Hacia una nueva mayoría

El president del Parlament, Roger Torrent, a punto de hacer una declaración en la sala auditorio de la Cámara.

El día después llegará cuando los dos bloques en Catalunya dejen de hacer discursos y se dediquen a crear complicidades mínimas que comporten la comprensión del otro y el estable­cimiento de un nuevo paradigma político que permita gobernar para el conjunto de los catalanes.

El reloj ha empezado a correr y en dos meses se convocarían elecciones si no hay una investidura con un candidato que tenga ­garantizada la mayoría y no dependa de la amenaza de las togas para inhabilitarlo o enviarlo a una situación tan incomprensible ­como la de permanecer varios meses en prisión preventiva.

No se puede esperar ninguna solución duradera con un gobierno cesado y repartido entre las cárceles de Madrid y varias ciudades europeas. El Gobierno Rajoy dejó en manos de la justicia la secesión unilateral de Catalunya sin atreverse a proponer una solución dentro de un marco político para un grave problema de Estado. Y ahora se encuentra que la judicatura, tres jueces del Tribunal Supremo, no hacen caso de las instrucciones del fiscal general del Estado para que dejara en libertad bajo fianza al conseller ­Joaquim Forn. La separación de poderes es imprescindible para el buen funcionamiento de un sistema democrático, pero es un disparate cuando uno de los dos se quiere imponer sobre el otro.

Es tan arriesgado un gobierno sin jueces como una judicatura sin gobierno. El juez Pablo Llarena, muy conocedor de la realidad catalana por haber ejercido su profesión varios años en Barcelona, ha optado por hacer una interpretación muy estricta de la ley y ha enviado a prisión preventiva a nueve figuras políticas protagonistas del procés independentista. Los otros seis que habrían corrido la misma suerte viven huidos en varios países europeos. La detención de Carles Puigdemont en el norte de Alemania complica la suerte de los fugados.

La respuesta ritual de Rajoy y sus ministros es que no se inmiscuyen en las decisiones judiciales sin tener el decoro político de abrir otras vías para intentar poner en marcha un proceso de acercamiento de posturas que permita a corto o medio plazo salir del callejón sin salida en el que nos encontramos todos.

Es cierto que el independentismo se ha cerrado en banda a toda posibilidad de sentarse en una mesa con el Gobierno. Y esta es la excusa que esgrime Rajoy para no tomar la iniciativa que en estos momentos está en manos del Tribunal Supremo.

Si el independentismo es incapaz de formar un gobierno en los próximos dos meses, lo más inteligente sería buscar una nueva mayoría que permitiera gobernar, levantar el 155, recuperar la Generalitat y las instituciones catalanas. Los gobiernos unitarios o de amplio espectro son siempre efímeros. Otra cosa son los gobiernos de coalición en los que los intereses de los partidos implicados pactan sus respectivas cuotas de poder.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, lo insinuó el sábado cuando instaba a un frente transversal basado en el respeto a la pluralidad. Hace unas semanas lo escribió y lo manifestó el diputado Joan Tardà al hablar de una ampliación de la base social. Tardà ha hablado poco estos días pero ha dicho cosas importantes, entre ellas que el futuro del país no puede depender de una persona, llegan- do a insinuar que Carles Puigdemont y Toni Comín cedieran el escaño para facilitar la ­investidura.

Xavier Domènech fue en la misma dirección en la intervención del sábado y lo mismo expresó Miquel Iceta al proponer una amplia mayoría, abandonar el refugio de los bloques, para avanzar en el deshielo político que, a pesar de todo, es posible en Catalunya.

Si el independentismo no puede construir una mayoría sólida que le permita gobernar una legislatura, lo más conveniente para todos sería un pacto más amplio que permitiera disponer de un gobierno cuanto antes y, desde una cierta unidad en temas básicos, afrontar la siniestralidad producida por las decisiones unilaterales, imposibles de realizarse, y por la consiguiente acción implacable de la justicia. Un frente abierto contra el Estado no tiene mucho recorrido.

Repetir las elecciones sería una pérdida de tiempo porque más o menos se llegaría a los dos bloques que se alcanzaron en las del 2010, el 2012, el 2015 y el 2017. ¿Cambiaría el panorama con unas elecciones inmediatas? Es impro­bable.

Una nueva mayoría significaría que cada parte tendría que ceder en puntos más o menos relevantes a cambio de zurcir las vestiduras rasgadas de la convivencia social y política en Catalunya.

Sólo desde una posición de una cierta unidad interna se podrá afrontar el litigio con el Estado, que en ningún caso se resolverá en cuestión de meses. La vía emprendida no ha conducido a ninguna parte.

Publicado en La Vanguardia el 28 de marzo de 2018

13 comentarios

  13 comments for “Hacia una nueva mayoría

  1. Albert
    01/04/2018 at 07:32

    La aplicación del art. 155, actualizado sin experiencias anteriores, aplicado al 1/O, sin existir ninguna República secesionista y mantener a los diputados electos de un gobierno, legalmente elegido, en prisión preventiva durante meses, sin ser juzgados, es inverosimil, desproporcionado y familiarmente cruel.

    Hacerselo mirar, cuanto antes, pues algo falla en nuestra estimada España democrática.

    La inmensisima mayoria de ciudadanos de Cataluña, no pinta nada en todo esto.

    Lo importante es la Corrupcion y el empobrecimiento progresivo de los ciudadanos de toda España, debido a la corrupción Insti…….

    • Albert
      01/04/2018 at 07:50

      P.D. VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…
      . VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…
      dice Albert.

      . VERGONYA !!!…
      dice el PAPA.

      . VERGONYA !!!…
      dicen todos los ciudadanos pacificos y con sentido común de toda nuestra estimada España, Cataluña incluida.

      Pero a pesar de todo la DESVERGUENZA de la sinrazón, sigue y sigue…

      ¿ Porque será que no se dialoga y negocian intereses económicos a favor y en contra de un entendimiento común ?

      La clave la tiene forma de PP, PSOE Y CIU….

  2. Albert
    30/03/2018 at 08:05

    Sr. Foix, he vuelto a leer y meditar sobre su meditado, punto por punto, su sabio artículo y he vuelto a la conclusión de continuar opinando, el mismo antiguo refrán castellano, que ya todos conocemos : ” El poder corrompe ” , pero lo mas grave es que corrompe también a la propia institución que gobierna, que sin darnos cuenta e imperceptiblemente va disponiendo y vaciando la caja fiscal recaudatoria del propio Estado.

    Asi el Estado entra en quiebra y se endeuda. Para pagar la deuda aumenta los impuestos por tierra mar y aire y algunas veces incluso los suma repetidos.
    Pues todos los impuestos los impone el gobierno central y el gobierno de las autonomías, que también es el Estado y que suma más impuestos, que a veces son repetidos. Sobretodo en la Autonomía de Cataluña.

    La corrupción del poder que ejercen los partidos políticos que llegan a gobernar, lleva a un descredito máximo total, entre los ciudadanos votantes del mismo partido y asi los partidos políticos, que han ejercido el poder y la credibilidad. Dejando de ser mayoría en el Parlamento. Como le ha ocurrido al PSOE, a CIU y a PP, ect. pues nadie se salva ni se salvará.

    VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…VERGONYA !!! …

    ó DESVERGUENZA !!!…DESVERGUENZA !!! …DESVERGUENZA !!!

    Para los buenos entendedores…

    • Francesc
      31/03/2018 at 14:56

      Albert, El Papa Francisco ha dicho lo mismo

      • Albert
        31/03/2018 at 20:32

        Francesc, me alegro, porque ahora la palabra ” VERGONYA ” dicha por el Papa Francisco, adquiere mucho mas sentido, que si la decimos nosotros.

  3. carles
    29/03/2018 at 13:20

    No sé, el “encabronamiento” de los políticos solo puede acabar de una manera, muy mal para la mayoria de los ciudadanos.
    No veo ninguna solución, demasiado odio.

  4. Jordi P
    29/03/2018 at 11:36

    Com apunten el Dogbert i l’Albert, el problema no és l’independentisme català, el problema és el nacionalisme espanyol que impedeix sistemàticament -moltes vegades amb mitjans il·legals- la voluntat majoritària expressada a les eleccions.
    Sr. Foix, la majoria que defensa el dret a decidir ja hi és en el parlament, no fa falta buscar més majories. El problema és pot solucionar molt fàcilment: que l’estat espanyol accepti un referèndum pactat.
    Fins i tot França acaba d’acceptar que a Caledònia es faci un referèndum d’independència.

    • carles
      29/03/2018 at 13:21

      Tan de dia com de nit la culpa és de Madrid.

  5. Albert
    29/03/2018 at 00:32

    Sr. Foix : Mirado neutralmente e imparcialmente me pregunto : ¿ Es legal la aplicación del art. 155 de la Constitución española, enviando a la prisión preventiva y sin ser juzgados a casi todo un gobierno de una autonomía española, que tiene un Parlamento que le refrenda porque una ciudadanía les ha votado y aun no es tampoco ninguna republica ?

    Solo pregunto y no pienso ni acuso a nadie, pero pido una explicación convincente y justificativa.

  6. dogbert
    28/03/2018 at 19:31

    Domenech ha dado con una salida posible al empantanado panorama catalan. Un gobierno de independientes (ya que no independentistas) de prestigio seria una solucion “tecnocratica” que aun sin despertar entusiasmos, deberia apoyarse.

    La contra para los vivales de la politica seria que quedarian con el culin al aire al quedar diafano que con ellos no hay manera de salir airosos de este cul de sac al que nos han llevado.

    La casta politica que nos asola son el gran problema y en ningun caso forman parte de la solucion.
    Si se empeñan, se cargaran el sistema desde dentro. Los antisistema son ellos.

    • Albert
      28/03/2018 at 21:08

      dogbert, estoy totalmente de acuerdo contigo. Efectivamente ellos son los verdaderos anti sistema.

  7. Albert
    28/03/2018 at 17:21

    Sr. Foix : …” Hacia una nueva mayoría ” ….pienso que todo este cataclismo político que ocurre en Cataluña y por ende en España, recordemos que entre los ciudadanos de Cataluña, vino provocado por la frustración de la decisión del T.C. ….

    Vease el artículo By Lluis Foix …del día 26/03/2018 …” La política no se hace en la calle ” …lease las respuestas de Xavier y tambien, en especial la de Higini Maristany…pues dicén la verdad y dan en el clavo de la frustración de los ciudadanos de Cataluña, causada por semejante burla de las decisiones del Parlamento de Cataluña, delParlamento de España y del Senado de España.

    • Albert
      28/03/2018 at 17:38

      P.D. …Cataluña no es separatista sino unionista, ya que por vocación comercial es negocianta y conciliadora.

      La separadora y creadora de comflictos… son las gobernanzas del poder y del gran capital, habidas y por haber en la querida y estimada España e incluida también, por idem de idem las gobernanzas habidas y por haber en Cataluña.

      Porque el ” El poder corrompe ” y cuando se junta con la codicia re-corrompe aun … mas.

      La llave tiene forma ..PP…PSOE.. CIU…

Comments are closed.