariciones de per­sonajes emblemáticos. Los historiadores todavía discuten sobre el uso del veneno en la muerte de Iván el Terrible en 1584, la de Rasputin en 1916 o la de Maxim Gorki en 1936. Stalin no solía recurrir al veneno, sino que simplemente liquidaba a quien le parecía. La orden de matar a Trotski tardó tres años en ejecutarse con el piolet de Ramón Mercader en México.

El tema más serio de su primer mes de mandato es posiblemente el cambio de códigos diplomáticos con Moscú. Su consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn, un teniente general retirado, no ha durado ni un mes en el cargo. Fue destituido el lunes por la noche por haber hablado con el embajador ruso en Washington, al que supuestamente le había prometido que se reducirían las sanciones a Rusia impuestas por Europa y EE.UU. tras la anexión de Crimea. La conversación se produjo mientras Barack Obama estaba en la Casa Blanca. Flynn es la primera baja del equipo del flamante presidente. Ha caído por la banalidad tuitera de Trump en sus relaciones y connivencias con el Kremlin.

Putin ha sabido mover los hilos en un mundo convulso y cambiante. Piensa como un ajedrecista, mientras que Trump juega al póquer con sus tuits. Sigue la tradición de los autócratas y modernizadores Pedro el Grande y Catalina la Grande, quienes situaron al país en el centro de las decisiones políticas internacionales hasta hoy. Putin ha recuperado el protagonismo internacional y se ha cobrado la primera víctima en el desconcertante Washington de Trump.

Publicado en La Vanguardia el 15 de febrero de 2017

8 comentarios

  8 comments for “Rusia ha vuelto al gran juego

  1. Albert
    16/02/2017 at 08:21

    Sr. Foix: Vd. como siempre no hace meditar mucho.

    Al acabar de leer su artículo de repente he pensado que, tanto para Trump como para Putin, el Mercado Común Europeo ó Unión Europea les molesta y la van a querer desmontar y reducir su poder y su tamaño. A lo que los del Brexit y otros incautos están contribuyendo insensatamente.

    Pensemos un poco mas… Alemania influye y domina bastante a Europa, pero olvidamos que Putin, domina e influye poderosamente a Alemania, a pesar del dominio que también ejerce Estados Unidos.

    Entonces pienso que a la Unión Europea, estos dos personajes la ningunearan y desmontaran presuntamente, en aras de sus propios intereses. A lo que el United Kimdom ya se les ha sumado con el Brexit.

    Pero tampoco no olvidemos a la emergente y poderosa China, que está presente y bién instalada en todos los continentes. La mentalidad china no tiene prisa para conseguir pacientemente su objetivo.

    Está presente comercialmente en todos los barrios y en todas las ciudades del mundo. Y sus agentes también. Además de que el gobierno chino es su gran , sabio y poderosos financiero mundial de todo lo suyo.

    • Albert
      16/02/2017 at 08:24

      P.D. Corrección de error al escribir.

      En el encabezamiento donde dice : …” Vd. como siempre no hace meditar mucho ” … debe decir … ” Vd. como siempre NOS hace meditar mucho. “

  2. Francesc
    15/02/2017 at 11:52

    Buenos días,

    Os dejo mi última historia: http://bit.ly/2kpdF6I

    Un saludo,

    Francesc

    • 15/02/2017 at 17:10

      Gracias Francesc por tú artículo, el Stambrook es un símbolo que no hay que olvidar nunca…

  3. Desiderio de Sota
    15/02/2017 at 11:46

    El “Gran Juego” sigue siendo fascinante y, por descontado, activo. Pero hay muchos jugadores.

    Una aportación: asesinatos e intentos hay un montón. Acaban de asesinar un hermanito de Kim-Jong-un. Wikipedia recoge un puñado: https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_incidents_involving_ricin

    • 15/02/2017 at 17:12

      Ya ni se molestan en disimular los asesinatos, impunidad total Desiderio…

  4. 15/02/2017 at 11:17

    Sr.Foix: aunque ayer fuera San valentin, este idílio “TrumPutin” no lo acabo de asimilar…

Comments are closed.