Trabajo y responsabilidad

Casi me atrevería a afirmar que el trabajo es el coeficiente común de nuestras virtudes. Es uno de los muchos conceptos que maneja Jaume Vicens Vives en su libro Notícia de Catalunya, publicado en 1954 y reeditado ahora magníficamente en el centenario de su nacimiento.

Max Weber

Las ideas de Vicens Vives fueron algo más que una novedad historiográfica en unos tiempos en los que la interpretación unitarista de la historia de España era inapelable desde cualquier punto de vista. Vicens influyó decisivamente en aquella generación de jóvenes catalanista que, treinta años después, recuperadas las libertades, gobernarían Catalunya desde la catalanidad.

El propio Jordi Pujol ha reconocido la incidencia del mensaje de Vicens Vives en su larga trayectoria política. Lo mismo ocurrió con el catalanismo político del PSC. El del trabajo como instrumento que nos ha permitido salir de todos los fracasos políticos y económicos de nuestra larga historia y también el valor del pacto que yace en nuestra mentalidad, «que en esencia no es otra cosa que huir de cualquier abstracción, a la realidad de la vida humana y establecer la más estrecha responsabilidad colectiva e individual en el tratamiento de la cosa pública».

Son visiones realistas, concretas, que se han vivido históricamente en el ámbito de lo que él califica de seny y que han dado un vuelco inesperado cuando la rauxa se apodera de minorías y mayorías que son conducidas por la ética de la convicción dejándo a un lado la ética de la responsabilidad, que tan bien describe Max Weber en su ensayo El político y el científico, y que han conducido tantas veces a la frustración y el fracaso.

Me decía un alto ejecutivo catalán que nuestra clase política y empresarial trabaja mucho menos de lo que parece. Todo el día en reuniones, power points, informes sobre lo que hay que hacer y previsiones de actividades y beneficios que sólo constan en los papeles.

No está el ambiente por grandes euforias y mucho menos por abstracciones voluntaristas. Vienen turbulencias de consecuencias inesperadas en el orden político, económico y social. Siguiendo algunas de las pautas que traza Vicens Vives, creo imprescindible que creamos en la libertad pero también en el trabajo bien hecho y en la responsabilidad de todos.

23 comentarios

  23 comments for “Trabajo y responsabilidad

  1. Ramón
    22/06/2010 at 18:56

    Economia real, fomento de ahorro, de la obsesión del crecimiento…el modelo Finlandes..

    Assumir i liderar els canvis estructurals, vies per afrontar la crisi a l’Estat espanyol
    http://www.youtube.com/watch?v=PaL38cM5N1o&feature=player_embedded#!
    ¿Otro que predica solo en el desierto ¿

  2. Albert
    22/06/2010 at 16:47

    Sr. Foix. Vaig a meditar. Hem quedo en la última frase » Siguiendo algunas de las pautas que traza Vicen Vives, creo imprescindible que creamos en la libertad pero también en el trabajo bién hecho y en la responsabilidad de todos.»

    Esta última frase ya define por si sola la cuestión.

    Y me quedo con ella: » la responsabilidad de todos »

    Es decir de TODOS. Gobierno, ministros, politicos del gobierno y de la oposición. Banqueros, Financieros, Funcionarios, Directores, Encargados, Trabajadores, ect. Medicos, Enfermeros, Arquitectos, Ingenieros, Conductores de tren, Autobus, Pilotos, ect.ect.

    Responsabilidad y pensar más en los demás. Es decir ser más humanos. Y no mirarse tanto el ombligo, algunos.

    • Albert
      22/06/2010 at 17:49

      P.D. Perdón. Lo he puesto en masculino pero también me refiero al femenino/mujer.

      • Julia
        22/06/2010 at 23:26

        Perdonado.

        • Albert
          23/06/2010 at 06:42

          Julia, Gracias.

  3. Pere
    22/06/2010 at 16:22

    Falta trabajo, faltan empresas, falta capacidad de creación de riqueza, el que tiene dinero se limita a moverlo y sacarle partido.

    • Albert
      22/06/2010 at 17:15

      Pere, Exacto.

      • Albert
        23/06/2010 at 12:23

        P.D. He olvidado la especulación de las multinacionales. Tanto las internacionales como las nacionales.

        Las internacionales para instalarse el gobierno les facilitó solares, agua, gas, electricidad y toda clase de beneficios. Incluso referente a los impuestos de toda clase.

        Y que hacen ahora. Despues de algunos años se marchan hacia otras naciones emergentes ó que les ofrecen salarios de esclavitud y condiciones casi regaladas de todo lo demás.

        Aquí en cambio la gente de estas empresas va al paro directo. Y las empresas pimes que trabajaban para ellos van al cierre. Junto con sus trabajadores.

        Las empresas multinacionales de aquí también se trasladan ó ya se trasladaron a China ó algún pais del sudeste Asiatico ó al norte de Africa. Entre ellas las téxtiles, ect. y otras.

        Aquí estamos importando ahora, desde allí. Y la gente dice que es más barato. Pero de que sirve comprar más barato si perdemos el puesto de trabajo. Y por ende perdemos consumidores.

        En fin. Algo falla en el concepto Económico de crear riqueza, puestos de trabajo y consumidores.

        De momento están marcando la pauta los Financieros y Banqueros insaciables y codiciosos.

    • Albert
      23/06/2010 at 07:07

      Pere, he repasado tu respuesta y me quedo con la parte de la frase que dice:

      …,» el que tiene dinero se limita a moverlo y sacarle partido »

      Y me doy cuenta que este es el verdadero problema. Que si que hay dinero para crear empresas y puestos de trabajo. Y también hay personas capacitadas y con talento creativo. Pero falta disponer de dinero barato.

      Pero este dinero solo está en manos de los especuladores´de beneficios faciles y rapidos solo para ellos.

      Existe el financiero, banquero especulador insaciable y codicioso que acapara dinero y beneficios faciles, pero que no crea riqueza para la sociedad.

      Y existe el financiero, banquero, ect. más ó menos honrado y con ética, que emplea el dinero para producir riqueza para la sociedad en general.

      De momento está ganando el especulador codicioso e insaciable. Pues aunque son minoría. Existe la desventaja de que los codiciosos están unidos y actuan en equipo.

      En cambio los honrados son muchos más, pero no acaban de actuar unidos. Por eso pierden puntos.

      Y asi estamos. Encallados.

      Que dada la globalización nos puede llevar a una guerra mundial. Esto último es solo una suposición.

  4. Pepe el tenazas
    22/06/2010 at 15:59

    Me parece que todo se reduce a esto: Intentemos ahora más que nunca hacer las cosas lo mejor que sepamos y poniendo los cinco sentidos en ello. Y sobre todo, sobre todo, no volvamos a tropezar con la misma piedra. Si el mundo ha de cambiar -de hecho está cambiando y no sabemos en qué sentido lo está haciendo- que cambie, pero que no nos coja desprevenidos.

  5. 22/06/2010 at 11:13

    Sr.Foix: Una parte importante de la causa de la crisis que nos asola es debida sin duda a la pérdida de vocación empresarial, un cambio que se ha producido en la economía productiva al implantarse un modelo cortoplacista de obtención rápida de beneficios, cambio motivado por la concentración empresarial en grandes monopolios engordados artificialmente al amparo del erario público y por unas apuestas de los profesionales por el trabajo en las altas esferas políticas, que es dónde se mueven o se movían hasta hace nada las grandes contratas, era dinero fácil y rápido. Todo este desmadre será difícil de corregir, nadie se quiere bajar del burro y ponerse el mono del trabajo diario, nadie quiere empezar de cero y arriesgar su patrimonio, la mayoría siguen pensando que la primavera del esplendor económico volverá. Pero Sr.Foix, las golondrinas que anunciaban esas primaveras se han quedado heladas en sus nidos bancarios del norte, se acabó el maná, ahora toca trabajar y muchos habían perdido la costumbre…

    • Miss Margaret Pitbit
      22/06/2010 at 11:43

      BartoloméC: Hablas de «se acabó el maná», pero tengo dudas de que el maná llegara a existir realmente para todos. El maná se concentró en manos de unos pocos, el trabajador medio siguió trabajando como siempre lo hizo, ganando un jornal que era el que siempre fue, sin grandes alegrías, pagándose un coche a plazos y comprándose una casa empeñándose hasta los ojos. La realidad ya entonces la veíamos distorsionada. O tal vez nos la hacían ver distorsionada. Nunca en España se han atado perros con longanizas. Por cierto, ya en aquella época de vacas gordas y «pleno empleo», el paro estaba en España sobre el 9%, porcentaje este que a cualquier país de la Unión le hubiera hecho temblar. Seguro que había economía sumergida, como la hay hoy, pero eso es harina de otro costal. Sobre la pérdida de vocación empresarial, no estoy de acuerdo. Hoy más que nunca, y sin duda motivado por las circunstancias laborales, se están llevando a cabo gran cantidad de iniciativas empresariales a nivel autónomo (microempresas, franquicias, etc.)que en caso de situación de pleno empleo (y digno) hubieran sido impensables.

      • 22/06/2010 at 15:47

        Miss Margaret: Hubo una época en la que los bancos daban créditos a troche y moche, hipotecas por valor del 100% de tasación, una época en la que las ayudas de la UE se contaban por miles de millones para cualquier proyecto, seguramente aquel maná no llegó a todos, eso es imposible, pero si que nos hizo vivir un espejismo. En la actualidad ocurre que muchos trabajadores por cuenta ajena se han quedado en el paro y sin posibilidad de ocuparse, se ven obligados a buscarse la vida y a intentar crearse sus propios negocios, pero una gran parte de ellos y por muy preparados que estén, están abocados al fracaso, no existe demanda, las Pymes y los autónomos necesitan empresas madres y esas empresas o han cerrado o tienen serios problemas de tesorería, por muy buena voluntad que tenga un autónomo no puede esperar seis meses a cobrar una factura y al primer moroso serio que le salga habrá de cerrar, creo que era de eso de lo que hablaba mi comentario.

        • Pere
          22/06/2010 at 16:19

          BartoloméC. Conozco mucha gente que está en esa situación, despedidos de su empresa y en vías de montar un negocio, no es el mejor momento, las están pasando mal, pero que muy mal. De los créditos bancarios ya ni hablo, no vale la pena, han metido a todo el mundo bajo el carro y ahora que cada cual se busque la vida, un desastre, un engaño colectivo.

          • Albert
            22/06/2010 at 16:51

            Pere, cuanta razón tienes. Solo dices la verdad pura y dura. De la realidad que vivimos actualmente.

        • Albert
          22/06/2010 at 16:29

          BartoloméC, Estoy de acuerdo en todo lo que afirmas. Es la lógica pura.

          • Alex
            22/06/2010 at 17:49

            Tengo un familiar que se encuentra en esa situación que explicáis, parado, mayor de edad, sin posibilidad de encontrar trabajo en su sector y que no ha tenido otra que montar un negocio propio, con lo que sacó del despido, con algo que tenía y algún dinero que le han prestado se puso manos a la obra, las cosas no le han ido nada bien, sin experiencia profesional y con la crisis ha tenido que cerrar, ahora está endeudado y con mil problemas de todo tipo, un drama, no es tan fácil esto de crear una empresa y ahora mucho menos.

          • Ramón
            22/06/2010 at 18:58

            El origen de recesión…
            http://www.fedeablogs.net/economia/?p=5006

          • Albert
            22/06/2010 at 19:42

            Tengo 2 familiares directas en el paro. Y de momento sin posibilidades de encontrar trabajo. Y mi mujer tiene 2 más también en el paro.

          • Julia
            22/06/2010 at 23:27

            El que más y el que menos tiene alguien con problemas de ese tipo, es una realidad dura la que vivimos, la que padecemos.

          • Albert
            24/06/2010 at 06:24

            Ramón, muy aclarador sobre elorigen de la recesión, lo que se afirma en la Web : » http/www.fedeablogs.net…..» que adjuntas.

  6. 22/06/2010 at 11:13

    Estimado colega:

    Hacía tiempo que no leía en la prensa un artículo que hablara con tanto tino sobre trabajo y responsabilidad.
    Además, es una reivindicación del gran historiador Jaume Vicens Vives, de quien tanto tenemos que aprender.
    Agradecido, con el más cordfial saludo de

    J. M. Caparrós Lera

    • Corelli
      22/06/2010 at 16:06

      Estoy de acuerdo. Deberíamos volver a los clásicos, entre ellos Vicens Vives y Prat de la Riba y otros tantos. Todavía tenemos mucho que aprender pero, ay, a veces me da impresión que estamos tan sordos…Por cierto, vayan y busquen en «La nacionalitat catalana», de Prat de la Riba lo que dice acerca del caracter independentista -o no- de Cataluña.

Comments are closed.