La cumbre de la pelota

Vladimir Putin le entregó un balón a Donald Trump en la cumbre de Helsinki.

Nunca en la larga historia de las cumbres entre Estados Unidos y Rusia se habían producido escenas en las que el presidente norteamericano no defendiera a sus propios servicios de inteligencia y se fiara, en cambio, de las palabras del presidente de Rusia. Ni en los tiempos de Nixon y Brézhnev o Reagan y Gorbachov. En la cumbre de París de 1960 se suspendieron las reuniones entre Eisenhower y Jruschov al con­firmarse que los soviéticos habían abatido un avión espía capturando a su piloto, que mantuvieron como rehén. Eran los tiempos duros de la guerra fría, que fueron muy tensos hasta la caída del muro de ­Berlín y el colapso del comunismo y la Unión Soviética al comienzo de los años noventa.

Era impensable que cualquiera de las dos partes cediera en público ni un milímetro en sus posiciones. Eran cumbres muy preparadas, pensadas por académicos y consejeros, estudiadas hasta los detalles más insignificantes por los servicios de inteligencia, la diplomacia y la Casa Blanca. Se avanzaba en cuestiones de desarme o en temas puntuales sin mayor relieve, pero sin ceder nunca en la disputa ideológica, militar, política o económica de dos mundos ­enfrentados.

Afortunadamente, aquellas barreras se han derribado y la Unión Soviética se ha convertido en la Federación Rusa después de haber otorgado la independencia a catorce nuevas repúblicas, entre ellas Ucrania y los tres países bálticos.

Rusia no perdonó a Gorbachov y tampoco a Eltsin por ser los protagonistas de la derrota soviética y el descenso de Rusia a la segunda división en la liga de las grandes potencias. Fue una humillación que ha ­dado paso al liderazgo de Vladímir Putin, que está devolviendo a los rusos el orgullo nacional que han recuperado votándole masivamente.

El encuentro de Helsinki ha producido el inesperado espectáculo de que un presidente norteamericano tratara mejor a un oponente histórico que a sus viejos aliados en Europa y Canadá.

Trump pasó por Bruselas, riñó a los socios de la OTAN por no aportar más recursos y acabó calificando a los europeos como los mayores enemigos globales de Estados Unidos en cuestiones comerciales. A Justin Trudeau le calificó en Quebec de débil y deshonesto. A Angela Merkel, que dependía de Moscú por el gas y el petróleo que importa de Rusia, y a Theresa May le aconsejó que se querellara con la UE. Su paseo por las estancias del castillo de Windsor se interpretó como una zafiedad y un desprecio a la reina Isabel, a la que trató sin ninguna clase ni delicadeza.

Antes de reunirse con Putin la Alianza Atlántica había recibido una estocada de la que difícilmente se recuperará si no cambian los parámetros en Washington. Trump inventa las relaciones internacionales según sus criterios personales, como si fuera un gran empresario que con una conversación privada con Kim Jong Un, el tirano de Corea del Norte, piensa que ­llegará a un gran pacto para desnuclearizar la península y construir grandes espacios ­para el turismo internacional en sus playas ­solitarias. La frustración en Seúl y Tokio es grande porque la cumbre de Singapur fue un cínico ejercicio de relaciones públicas que no promete resultados ni a medio ­plazo.

Putin llegó a Helsinki con el aura de haber organizado muy bien el Mundial de Fútbol. Al final de la rueda de prensa conjunta entregó un balón a Trump, que este lanzó sobre su señora para que se lo diera a su hijo. Es sintomático que los dos presidentes se reunieran tres horas a solas con la única presencia de un intérprete por cada parte. No se sabe de qué hablaron. Ante la prensa sellaron una relación amistosa. Trump dijo que Putin no es un adversario sino un competidor y que las relaciones entre los dos países nunca habían estado peor, pero la situación había cambiado en las últimas cuatro horas.

Salió el tema de los doce rusos imputados por el fiscal especial Mueller por haber pirateado los servicios informáticos del Partido Demócrata y Trump se refirió nuevamente a que el presidente entonces era Obama, sacó los correos electrónicos de Hillary Clinton, los servidores y varias excusas más. La inteligencia norteamericana es un desastre, dijo, ante los jefes de seguridad sentados en primera fila.

La frase definitiva fue cuando respondió que había preguntado a Putin si los servicios de inteligencia rusos habían interferido en las elecciones norteamericanas. Fue tal su convicción en la respuesta negativa que Trump la dio por buena. Insólito.

Putin, definitivamente, había ganado una cumbre que él no había solicitado. Rusia es un competidor y Europa es el mayor enemigo. Vienen tiempos nuevos pero ­inestables para todos, también para Estados Unidos, y muy especialmente para los europeos.

Publicado en La Vanguardia el 18 de julio de 2018

0

Lluís Foix

8 comentarios

  8 comments for “La cumbre de la pelota

  1. R
    20/07/2018 at 11:50

    El analisis del sr.Foix, es muy certero.
    Añado este analisis, que tambien me ha parecido logico…”Los demócratas ven que Trump pone en marcha todas las medidas populistas y más “locatis”, como el proteccionismo feroz, que ellos proponían durante décadas pero no aplicaban.
    Los republicanos ven que Trump pone en marcha las medidas más ideológicas, como la reforma de la Sanidad, contra el “deep state” que al final del día ellos alimentaban. Los tiene de los nervios.
    De los periodistas ni hablamos. Las burradas izquierdistas (“liberals”) más fantasiosas, supuestamente en favor de las clases desfavorecidas, éste va y las intenta aprobar. El aislacionismo anti-imperialista más típicamente republicano lo intenta recuperar. ¡Hasta quiere llevarse bien con Rusia! (Pero en serio, de verdad de la pura). Si has estado décadas escribiendo monsergas pre-digeridas y ahora tienes que hacer un esfuerzo intelectivo para discriminar qué parte de lo que este tipo haga es acertado o errado o genialidad o basura … entonces tienes que hacer algo inusual, ¡trabajar!. Es demasiado.
    Y encima, es cierto, es el anti-Obama, o sea un boceras y un impresentable, que quiere decir a las claras que hay que controlar la inmigración y quizá haya que dar algunos tiros, (o sea, descubre lo que Obama hacía en contra de lo que nos había predicado), lo cual les pone aún más de los nervios. Es que eso de que alguien te haga sentir un hipócrita redomado … es duro.

    Trump me produce repugnancia intelectual. Representa una reacción primaria, instintiva, casi reptiliana a los riesgos de la globalización y a la progresiva decadencia de la hegemonía americana en favor de la china. Pero estoy seguro que esto se podría criticar con inteligencia y argumentos. Al contrario de lo que Soros, Washington Post, CNN y otros minions del globalismo intentan. La opinión pública ya les está calando. Sus fake news han ido en picado hasta tener la misma mínima credibilidad que aquellas pseudo-noticias fantásticas de El País sobre Howard Dean y otros embustes de pacotilla semejantes.
    Frente a los Trump y las May y las Le Pen, me parece mejor estrategia elaborar argumentos y resumirlos en propuestas seductoras sobre las ventajas de la globalización, la gestión de las alianzas internacionales, las posibles mejoras de la gobernanza internacional a pesar de la ONU, y la humanización de la tecnología. Hay problemas, hay desafíos, hay riesgos, vamos a identificarlos y a encararlos con la potencia inigualable de nuestra razón y de nuestros valores humanitarios. Ya vale de mentiras y de cacerías puritanas.” JM

  2. R,con ironia
    20/07/2018 at 11:49

    Es una cuestion de pelotas? si de pelotas, en el sentido de ver quien tiene la pelota mas grande, y de pelotas en el sentido de hacer la pelota, de peloteo.

  3. dogbert
    19/07/2018 at 02:40

    Ya hace la tira de tiempo que voy diciendo que Putin es el mas listo de todos y ademas ahora esta confrontado a un pazguato como Trump, y asi cualquiera.
    En cualquier caso Europa es la perjudicada de toda esta politica de balones, rebotes y pasmarotes.

    • Albert
      19/07/2018 at 07:43

      dogbert te doy la razón. Es cierto, pero los otros pazmarotes mundiales parecen no darse cuenta ó ya les va bién. Tampoco olvidemos que China está al acecho, la India idem, Paquistan idem.

      En cambio España está dormida, soñando imposibles unos, encarcelamientos otros, ect. sin escucharse, sin interpretarse, sin dialogar y todo a lo burro.

      Mientras el gran capital extranjero va tomando posiciones privilegiadas en España (Cataluña incluida, entre ellos la gran China, Paquistán, y otros, ect.

      Pero los nacionalistas de los dos bandos prefieren a España y Cataluña incluida, …” Mas muerta que sencilla ” .

      Y lo cierto es que la gran corrupción institucional aceptada, tolerada y arraigada
      sigue y sigue…Veanse las luchas traidoras por alcanzar el poder de gobernar, que hacen los partidos políticos que han dejado el gobierno y ahora están en la oposición.

      • 19/07/2018 at 10:28

        Albert, dentro de nada trabajaremos como chinos para los chinos…al tiempo…

    • R
      20/07/2018 at 12:06

      veremos la reacion del fuego amigo, dentro de su partido republicano…de momento le llueven criticas a Trump..En reacción a la desautorización pública de los servicios de inteligencia y el Departamento de Justicia, el ex director de la CIA, John O. Brennan, escribió un tweet demoledor como un misil: “La presentación de la rueda de prensa de Donald Trump en Helsinki supera y excede el umbral de ‘crímenes y delitos graves’. Fue una mera traición. No solo fueron imbéciles [sus] comentarios, sino que está totalmente en el bolsillo de Putin”.

  4. 18/07/2018 at 16:53

    Sr.Foix: Putin le pasa el balón a Trump claramente con la mano…eso es penalty y expulsión de libro…

  5. Albert
    18/07/2018 at 13:35

    Sr. Foix : Continuo pensando que, un solo hombre, prepotente, creido, multimi llonario, de mente bilateral e hitleriana, que tiene en sus manos el máximo poder militar, que puede bombardear tipo terremoto a ciudades habitadas sin pestañear ni inmutarse humanamente, lo mas minimo, puede con su verborrea desbordada y su mente descontrolada de la realidad, ….repito puede provocar un desastre y un desequilibrio económico, socialy convivencialimprevisto y por ello muy grave ó gravísimo, pues este Ser humano actua al más puro estilo HItler, pero actualizadoy mejorado.

    Mientras los dirigentes políticos mundiales viven en el limbo de la sociedad opulenta, millonaria, que come bien, disfruta placeres varios y vive en la opulencia de disfrutar del poder y de la riqueza y debido a ello también vive en limbo y no está preveyendo el peligro que por cierto está ante sus narices.

    La guerra es un negoció multimillonario y el inventarlas y provocarlas es el primer paso.

Comments are closed.