Aires antieuropeístas

La mayoría de electores italianos votaron por partidos euroescépticos o antieuropeos

La semana se abrió con dos noticias que mostraban dos caras de una Europa en la que la tierra se mueve bajo los pies de las instituciones y donde cada vez que se abren las urnas muestran un avance notable de los populismos orgullosamente xenófobos. Aunque no todos entran en los gobiernos, su fuerza penetra gradualmente en prácticamente todos los parlamentos.

En Alemania se llegó a un acuerdo para una nueva coalición entre la CDU y la CSU bávara con la socialdemocracia del SPD. Las negociaciones han durado seis meses y por el camino se ha negociado y discutido sobre cuánto poder estaría dispuesta Angela Merkel a ceder a los socialdemócratas. El que fuera.

Después de un intento frustrado de pacto con liberales y verdes, los dos grandes partidos lo volvieron a intentar con pocas esperanzas de alcanzar un acuerdo. Desde el final de la guerra, Alemania ha demostrado tener un sentido de sociedad equilibrada y, a pesar de las fricciones algunas veces violentas y enfebrecidas, ha acabado resolviendo sus problemas, es decir, no cae en experimentos que podrían poner en juego su propia gobernabilidad y la estabilidad europea.

Todos los gobiernos alemanes, antes de la unificación y después de ella, han jugado la carta occidental y europea porque por el hecho de ser la primera potencia no se sentían seguros. Todos han cedido en la formación de la gran coalición. Las decisiones, finalmente, se han puesto a votación a toda la militancia de los partidos que ha avalado mayoritariamente la reedición del pacto y, posiblemente, el próximo 14 de marzo Angela Merkel será investida canciller alemana por cuarta vez consecutiva.

Una de las razones para prevenir unas nuevas elecciones es la presencia en el Bundestag del partido Alternativa para Alemania, xenófobo, euroescéptico y populista. En las elecciones de septiembre consiguieron el 12,9% de los votos, ocho puntos más que en el 2013, y entraron por primera vez en el Parlamento. Serán el primer partido de la oposición en un país en el que la xenofobia recuerda amargos tiempos pasados.

La política en Europa hoy tiene un as­pecto defensivo por parte de los viejos partidos que observan cómo los cambios sociales, la inmigración, las identidades exclusivas y los nacionalismos, les desbordan por todas ­partes.

Europa ha sido lo que han impulsado alemanes y franceses pero desde el nacimiento del Estado alemán en 1871, Europa ha sido, de una manera o de otra, una cuestión alemana. Las dos grandes guerras del siglo pasado llevaban el sello provocador de Alemania. El hecho de que Berlín siga fiel a la idea de Europa, probablemente porque es una forma inteligente de ahuyentar sus viejos fantasmas, hace que su europeidad se imponga racionalmente sobre su germanidad. Queda por ver si un gobierno formado desde el vértigo de unas nuevas elecciones no habría dado más fuelle político a Alternativa para Alemania.

Por razones muy distintas la presidencia Macron en Francia es, también desde una cierta debilidad, un punto de equilibrio para formular otras políticas que estimulen a los europeos para que vuelvan a confiar en un proyecto que ha sido una de las aportaciones más sensatas y provechosas que se ha ofrecido al mundo.

Italia ha sido también el espejo de otra Europa, la meridional, pactista, corrupta, cambiante, donde se libró una de las grandes batallas de la guerra fría para dilucidar si mandaban los cristiano demócratas o los comunistas. Cuando los comunistas empezaron a poner adjetivos al PCI original estaba claro que habían perdido la identidad y la larga batalla.

Existe la idea de que la política italiana lo puede resistir todo. Montanelli decía que en Italia no hay que reformar los sistemas electorales, ni las leyes, ni las reglas. Hay que reformar a los italianos. Escuché una vez a un político italiano que afirmaba que gobernar a los italianos no es difícil, es inútil.

Hubo dos grandes vencedores en las elecciones del domingo: el Movimiento 5 Estrellas, antiestablisment, fundado por un comediante hace diez años, que es antieuropeo, contrario a la inmigración y que ha recogido votos de anarquistas, libertarios y un buen número de jóvenes desilusionados con la situación. Ha sido el primer partido con un 32% de los votos. El otro ganador ha sido la Liga, que superó a la Forza Italia de Berlusconi y que tiene unos planteamientos contrarios a la misma idea de Europa. El imperfecto viejo sistema ya no se sostiene y el populismo que lo sustituye puede reproducirse en cualquier otro país europeo.

No se ve en el horizonte un gobierno estable en Italia si los partidos hasta ahora considerados marginales son los que tienen que gobernar. Alemania e Italia, en cualquier caso, se instalarán en la fragilidad política aunque los alemanes saben que si Europa se desmorona entraríamos en territorio desconocido, posiblemente inhóspito para todos. Reformar, sí, pero no tirar por la borda todo lo conseguido.

Publicado en La Vanguardia el 7 de marzo de 2018
20 comentarios

  20 comments for “Aires antieuropeístas

  1. 12/03/2018 at 21:27

    No me parece demasiado larga jajaja voy a responder Oye una pregunta, que diferencia hay entre euroescepticismo y antieuropesmo? Euroesceptico es estar en contra de la UE pero a favor de otros proyectos de integracin europea? Y antieuropeo en contra de cualquier proyecto de integracin europea?

  2. Francesc
    09/03/2018 at 01:32

    Esto no tiene que ver con el carácter de los italianos. Carácter de los pueblos que por otro lado solo existe en el imaginario que tenemos cada uno de nosotros a través de la cultura que hemos recibido. Más abajo señalaba que esto es transversal ideológicamente e intergeneracional y podemos detallar el resultado de las elecciones en Italia para describirlo. En la mayoría de las provincias del norte ha vencido la Liga que es claramente de derechas, euroescéptica, y antiinmigración, y en la mayoría de las provincias del sur ha ganado el Movimiento Cinco Estrellas que es se presenta como de izquierdas y euroescéptica. Ambas formaciones son tremendamente populistas. Si añadidos que el norte tiene una renta per cápita superior al sur, hecho que hizo posible que la Liga en el pasado se presentase como secesionista (el sur nos roba), y que los partidos tradicionales vencieran en el sur, por lo contrario, tenemos el cuadro completo. Es intergeneracional porque a estos partidos votan jóvenes que no vivieron la guerra y desconocen las penurias de la postguerra, pero también personas maduras que sí vivieron estas circunstancias, pero también el milagro europeo, y que ven como su nivel de vida está descendiendo. Por lo tanto, el argumento de que todos estos italianos son unos ignorantes que han sido engañados por unos demagogos, algo que por otro lado siempre es cierto en todas las elecciones, no explica ni los resultados ni esta tendencia, que es extrapolable a toda Europa

    Dos son los hechos que en mi opinión explican esta situación. Y una coartada. El primero de ellos es que la situación económica y las posibilidades laborales no son buenas por efecto de una crisis económica sistema y la adopción de un sistema neoliberal en un único mercado global, donde las grandes empresas buscan el máximo beneficio deslocalizando su producción, donde la competencia salarial siempre es hacía la baja, y en el que todos somos simples mercancías. Esto se da cuando se han impulsado medidas de austeridad impulsadas desde la Unión Europea que no han hecho otra cosa que recortar el estado del bienestar. Esto lo han aplicado los grandes partidos tradicionales asentados en el sistema y esto explica su hundimiento. Ahí tenemos el desprestigio de las élites, la Unión Europea, y el apoyo al antisistema (término que no debe confundirse nunca con el de anarquismo que tiene una base tanto teórica como práctica muy diferente a estos partidos). La coartada es la inmigración pobre, que huye de un desastre al que los gobiernos europeos han contribuido o han ignorado, que es mostrada como una competencia desleal y devoradora de servicios sociales. Una inmigración que trae su propia cultura y que no solo la pone en un segundo término y adopta la preexistente si no que la mantiene y quiere se la reconozca como propia con todas sus consecuencias.

    Este es el cuadro de mi diagnóstico. Para aplicar en Italia, en el Reino Unido, Alemania, Francia, en Estados Unidos, España, o en donde sea. Es la globalización con todas sus consecuencias. El propio pròces en Cataluña es más de lo mismo, intercambiemos emigrantes pobres por españoles pobres, y nos encaja todo a la perfección. En un mundo en el que no hay nada claro, principios, ilusión, fe en nosotros mismos, que va a la deriva, se explica porque tantos terminan dando su voto y apoyando a cualquiera que les prometa el paraíso. Y eso sirve también para los vuelven a la religión en todo el mundo. Por lo tanto, bien haríamos en discernir a los vendedores de humo para evitar precipitarnos al desastre, pero desde una base que explique la realidad que contemplamos. De nada sirve llamar populistas a estos partidos e ignorantes a sus votantes, algo que puede ser o no cierto y que es aplicable a todos los partidos, si no analizamos porque esto sucede, y que podemos hacer para revertirlo.

  3. Àfrica
    08/03/2018 at 09:23

    “Montanelli decía que en Italia no hay que reformar los sistemas electorales, ni las leyes, ni las reglas. Hay que reformar a los italianos. Escuché una vez a un político italiano que afirmaba que gobernar a los italianos no es difícil, es inútil.”

    Quizás se deba reformar el mundo entero…”.

    • 09/03/2018 at 11:37

      No te extrañes Àfrica…

  4. Albert
    08/03/2018 at 07:22

    Sr. Foix : Pienso que todo empezó con la codicia, siguió la corrupción institucional del sistema, que nos llevo a las grandes e inhumanas desigualdades económicas y sociales, que provocaron indignación, protestas e irritación en toda nuestra sociedad humana, más perjudicada ó concienciada.

    Ahora nos viene la réplica de las nuevas generaciones de inexperta gente joven
    ( que nunca han vivido los grandes horrores de la 2ª guerra mundial, sino que solo han vivido, en el panzacontentismo de la ociedad del ienestar y la opulencia ) ) que achacan el mal a los emigrantes, al inperfecto sistema democrático y pretenden un nacionalismo y un populismo como solución de todos los males.

    • Francesc
      08/03/2018 at 09:57

      Y no tan joven. Esto es inter generacional y transversal ideológicamente.

  5. dogbert
    07/03/2018 at 20:25

    Para cualquier pregunta, sugerencia o petición, rogamos que se dirija por correo electrónico o por teléfono a nuestra secretaria, Katja Hornbogen, quien estará encantada de atenderle lunes a viernes de 9:00 a 14:00 horas.

    Nuestra dirección es la siguiente:

    Kreis Deutschsprachiger Führungskräfte
    Círculo de Directivos de Habla Alemana
    Córcega, 301 – 303
    E-08008 Barcelona

    Teléfono +34 93 126 91 44
    Telefax +34 93 415 27 17

    eMail: info@kdf-online.org

    • dogbert
      07/03/2018 at 20:39

      Esta “fraternidad” tiene solo tres socios de honor (3) dos alemanes y jordipujolsoley

  6. dogbert
    07/03/2018 at 20:17

    Ayer en el Ecuestre el tal Jacobi no quiso decir “carcel” al Torrent_e, quiso decir “campo de concentracion”.
    El individuo no domina aun con soltura el lexico.

    Estoy hasta el gorro del “pruses”, pero que me venga un teuton a chulear, me pone malito.

  7. dogbert
    07/03/2018 at 18:29

    Si nos fijamos un poquito no se habla para nada de los temas del dia a dia de los ciudadanos.
    Todo son tertulias y sesudas aportaciones sobre legalidades, constituciones, protocolos, plazos… para nada de los temas del dia a dia de los ciudadanos.

    Todas las tertulias, articulos periodisticos y maniobras varias van sobre pactos, interuioridades de partidos, encuestas… para nada de los temas del dia a dia de los ciudadanos.

    Toda la mesnada de politicos se vuelven locos ante una camara, un foco o un micro, para explicaer las mil y una…pero, para nada de los temas del dia a dia de la ciudadania.

    En Inglaterra dale al brexit, pero res de res de lo real.
    En Alemania el parto de los montes, pero res de res de lo real.
    En Italia ni les cuento, pero res de res de lo real.

    En las españas, traca y pandereta.
    Y por aqui haciento el pena (foten el pena)

    El sistema esta agonico, no hay democracia real, hay partitocracia sustentada por personajes muy mediocres y no se habla de nada de lo que importa e interesa.

    Aires antieuropeistas Si y anticiudadania tambien.
    Intemperie total.

    • Ramon
      07/03/2018 at 22:08

      Desde su perspectiva de emigrado desde hace más de 30 años, lamenta Aramburu el ensimismamiento de su país en “problemas muy internos y como de vecindario mal avenido”; poco implicado en Europa y en las cuestiones geoestrategias del momento. Lo cierto es que España “sale muy poco en los medios alemanes, salvo en las secciones de deportes”.
      El escritor consideró fundamental para toda Europa el acuerdo alcanzado en Alemania para renovar la gran coalición: un acuerdo que, en virtud de esa “histeria” de nuestros dirigentes, se diría imposible en España porque aquí “hasta los partidos cercanos se llevan a matar también”.

      • Albert
        08/03/2018 at 07:26

        Ramón, También estoy de acuerdo.

    • Albert
      08/03/2018 at 07:24

      dogbert, estoy totalmente de acuerdo.

  8. Ramon
    07/03/2018 at 18:18

    Creo que deberiamos empezar a reflexionar, que si Europa no se une, si no logra ser los estados unidos de Europa, deberemos pasar por el aro de los chinos y su mercantilismo, su modelo dual, su capitalismo financiero y su politica comunista planificada de partido unico.
    Deberiamos reflexionar, tal como nos dice el experto J.Colomer, el motivo por el cual …

    “la reciente gran recesión no ha producido una ganancia neta en el número de democracias puede deberse al hecho de que la crisis afectó principalmente a los países con regímenes democráticos, mientras que los autoritarios como China, en gran parte se han mantenido fuera de la recesión” J.Colomer

    • asi se llama
      08/03/2018 at 17:57

      dummping…Práctica comercial que consiste en vender un producto por debajo de su precio normal, o incluso por debajo de su coste de producción, con el fin inmediato de ir eliminando las empresas competidoras y apoderarse finalmente del mercado.

    • 09/03/2018 at 11:39

      Trabajaremos como chinos para los chinos dentro de nada Ramón…

  9. Ramon
    07/03/2018 at 18:09

    ¿Solo gobernar a los italianos es dificil? quizas a nosotros tambien
    Aqui seguimos viendo como van pasando las locomotaras de otros paises, mientras nosotros discutimos de futbol y de politica

  10. José A. Garcia
    07/03/2018 at 17:04

    Leyendo a Tony Judt (Postguerra: una historia de Europa desde 1945) pienso que los europeos hemos olvidado las lecciones del pasado y caminamos hacia el desastre. La prudencia y sabiduría ha desaparecido por la ira y la frustración. La precariedad alimenta a la bèstia. Cuando despierte no nos lo creeremos.

    • Albert
      08/03/2018 at 07:37

      José A. Garcia, estoy de acuerdo en tu opinión, porque tengo la teoría de que cada nueva generación ó la siguiente no ha heredado las lecciones del pasado, vivido por sus antepasados ó progenitores.

      Parece que la experiencia vivida, no se hereda en nuestro código genético.

      Por lo tanto, cada nueva generación ó la siguiente repite los mismos errores.
      Y vuelta a empezar el drama, ect.

      • 09/03/2018 at 11:39

        Ni mas ni menos Albert, repetimos los mismos errores ya que no se nos enseña bien la historia…

Comments are closed.