Populismos con muchas caras

Más de un mes de elecciones generales en Italia y no hay gobierno a la vista. No es nuevo en Italia. En Bélgica y Holanda pueden tardar meses hasta formar un gobierno estable. En Catalunya, hace cuatro meses que se celebraron elecciones, tenemos gobierno pero no sabemos hacia dónde vamos. No hay liquidez ni acuerdo para trazar el camino hacia el derecho a decidir. La ley electoral, siempre prometida y jamás alcanzada, duerme en discusiones inacabables.

Gobiernos frágiles en muchos puntos de Europa. Los conservadores británicos se mantienen con la alianza de los liberal demócratas pero los extremos que les salen de sus alas amenazan con una cierta implosión en el parlamento de Londres.

Mariano Rajoy goza de una cómoda mayoría pero no ha hecho una rueda de prensa en más de dos meses. No tiene mucho que decir sobre los principales problemas que esquiva como un buda mudo y sordo sentado en el pedestal de los silencios.

No es cuestión de mayorías o de alianzas. Es la complejidad de la forma de actuar de los partidos políticos lo que impide que se gobierne con una cierta normalidad. Es sintomático que el presidente Napolitano haya sugerido que Italia puede seguir adelante, incluso con un gobierno interino presidido por Mario Monti que ha sido el último de los cuatro grandes partidos que se presentaron a las elecciones.

Italia suele ser gobernada con frecuencia al margen de los gobiernos. Pero el caos y el desorden están asegurados. También la seguridad jurídica. La política y los políticos son imprescindibles para el buen funcionamiento de una sociedad. Pero cuando una crisis monumental se cierne sobre una sociedad, la responsabilidad y la culpa recae directamente en quienes están en el gobierno.

Si a esta situación de riesgo máximo añadimos la corruptelas extendidas en casi todos los partidos, la ira contra los políticos se convierte en un desprecio que puede desembocar en violencia. Llegan los populismos que pueden adquirir formas muy distintas. Se caracterizan por un menosprecio a la libertad.

10 comentarios

  10 comments for “Populismos con muchas caras

  1. felipe
    03/04/2013 at 11:11

    Sr foix

    Dice Ud que italia es gobernada frecuentemente por agentes que no están a la vista, si no lo he entendido mal, pero: acaso en España ocurre algo diferente?

    Recuerdo hace un par de años que el Sr zapatero fue a visitar al Sr botín al despacho de este. Lo que está haciendo ahora el Sr rajoy, con una política opuesta a lo prometido en su campaña electoral, da pie a pensar que son otras las fuerzas que mandan en España.

    Saltando algo más, a la Sra merkel en su Alemania frecuentemente la corrigen los acuerdos tomados en la UE.

  2. Albert
    02/04/2013 at 13:31

    Sr. Foix i companys/es del blog: Estic totalment d’acord.

    Repetiré aquí una vez más : El Estado controla al ciudadano. Sobretodo su contribución fiscal en impuestos de todas clases. En Cataluña sobretodo sabemos y padecemos de ello muchisimo. Por ejemplo: ¿Porque pagamos las autopistes y en el resto de las españas no ? Y así mucho quite de dinero en pagos estatales, autonómicos´, de los Ayuntamientos, Diputaciones, EMT, ect.

    Y luego los ciudadanos del resto de España andan diciendo ó acusandonos de que los catalanes ó ciudadanos de Cataluña somos unos quejicas.

    Esto es lo que da facilidades a los populistes, que aprovechan la política para medrar y enriquecerse.

    Y para terminar me continuo preguntando: ¿ Quién controla al Alto funcionario encargadado de controlar al controlador principal de las Finanzas ó Dinero público depositado y administrado bajo el control del Gobierno de un Estado ?

    • felipe
      03/04/2013 at 11:16

      En Andalucía pagamos peaje en la autopista Sevilla Cádiz desde el año 1968. En la autopista ap7 en el tramo de la costa del sol también se paga desde que la construyeron, así como en la ap 46 desde antequera a málaga.

      Saludos y condolencias

  3. Sinerastar
    02/04/2013 at 07:59

    Sr.Foix,

    A més de les moltes cares del populisme també hem de tenir en compte el grau en que es dóna en cada cas. Podríem qualificar el populisme Hitlerià amb la nota màxima, mentre que el grau de populisme que es dóna en un mitin d’un sindicalista de pro estaria molt per sota del grau de populisme assolit per en Mas en la seva campanya propagandística tan exageradament manipuladora i enganyosa.

    Moltes cares i molts graus o nivells de populisme. Ben mirat tot intent de manipulació del poble implica populisme. Amb una cara o altra… amb un grau o altre.

  4. panolian
    02/04/2013 at 01:47
  5. 31/03/2013 at 21:40

    Sr.Foix:»Populismo» curiosamente es un término que no existe para la RAE…el populismo basa su éxito en la promesa de mejoras en las clases menos favorecidas de la sociedad, culpabilizando de todos los males a las clases dirigentes actuales y especialmente a las clases sociales con poder económico…la aceptación social de que esas promesas de bienestar y mejora, de reparto de riquezas y aplicación de la justicia contra los poderosos, es la base del éxito de cualquier movimiento populista…así, se crean nuevas reglas, cuya mayor y única virtud es romper con las reglas anteriores y poder ser rotas en función de las necesidades o intereses del lider populista de turno…normalmente todo populismo da origen a una nueva clase social dirigente, cuyo mayor trabajo consiste en que la clase social que les sostiene no llegue a darse cuenta de lo bien que viven desde que accedieron al poder…nosotros estamos en la antesala del populismo, vemos a diario formas y modos populistas, discursos que sólo buscan el aplauso fácil y la fe ciega, acciones encaminadas a la reacción visceral y la respuesta obediente…sinceramente esto cada día pinta peor…

  6. Sinerastar
    31/03/2013 at 21:15

    No cal anar gaire lluny per trobar alguna de les moltes cares del populisme. O és que la campanya electoral del Mas no es va basar en el populisme messiànic i en una propaganda descarada amb ocultació de la veritat a base de silencis vergonyosos?

    És que a molts ciutadans no ens van treure els colors en tants mitins de clams messiànics quasi esperpèntics?

    No ens cal pas mirar cap Itàlia.

    • dogbert
      02/04/2013 at 01:59

      Totalmente de acuerdo.

      • Sinerastar
        02/04/2013 at 07:34

        Em sento afalagat, Dogbert. Sóc nou en això i he llegit molts dels teus brillants comentaris.

Comments are closed.