El estado de la Universidad

Se puede tomar el pulso de una ciudad, una nación o un estado paseando por sus mercados, entrando en un hospital, utilizando el transporte público o visitando una escuela y una universidad. Así lo he hecho muchas veces.

En nuestro país los mercados, el transporte público y la sanidad son más que aceptables. Pero la educación no goza de buena salud ni en nuestra sociedad ni en las de nuestro entorno europeo y americano.

Me interesó mucho la conferencia-coloquio de Salvador Cardús en Tribuna Barcelona el pasado lunes, en la que no solamente hizo un exhaustivo diagnóstico de la Universidad en Catalunya sino que señaló los cinco retos necesarios para convertir la educación superior en el motor imprescindible para mirar el futuro con optimismo y superar la presente crisis y las que puedan venir.

El canciller Bismarck solía decir que un buen bachillerato, el Abitur es fundamental para el éxito personal y colectivo de un país. Muchos hemos experimentado la deuda contraída con la exigencia de los primeros maestros que nos enseñaron las cuatro cosas sobre la que hemos construido lo poco o mucho que sabemos.

Cardús pide hacer compatible el sistema público de educación superior con la excelencia en un país en el que la universidad se ha masificado y en el que de una generación de muchos padres iletrados hemos pasado a la de los hijos con titulación universitaria.

El segundo reto es promover el deber de estudiar en un ambiente en el que sólo parecen existir los derechos. Coincido con Cardús en que la victoria de Obama se debió en buena parte a un discurso en el que se ponía más énfasis en los deberes que en los derechos.

El nivel de absentismo en la Universidad es inquietante como lo es también la condescendencia hacia los estudiantes que con frecuencia desafían a la autoridad académica desde posiciones que representan a minorías. La irresponsabilidad también debería tener un precio.

La evaluación del profesorado es el tercer reto que sugiere Cardús, quizás el más complejo y el que más resistencia ofrece por parte del cuerpo docente. En la Universidad, como en las empresas y en cualquier otro orden de la vida, son necesarios los incentivos.

El cuarto reto es quién manda en la Universidad. En mis privilegiadas y asiduas conversaciones con Josep Maria Bricall, el rector por excelencia, me ha trasladado su sentido de la autoridad que no se impone sino que se desprende de la categoría académica, personal y moral de quien la ostenta.

Sostiene Cardús que la Universidad en Catalunya tiene la dimensión idónea en un mundo global. Es necesario un proyecto común para hacerla más competitiva y menos endogámica. Curiosamente, en la conferencia no ví a ninguna personalidad del govern ni tampoco a ningún rector universitario. Es una lástima que no asistieran. Se perdieron un buen diagnóstico.

6 comentarios

  6 comments for “El estado de la Universidad

  1. Brian
    27/02/2009 at 14:08

    Según un viejo chascarrillo, un rector de universidad explicaba así el porqué de tanto saber acumulado en la Universidad:

    "Los estudiantes de primer curso aportan un poquito de saber; los que se licencian no se llevan nada. Así, con el transcurso de los años…"

    Bromas aparte, espero que el diagnóstico del señor Cardús no fuera tan pesimista como el de los comentarios que me han precedido. En mi opinión, de los retos que expone El señor Foix, el que debería acometerse en primer lugar, porque condiciona a todos los demás, es el de la falta de autoridad (en todos los sentidos del término). Ni la Universidad, ni mucho menos la enseñanza secundaria o primaria, pueden funcionar en régimen asambleario. La enseñanza no es -no puede ser- un mundo aparte.

  2. Anonymous
    26/02/2009 at 20:48

    Universidad competitiva, universidad con incentivos a los mejores profesores, universidad enlazada con las empresas, mas flexible, con organos mas democraticos, menos cerrada en sus dogmas…R

  3. Anonymous
    26/02/2009 at 17:01

    Mi paso por la Uni es para olvidar, los jueves botellón hasta el domingo, el lunes resaca, el martes un ratito de biblio y el miercoles preparar la fiestuki del finde, pues eso, una pasada. Ah y los profes deseando ligar con nosotras. Una pasada.

    (Margaret)

  4. Anonymous
    26/02/2009 at 12:23

    ///ENRIC///

    Los universitarios son unos privilegiados, a mi lo que me preocupa es el estado de los que hacen formación profesional, los que van al paro, los que ya no van a encontrar trabajo ni en sueños.

  5. Anonymous
    26/02/2009 at 10:46

    La universidad esta controlada y desarmada, ya interesa que este asi, ya les vale, estos son los que gritaban en Mayo del 68, que paradojas.

    Roger Mateu,

  6. BartolomeC
    25/02/2009 at 23:30

    Sr.Foix: Hemos vivido una época en la que la excelencia de la universidad ha sido desactivada, unas veces por razones políticas, otras presupuestarias y las más por desidia e ignorancia o inquinas internas, el poder suele tener miedo a la inteligencia, a la utilización de la inteligencia como aglutinador del pensamiento. Es desalentador ver, que la juventud mejor preparada de nuestra historia, carece de más ilusión social en su mayoría que la de planificar el fin de semana.

Comments are closed.