La gran cuestión europea

La posibilidad de una nueva gran coalición entre Merkel y los socialdemócratas podría evitar nuevas elecciones. El socialista Martin Shulz se ha mostrado dispuesto a reabrir el diálogo.

La crisis catalana inquieta a las autoridades europeas que saben de las repercusiones mediáticas de Carles Puigdemont en Bruselas con manifestaciones casi diarias en contra del Gobierno Rajoy y también con mensajes erráticos contra la misma Unión Europea.

Pero la sesión plenaria de ayer y de hoy en el Parlamento Europeo tiene el siguiente orden del día: presupuesto de la UE para el 2018, estrategia europea sobre los discapacitados, lucha contra el fraude del IVA y la situación en Yemen.

Hay otra cuestión que preocupa más a los responsables de las instituciones ­europeas. Me refiero a la estabilidad política alemana después de las elecciones del pasado 24 de septiembre, en las que la gran coalición entre Merkel y los socialdemócratas de los últimos cuatro años perdió un 14 por ciento de los votos. Los intentos de la canciller para alcanzar una nueva coalición con los liberales y los verdes acabó en fracaso y ahora las presiones sobre Martin Schulz, líder de los socialdemócratas, son tan imponentes que ha abierto la puerta a negociar con Merkel para repetir la gran coalición.

Las dos familias políticas alemanas que han gobernado casi alternativamente desde Adenauer hasta Merkel pasando por Schmidt, Kohl, Schröder… tienen un alto grado de responsabilidad para no entrar en un periodo de inestabilidad que sería perjudicial para Alemania y para toda Europa.

En el pequeño y lúcido ensayo sobre la persuasión y el arte del liderazgo, la historiadora canadiense Margaret MacMillan, la gran especialista sobre la Gran Guerra, explica que debido a la perso­nalidad excéntrica y práctica del prusiano Bismarck, autor de la unidad ale­mana en 1871, “Europa ha sido siempre, de una manera o de otra, una cuestión ale­mana”.

Alemania ha roto muchos puentes desde las tres guerras que Bismarck ganó antes de la unificación alemana. En los dos conflictos provocados por Alemania en el siglo pasado se ha sumergido varias veces en el baño del realismo de sus propios errores y ha contribuido a construir la Europa que hoy tenemos.

Martin Schulz tenía que romper la coalición del SPD con Merkel. Los ­mediocres resultados electorales así lo aconsejaban. Pero los socialdemócratas saben que, sea cual fuere la decisión de Merkel para despejar la crisis para formar gobierno, ha entrado en el acto final de su recorrido como la líder más importante de Europa.

No quiere formar un gobierno en minoría ni abrir nuevas negociaciones con liberales y verdes. Ha amenazado con la celebración de nuevas elecciones y las alarmas se han disparado. Los socialistas pueden pensar que, en cualquier caso, Merkel va a entrar en un periodo de precariedad política. Y piensan en Willy Brandt cuando en 1966 aceptó la cartera de Exteriores para convertirse en canciller en las elecciones de 1969. Alemania no puede permitirse la inestabilidad porque afectaría a los alemanes y a todos los europeos.

Publicado en La Vanguardia el 30 de noviembre de 2017

10 comentarios

  10 comments for “La gran cuestión europea

  1. RMS
    03/12/2017 at 15:20

    Realment NO estàvem preparats per a la independència, observant els comentaris molt durs contra les persones que no opinen de la mateixa manera, tractats con enemics,esta clar que NO tenim un problema polític, tenim un problema d’educació, de cultura, de convivència, d’ ètica i de responsabiliza, menys mal que Europa no ens ha fet cas.

    • Francesc
      03/12/2017 at 22:36

      Muchas veces pienso que somos muy primarios.

  2. Alfred
    30/11/2017 at 12:42

    ¿Los intereses de la U.E, son los intereses de sus gentes? Parece ser que no.

    • Francesc
      30/11/2017 at 14:58

      Los intereses de la UE son los intereses de algunas de sus gentes.

  3. francis black
    30/11/2017 at 12:09

    Ahora hay una corriente de opinión que es “La gente vota mal”, es una idea peligrosa. La derivada es: “la gente cae en el populismo, se equivoca al votar y eso les perjudica a ellos”. Pensamiento conservador elitista.

    Iñaki Uriarte:

    “Esencia del pensamiento conservador: creer en las élites, creer que hay personas mejores que otras y que se merecen más. Y lo que suele ser risible: creer que tú eres una de ellas.”

    • Francesc
      30/11/2017 at 15:12

      A mí me han llegado afirmar algunos que el voto no puede valer lo mismo para todas personas y que lo ideal es la República de Platón con la masa abajo, en medio los militares, y arriba los sabios.

      Esto me recuerda ahora no sé por qué a una escena de Punto Límite en la que un grupo de expertos en el Pentágono debatía sobre quienes serían los supervivientes tras un holocausto nuclear. Y el agregado civil llega a la conclusión de que sobrevivirán aquellos que estén más protegidos de las explosiones y de la radiación, es decir, los presos y los oficinistas. Acto seguido explica que pasará: primero los presos como son más brutos serán lo que tomaran el control pero los oficinistas al ser más organizados y metódicos finalmente los vencerán.

      • francis black
        30/11/2017 at 15:25

        Si, es como el “nosotros” cuando a alguien lo excluyes ya no le hace gracia, Se quiere un “nosotros”organizado por un “yo”.

        • Francesc
          30/11/2017 at 15:37

          Claro esto es lo mismo que lo de “somos muchos”, “sobra gente”.

    • Jaume T.M.
      30/11/2017 at 18:02

      Ciertamente la idea de que la gente vota mal es peligrosa si Con esa afirmación se pretende dar a entender que vota a un tipo de partido y se querria que votase a otro.
      No es tan mala idea si se pretende decir que la gente no tiene cultura política, y vota en base a criterios bastante discutibles.
      Es díficil tener una idea objetiva de este tema, pero personalmente creo que la educación/formación deberia fomentar espiritus mas libres y criticos. Y por supuesto, cada cual que vote a quien le parezca.

  4. 30/11/2017 at 12:03

    Sr.Foix: se están abriendo muchos flancos para la desestabilización de la UE por intereses externos…

Comments are closed.