El síntoma Berlusconi

Los italianos no retiran su confianza en Silvio Berlusconi, sean cuales fueren sus escándalos judiciales, políticos o sentimentales. Las encuestas le siguen dando favorito a pesar de la campaña incomprensible contra Gianfranco Fini, su socio de gobierno y presidente del Parlamento, a propósito de un piso en Mónaco que se ha paseado durante meses por las primeras páginas de los diarios controlados por Berlusconi.

Silvio Berlusconi

El argumento que puede explicar el comportamiento de un pueblo tan inteligente como el italiano es que la alternativa a Il Cavaliere no merece más confianza que la del hombre más rico de Italia que controla buena parte de los medios de comunicación y se ha convertido también en el primer ministro que más tiempo ha durado en el cargo desde la Guerra Mundial.

El caso italiano cabalga como metáfora por toda Europa donde los partidos socialdemócratas o de centro izquierda están reparando sus estructuras desde la oposición. Desde Suecia a Malta pasando por Gran Bretaña y Polonia, los conservadores gobiernan con oposiciones frágiles. Las excepciones de España, Grecia, Portugal y Eslovenia tiñen de rojo el imponente mapa azul que domina todo el continente, las islas mediterráneas y las del otro lado del Canal de la Mancha. Europa viste de azul y, según apuntan las encuestas, también España podría cambiar de color.

El próximo martes es probable que la euforia de los demócratas americanos con la victoria de Obama en noviembre de 2008, en plena crisis financiera, sea engullida por una victoria republicana, con el Tea Party confusamente incluído, dejando una o las dos cámaras bajo control republicano. Mientras la izquierda se pelea desde la oposición para recuperar el discurso y superar las crisis de personalismos que acompañan a toda derrota electoral, los conservadores aplican políticas de ajustes duros pero sin crear el empleo suficiente para disminuir las diferencias sociales que la crisis va aumentando cada día que pasa.

Sarkozy y Merkel han recibido todo el apoyo de sus colegas europeos para alterar el Tratado de Lisboa mientras Cameron ha anunciado unos recortes que necesariamente causarán malestar social entre los británicos. La izquierda no tiene un programa alternativo. Por esto duerme atónita en la oposición, sin discurso, sin líderes y buscando un electorado obrerista que ya no existe. Peligra el equilibrio europeo, el de las ideas y el de la política.

Artículo publicado en La Vanguardia el 2-11-2010

  13 comentarios por “El síntoma Berlusconi

  1. La niña rumana de 10 años que fue madre la semana pasada en el hospital de Jerez vino a España expresamente para asistir a la boda de un familiar y para dar a luz.

    Olimpia, la madre de Elena, que así se llama la pequeña mamá de Nicoleta, respondió con un rotundo “sí” a la pregunta que en este sentido le hacían los periodistas a la puerta de su casa en la calle Tejar de Lebrija, según informa en su edición de hoy el Diario de Jerez. Ella lleva unos nueve meses en España, pero la niña llegó recientemente, justo para dar a luz.

    El interés por que la niña naciera en España tiene más que ver con que se le otorgara automáticamente la nacionalidad española que con cuestiones crematísticas. De hecho, no puede beneficiarse de la ayuda del llamado cheque-bebé, pues para recibir ésta es necesario que la joven hubiera estado empadronada en España durante al menos dos años.

    El padre de la criatura, un menor de 13 años, se quedó en Rumanía cuando la niña emprendió el viaje a España, a donde llegó hace tres semanas -algún vecino dice que algo más- y de donde no piensa irse. “La relación se ha roto”, explica la madre-abuela en medio de la agitación.

    La comunidad de gitanos-rumanos en la que viven en Lebrija, en una desvencijada casa patio sin luz en la escalera, no termina de entender el revuelo que ha causado en toda España el nacimiento de un bebé de una madre de 10 años. “Es normal entre nosotros, los gitanos. Esto es una alegría, no un drama. A esa edad nos casamos en Rumanía”, señala Olimpia, una abuela que aún no habrá cumplido aún los 30 años.

    A algunos vecinos les cuesta creer que Elena tenga sólo diez años. Pero los tiene. Lo ha confirmado la Junta y su madre. Dicen de la chica que tiene “cuerpo de mujer, alta, con pechos y curvas; está más desarrollada que yo”, decía una mujer.

    El Mundo.

    (Quién da más señores).

  2. Berlusconi es listo de narices, conoce a su pueblo como nadie, sabe de que pie cojean y los lleva por donde quiere, es un lince, debe de ser peligroso cruzarse en su camino, tiene una pinta de jefe de la mafia que espanta.

  3. Para bien o para mal, los ciudadanos italianos nos llevan mas de 20 años de ventaja en el tema politico, han sabido, han creido, o no han tenido mas remedio que pasar de ellos.
    Esto es lo que se decia en la epoca que tenian en un año varios cambios de gobierno, ahora no se si piensan igual

    Parece que el tema bolsillo que es el les interesa a los italianos, no les va tan mal como aqui, las pymes estan menos ahogadas no tienen la presion de las grandes superficies como aqui, los bancos no cometiron tantos excesos, tienen endeudamiento pero es nacional, es con su ahorro interior, no han tenido una burbuja inmobiliaria…y han sabido conservar sus marcas empresariales en el pais…el nivel de paro es mas bajo, las empresas pueden recolar mas flexiblemente a trabajadores que han debido despedir…..`pero todo esto fue ayer mañana pueden estar como nosotros…porque ahora tambien empiezan las tensiones con sus sindicatos

  4. En Italia tienen a Calasso , Magris, Tabucchi, gente importante y luego un presidente como Berlusconi, es decepcionante la poca influencia que tiene el pensador en la sociedad actual, claro que en centro Europa habia un montón de gente importante en los primeros años del siglo xx y se montaron dos guerras mundiales, es un tema a reflexionar.

  5. Sr.Foix: Si la sicología del votante italiano consiste, más o menos, en preferir que les engañe un político rico a que lo haga un político pobre, entonces la izquierda italiana lo tiene crudo de veras; si además las gracias y ocurrencias del presidente Berlusconi le son reidas y son asimiladas como parte de la idiosincrasia propia del latin lover que todo italiano dice llevar dentro, entonces Sr.Foix habrá Berlusconi para rato… Y es que no siempre el problema son los políticos, los votantes también tenemos mucha culpa de lo que nos sucede, no le quepa la menor duda…

    • BartoloméC, Estás en lo cierto, cuando dices que: ” no siempre el problema son los politicos, … ect.

    • Sin duda, los que votamos deberiamos tener algo más de sentido comun y no dejarnos calentar por la propaganda.

    • tenemos lo que nos merecemos, picamos el anzuelo cada vez que votamos, no nos podemos quejar.

Comentarios cerrados.