Sarkozy, sin manías hacia España

Sarkozy no quiere que Merkel se acerque a su campaña de las presidenciales. No importa que sean los líderes de dos partidos conservadores, europeos, que tiran en la misma dirección para resolver la crisis que nos afecta a todos.

Nicolas Sarkozy en campaña

El cambio que se ha perpetrado en Europa desde la crisis de 2008 es la transformación de la solidaridad en egoísmo nacional. Codicia de los bancos, miedo de los políticos y confusión de las gentes.

Pero si Sarkozy no quiere a Merkel, sí que le interesa introducir en su discurso un concepto de España prácticamente intervenida. Aunque Mariano Rajoy sea de los suyos, lo que cuela el presidente candidato es que la culpa viene de los socialistas de Zapatero. Aunque fuere responsabilidad socialista cuanto nos perturba , no es propio de un presidente de Francia esta falta de respeto hacia un país vecino con el que tiene relaciones de seguridad, económicas, intercambios cultural y millones de turistas que cruzan la frontera en las dos direcciones.

El candidato socialista, François Hollande, le ha echado en cara a Sarkozy la frivolidad de meterse contra España. “¿En nombre de qué gestión viene a dar lecciones?”, se preguntó retóricamente el líder socialista antes de recriminar a Sarkozy los efectos de su política en el poder: “Él es el que ha aumentado la deuda en 600.000 millones de euros, el que ha agravado el déficit que deja un país con múltiples desequilibrios”.

Marine Le Pen, la candidata del Frente Nacional de extrema derecha, se ha subido al carro y ha aprovechado para cargar contra el euro que “está provocando la caída de España después de haberlo hecho con Grecia, Irlanda y Portugal”. La ofensiva contra el euro se encuentra en muchos discursos europeos.

Hay argumentos económicos para soltar lastre y dejar que los países más afectados por la crisis del déficit tengan la oportunidad de abandonar la moneda única. Pienso que sería un gran error político que significaría un retroceso de muchos años en este lento, dificultoso y no siempre rectilíneo proceso de construcción de una Europa que comparte la misma civilización, que por primera vez ha conseguido que en su horizonte no se encuentre la posibilidad de un conflicto armado, que ha conseguido crear un cierto equilibrio humanista y equitativo en un continente en el que lo normal es la guerra.

Es mala señal para ganar unas elecciones hay que echar mano de un país vecino que por el sólo hecho de mencionarlo le perjudica. Qué miras más mediocres, podrían decir Schumann y Monet si vivieran hoy.

  9 comentarios por “Sarkozy, sin manías hacia España

  1. El que esté libre de utilizar la demagogia en campaña electoral que tire la primera piedra. Cierto que Sarkozy utilizó las debilidades españolas en beneficio propio, pero esta es la anécdota; la categoría es que lleva razón. Antes lo dijo Mario Monti, y antes el comisario Rhen, y lo está diciendo cada día la prensa internacional de referencia.

    Estoy de acuerdo en que sería un gran error político que la Europa del norte se dejara llevar por el populismo y soltara el lastre de la Europa del sur, porque seria malo para todos. Desgraciadamente, en el estado inestable de esta Europa a medio hacer en la que nadie (empezando por el arrogante Rajoy) quiere perder soberanía, todo es posible y nada se puede aventurar.

  2. Sarkozy tiene mucha razòn. Pero llega a un punto, es que es vergonzoso que ponga como ejemplo la situaciòn de sus “amigos” españoles, para asustar a sus conciudadanos. Es cierto que somos ya casi “la cenicienta” de la UE, pero las continuas declaraciones de Sarkozy no nos hacen ningun favor. Sarkozy : Hable de lo que puede conseguir por Francia, no apoyàndose en los demás.

  3. Sr. Zair, No era la meva intenció ferir els seus sentiments. Només volia exposar una realitat: si no treballem tots no ens hem podrem sortir i abans d’enfonsar-nos tots marxem i ja ens trobarem mes endavant quan es decideixin a pendre’s la vida mes seriosamen i a no viure a costa dels altres. Si tots fessin com vostè, que sembla un bon treballador, no hi hauria d’haver cap problema. Hi ha una dita que diu: “O juguem tots o estripem la baralla”.

    • A mi no m’ha ferit cap sentiment (i perdonin que em posi en la conversa) però per la mateixa regle de tres per la que vostè es vol desempallegar d’Espanya, els alemanys es poden voler desempallegar d’Espanya (Catalunya inclosa) i de tot el sur de Europa (Catalunya inclosa altre cop). Segurament hi ha motius per defensar la independència –que no comparteixo però que respecto– però el de que “Catalunya lliure de la càrrega espanyola” seria una mena de Holanda del sur és una intoxicació interessada: les febleses de la estructura econòmica catalana son molt semblants a les de Espanya en el seu conjunt.

  4. Sr. Jordi P.:

    La lectura de la primera línia del seu comentari m’ha entristit i encara més quan he acabat de llegir tot el text que aporta. Noto acidesa i ressentiment en el seu breu escrit. Es pot estimar a la petita o gran part de la terra on un hi ha “criat” o ha arribat per motius que la vida li ha conduït però no despeciar el que altres persones tenen o volen tenir. Ben sap vostè, per exemple, que Catalunya formava part de la Corona d’Aragó. Els temps canvien fruit de molts factors i espero que no sigui perquè no podem conviure en un tros de terra que dins alguns anys, potser segles, no existeixi perquè un terratrèmol, una glaciació,… per exemple, ho hagi pogut fer desaparèixer. Facilte la comprensió, mantingui les seves idees polítiques però no pretengui ferir, esquinçar, separar, … a persones que treballen, conviuen amb vostè.

  5. Ens cal tenir mires més altes. Si hem ressuscitat amb Crist mirem les coses de DALT i no les de la terra. Bona PASQUA. Rebeu la meva forta abraçada. Josep

  6. Espanya ens arrossegarà a tots cap a l’abisme. Hem de marxar quan abans i espavilar-nos pel nostre compte. Sols -dins d’Europa- podem; juntament amb Espanya no ens en sortirem. No ens em podem sortir perquè és un país en el que la meitat dels seus habitants no treballa, ni ha treballat mai. Sempre han viscut del funcionariat, l’exèrcit, les subvencions, . . . i altres afers no productius. Potser seria una solució que Espanya sortís de la zona euro; llavors Catalunya -lliure de la càrrega espanyola- s’hi podria incorporar, com a país europeu que som, per treballar conjuntament amb altres nacions d’Europa més serioses.

Comentarios cerrados.