Una nación, dos presidentes

 

 

Los presidentes Quim Torra y Carles Puigdemont en la rueda de prensa conjunta de hoy en Berlìn

Hacer predicciones sobre la política catalana es inútil. La escena de los dos presidentes en Berlín es algo más que una anomalía, es una imagen que transmite más confusión que seguridad. Una patria y dos presidentes. La bicefalia política suele preceder al desmoronamiento de un proyecto. Cuando la monarquía de los Austrias aceptó la rotación de la capitalidad entre Viena y Budapest era el principio del fin del imperio de los habsburgos
El problema del president Quim Torra es que ha sido designado por Carles Puigdemont que no renuncia a ser presidente en un futuro a medio plazo o lejano. Es más, sigue pensando que su designado sucesor le va a guardar la silla. Y lo que es más sorprendente e insólito de la rueda de prensa de hoy es que los dos se trataban mutuamente como presidentes.
La distinción entre el presidente del interior y del exterior no es más que una metáfora. El poder a cuatro manos, simplemente, no funciona. Un liderazgo claro es imprescindible tanto en tiempos de normalidad como en la situación convulsa que vive Catalunya desde hace varios años. Quim Torra es un presidente accidental que ha recibido la primera tarjeta roja por parte de la CUP por haber pedido reunirse con Mariano Rajoy. El cupero Carles Riera le advirtió en la sesión de investidura que no se atreviera jamás a mencionar a Francesc Cambó en el Parlament. Como si el líder de la Lliga y referente político de Torra no hubiera sido el principal actor del catalanismo conservador de los primeros treinta años del siglo pasado. Su ayuda al franquismo al terminar la guerra fue secundada por Josep Pla, Carles Sentís, Joan Estelrich y tantos catalanistas en aquellos días tenebrosos.
El independentismo ha decidido hacer presidente a Quim Torra. La vieja Convergència, Junts per Catalunya, Esquerra Republicana así lo han considerado oportuno. Puigdemont ha escogido al candidato que más representaba lo que él piensa. La causa independentista ha sabido construir un discurso hábil y creíble. Lo han comprado más de dos millones de catalanes y ha traspasado fronteras.

Pero se olvidaron de la importancia que tienen los mensajes escritos en estos tiempos de escrutinios de las intimidades. Torra ha escrito textos xenófobos, racistas, supremacistas. Se ha disculpado por lo que tuiteó y por lo que ha dejado escrito. Pero ahí están y le perseguirán a lo largo de su presidencia porque ha tocado lo más sensible de la sociedad global del momento que no es otra cosa que respetar al distinto, al otro, al adversario.

 

12 comentarios

  12 comments for “Una nación, dos presidentes

  1. Ramón
    16/05/2018 at 19:47

    Primero mi despacho no lo toques
    Segundo, seguimos con los mismos esquemas, sin planes viables ni soluciones pactadas
    Como bien dice de generar confianza, nada de nada ni unos ni los otros
    y el que piense que esto no pasa factura en la economia de Catalunya, va muy errado
    Catalunya no es solo Barcelona que tiene sus dinamicas de ciudad cosmopolita, Catalunya tambien es el resto de ciudades

  2. Albert 2.
    16/05/2018 at 12:16

    El màxim problema que té Catalunya i l’Estat espanyol -en aquest moment- són piulades de 4 anys enrera? Aquesta reacció foribunda ( nazi, xenófobo etnicista, supremacista….) denota nerviosisme.

    Alguna cosa a dir sobre la denegació d’extradició a Bélgica? El problema és polític, i s’ha de sol·lucionar políticament. Si Suárez hagués sol·lucionat els temes a cop de jutjat, Carrillo, Tarradellas, Ibarruri… haurien estat condemanats a pena capital. Que s’assentin ja, parlin, i trobin sol·lucions, per això els paguem. També a Felipe VI

  3. carlos
    16/05/2018 at 09:27

    Atrapados por el odio al que no pensa com nosaltres, desprecio constante y continuado para tapar nuestros propios miedos, sin argumentos mas allá del insulto.
    Quizás seria necesario recordar que un partido político tiene como único fin el poder cueste lo que cueste, por eso me sorprende que todavía esta clase política tenga tanto adepto.

  4. dogbert
    16/05/2018 at 00:33

    Remata el Sr. Foix apelando al respeto que se debe tener al adversario. Estoy totalmente de acuerdo.
    No me siento representado en absoluto por un individuo que desprecia al distinto y lo hace con soberbia.
    No me siento representado por un entramado express de duplicidadees de egos y proyectos imposibles.
    Me siento cada dia mas huerfano y mas a la intemperie.

    • Albert 2.
      16/05/2018 at 12:10

      Supongo que tampoco se sentirá representado por los máximes artífices del “a por ellos”.

      • devonshire
        16/05/2018 at 14:38

        Ja som dos.

  5. Albert
    16/05/2018 at 00:23

    Sr. Foix : Pienso que cualquier español que habla mal de los catalanes, no es un español ni cualquier catalan que habla mal de los catalanes y de los españoles, tampoco.

    Pues no existe la raza española ó la raza catalana. Solo somos seres humanos mezclados en un crisol de razas, que habla castellano, catalán, gallego y bascuence…ahora llamados españoles.

    Pero a todos se nos puede aplicar, sin excepción, el antiguo refrán castellano :
    …. ” El poder corrompe. ”

    Al que añado y la corrupción institucional del Estado, el robo al estado y el expolio al ciudadano cotizante son la causa principal de lo que ocurre actualmente en nuestra querida España y en nuestra querida Cataluña.

    Todo lo demás son mentiras que fomenta la corrupción camuflada.

    Para el buen entendedor de la inmensa y millonaria mayoria de españoles silenciosos. Incluidos los catalanes, los gallegos, los bascos, los andaluces y todos los de todas partes y autonomías sin excepción, ect.

    Ya es la hora de que nos manifestemos por escrito y reclamemos el respeto a nuestros derechos, nuestra dignidad y a nuestro dinero cotizado al Estado.

  6. 15/05/2018 at 23:45

    L’anomalia es que a Europa hi hagi politics innocents sense sentencia que hagin d’estar a l’exili i en preso preventiva lluny de casa

  7. Eduard
    15/05/2018 at 23:25

    El doble rasero funciona. Las mismas declaraciones hechas hace 6 años en boca de un presidente de Extremadura contra los catalanes no levantarían ni un comentario a pie de página. Los unionistas están construyendo un escenario de mentiras , exageraciones y agravios paranoicos que dejan en nada el famoso victimismo catalán del que también éramos los únicos culpables. Ojos que atacan a las balas y votos de papel de golpean violentamente a la heroica policía española condecocorada por gestas heroicas como la de contener a los peligrosos jubilados de Fonollosa de forma violenta doblándoles en número.El unionismo está armando una realidad virtual en la que solo existe odio contra lo catalán. Da igual que se disculpe, que pida perdón o que declare una y otra vez que lo que pide el independentismo es dialogo. El presidente, si es catalán, será culpable de algo terrible. Simplemente lo único que interesa es la venganza para justificar todavía más violencia contra un pueblo que se ha declarado y seguirá siendo pacífico. En este contexto lo que sucede en Berlín tiene sentido. Mientras tengamos presos políticos injustamente tratados, las actitudes xenófobas de facto son las que ejercen los unionistas amparando toda esta maquinaria.

    • david g
      16/05/2018 at 00:04

      con gente como tú no es de extrañar que catalunya haya acabado elevando a la presidencia a un racista que desprecia pública y reiteradamente a los españoles y a los catalanes que piensan diferente a él. y lo peor, la profunda desconexión sentimental que estáis provocando de una gran parte de catalanes hacia la catalunya xenófoba y etnicista que estáis construyendo no os lo podéis ni imaginar.

      • 16/05/2018 at 00:59

        Si la memoria no me falla, era en 2010 cuando una sentencia del TC apesebrado sobretodo por el PP, dictó una sentencia. Sin esta sentencia no estaríamos donde estamos. Sea objetivo por favor.

    • carlos
      16/05/2018 at 09:30

      Te recuerdo los escritos del patriarca Pujol sobre los andaluces.
      La política la componen una gran mayoría de personas con pocos escrúpulos y mucha ambición de poder.

Comments are closed.