Saber leer la realidad

Los principales protgonistas del independentismo no supieron leer la realidad desde la manifestcion de 2012

Saber leer la realidad es uno de los requisitos imprescindibles para navegar con una cierta orientación en los mares siempre agitados de la política. El acelerón del independentismo tuvo lugar en las elecciones del 2012 cuando Artur Mas pensó que los cientos de miles de manifestantes de la Diada de aquel año eran un solo pueblo. En las pancartas que colgaban en las calles aparecía su figura en modo ­mesiánico y el lema “La voluntad de un pueblo”, eslogan romántico que enlazaba con la idea herderiana trasladada a la política.

Una cosa es un pueblo y otra el pueblo. Desde aquellas elecciones de noviembre del 2012 las urnas han troceado los votos del pueblo convirtiendo el Parlament en una realidad plural que ha perdurado hasta hoy. La fragmentación ha sido general. CiU ha ido cambiando de líderes y de nombres hasta llegar a la bifurcación entre JxCat que lidera Marta Pascal y la oferta de Carles Puigdemont desde Alemania que ha sido bautizada como Crida Nacional. Unió ha desaparecido, el PSC dejó de ser la segunda fuerza política, el PP ha retrocedido a la cola.

ERC no acepta fusionarse con nadie y mantiene su ideario con Oriol Junqueras en la cárcel y Marta Rovira en Suiza. La batalla entre lo que sería la nueva ­Convergència de Puigdemont y ERC se libra a campo abierto. La CUP no está con la estrategia de ninguna de las otras dos fuerzas independentistas. El independentismo también está quebrado ­políticamente.

La realidad muestra que no hay una mayoría cohesionada para nada. Tampoco la hay en la política española, donde Pedro Sánchez insiste en resolver el conflicto a través de gestos y de futuros pactos que no son aceptados por las dos fuerzas independentistas que fueron imprescindibles para echar a Rajoy.

Sánchez está haciendo campaña para unas elecciones no lejanas y se presenta como factor de distensión en el conflicto catalán frente a la rigidez del PP. Se acabará votando para llegar a un acuerdo y no para alcanzar una ruptura. Así se lo dijo a Joan Tardà, una voz racional aunque contundente del independentismo en el Congreso.

En cualquier caso, el tema va para largo. Mientras tanto, el independentismo tendrá que reconocer que las cosas han ido muy mal porque no supo leer las reacciones del Estado al quebrar la legalidad constitucional y estatutaria. Y el gobierno Rajoy que representaba al Estado no calculó los riesgos de la aplicación estricta de la ley abandonando el conflicto a los jueces sin hacer ni un solo gesto político. Fue un grave error.

Al carecer de mayorías cohesionadas en España y en Catalunya, habrá que esperar a que Pedro Sánchez convoque elecciones para corregir su precariedad parlamentaria y, si consigue un buen resultado, pueda plantear un pacto con ­Catalunya que convenza a parte del electorado que se fue hacia el independen­tismo. No hay que desechar tampoco que la quiebra de confianza entre las fuerzas independentistas provoque otras elecciones anticipadas.

Publicado en La Vanguardia el 19 de julio de 2018

17 comentarios

  17 comments for “Saber leer la realidad

  1. 23/07/2018 at 09:47

    Sr.Foix: para saber leer la realidad hay que partir del estado de ánimo con que se lea esa realidad…

  2. R
    20/07/2018 at 12:07

    Es un problema de capacidad intelectual, es un problema de siseño de planes viables.

    • R
      20/07/2018 at 12:12

      d

  3. Josep Ramón
    20/07/2018 at 10:07

    Anem a pams.
    Donde se observa que el juez se ha equivocado? A mi entender solo en considerar que Europa tiene una voluntad de convertirse en una Unión política, cuando solo lo es en una unión de intereses económicos.
    Cuanto mas pequeños países queden, mas hegemonía tendrán los grandes, como por ejemplo Alemania. Cuando Gran Bretaña ve esto, decide abandonar la Unión. Cuanto mas dividida quede la península, más facilidad de colonizarla. O es que se hizo algo para mantener la unidad del Yugoeslavia?.
    Apoyemos la división de España segregando Catalunya, los empleos de nuestros hijos, dependerán de la moda del turismo. En su día perdimos la industria textil, luego la de motociclismo, finalmente la titularidad de la de automoción y con la último crisis, la actividad financiera nos ha abandonado.
    Sigamos pues, hasta la estupidez final.

    • Albert
      20/07/2018 at 10:57

      Hostia, cuanta rao tens Josep Ramón. El que afirmas es la realitat pura i dura, ben llegida.

    • Albert 2.
      20/07/2018 at 11:27

      Todo Juez, incluso los del TS, está únicamente sometidosal imperio de la ley, y sus actos deben únicamente señirse a la aplicación estricta ley, las estrategias procesales únicamente corresponden (o deberían corresponder) a las partes.

      Aquí el Juez, debe prescindir de las consideraciones de “unidad política” que Vd. dice. Por desgracia no solo no lo ha hecho, sino que además retira la órden por “estrategia”y oportunidad. Algo gravísimo, si el magistrado instructor considera que existe delito de malversación, y Alemania concede la extradición por este delito (que conlleva penas de prisión) es INAUDITO que renuncie a la extradición. En otras palabras, en su lógica, el aplicador de la ley prefiere que un “malversador” presunto campe a sus anchas, antes de ver el ridículo de su instrucción y tener sentado al “cabecilla” de una rebelión, sin poder juzgarlo por ella. Esto no se llama aplicación estricta de la ley, esto se llama oportunismo. A lo mejor estaría bien que alguien respondiera por ello.

      • Perogrullo
        21/07/2018 at 07:32

        Tiempo al tiempo

    • carlos
      24/07/2018 at 09:28

      Aciertas en tu comentario, solo que duele que esta sea la realidad.
      Los que se equivocan no estan por la labor de reconocer errores y sin olvidar que son prisioneros de la calle y las entidades que ellos mismos han creado.
      La cuestión aquí es saber si se gobierna para todos o bien se limitan a la agitación de las emociones.

  4. Albert
    20/07/2018 at 08:03

    Sr. Foix : Pienso que tanto el ultra nacionalismo español como el ultra nacionalismo catalán a mi parecer son parecidos mentalmente.

    Los dos ultra nacionalismos creen estar en posesión de la verdad y olvidan que solo hay una realidad, pero no la saben leer.

    Existen excepciones pero pertenecemos casi todos a el mismo grupo racial humano. Existen en toda España descendientes de catalanes ó romano-godos-griego-judios que es lo mismo. Pues eso somos los catalanes.

    Solo hay que ver las fisonomías, la cara y el cuerpo de muchisimas personas del resto de España, para darse cuenta de lo que afirmo. En España y en Cataluña, existen otras fisonomías, caras y cuerpos que en realidad presuntamente descienden de los todos esclavos que Roma traia ó migraba de desde todo el imperio romano.

    Los de la economía del trabajo y de la supervivencia en general estan y actuan desunidos. Mientras que los de la economía de la riqueza y la opulencia acostumbran a estar mas unidos.

    El gran Capital huye del nacionalismo y de la independencia pues solo mira sus intereses y su conveniencia. Mientras el pueblo cree estar unido pero no lo está. Solo lo cree. Le falta el apoyo del gran capital y su inmenso poder del dinero.

    • R
      20/07/2018 at 12:11

      La representante de la CUP, María Sirvent, ha acusado al resto de grupos del Parlament de plegarse a la “cultura del miedo, de la excepcionalidad y la represión”…… y lo dice la CUP….
      Que tengamos “un nivel ” de razonamiento de la realidad parecido entre la CUP y CIU-Pdcat es muy preocupante

  5. CatdeMelb
    20/07/2018 at 02:07

    Una altra realitat és la justícia vista des d’Europa.
    Puigdemont lliure d’anar on vulgui, excepte Espanya on hauria de respondre a càrrecs ficticis, inventats per jutges (fracassats) que fan política. I fan el més gran ridícul davant del món que respecta la democràcia..
    És veritat, l’independentisme està dividit. Atenció! entre la classe política només. El poble està unit i ho torna a demostrar donant massiu suport al moviment del President destituït.
    La Crida Nacional està rebent milers d’adherits en poques hores després de la seva presentació.
    Els ciutadans volem la llibertat del nostre país.
    No acceptarem les manipulacions dels polítics.

    • carlos
      24/07/2018 at 09:31

      Dons fins ara s’han dedicar a manipular amb plena dedicació.
      Em fan por aquells que volen tenir tota la raó i la veritat.

  6. dogbert
    19/07/2018 at 23:45

    Pues el melenas de Waterloo, si, es un fugado y un fracasado. Y si alguien hace el ridiculo es algun hooligan estelat que sostiene lo contrario.

    • R
      20/07/2018 at 12:08

      Un dia vendrá, estará un par de años y le indultaran, mientras Cat ira recibiendo prestamos con algún perdón en alguno de ellos. Al tiempo.

  7. 19/07/2018 at 18:09

    Lluìs Foix ¿quantes vegades has escrit i has dit que el president Carles Puigdemont és un fugat i ha fracassat?. Els fets demostren que tantes vegades que ho has escrit o dit has fet el ridicul.

  8. Albert 2.
    19/07/2018 at 16:27

    Sobre la realidad que nos indica de “la aplicación estricta de la ley ” por parte del Estado Español, parece que no habrá sido tan “estricta”. Almenos, a ojos de los Estados de BELGICA y ALEMANIA, y pendientes aún de lo que digan Suiza e Inglaterra, y finalmente el TEDH.

    Pero cuando la respuesta de la justicia española pasa a ser un “Santiago y cierra españa”…. algo no funciona. Pensaba que esto era algo de tiempos preteritos, olvidados.

    Si de leer la/s realidad/es se trata, a la lectura del auto de levantamiento de la euroorden de Llarena de hoy, reproduce en el lector una idea trasnochada como cuando Franco y su sucesor clamaban en Plaza Oriente contra un “contubernio internacional”…..PATETICO el ridículo del Estado Español y sus voceros.

    Y ello, por no entrar en que quizas eso de “la mayor crisis institucional” de la democracia, pronto no será lo de Cataluña, sino la crisis mayúscula y descrédito de la institución de la jefatura del Estado.

Comments are closed.