Desde San Diego a Uganda

Los conflictos del futuro pasarán por las redes sociales. Hemos visto un apunte de lo que pueden ser los cambios radicales en una sociedad en las llamadas primaveras árabes. Sin la información universal, en tiempo real, no habrían caído tres dictaduras de forma tan rápida. Siria puede seguir el mismo camino aunque casi medio siglo de control dictatorial hacen más difícil la caída de un tirano como Assad.

Las posibilidades son múltiples. Tanto para organizar revoluciones como para descubrir y detener a malhechores de grandes dimensiones. Esta semana más de 70 millones de personas hemos visto un vídeo en YouTube, media hora de duración, en el que se pretende “hacer famoso” a un criminal, Joseph Kony, que desde hace muchos años está reclutando a los llamados “niños invisibles” en Uganda para convertirlos en soldados de un ejército que ha asesinado a más de mil personas y secuestrado a otras dos mil. Esos niños han sido arrancados de sus familias para obligarlos a unirse al grupo armado de Kony que desde 1987 lucha contra el gobierno.

La organización Invisible Children, con sede en San Diego, California, se ha propuesto poner fin a las barbaridades cometidas en Uganda por este personaje. Y lo ha hecho con un documental que demuestra el sufrimiento de los niños de Uganda que se ven obligados a dormir fuera de sus casas todas las noches para no ser secuestrados. Es horrible.

Invisible Children apela a la sensibilidad de la multimillonaria comunidad de internautas para cambiar la situación de Uganda y descubrir a este siniestro personaje que vive en la clandestinidad y con un ejército de niños secuestrados.

Las nuevas tecnologías cambiarán muchas cosas. Algunas las empeorarán pero, como en todo, también servirán para pugnar por causas justas en cualquier parte del mundo. Un video puede acabar con la captura de un criminal abominable.

5 comentarios

  5 comments for “Desde San Diego a Uganda

  1. Albert
    11/03/2012 at 09:11

    Sr. Foix: Nuestro mundo llamado civilizado, pero que solo mira por sus intereses, intervino en Libia, pero se guarda muy bién de intervenir en Siria, en Uganda ó donde sea.

    ¿ Porque se dan estas diferencias de comportamiento de los llamados civilizados democráticos ? No comment.

  2. Jaume
    10/03/2012 at 10:25

    La utilización de niños es algo criminal, unas veces para fines belicos y otras para fines de explotación laboral o sexual, estoy con vosotros en que hay que utilizar las redes sociales para impedir todas estas barbaridades.

  3. Josep
    10/03/2012 at 10:19

    Quants Herodes hi ha encara en el món.!!! És vergonyós. Tant de bo que les noves tecnologies facin sortir a la llum els «sacrilegis» que destrueixen la vida, l’amor i la pau. Bon cap de setmana. Josep

  4. Ot Serra
    10/03/2012 at 09:56

    http://www.guardian.co.uk/politics/reality-check-with-polly-curtis/2012/mar/08/kony-2012-what-s-the-story?fb=native
    http://m.guardian.co.uk/world/2012/mar/08/jacob-acaye-child-kony-2012?cat=world&type=article

    Et recomano donar una ullada a aquestes crítiques. El tema és massa sensible com per pensar que poden haver-hi segones intencions però dels americans, normalment, te n’has de fiar a mitges.

  5. 09/03/2012 at 23:22

    Sr.Foix: Los avances tegnológicos son como todo, dependiendo de su uso pueden ser beneficiosos o terribles, las redes sociales permiten sacar lo mejor y lo peor de las personas, usarse para el bien o para el mal. Por tanto, depende de quienes usamos estas nuevas herramientas y el ejemplo que demos, que las cosas vayan en uno u otro camino. Tendriamos que usarlas dando prioridad a la causa de la libertad y los derechos humanos, ser capaces de ayudar a aumentar el conocimiento y mejorar las relaciones sociales, esa es la letra, ahora hay que ponerle música…

Comments are closed.