Europa en campanya

Una victòria de Marine Le Pen en les presidencials franceses tindria efectes dramàtics per el futur de la Unió Europea

Avui sabrem quins seran els dos candidats a passar a la segona volta de les eleccions presidencials a França. Fer prediccions és inútil en les democràcies occidentals d’avui, en què sovint es vota més contra que a favor. En contra dels que manen, de les elits, d’allò políticament correcte. Les enquestes s’equivoquen més que mai perquè vivim temps de canvis i, per tant, d’inestabilitat. La vida, com deien els romans, va davant de la llei, que s’encarrega finalment d’ordenar les coses per recuperar la seguretat jurídica.

Un dels problemes més invisibles però més reals en la realitat del món d’avui és la globalització generalitzada que no ha de retre comptes a ningú. La globalització, doncs, no té límits de cap mena. Pot fer circular idees, informacions, opinions, capitals, béns materials i, llevat del lliure trànsit de les persones, ho pot moure tot. Els fets verificats tenen la mateixa presència que les mentides. La simulació té la mateixa acceptabilitat que la realitat. El que compta és guanyar, triomfar i enriquir-se servint-se de qualsevol instrument a l’abast. Les reflexions dels guanyadors del Brexit a la Gran Bretanya no eren sobre si s’havia mentit o no en la campanya sinó simplement que s’havia guanyat. La mateixa reacció fou la de Donald Trump el dia després de la victòria. A la pregunta de com havien influït les seves mentides en el triomf va respondre lacònicament que havia guanyat.

Si la mentida és moneda corrent no cal sorprendre’s de la impredictibilitat de les enquestes ni tampoc de l’aparició de nous moviments polítics encapçalats per personatges que no tinguin cap escrúpol a caure en les seves pròpies contradiccions. La trajectòria personal s’actualitza sense tenir en compte les paraules i els fets del passat. No es tracta d’evolucions, totalment legítimes, sinó d’esborrar evidències. La victòria, el poder o els diners renten totes les taques.

La inseguretat que provoca sempre pors sobre el que pot esdevenir a curt o mitjà termini polaritza el parer de les opinions públiques. Es va especular fa pocs dies que Marine Le Pen i Jean-Luc Mélenchon podrien ser els finalistes aquesta nit. Seria una simplificació massa primària de la societat francesa que es veuria en l’absurda situació d’haver d’elegir entre un candidat d’extrema esquerra i una d’extrema dreta. Tota experiència de canvis radicals, i la que viu el món democràtic avui ho és, tendeix a buscar un equilibri desprès dels errors comesos del passat. Els abusos i convulsions de la Revolució Francesa van permetre a Napoleó aconseguir el poder autoritari i desmesurat que el portà a una derrota humiliant.

Europa viu la prova més difícil dels últims seixanta anys. Sembla que tot s’esbocini. La Gran Bretanya ha activat la seva sortida després de quatre dècades de pertinença a un projecte que ha estat positiu per als interessos de tots. Hongria i Polònia no estan en sintonia amb la majoria dels 27 estats membres. Les eleccions franceses d’avui tenen com a rerefons la qüestió europea. Ni Le Pen ni Mélenchon mantindrien la posició de França com a eix fonamental de la Unió.

Europa va ser el tema troncal de les eleccions holandeses del març. Tot feia preveure que el xenòfob i antieuropeista Geert Wilders seria el vencedor. No fou així i el mateix primer ministre seguirà governant després de molts mesos de negociacions.

Les eleccions convocades inesperadament per Theresa May el 8 de juny tenen també Europa com a element principal. És per reforçar la seva posició sobre com gestionar el Brexit dur. És molt probable que aconsegueixi una victòria àmplia davant d’un Partit Laborista que ha perdut el nord i la voluntat de governar però no cal descartar que surti més afeblida perquè la meitat aproximada dels britànics no són partidaris de separar-se de la Unió Europea. Els escocesos ja han demanat un nou referèndum perquè la primera ministra, Nicola Sturgeon, considera que les eleccions legislatives britàniques perjudicarien els interessos d’Escòcia.

Les eleccions alemanyes del setembre pivotaran també sobre Europa. Una victòria de Le Pen a França deixaria molt perduda la Unió Europea. Però tant si guanya Angela Merkel o Martin Schulz a Alemanya hi ha la seguretat que seguiran jugant a fons la carta de la Unió Europea. Pot ser que quan acabin les eleccions d’enguany es canviïn alguns aspectes de la UE, però serà difícil engegar a rodar tot el que s’ha construït els últims seixanta anys, sempre que França i Alemanya estiguin en el mateix bàndol. El més important és preservar la convivència entre tots els pobles i nacions europees que massa sovint han volgut resoldre per la força les diferències que han tingut en el passat.

Article publicat al diari El Punt Avui el 23 d’abril de 2017

12 comentarios

  12 comments for “Europa en campanya

  1. TJoan martorell i barbera
    25/04/2017 at 11:33

    La meva esperança: Els Estats Confederats Europeus
    Joan Martorell

  2. Josep Ramón
    24/04/2017 at 19:33

    sic.:”Sembla que tot s’esbocini”
    A França, el 50% a favor i en contra de la Unió.
    Pregunta capciosa: Ara que ja ens em des-industrialitzat, ¿existeix un plan B?

  3. 24/04/2017 at 09:27

    Sr.Foix: Macron parece que lo tiene todo de cara en la segunda vuelta…

  4. francis black
    24/04/2017 at 08:05

    El sr. Foix acertó libro más vendido en catalán.
    Simic no esta en listas. Bueno.

  5. José A García
    23/04/2017 at 19:37

    Las tedencias hacia los extremos se han producido por una política extrema en la economía y en el estado del bienestar promovidas por una política de centro-derecha y de centro-izquierda que podríamos denominar de “extremo-centro” que se basa en el predominio de la economía para recuperar en el plazo más corto posible los rendimientos sin buscar soluciones de compromiso que permitan mantener el bienestar social sin recortes traumáticos.

    Lo que denominamos extrema-izquierda y extrema-derecha podría ser denominado como comunismo y fascismo. ¿Por qué no lo hacemos? ¿Por miedo? ¿Por corección política? ¿Son legítimas esas ideas después de lo que sabemos sobre su historia en el siglo XX? Una parte de la población parece que desearía una especie de comunismo, pero no sabemos que tipo de democracia se establecería en ese sistema. Lo mismo para el fascismo; que sepamos no es una ideología que acepte la democracia representativa, que tipo de sociedad promueve, lo sabemos con claridad…

    Europa ha olvidado su pasado, lo más grave que es las generaciones de los hijos de la guerra parecen haberla olvidado.

    • José A García
      23/04/2017 at 19:39

      Nota: el extremo centro lo podemos visualizar si en vez de pensar en una línea con extremos, pensamos en que hay una dimensión más en el punto central, y que es perpendicular a ese punto. Como los ejes cartesianos en dos dimensiones. La realidad es cuatridimensional, pero no gustna las líneas porque son más fáciles de manejar, a mi también.

    • Josep Ramón
      25/04/2017 at 19:16

      -Quillo, ¿estás currando?
      -Que va, tío. Estos políticos sinvergüenzas tienen la culpa de todo. Nos tienen en la miseria.
      -¿Y cómo lo llevas entonces?
      -Muy mal, estoy cobrando la ayuda familiar.
      -¿La ayuda familiar? ¡Vaya miseria! Así no se puede vivir.
      -Claro que no, tío. Y gracias a que hago algunos trabajillos chapuzas y tengo algo más de ingresos.
      -Hostias… Pues yo necesito reformar mi cuarto de baño. ¿Tú podrías?
      -Sin problemas. Además, te cobraré muy barato. Sin factura y sin IVA. Sólo tienes que pagarme al contado.
      -Qué bien. Entonces iré mañana a pedir el permiso de obra.
      -No, no… Ni se te ocurra. Yo trabajo en negro. Además, ¿quién se va a enterar? Yo la reforma te la hago en un par de días. Cuando te vengan los guardias a multar –si vienen- yo ya habré terminado.
      -Ah, pues muy buen. Podrías empezar esta semana?
      -Ufff… Imposible. Me voy de viaje con los niños a Disneyland París. Se lo tenía prometido. Pero la próxima semana te lo hago sin falta.
      -Vale, vale. ¿Te viene bien por las tardes?
      -Por la tarde fatal. Los niños salen del colegio a las cinco, y tengo que recogerlos para llevarlos al fútbol.
      -¿Que salen del colegio a las cinco…?
      -Sí. Como tengo pocos ingresos la Junta me subvenciona el comedor y las actividades extraescolares.
      -Joder. Qué bien. Oye, por cierto, ¿esta furgoneta es nueva?
      -Si, tío. Tiene sólo una semana. La uso para las chapuzas que me salen.
      -Ahhh… ¿Y cómo la has financiado?
      -La pagué al contado. Yo no puedo financiarla con mis ingresos. La puse a nombre de mi padre, -que tiene una minusvalía-, y me hicieron un gran descuento. Y como es minusválido no pago ni el impuesto de circulación.
      -Vaya. Que chollo. Por cierto. Y qué haces por aquí en el centro, ¿tu no vives en un barrio de la pariferia de la ciudad?
      -Sí, pero traigo a la peque en esta guardería. Nos gustaba mucho más. Tienen más actividades y está en una mejor zona.
      -¿Y cómo has conseguido que entre la niña en esta guardería de élite?
      -Porque mis suegros viven en esta calle y mi mujer está empadronada con ellos. Gracias a eso nos dieron muchos puntos.
      -¿Tu mujer está empadronada con los padres? Pero vosotros estáis viviendo juntos, ¿no?
      -Sí, tío. Pero como no estamos casados nos venía bien para que mi mujer cobrara una ayuda de madre soltera y de paso para los puntos de la guardería.
      -Vaya. Pues menos mal que tu mujer tiene esa ayuda. Si no, no sé cómo podríais llegar a fin de mes.
      -Claro, tío. Pero ahoa, para colmo de males, se le acaba el PER.
      -¿Ella está cobrando el PER? ¿Ha trabajado en el campo?
      -¡Qué va! Ella no tiene ni idea de trabajar en el campo. Pero tenemos un amigo que tiene unos terrenos agrarios y nos hizo un favor; como sabe que estamos en paro y tenemos tres niños, le hizo a mi mujer un contrato de seis meses. Sólo tuvimos que pagarle la Seguridad Social y un regalito que le hicimos. De esa forma, a mi mujer le correspondía un año de PER.
      -¡Vaya suerte! Bueno, venga, te invito a una cerveza.
      -Qué va. Me voy corriendo. Voy al cine con la familia.
      -¿Al cine? Pero hoy no es ‘el día del espectador’. Te va a costar un pastón.
      -Naaaa… Con el carnet de familia numerosa y el de minusvalía de mi padre (tapándole con el dedo la foto) me sale tirado el precio de las entradas. Nosotros vamos al cine casi todas las semanas.
      -¡Qué bueno! Oye, por cierto. Me acabo de acordar que mi cuñado ha montado una empresa de construcción. Si quieres puedo hablar con él y que te consiga un contrato de seis meses. No es mucho, pero al menos metes la cabeza en la empresa. Y quién sabe… A lo mejor te acaba contratando indefinido. Tú eres un currante muy bueno.
      -Ufff… Qué va, tío. Por seis meses no me merece la pena. Además, perdería el derecho a las ayudas. Te lo agradezco pero no me arriesgo.
      -Bueno, como quieras. Sin problemas. Era mirando por ti. Oh. !!!Mira, mira lo que está saliendo en la tele. Otro caso de corrupción política!!!
      -¡¡¡Qué asco, tío!!! Si es que estos políticos son unos corruptos y unos sinvergüenzas. Abusan de nosotros y tienen al país en la ruina. Se provechan de cualquier resquicio para sacarnos el dinero y estafarnos. ¡¡¡Deberían de estar todos en la cárcel!!! ✋
      ¡Esto es España!

  6. Magí
    23/04/2017 at 19:36

    És probable que el 7 de maig hi hagi la segona volta, amb Emmanuel Macron i Marine Le Pen com a rivals ? Cal esperar un parell d’hores. I si fos així… la tensió augmentaria, ben segur !

  7. francis black
    23/04/2017 at 17:41

    El Sr. Foix es derechas?

  8. Raymond BORRAZ
    23/04/2017 at 16:21

    Sr Foix,
    Si Vd considera que Jean-Luc Mélenchon es de extrema izquierda, donde situa a Philippe Poutou y Nathalie Arthaud : a extrema-extrema izquierda ?
    La verdad es que, desde 1983, el partido socialista ha abandonado poco a poco sus ideas de izquierda que Mélenchon representa hoy (con cierto éxito ultimamente). Mejor dicho, el Mélenchon de hoy se parece mucho al Mitterrand de 1981.

Comments are closed.