Ada Colau no tiene proyecto

Ada Colau el dia de la inauguración del Mobile World Congress

Desde hace ya algunos años la marca Barcelona me ha permitido ir por el mundo sin necesidad de exhibir nacionalidad. En Asia, África, Europa y América identifican la ciudad con personalidad propia, moderna, liberal y capaz de organizar cumbres internacionales y de promover todo tipo de acontecimientos deportivos, culturales y económicos. Barcelona, así, a secas, ha sido el mejor de los pasaportes.

La historia de Barcelona es milenaria y compleja, nunca descubierta del todo, como nos recuerda Lluís Permanyer en sus crónicas en este diario, de lectura imprescindible. Barcelona ha sido muchas veces portada en los medios internacionales, que dieron cuenta de los convulsos años del siglo pasado en los que la ciudad era un feudo anarquista, de desórdenes, de los episodios brutales entre comunistas en mayo de 1937, de bombas, de ajustes de cuentas contra miles de burgueses y católicos asesinados al comienzo de la Guerra Civil y de una represión franquista a partir de 1939 que comportó la cárcel y la muerte de otros miles de catalanes que fueron juzgados sin ningún tipo de garantías jurídicas. El fusilamiento de Lluís Companys en Montjuïc por el hecho de haber sido presidente de la Generalitat todavía perdura en la memoria colectiva de muchos catalanes.

Pero Barcelona vivió también el inicio de una resistencia minoritaria y bien organizada al franquismo. Fue en el Palau de la Música precisamente donde el Cant de la Senyera para conmemorar el centenario del nacimiento del poeta ­Joan Maragall provocó un consejo de guerra a Jordi Pujol, que fue ­condenado a siete años de cárcel de los que cumplió tres. Las octavillas lanzadas a la platea llevaban el título de Us pre­sentem el general Franco.

Se ha dicho que Catalunya era la locomotora de España y Barcelona la gran capital industrial que era también un espejo en el que siempre se han mirado todas las ciudades, pueblos y aldeas catalanes. La capacidad de integrar a recién llegados ha sido una de sus características históricas, lo que ha permitido que la ciudad sea plural, abierta, innovadora e imaginativa. La lengua se ha mantenido gracias al activismo cultural de las entidades cívicas en los tiempos difíciles y también al acuerdo de las principales fuerzas políticas que apostaron por la normalización lingüística y por la integración. No ha ocurrido lo mismo en Marsella, Génova, Nápoles o Venecia.

En 1986, Barcelona volvió a aparecer en las portadas de la prensa internacional cuando Pasqual Maragall, Juan Antonio Samaranch y un grupo de personalidades de la sociedad civil se comprometieron a que los Juegos Olímpicos de 1992 fueran un éxito. Había un proyecto en el que las fuerzas vivas de la ciudad, el gobierno de Felipe González, Jordi Pujol con menos entusiasmo, los medios de comunicación y el voluntariado se sumaron con entusiasmo a un objetivo colectivo del que ­todavía vivimos.

Maragall creó un cinturón periférico para facilitar la circulación, abrió la ciudad al mar, ganó el barrio de la Vila Olímpica, promovió la limpieza de las fachadas modernistas y cambió la cara de una Barcelona que hoy es visitada por millones de turistas y que, además, es un centro tecnológico de primer nivel.

¿Qué proyecto tiene la Barcelona de Ada Colau? No lo sabemos. Parece que se concreta en ahuyentar al turismo, dificultar la restauración, restringir las terrazas, surcar la ciudad de carriles bici y dar rienda suelta a todos los manteros que impiden el libre tránsito de peatones, los más perjudicados por la alcaldesa Colau.

Al equipo municipal le divierte derribar estatuas, cambiar nombres de calles, prohibir iniciativas y gobernar para los afines ideológicamente. Es probable que tras las elecciones del 2019, aquellos a los que ahora da un apoyo ambiguo e intermitente acaben arrinconándola formando otro tipo de coaliciones.

El futuro de Barcelona no depende de que se quede o no el Mobile World ­Congress sino de que recupere el espíritu de la modernidad y la creatividad del ­siglo XXI que está presente precisamente en las decenas de miles de personas que están visitando y participando en el ­congreso de las nuevas tecnologías.

¿Hacía falta saludar a los congresistas con un espectáculo de choque institucional como el que se vivió la noche del domingo? Puede haber motivos, pero no lo suficientemente importantes como para jugar con el futuro de una ciudad que quiere seguir abierta al progreso, la pluralidad y la libertad de todos.

A Colau le ha faltado talento político para buscar alianzas que sumaran para dibujar otro gran proyecto de Barcelona como referente nacional e internacional.

Publicado en La Vanguardia el 28 de febrero de 2018

20 comentarios

  20 comments for “Ada Colau no tiene proyecto

  1. R
    02/03/2018 at 03:22

    Tengo mis dudas, creo q en principio esta feria tiene asegurada al menos dos ediciones mas, mientras los asistentes se crean seguros en la ciudad, sobre política local ni se enteran mucho, ni creo q les importe mucho….me pongo en la piel de un asistente a una feria en otro pais.

  2. carlos
    01/03/2018 at 10:11

    Si la industria va desapareciendo y la alternativa es barcelona como ciudad de ferias y congresos el resultado es el que ahora tenemos.
    Con la gravedad de una ciudad dividida y afixiada por la propaganda y la agitación permanente.

    • carlos
      01/03/2018 at 10:17

      Perdón, si tiene proyecto para Barcelona, la ambigüidad permanente y el objetivo de seguir en el poder como cualquier político de los que “disfrutamos” en estos años.
      Me sorprende la ingenuidad infantil de algunoa que todavia esperan algo de una clase política tan mediocre.

  3. Albert
    01/03/2018 at 08:34

    Sr. Foix : Estoy de acuerdo en todo. Tomo nota del último parrafo porque es la realidad.

    Pienso que pasarán varios años, hasta que la generación actual, ( que es de todos los colores e intereses politicos ) tenga mucha más edad y haya adquirido experiencia de la vida y de las relaciones sociales, políticas y de los grandes intereses económicos del poder entre el gran capital, su opulencia, su presuntisima gran corrupción institucional y la sociedad humana de apie, con su gran poder de la calle, pero totalmente desunidos para actuar con eficacia y resultados positivos.

    El panorama actual con la persistencia de los que creen de buena fe, que la independencia de Cataluña y la República lo solucionará todo y ya estaremos en un paraiso ideal, chocan y prescinden de los que piensan muy diferente, porque por la edad y experiencias vividas, ven más la realidad.

    Luego tenemos al equipo de la gobernanza de España, que se enroca y persiste en la aplicación del articúlo 155 de la Constitución Española, actualizado a su favor.

    Que mantienen en prisión preventiva desde hace 5 meses, sin haber sido juzgados,a diputados elegidos del Parlamento de la Autonomía de Cataluña, del Estado Español. Sin haber habido actos de terrorismo ni de violencia.

    ¿ Como se arregla este proceder de los unos y de los otros ? Algo falla, pues ni siquiera hay dialogo ni tampoco ofertas positivas y apetitosas, en beneficio de toda la sociedad española, con la catalana incluida.

    ¡ Don PP, Vd es el que gobierna en España y por la tanto tiene en su mano, el hacer la oferta apetitosa y de justicia para que Cataluña, deje de querer divorciarse de España.

    Y la única solución es el respeto a su dignidad, el no inmiscuirse en la cultura y la lengua propia y sobretodo en respetar las inversiones en obras de infraestructura, que en Cataluña ( Estado español )…brillan por su ausencia ý debido al incumplimiento por parte del Estado Español.

    En resumen: Si Cataluña es España y contribuye cotizando millones y millones de euros a la caja fiscal del Estado Español, … lo lógico es que la gobernanza del Estado Español cumpla su obligación ineludible con las inversiones en obras de infraestructura que le correponden a Cataluña por Ley y por cotización.

    Asi el problema Cataluña-España ó España-Cataluña, queda solucionado.

    No se puede ordeñar la leche de la vaca ” Cataluña ” y al mismo tiempo dejarla sin alfalfa y sin agua.

    Para el buen entendedor…

  4. Juan Luis Cordero
    28/02/2018 at 22:52

    El proyecto de Ada Colau para Barcelona será histórico, si consigue llevarlo a cabo, porque lo que pretende es convertir a Barcelona en la ciudad provinciana que nunca fue, nunca…

  5. RM
    28/02/2018 at 18:59

    La hora de las chapuzas L.ABADÍA –

    “La feina mal feta no té futur; la feina ben feta no té fronteres”.http://blogs.lavanguardia.com/el-jardin-de-los-sensatos/2018/02/28/la-hora-de-las-chapuzas-12594/

  6. RM
    28/02/2018 at 18:42

    El tema esta muy claro, si tiene un plan, un proyecto que lo muestre, si no lo tiene, pues tendrá razón el sr.Foix
    No se bien cuales son sus proyectos, pero mi opinión, es que sabe tocar las teclas del tema social, pero del tema empresaria, industrial, tiene que aprender mucho.
    No solo hay que ser honrado, y popular, hay que tener también un proyecto solido, y saber con quien se debe de pactar, que se debe de impulsar.

  7. Jorge Macri
    28/02/2018 at 18:24

    Superficial, subjetivo, parcial, carente de todo análisis serio de DATOS que fundamenten su legítima opinión. El habitual artículo que en lugar de informar intenta crear opinión en base a afirmaciones cuya única legitimidad deriva del supuesto prestigio de quien las firma. Del oficio de escribir se espera algo más que hilar palabras para agradar a los de tu clase. Una pena que atribuya el futuro a recuperar el ‘espíritu de modernidad y creatividad del XXI’ de los …visitantes del MWC!! Pero no dudo que, dadas las circunstancias, el nostálgico Sr. Foix y LV conciten muchos apoyos para que Bcn sea invisible para los ciudadanos y un gran negocio para unos pocos. Con el aplauso de Iceta, of course.

    • RM
      28/02/2018 at 18:44

      ¿Que es un negocio para pocos? camareros,azafatas,traductores, conductores,montadores de stands…aqui no solo asisten ingenieros, industriales,economistas, empresarios, financiadores

    • Josep Ramón
      01/03/2018 at 08:03

      El papel lo aguanta todo. Incluso comentarios que tratan de insultar como superficial, subjetivo, etc. etc. a quien tiene la cabeza para pensar.

  8. 28/02/2018 at 18:16

    Sr.Foix: lo de Ada Colau siempre ha sido montar el número…

    https://www.youtube.com/watch?v=en2PfKxbblc

  9. Josep Ramón
    28/02/2018 at 16:08

    Cada vegada som més raros.
    No cal fixarse sols amb Barcelona.
    Avui veiem com es porta el tema de la petita nevada.
    Els camions que han cruzat tot França, amb més neu que aquí, són parats a la frontera, per el perill d’accidents. Fins a nova ordre.
    Fins ara jo creia que la feina consisteix en que puguin circular amb garanties, no que per perill d’accidents, se’ls prohibeixi fer-ho.
    Això sí , TV3 els ignora i la notícia és els coleixis tencats.
    Tot per menys d’un pam de neu.
    I
    Ens extrainem de res?

  10. José A. García
    28/02/2018 at 14:04

    Barcelona ha sido y es un referente para personas de toda ideología y nacionalidad. Si la reducimos a una concepción local perderá toda su fuerza.

  11. Santiago Casán Cava
    28/02/2018 at 14:01

    És anecdótic, però avui he vist al Metro un rètol lluminós que indicava en quines parades calia baixar per anar al Mobile Wolrd Congress. L’absurd és que només ho deia en català… Això sòl ja evidencia el provincianisme en que estem instal·lats.

    • José A. García
      28/02/2018 at 14:05

      Una ciutat o és cosmopolita o no és ciutat.

  12. Immaculada Armadans
    28/02/2018 at 13:17

    Es preocupante esto. Una lastima que rompiera el pacto con los socialistas y que se alinee con los independentistas. La vote pero a partir de ahora ya no es lo mismo

    • dogbert
      28/02/2018 at 17:38

      Hay un libro de Enric Larreula que es una risa y sonrisa permanente en su lectura y que te recomiento “T´han enganyat Immaculada”.

      Todos los que votamos a Ada Colau nos sentimos un poco defraudados.

      Empeñada en convertir a esta ciudad en un velodromo de pega y habiendo partido peras con los socialistas que son los que tocan mejor el tema municipal, vamos un poco a la deriva y vemos a chicharelos y pisarelos diciendo memeces a cada momento, pero hay que pasar la cuarentena y pensar que Barcelona es mucho BCN.

      Eso si, hay que espabilar y darles en el morrin, que tienen mucho, y obligarles a que toquen de pies en el suelo.

      El plan de choque ya esta en marcha y por si las flyes el Sr. Foix hoy ya le ha dado a base de bien en este articulo, aplaudido en muchos ambitos, Ateneu Barcelones included.

Comments are closed.