Europa, entre Putin y Trump

Trump y Putin coinciden en el objetivo no confesado de debilitar la fuerza de Europa

Si llegara a cerrarse el ciclo de las complicidades entre Donald Trump y Vladímir Putin que pudieron influir en el resultado de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, se abriría un nuevo periodo de las relaciones internacionales. Un comité del Senado ha pedido interrogar al yerno de Trump, Jared Kushner, por los vínculos establecidos con autoridades rusas antes y después de las elecciones de noviembre.

El general Michael Flynn, el más breve consejero de Seguridad Nacional de la historia, tuvo que dimitir al revelarse sus relaciones personales con Putin y sus entrevistas con el embajador ruso en Washington. La Administración Trump tiene buenas relaciones con el Kremlin. Los rusos supuestamente intervinieron en los sistemas informáticos norteamericanos a lo largo de la campaña. Trump ha dicho que Putin es persona de fiar, lo que ha alarmado a los varios servicios de inteligencia que trabajan en las inmediaciones de la capital americana.

Trump se alegró del resultado del Brexit después de ser elegido presidente. No es un entusiasta de la Unión Europea y ha dicho que la OTAN es obsoleta. En cualquier caso, el aumento del 9,27 por ciento en su presupuesto de defensa no tiene como destinatario la Alianza Atlántica, sino el fortalecimiento de la hegemonía militar de Estados Unidos.

La economía rusa es la décima parte de la de Estados Unidos y los gastos de defensa del Kremlin son un 11 por ciento del presupuesto norteamericano. Rusia no es hoy una amenaza ideológica ni lidera un sistema alternativo. Es una autocracia corrupta, sin oposición y sin libertades.

Donald Trump empieza a experimentar la complejidad de ser el líder de la primera ­potencia del mundo. A sus primeros reveses en la política interior hay que añadir el desconcierto que sus apresurados comentarios tuiteros están causando en el mundo entero. En el universo mental de Trump se sitúan dos adversarios de primera magnitud: China y Alemania, como principal potencia de la Unión Europea.

En los dos objetivos puede coincidir con Putin, que acaba de recibir con todos los honores a Marine Le Pen a tres semanas de la primera vuelta de las elecciones en Francia. No se habló de campaña electoral, decía el comunicado del Kremlin, una afirmación muy poco creíble. Las buenas relaciones entre Putin y el candidato de la derecha republicana, François Fillon, indican el interés de Rusia por la política europea. La sospecha de que los hackers al servicio de Moscú interfieran en las elecciones francesas y alemanas ha sido aireada por portavoces oficiosos de París y Berlín. Rusia quiere recuperar la influencia perdida después de la desintegración de la Unión Soviética. Putin repre­senta la humillación sufrida por la pérdida de 14 repúblicas que habían formado parte de Rusia desde los tiempos remotos de los zares.

En una cena en Barcelona con Borís Yeltsin le pregunté si facilitaría la indepen­­dencia de los tres países bálticos. Me dijo que Letonia, Lituania y Estonia podrían irse. ¿Y Ucrania? También, contestó. No entendí absolutamente nada en aquel mes de marzo de 1994 cuando Gorbachov ya era con­siderado un traidor a la Rusia eterna.

Putin dio un zarpazo a Crimea en marzo del 2014 y se la quedó ante la sorpresa y descreimiento de Occidente. Se acordaron unas sanciones que todavía siguen vigentes. Pero Putin plantaba cara a Ucrania y a Europa, que habían acordado prematuramente establecer alianzas económicas, políticas y militares con países que formaron parte de su imperio. Los rusos saben que Napoleón llegó a Moscú y que Hitler penetró con sus ejércitos, que se estrellaron en ­Stalingrado y Leningrado. Rusia no ha empezado nunca una guerra al este del río Vístula. Siempre se ha defendido. Putin y Trump pueden coincidir en debilitar la Unión Europea por motivaciones distintas. En unos tiempos en que lo más insos­pechado acaba ocurriendo, no hay que descartar que el factor Putin ejerza un papel clave promocionando los populismos y nacionalismos que están al alza en toda Europa.

No hay evidencias de complicidades explícitas entre el Kremlin y la Casa Blanca para inmiscuirse conjuntamente en los asuntos internos europeos. La intromisión en los sistemas informáticos es tan eficaz como el despliegue de columnas militares. Putin ha recibido este año en el Kremlin al rey de Jordania, al presidente Erdogan y al primer ministro Netanyahu. Eran adversarios y ahora son amigos.

La Unión Europea debe tomar todas las precauciones y actuar con inteligencia ante un corrimiento de tierras tectónico en la política internacional. Es cierto que Putin detiene y encarcela al líder de la oposición en una de las manifestaciones de protesta más potentes de los últimos años. Y que Trump no consigue aprobar leyes que son tumbadas por sus propios congresistas republicanos. Europa parece no saberlo pero estorba en el tablero internacional.

Publicado en La Vanguardia el 29 de marzo de 2017

13 comentarios

  13 comments for “Europa, entre Putin y Trump

  1. Ramon
    30/03/2017 at 17:36

    Europa debe ser mas fuerte, tener un presidente unico, tener una estructura de estados unido federal, incluso un ejercito unico.
    O es fuerte como EEUU, o no sera nada.
    Quizas dentro de unos años UK esta mejor, pero ahora es una estocada para Europa y una mala jugada, digna de la epoca de los corsarios y piratas

    Pep me comenta:

    No hay que confundir verdad con información. Son asuntos completamente diferentes. La información se puede someter a estudios, a estadísticas, compararla, etc.
    Tenemos ahora el jemeplo de Grecia, fue fuerte y marco unas directrices, despues el ejemplo del Brexir, UK no puede pensar que estara fuera con las ventajas de estar dentro, ya estuvo muchos años con sus “matizaciones” sin integrarse totalmente.
    Al final, se largan, si quieren irse que se vayan , es mejor un aliado amigo que un compañero en guerra.(si me sabe mal es por la parte de ingleses que no quieren irse porque les tocara ajo y agua) recuerdo el resultado un 48 % no queria irse, si querian largarse un 52 % (17.410.742) de una poblacion total de 53.100.000 y recordemos que los que estaban a favor de irse dijerón muchas mentiras que confudieron a muchos votantes, despues los estudiantes principalmente se ponian las manos en la cabeza, despues dos millones pidierón que se repitiese el referendum. Asi que cuidado con los referedums donde la población no esta bien informada.
    La “verdad” es básicamente un consenso. La mayoría de las veces es el sistema el que orienta y presiona en una dirección específica. El caso Brexit está lleno, excesivamente lleno de intereses, internos y externos. Pero te aseguro que lo que saldrá adelante son los asuntos que tienen mayor conflicto de interés.

  2. 30/03/2017 at 10:28

    Sr.Foix: el posicionamiento TrumPutin viene a confirmar que se está propiciando un nuevo orden o desorden mundial…esperemos que todo sea una cuestión de economía global…la verdad no lo tengo claro…

  3. Rosamaria
    30/03/2017 at 10:27

    El tema de l’ article d’avui és importantissim. No m’atreviré pas a menysprear-lo, però aquesta setmana han passat coses , també, importants a casa nostra……: visita de Rajoy i entrevista amb la Soraya, “escrache d’Arran”, la moguda de la Susanita del PSOE, Artur Mas declaran que tothom menteix, menys ell…..
    …no sé …esperaba un article en aquest sentit.

  4. Albert
    29/03/2017 at 20:58

    Sr. Foix: Opino lo mismo. Europa necesita a Estados Unidos, a Inglaterra y porque no, también necesitamos a Rusia.

    Sin estos 3, el nacismo hitleriano habría imperado.

    No en balde muerieron 60 millones de personas en todo el mundo, con la 2ª guerra mundial.

    Solamente de rusos, murieron 25.000.000 de personas.

    Descansen en paz los 60 millones de personas que murieron en aquella 2ª guerra mundial.

    Gracias por la paz disfrutada durante estos 72 años.

    Pero lo que puede ocurrir ahora es que volvamos a la mente hitleriana y bilateral que pretende dirigir el destino del mundo y la otra mente staliniana y bilateral que haga lo mismo.

    Al buen entendedor…

    • Albert
      30/03/2017 at 07:13

      P.D.
      Por un lado ” Europa entre Putin y Trump ” …y en España …tenemos que promete de palabra”… la Zanahoria a Cataluña, en un futuro prometido.

      Me pregunto… ¿ Que hacemos con la zanahoria si no la podemos transportar aun en el tren de alta velocidad para mercancias, de todo el corredor mediterraneo ?

      ¡ Mira que al Central… le gusta prometer, prometer y prometer, pero en la realidad, hace muchos años, que no vemos ni la zanahoria prometida !

      VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…VERGONYA !!!… aun estamos igual…

      Al buen entendedor…

      • Albert
        30/03/2017 at 07:55

        P.D.
        ¿ Y de la rebaja de impuestos de todas clases, que deberian obligatoriamente llevar a cabo, tanto el Central…como el Autonómico,…que hay de ello ? Es lo prinicipal y lo más importante para la creación y consolidación de empleos, consumidores y cotizantes al estado.

        Prometer futuras zanahorias solo es prometer, prometer y prometer a los cotizantes principales,…zanahorias prometidas sin sonrojarse…

  5. dogbert
    29/03/2017 at 20:49

    Mañana el molt honorable en su “apretada” agenda USA, tendra dos eventos de primerisimo orden (i res mes a reseñar en todo el santo friday) uno: la visita al Jewish Museum de Nueva York y dos: recepcion del futbol club Barcelona en sus oficinas de Nueva York.

    El vicepresident sera entrevistado (novedad!) en els matins de TV3.

    I aixis anem!

    • Salvador de Lleida
      30/03/2017 at 09:21

      Por si no se ha enterado Vd. Dogbert, el Molt Honorable ha sido entrevistado por el prestigioso Washington Post, el que propició la destitución del Pte. Nixon.

  6. dogbert
    29/03/2017 at 19:22

    Que bien estaba todo con la Union Sovietica no es cierto Sr. Foix?
    Putin se siente humillado, naturalmente.
    Los amigos se facen y desfacen como si nada.
    No hay nadie (serio) al mando y vamos tirando no con lo bueno sino con lo menos malo.
    La corrupcion lo asola todo mientras en un corner cualquiera de los USA el molt honorable de turno cuenta que las españas son como las no delicias turcas.

    • Rosamaria
      30/03/2017 at 10:19

      Estimadissim dogbert,…estàs enfainat ??…masa coses al cap ??…. o l’ edat no perdona ??….t’has desucidat de comentar que mentre el Molt Honorable era entrevistat pel Washington Post, ( tal com diu en Salvador de Lleida)…per aquí entrevistavem a la no menys ” entretinguda” Soraya, que venia , amb “un posat coquetu” a portar-nos una caixa de caramels……

      • Rosamaria
        30/03/2017 at 10:29

        ….com t’ha pogut pasar per alt…???

Comments are closed.