La ruptura alcanza al independentismo

Carles Puigdemont ha declinado temporalmente ser investido president y ha designado candidato a Jordi Sánchez. ERC no lo acepta y propone a Oriol Junqueras

La división entre los tres partidos independentistas para formar govern es una evidencia que la ruptura producida en Catalunya ha llegado al núcleo duro del propio independentismo. Hay cuestiones personales, ideológicas, intereses legítimos contrapuestos. Puigdemont ha señalado a Jordi Sánchez como candidato a la investidura mientras ERC responde que el candidato más adecuado es Oriol Junqueras, ex vicepresidente y encarcelado también como Jordi Sánchez. La CUP apunta que no votará a Sánchez pero sí que lo haría por Puigdemont si se mantuviera en los parámetros de la república catalana.

Puigdemont anuncia un consejo de la república en Bruselas que se coordinaría con el govern hipotéticamente presidido por Jordi Sánchez. Ya se ve que este planteamiento es utópico y fantasioso. El ex president aprovecha todas las intervenciones para atacar al Estado y acaba de anunciar que presentará una querella contra España ante las Naciones Unidas. Declaraciones y más declaraciones desde Waterloo.

El caso es que no parece probable una inmediata sesión de investidura porque lo que está en juego no es sólo la independencia sino el poder para ejercerlo desde el nuevo govern. También está en juego quién será el responsable de los medios de la Corporación, es decir, TV3 y Catalunya Radio. Controlar a los mensajeros es más importante que tener el mensaje. No me extraña que los medios públicos de comunicación sean tan decisivos en estos momentos de divisiones entre las dos fuerzas independentistas más importantes.

Puigdemont sabe que puede distribuir todos los mensajes que quiera mientras que Oriol Junqueras, desde Estremeras, tiene que filtrar sus discursos de forma más dificultosa y rocambolesca. Puestas las divisiones sobre el tablero hay quien hace balance de los diputados. Puigdemont no tiene la mayoría del voto independentista. ERC y la CUP suman 36 escaños mientras que Junts per Catalunya cuenta con 34. La diferencia entre las formaciones de Puigdemont y Junqueras fueron de diez mil votos.

Designar un candidato que tenga cuestiones pendientes con la justicia puede ser legal pero no lleva a ninguna parte. Pienso que lo que necesita Catalunya es ser gobernada por las instituciones que lo han hecho hasta el 27 de octubre. Dicen que esta opción es regresar al autonomismo. Sí, claro. Pero las alternativas son peores. Desde la prolongación del 155 hasta la celebración de nuevas elecciones. Lo que sería más útil sería escoger a un candidato independentista que pudiera gobernar cuatro años. Un presidente posible que hicieran un govern posible.

Jordi Pujol decía ayer que defiende el idealismo pero advierte de las decepciones que comporta su exceso en Catalunya. Desde hace cinco años la política catalana ha tenido un exceso de ilusión, voluntarismo e idealismo sin tener en cuenta que la política son intereses muy variados que evidencian las posiciones contrapuestas de toda sociedad abierta y plural.

Saber ahora que han existido unos cuantos mossos que han espiado sin autorización judicial a políticos, periodistas y otras personas no identificadas con el proceso es un atropello a la libertad individual y la intimidad que toda democracia debe garantizar a los ciudadanos. Hace tiempo que vengo diciendo que uno de los problemas que tiene Catalunya es con la libertad individual, la posibilidad de vivir con criterio propio sin necesidad de pasar por el cedazo del políticamente correcto.

De la confrontación que se ha planteado al Estado no puede salir nadie bien parado. Ni Catalunya ni España. Rajoy pasará y el próximo gobierno, también. Lo que permanecerá es el Estado. Las torpezas y falta de tacto político de Rajoy le pasarán factura más pronto que tarde. Un conflicto con Catalunya de estas dimensiones y durante tanto tiempo pueden tumbar al gobierno.

Pero lo que necesita Catalunya en estos tiempos convulsos es acercar posiciones entre los catalanes, respetar al adversario, intentar recomponer las piezas rotas, establecer unos mínimos para poder hablar y debatir. Las divisiones afectan a toda la sociedad. Y también a los partidos independentistas que no alcanzan a investir un presidente, dos meses después de las elecciones.

12 comentarios

  12 comments for “La ruptura alcanza al independentismo

  1. carlos
    03/03/2018 at 20:57

    Gobernar es muy duro y arriesgado. Sobre todo si al final hay que rendir cuentas y responder por la responsabilidad de las decisiones tomadas. Sí, nada más duro que tomar decisiones, optar, definirse, responsabilizarse y, al final, cumplir con la legalidad. Mejor buscar la forma de estar en el Gobierno pero sin gobernar.

    Esto se había resuelto muy bien en los últimos seis años. Con el Gobierno y las consejerías convertidas en centros de agitación y propaganda, el Gobierno se dejó en manos de los técnicos o de Madrid, gracias a la crisis financiera y al FLA (fondo de liquidez autonómico). Nada más cómodo ni más agradable. Todas las ventajas del Gobierno, coches oficiales, dietas, secretarías, viajes; y ningún inconveniente.

    Se critica la disolución del Parlament en 2012 por parte de Artur Mas, pero fue el final de un calvario. Antes el Gobierno gobernaba, recortaba, decidía, y lo hacía en mitad de una crisis de caballo. Sufría y se desgastaba. Lo extraño es que Artur Mas esperara tanto para dar el golpe de timón: debió dejar de gobernar inmediatamente después de la investidura en vez de pasarse dos años asumiendo responsabilidades.

    Ahora pretenden que se gobierne otra vez en Cataluña. El independentismo auténtico lo tiene claro. La autonomía ya no interesa. Interesan los sueldos, los contratos, los nombramientos de asesores, las productoras que suministran a TV3 y por supuesto la tele y la radio públicas, pero no hace falta gobernar para mantenerlos.

    El programa actual es bien claro: que sigan gobernando desde Madrid, que desde aquí seguirá la gresca, y a cargo del presupuesto. Después de ocho años, ocho, sin rendir ni una sola explicación a los ciudadanos, solo a Òmnium y a la ANC, no será cuestión ahora de dar un paso atrás. Y más si se tienen en cuenta las tres elecciones en las que Artur Mas primero y Puigdemont después han conseguido tan buenos resultados y el aval de los ciudadanos a pesar de que ni han gobernado ni han cumplido con ninguna de sus promesas independentistas.

    MÁS ENTRADAS DE ESTE BLOG
    Que gobiernen ellos Enemigos para siempre
    Que gobiernen ellos Un pacto por las lenguas
    Que gobiernen ellos Siempre Kafka: ahora la Metamorfosis
    Si hasta ahora había hojas de ruta, plazos perentorios, líneas rojas y fechas decisivas, que sirvieron para no rendir cuentas y recibir el aval de los bondadosos y crédulos ciudadanos independentistas en tres ocasiones, ahora hay un castillo de palabras en construcción, hecho de declaraciones inútiles, tergiversaciones, relatos ficticios y mentiras para seguir obteniendo la aquiescencia de la fervorosa parroquia estelada.

    Primero fue la renuncia a participar e influir en la política española, es decir, a gobernar en Madrid. Ahora hemos vivido la renuncia a gobernar en Barcelona a la que sigue la promesa de gobernar desde Waterloo, que es lo mismo que no hacer nada que no sea agitación contra el sistema constitucional español, es decir, renunciar definitivamente a la molesta actividad de gobernar.

    El único objetivo que moviliza al movimiento independentista en esta fase de hegemonía de la CUP y de teledirección belga es producir cuanto más daño mejor a la democracia española, que es también una forma de dañar a los catalanes y a Cataluña. Esta actitud, propiamente nihilista —ya que no puedo tener la independencia como mínimo perjudico a quien me lo ha impedido— es el anuncio de una larga travesía del desierto. Cataluña tardará muchos años en recuperarse de este estropicio.
    Firmado por Lluís Bassets en El País.
    Para meditar

  2. Albert
    03/03/2018 at 07:56

    Sr, Foix : Despues de releer su artículo y meditar, pienso que la aplicación del art. 155 de la Constitución española, aplicado extrictamente para lo que se ideó, es lógico. Pero no es tan lógica su interpretación, adaptada y reinterpretada por la inexperimentada gobernanza de turno.

    Tampoco es lógico la abusiva y humillante permanencia de varios meses en prisión a diputados votados, que solo cometieron la falta de seguir al pie de la letra, lo que se habia acordado por mayoría irregular de diputados del Parlamento de Cataluña, cuando la declaración ilegal, por unos momentos, de la República y de la Independencia de España.

    Pero que al fin y al cabo dicha Independencia y dicha República, nunca se llevo a cabo, más allá de la palabra Republica y de la palabra Independencia.

    Por lo que la permanencia en prisión preventiva, ya por más de 5 meses, con la excusa de sedición y de que pudieran huir al extranjero, me parece un abuso injusto y cruel, aplicado por una justicia que se lo tiene que hacer mirar y considerar, porque esta decisión tiene encallada a España entera y a Cataluña idem.

    Y tengamos en cuenta que el Ex-Presiden y su equipo se alimenta y viven de ello.
    Porque esta injusta, desproporcionada, cruel familiarmente y persistente decisión de la justicia, les da la razón, al grupo que de buena fe, son independentistas y Republicanos.

    Para el buen entendedor con sentido común y conciiador…

    • Albert
      03/03/2018 at 08:52

      P.D.

      Por otra parte Cataluña, esta esperando que la gobernanza de turno actual, de España haga, como es su obligación legal, una oferta a Cataluña de respeto a su dignidad, cultura y lengua y el cumplimiento estricto de su obligación legal por ley de cumplir plenamente con las inversiones, en obras de infraestructura, que le corresponden legalmente por ley a Cataluña, que por eso cotiza y paga a la caja fiscal recaudatoria del propio Estado.

      Esta es la obligación del Estado y la explicación fehaciente del ¿ Porque de Cataluña ? … Que no es separatismo ni republicanismo, sino voracidad y expolio permanente, efectuado por quien ya sabemos.

      Esto también encalla a España entera y a Cataluña.

      • Albert
        03/03/2018 at 10:53

        P.D. Pienso, medito y llego a la conclusión de que todos los problemas que tiene la sociedad, vienen provocados por la gran corrupción institucional del sistema. Pero por culpa,no de los partidos politicos, ni tampoco por culpa del gobierno central, ó de cada gobierno autonómico, sino por la santisima culpa de todos los TOPOS, introducidos en el sistema de gobierno, tanto del gobierno Central como de cada gobierno autonómico, que engañan y han engañado a sus propios compañeros ÉTICOS, honrados e inocentes, de CADA gobierno y a sus amigos también.

        Medrando a su costa y robando directamente a la caja recaudatoria del Estado y por ende al ciudadano cotizante.

        Este es el problema principal de España entera, incluida Cataluña también.

  3. Francesc
    02/03/2018 at 21:55

    Y cuidado no estoy diciendo que los políticos del procès estén en manos de su público si no que están instrumentalizando unas emociones y unos sentimientos que van a la medula de muchos porque lo están idenficando con ser o no ser.

  4. Francesc
    02/03/2018 at 21:29

    Mi impresión es que se les hace díficil tirarse para atrás en todo lo que han prometido porque pueden ser acusados de traidores por su público y pasar a la irrelevancia política. De ahí que van quemando etapas: por nosotros no será y si retrocedemos es porque no nos queda otra.

  5. Albert
    02/03/2018 at 20:45

    Sr. Foix: Pienso que para solucionar el problema, debería ser nombrado Presidente a Oriol Junqueras, que ya es Vicepresidente.
    El Presi. de Waterlo (Bélgica ), no tiene madera de estadista y criticando a España, de la forma en que lo hace, demuestra que no sirve para Presidente de una Cataluña independiente con República incluida ( Cataluña que también es España, mientras no se demuestre lo contrario ).

    Este proceder es mas grave de lo que parece a simple vista.

    • Nefasto
      03/03/2018 at 11:52

      Creo que ningun pais permitiria que nadie criticara a su propio pais, ni me imagino que harian en Alemania, Rusia,China o EEUU

  6. devonshire
    02/03/2018 at 20:40

    Jordi Pujol no és precisament un exemple de res, però s’ha de reconèixer que és molt més intel.ligent que tota aquesta colla que ens estan posant en ridícul devant de tot el món, els que devant del jutge en comptes de mantenir la seva postura (com la senyora de la CUP, que com a mínim coherents són), devant d’un jutge deia, es comporten com autèntics covards.

    “Jordi Pujol decía ayer que defiende el idealismo pero advierte de las decepciones que comporta su exceso en Catalunya”, doncs això. Encara que no sé si aquestes alçades el de aquesta colla és idealisme o una altra cosa més prosaica.

  7. Ramon
    02/03/2018 at 20:30

    Esta vez sere breve: El primer paso, es tener claro que significa la palabra decencia.
    Todo lo que se haga de forma decente, limpia, negociada, tendrá futuro, si no es asi, por mas mensajeros que tengan en los medios de comunicación, mas tarde o mas temprano les pasara factura.

  8. dogbert
    02/03/2018 at 20:24

    Despues de la “trump_ada” de hoy, esta aun mas claro que estamos en manos de gente peligrosa. Dos paridas en las redes y las bolsas del planeta se van al sotano.
    Solo falta lo que el domingo vendra de Italia.

    El sistema esta malito y la sociedad enferma.

    En las españas con el tema catalan se lo montan la mar de bien y con la coartada del proces van tirando de beta a base de bien.

    Y aqui haciendo el pena, foten el pena, somos los primos de la piel de toro, con unos politicos impresentables que solo saben jugar a lo imposible.

    Esto va para largo y las consecuencias son de largo y negro recorrido.

    Ni siquiera son gamberretes, son tontets, tontos.

  9. José A. Garcia
    02/03/2018 at 20:08

    La democracia no se puede usar solo de modo cuantitativo, sean escaños o votos. La sociedad es más compleja y el aspecto cualitativo es tan importante como el cuantitativo. Podría llegar a parecer que solo se pueden considerar verdaderos catalanes a los independentistas, qué hacer, entonces, con los otros catalanes. No es tan sencillo como decir tenemos la mayoría de escaño y hacemos lo que queremos.

Comments are closed.