El calendario y Catalunya

Pedro Sánchez al tomar posesión ante Felipe VI tiene el reto de Catalunya y el de superar su fragilidad parlamentaria.

Un ministro socialista defenderá los presupuestos que presentó Mariano Rajoy, que a su vez el PP intentará enmendar porque siendo suyos los va a gestionar el adversario. Pedro Sánchez ganó por sorpresa la moción de censura planteada a toda velocidad y desplazó a los populares de la Moncloa en 48 horas. Sánchez criticó los presupuestos de Rajoy y ahora no tiene otra opción que defenderlos, aunque no sean los suyos. No deja de ser anormal y patético.

Es evidente que las cosas se ven de muy diferente manera desde el poder y desde la oposición. Lo novedoso en este caso es que el criterio sobre un tema de tanta importancia haya dado un giro espectacular en sólo una semana. Tenia razón Jacques Delors cuando decía que “necesitamos líderes que no barran para casa, que tengan visión a largo plazo y defiendan los intereses comunes”. Los mismos presupuestos no pueden ser buenos hoy y malos mañana. Al revés, tampoco, claro.

Pedro Sánchez será presidente hasta que se convoquen nuevas elecciones, que pueden celebrarse en unos meses o al final de legislatura en el 2020. Los mecanismos que establece la Constitución han funcionado y son de agradecer las breves palabras finales de Mariano Rajoy en el Congreso felicitando al nuevo presidente y deseándole suerte. Su dimisión como presidente del PP la hizo ayer con elegancia y talante democrático, como hizo Cameron en el 2016 al perder el Brexit.

En este aspecto la democracia ha funcionado con normalidad. Otra cosa es cómo se llegó a un cambio radical sin que Rajoy advirtiera que una sentencia como la Gürtel podía promover un movimiento tectónico que aglutinaría a unas fuerzas que difícilmente se pondrán todas otra vez de acuerdo en lo que quede de legislatura. El concepto de salud pública ganó la batalla.

Las almas sencillas y astutas del PNV pasaron de ser héroes a traidores en cuestión de días para unos y para otros. La bisagra vasca abrió la puerta de la esperanza a Rajoy y se la cerró en una semana para ceder el paso a Pedro Sánchez.

Es cierto que la moción no habría prosperado sin Podemos y el resto de partidos periféricos, nacionalistas o no, que sólo se pusieron de acuerdo en echar a Rajoy. La corrupción acaba pasando factura.

Se puede criticar cuanto se quiera el funcionamiento de la justicia pero el argumento según el cual los jueces responden a los intereses de los gobiernos de turno no se sostiene. El caso Gürtel y la prisión incondicional para Eduardo Zaplana indican que no es así, como no lo fue en las sentencias que afectaron a gobiernos socialistas en los años noventa.

Pedro Sánchez ha cambiado la atmósfera política desde una gran fragilidad. Sólo tiene 84 escaños y el Partido Popular y Ciudadanos van a ejercitar una dura oposición en el Congreso y en el universo mediático. La confrontación dialéctica está asegurada, incluso por aquellas fuerzas que le han prestado el apoyo para alcanzar la presidencia del gobierno. Cuando Rodríguez Zapatero acudió a Washington para participar en el ­Desayuno Nacional de Oración en el 2010 escuchó de Barack Obama que “a veces parece como si no quisiéramos escucharnos unos a los otros para poder tener de una vez por todas un debate serio y civilizado”.

A Pedro Sánchez le va a perseguir el calendario de las próximas elecciones y el conflicto catalán. Será un gobierno posibilista que tendrá que sustentarse sobre cuatro ministerios que no pueden mostrar fragilidad: Hacienda, Interior, Justicia y Exteriores, siguiendo la vieja recomendación de un profesor de derecho administrativo que nos decía que el Estado tiene que administrar justicia, recaudar impuestos y garantizar el orden público.

La cuestión catalana es de la máxima complejidad al encontrarnos en un empate no despejado en el que las dos partes no van a ceder en lo fundamental. El profesor Josep María Vallés decía el lunes que la ANC y Òmnium han adquirido un papel político inesperado porque ha habido un vacío dejado por la democracia representativa.

El nombramiento de Borrell como ministro de Exteriores, europeísta y antinacionalista, es una bofetada y una provocación al independentismo que ha reaccionado alarmado y combativo. Pedro Sánchez va a verse pronto con Quim Torra. El diálogo puede dar resultados en aquellas más de treinta peticiones presentadas por Artur Mas en su día, prácticamente todas desatendidas.

Pero, como manifestaba ayer Miquel Iceta a Jordi Basté, cabe todo el diálogo que se quiera dentro de la legalidad. No fuera de ella. El mundo de Puigdemont ha perdido fuerza tras la moción de censura y se ha quedado en minoría frente a Marta Pascal, Campuzano, Xuclà… y ERC que sigue las directrices de Junqueras desde la cárcel, que las ejecuta Joan Tardà con un discurso bien construido y realista.

Publicado en La Vanguardia el 6 de junio de 2018

8 comentarios

  8 comments for “El calendario y Catalunya

  1. RqueR
    06/06/2018 at 16:05

    Sánchez tiene ahora ante sus ojos el sueño federal, que selle para siempre la igualdad entre el centro y las periferias, desde el respeto y sin prepotencias, desde la pluralidad en la toma de decisiones y alejado del centralismo tensador y dominante; desde la potenciación de la riqueza plurilingüe y pluricultural, Un Estado federal que entierre los complejos de superioridad uniformista; una federación sin chulerías, ni altiveces, ni expolios fiscales del centro sobre la periferia, sin desprecios hacia la diversidad, sin monolitismos culturales.
    Es un sueño muy antiguo. El primer intento de constitución federal data en España de 1873, tras la eclosión de la Primera República, abortada poco después por un pronunciamiento militar. El advenimiento de la Primera República fue posible gracias al apoyo de los Estados Unidos, primer país que la reconoció. Washington quería una nación a su imagen y semejanza en Europa. No lo lograron. El intento fue abortado por los espadones reaccionarios de la España negra. Y las consecuencias fueron funestas. Un cuarto de siglo después las escuadras yanquis atacaron a los españoles (sus antiguos aliados) en Cuba y Filipinas. ¡Qué diferente habría sido la Historia si la España federal hubiera sabido mantener como amigos a los norteamericanos desde 1873 en adelante!
    ¡Qué diferente puede ser a partir de ahora el presente y el futuro si el sueño federal se hace realidad por referéndum y reforma constitucional! ¡Los pueblos ibéricos por fin hermanados desde la igualdad, sin pataletas de mando centralistas… ¡y con el apoyo federal alemán! (Sin el cual esimposible comprender la fulminante caída de Rajoy).
    El tren de la Historia se ha parado en la Estación Sánchez. ¿Sabrá aprovechar la oportunidad? ¿Se lo sabrá hacer ver Francina Armengol? La coyuntura actual es clave, es única, es hermosa y está cargada de esperanza.
    https://ultimahora.es/noticias/local/2018/06/01/1004187/objetivo-sanchez-estado-federal.html

  2. dogbert
    06/06/2018 at 16:04

    El mundo de Puigdemont efectivamente ha quedado fuera de cuadro. La tramontana tiene esas cosas.
    Como escribia LLuis Cabrera en el 2010 “Catalunya sera impura o no sera”, o sease que estas esencias supremacistas que plantea Torra no tienen sentido ni motivacion en una sociedad mestiza, abierta y dialogante a la que aspiramos la buena gente.
    Mi Patria tambien es la acogida empatica del otro.
    Todo lo que no sea sumar, no sirve.

  3. Ramon M
    06/06/2018 at 11:49

    Que mas queremos, hasta es posible que tengamos un astronauta de ministro

    • Ramon M
      06/06/2018 at 12:40

      Para mi es una buena noticia, un ministerio de ciencia. .El astronauta Pedro Duque será ministro de Ciencia del Gobierno de Sánchez

      https://www.huffingtonpost.es/2018/06/06/pedro-duque-sera-ministro-de-ciencia-del-gobierno-de-sanchez-segun-la-sexta_a_23452106/

      El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha fichado al astronauta Pedro Duque como ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, según fuentes cercanas al líder socialista. Y también incorporará a Magdalena Valeriocomo ministra de Trabajo y a Isabel Celáa en Educación.

      Sánchez está ultimando su Ejecutivo, que comunicará hoy al rey Felipe VI y luego anunciará oficialmente.

      Madrileño y con 55 años, Duque es ingeniero aeronáutico, el primer astronauta español y en la actualidad responsable de control y revisión de proyectos futuros de la Agencia Espacial Europea (ESA). Se ha convertido en una auténtica sorpresa para este nuevo Gobierno.

      Duque se une al Gobierno de Sánchez, del que ya se conocen nombres como Carmen Calvo (Vicepresidencia), Nadia Calviño (Economía), Meritxell Batet (Administraciones Públicas), Carmen Montón (Sanidad) y José Luis Ábalos (Fomento).
      Duque, en Ciencia

      Nacido el 14 de marzo de 1963 en Madrid, Duque se licenció en 1986 en Ingeniería Aeronáutica por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos de la Universidad Politécnica de Madrid.

      Experto en el estudio de técnicas de integración de órbitas de vuelo, Duque integró el equipo de Control de vuelo de los satélites ERS1 y EUREKA de la ESA.

      La Agencia Espacial Europea le eligió en 1990 después de contestar a un anuncio de prensa y, tras superar duras pruebas, fue seleccionado en 1992 para formar parte del primer equipo de astronautas.

      Cinco años después fue confirmado como representante de la misión de la NASA Space Shuttle STS-95 del transbordador espacial Discovery y, tras recibir entrenamiento en el Centro de astronautas Jhonson Space en Houston (Texas), viajó por primera vez al espacio en 1998.
      REUTERS

      En 2003 realizó su segunda misión espacial como ingeniero de vuelo de la nave rusa Soyuz TMA y permaneció diez días en el espacio para cumplir en la ESA la misión Cervantes, y en 2004 fue nombrado director de Operaciones del Centro de Operaciones y Asistencia a los Usuarios para España de la ESA ubicado en la Universidad Politécnica de Madrid.

      Aficionado al buceo, la natación y el ciclismo, casado y padre de tres hijos, Duque ha recibido entre otros el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional de 1999(compartido con los otros seis tripulantes de la misión STS-95). // Ahora solo faltaria que el PSOE reformara el senado y lo convirtiera en un bundesrat

  4. Ramon M
    06/06/2018 at 11:28

    También hay tres ministros federalistas en el nuevo gobierno, quizás sea un paso adelante hacia el federalismo.
    Sobre el PP-Rajoy, aunque ahora lamenten su caso, quizás sea lo mejor que les ha podido pasar.
    Sobre el PNV, han realizado su estrategia, no se si a largo plazo, sera tan exitosa.
    Ciudadanos ha quedado en segundo lugar, tan felices como se las prometía.
    El resto de partidos de Catalunya nos guste o no, son residuales para defender la realidad de Cat en España.
    De momento, un año o menos siguiendo la batuta del PSOE, no perdón es de los ptos del PP, no perdón es de las directrices de Europa….nuestro “proveedor” y “cliente”

    • Ramon M
      06/06/2018 at 12:55

      Mirad que se decia en .2003

      El candidato de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, ha afirmado que su partido está dispuesto a implicarse, incluso con ministros, y apoyar un proyecto federalista para el futuro de España si éste es defendido desde el PSOE y no sólo por el candidato del PSC, Pasqual Maragall.
      Carod-Rovira, que ha participado este mediodía en una conferencia coloquio organizado por Tribuna Barcelona bajo el título de “Catalunya, el futuro en las manos”, ha mostrado la predisposición de ERC no sólo a apoyar un proyecto federalista, sino incluso a “hacer el sacrificio” de tener ministros suyos en un hipotético gobierno de izquierdas. Según Carod, “tener ministros en Madrid no nos hace ninguna ilusión, porque a nosotros nos gustaría tenerlos en Barcelona, pero estaríamos dispuestos a formar de un gobierno central que tuviese como objetivo esencial la defensa de las libertades y de la democracia y el respeto a la diversidad nacional del Estado”.
      En consecuencia, el político independentista no descarta la posibilidad de que algún día pueda firmar un “pacto de Estado” para construir un proyecto federal, pero ha advertido que las dificultades para materializar dicho acuerdo y hacer realidad el modelo de Estado que propugna Pasqual Maragall “se encuentran, por desgracia, dentro del mismo partido socialista”. “A nosotros no nos parece mal, pero ¿acaso hay alguien que quiera federarse con Catalunya para formar un estado federal? porque yo de momento no conozco a nadie, y si lo hubiese, ¿se tiene claro quién formaría parte de la federación?”, se ha preguntado Carod-Rovira.

      http://www.lavanguardia.com/politica/20031105/51262783588/erc-tendria-ministros-en-madrid-si-el-psoe-aceptara-el-federalismo-de-maragall.html

  5. 06/06/2018 at 11:27

    Sr.Foix: imagino que las próximas elecciones generales coincidirán con las municipales…

  6. Albert
    06/06/2018 at 11:09

    Sr. Foix : Estoy de acuerdo en todo, porque es realista y lógico.

    No tengo nada mas que añadir ó sumar.

Comments are closed.