En manos de los jueces

Eduardo Zaplana, ex ministro y ex presidente de la Comunidad Valenciana, uno de los muchos sospechosos de casos de corrupción, ha sido detenido

Cuando los jueces tienen un protagonismo desproporcionado en la vida pública, quiere decir que la política no lleva la iniciativa. El argumento de que la judicatura está al servicio del gobierno de turno se está desmontando por sí solo.

Los casos de corrupción se ventilan en todas direcciones pero en estos momentos son más numerosos los que afectan al Partido Popular, a personas de su confianza, agradecidas, financiadas o recompensadas desde el poder a lo largo de los años. La detención de Eduardo Zaplana es el caso más reciente y clamoroso en espera de las sentencias que están al caer sobre otros sumarios como el de Gürtel.

Otra cosa es el juicio que puedan merecer las actuaciones de los jueces, que distan mucho de ser modélicas y en muchos casos de ser imparciales.

No pienso que estemos ante un gobierno de los jueces como el que se vivió en Italia al comienzo de los años noventa, con un fiscal como Antonio Di Pietro, que llegó a encarcelar por casos de corrupción a representantes de todos los grupos políticos del momento y a varios dirigentes empresariales e industriales. El proceso de Manos Limpias envió a la cárcel a más de tres mil italianos acusados de corrupción y que formaban parte de las elites del país.

Desde los primeros casos de corrupción de los gobiernos socialistas hasta los que han afectado a personajes muy destacados de los gobiernos de Aznar y Rajoy, la justicia ha actuado por casos de corrupción. Cuando la policía judicial entró en el Palau de la Música fue a iniciativa de la Agencia Tributaria y el juez Garzón fue el que abrió el sumario del caso Pretoria, que imputó a políticos catalanes en ejercicio y a comisionistas diversos.

Las intervenciones judiciales que afectan a políticos responden a acciones delictivas contempladas en el Código Penal. En todo caso, son una consecuencia de haberse saltado la ley. Hay motivos para pensar que la prisión preventiva sin fianza de los políticos catalanes en diversas cárceles de Madrid es una medida desproporcionada como lo es la que mantiene en prisión desde hace un año a Sandro Rosell, expresidente del Barcelona.

La irrupción judicial en la política española y catalana demuestra también una ausencia de visión sobre la gestión de la política. Artur Mas y Carles Puigdemont sabían lo que estaba en juego. Y Mariano Rajoy, también.

Y, sin embargo, no supieron encontrar puntos de encuentro para evitar la judicialización del conflicto catalán que deambula por los tribunales españoles, belgas, británicos, alemanes y suizos. Los independentistas no quisieron o no supieron calcular las consecuencias de sus actos. Y el Estado no supo desactivar un choque político y emocional que finalmente se ha producido. Esta espiral de acción y reacción de unos y otros nos lleva a más confrontación.

Publicado en La Vanguardia el 24 de mayo de 2018
7 comentarios

  7 comments for “En manos de los jueces

  1. 28/05/2018 at 10:47

    Sr.Foix: el que esté libre de pecado que tire el primer millón…

  2. carles
    25/05/2018 at 20:05

    Ay!!! Recuerdo al gran Berlanga con su “escopeta nacional y el todos a la carcel”

  3. R
    25/05/2018 at 19:09

    La prisión preventiva sin fianza de los políticos catalanes en diversas cárceles de Madrid es una medida desproporcionada , también es desproporcionada los años de condena al PP, también es raro que en otros casos no exista aun acción de la justicia.
    -No hay que tener miedo de estar en manos de los jueces si no has hecho nada con lo que te pueden juzgar, primero hay delito, o saltarse las leyes, después pasa lo que pasa….aunque repito me parece raro la desproporción en muchos casos, y por ambos lados. de poco, mucho a nada..

  4. R
    25/05/2018 at 19:00

    GRECO-Grupo de estados contra la corrupción

    CONSEJO DE EUROPA -IV Evaluación Greco Informe (2013)

    INFORME DE EVALUACIÓN de ESPAÑA

    España, sin embargo, ha venido introduciendo una serie de medidas positivas a lo largo de las dos últimas décadas con el fin de mejorar la detección y, en última instancia, castigar la corrupción. Un importante hito en el sistema fue la creación, en 1995, de la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada (y sus correspondientes unidades sub-nacionales).
    Desde entonces, la especialización de los Cuerpos de Seguridad del Estado se ha intensificado y el GRECO ha reconocido expresamente en anteriores informes la positiva actitud de jueces y fiscales dispuestos a juzgar y sentenciar los delitos de corrupción. La sensación de escándalo en torno a la vida política
    y las muchas y diversas investigaciones sobre corrupción que hay en curso, han llevado recientemente al Parlamento a dictar una resolución con el fin de elaborar un conjunto de medidas políticas y legislativas que permitan mejorar la lucha contra la corrupción (el denominado “Pacto de regeneración democrática”), principalmente mediante la aprobación de una norma sobre
    transparencia (proyecto de Ley de Transparencia), la revisión de las normas sobre financiación de partidos, el reforzamiento de los controles por parte del Tribunal de Cuentas, tipificando el enriquecimiento ilícito como delito específico, aumentando las sanciones por delitos de corrupción y agilizando los procedimientos penales con el fin de que las investigaciones resulten más rápidas y eficientes. Las autoridades admitieron durante la visita in-situ que es preciso dedicar mayores esfuerzos a diversos aspectos relacionados con la prevención de la corrupción.

    GRECO, está disponibles en: http://www.coe.int/greco.

  5. Albert
    25/05/2018 at 09:00

    Sr. Foix : ” En manos de los jueces ” Por fin se demuestra que los grandes corruptores son los que destruyen la unidad de un estado, porque no tienen limites, ni ninguna humanidad al amasar millones de euros y de poder sin limites ni humanidad. Robando de la caja fiscal recaudatoria del Estado y mintiendo a diestro y siniestro.

    Estos son los verdaderos separatistas y no los cotizantes pacificos que protestan y quieren huir de tanto abuso inhumano de poder.

    No es Cataluña, sino toda España que protesta…

    Para el buen entendedor ético, honrado y cotizante…

  6. Àfrica
    24/05/2018 at 14:10

    Sr Foix: con la que les está cayendo a los miembros de PP que tengan la desfachatez de salir a justificarse, clama al cielo!
    Ni una pizca de vergüenza les queda?
    Que tiren de la manta los condenados y se conozca,por fin, toda la basura que esconden…

    • R
      25/05/2018 at 19:04

      El problema o no problema, es que tiraran todos, unio, convergencia…psoe…porque no es solo el PP, esto quiere decir que la raiz de todo siempre ha sido la mala financiación de los partidos, via de escape, en la carrera para tener dinero para las campañas electorales, via subvenciones publicas en contrataciones publicas, que no cumplian los pliegos, los que estaban amañados….ademas de tener limitar lo que cada partido se puede gastar en las campañas electorales. La suerte es que cuando los tesoreros de los partidos, los contables, como cabeza de turco, deben de repatriar el dinero escondido en los paraisos, les suelen pescar, y esto lo debe saber cualquier consejero de telefonica, antes de pagar al contado un piso centrico

Comments are closed.