Rendir cuentas en política

Los favores en política se remontan a la noche de los tiempos. Ha habido corrupción política, la hay y la habrá. Es más difícil combatirla en sistemas dictatoriales en los que se confunden los poderes y no hay posibilidad de acudir a los medios de comunicación para denunciar las tropelías de políticos, partidos y gobiernos.

Un régimen democrático no es limpio por naturaleza. Se encuentra en constante amenaza de los abusos desde quienes gestionan los asuntos públicos. Es imprescindible que exista una escrupulosa división de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

El problema se presenta cuando la corrupción se convierte en un estado social y es aceptada como algo inherente al carácter, a la cultura o a la forma de hacer de un pueblo. La corrupción no se combate con leyes únicamente. Es preciso erradicarla desde la escuela y desde los ámbitos de las primeras decisiones que toman todas las personas. En una sociedad no hay sólo políticos corruptos sino un entorno en el que la corrupción puede moverse sin ser denunciada. Dejar de pagar los impuestos que establecen las leyes, aunque sea en cuestiones menores, es una forma de corrupción.

Otra forma de combatir la corrupción es valorar hasta donde haga falta la responsabilidad personal y colectiva. Una acción que contravenga las leyes nunca es inocua porque tiene consecuencias en los demás, en la justicia y en la equidad. Es preciso introducir en el vocabulario cívico y político el rendir cuentas, la accountability que dicen los anglosajones. El corrupto o el corruptor han de vérselas con la ley.

Publicado en la revista El Ciervo, número 743. Agosto-octubre 2013

 

11 comentarios

  11 comments for “Rendir cuentas en política

  1. Ramon
    30/07/2013 at 16:19

    Ahora Catalunya dice que aplicara el open goverment (ya tocaba !!!)

    ^ Lathrop, Daniel; Ruma, Laurel, eds. (February 2010). Open Government: Transparency, Collaboration and Participation in Practice. O’Reilly Media. ISBN 978-0-596-80435-0.
    ^ Jurgen Habermas, The Structural Transformation of the Public Sphere (1962, trans., Cambridge Massachusetts, 1989)
    ^ Reinhart Koselleck, Critique and Crisis (1965, trans., Cambridge Massachusetts, 1988)
    ^ Lamble, Stephen (February 2002). Freedom of Information, a Finnish clergyman’s gift to democracy97. Freedom of Information Review. pp. 2–8.
    ^ Alasdair Roberts, Blacked Out: Government Secrecy in the Information Age (Cambridge, 2006)
    ^ Schauer, Frederick (2011), «Transparency in Three Dimensions», University of Illinois Law Review 2011 (4): 1339–1358, retrieved 2011-10-16.
    ^ J. Michael, The Politics of Secrecy: Confidential Government and the Public’s Right to Know (London, 1990)
    ^ A.G. Theoharis, ed., A Culture of Secrecy: the Government Versus the People’s Right to Know (Kansas, 1998)
    ^ Giordano Koch & Maximilian Rapp: Open Government Platforms in Municipality Areas: Identifying elemental design principles, In: Public Management im Paradigmenwechsel, Trauner Verlag, 2012.
    ^ Garsten, C. (2008), Transparency in a New Global Order:Unveiling Organizational Visions, Edward Elger
    ^ Birchall, Clare (2011), ‘Secrecy and Transparency: The Politics of Opacity and Openness’, Theory, Culture and Society 28 (7-8), Sage, ISSN 0263-2764
    http://ogpl.gov.in/

    • Jordi P.
      30/07/2013 at 23:10

      Una extensa bibliografia!

  2. Jordi P
    29/07/2013 at 23:13

    A Espanya, i també a Catalunya, el frau està generalitzat. Hi ha una cultura de l’amiguisme (del grupet) i falta una cultura de la solidaritat (pensar en el bé comú).
    Tot i això, penso -com he dit altres vegades- que la corrupció es podria limitar bastant amb un estat més petit, on el control és més fàcil. A Andorra, per exemple, tot i que l’amiguisme funciona, no es coneixen casos de corrupció, perquè el control dels polítics és molt proper i eficaç.

    • 30/07/2013 at 12:20

      Per descomptat.

    • david g
      30/07/2013 at 13:19

      no estoy de acuerdo. ya lo he comentado en alguna ocasión, en alemania o reino unido los políticos dimiten cuando, por ejemplo, son pillados plagiando una tesis o pagando al jardinero con dinero público. y no son países pequeños precisamente. y que conste que me parece perfecto defender una opción política independentista, pero por favor, sin falacias. el problema es que en españa no hay cultura democratica (o de la transparencia, o del accountability, o como prefiera llamarse) como en otros países. y en cataluña, tampoco. ejemplos los hay sobrados y variados. y respecto a poner a andorra de ejemplo de algo… me parece que andorra tiene más en común con un paraíso fiscal que con un país europeo. no necesita políticos corruptos porque su propia concepción económica para con los demás ya es insolidaria de por sí. si los modelos para catalunya son estos, vamos apañados.

      • Jordi P.
        30/07/2013 at 23:06

        Andorra és un país europeu com un altre i el fet de què no hi hagi corrupció entre els polítics penso que es deu sobretot a la petita dimensió del país i del control a que estan sotmesos els partits per part de la societat.

    • elena fabregat
      30/07/2013 at 18:55

      Totalment d’acord,Jordi P. No perdem l’esperança !

  3. 29/07/2013 at 22:57

    Sr.Foix: El problema se agranda cuando los ciudadanos perciben que la corrupción está tan institucionalizada que deciden rebelarse,y lo hacen utilizando mil y una artimañas para devengar los mínimos impuestos, con la finalidad de que sus impuestos no acaben formando parte del patrimonio de los corruptos, en lugar de ser destinados socialmente…tal y como debería ser su destino…hay que dar ejemplo con la propia conducta, a los ciudadanos no nos sirve aquello de… haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago…

    • Rosamaria
      30/07/2013 at 11:00

      Estic totalment d’acord.

      Ara ja només ens falta que la ciutadania hagi de fer un exercici de santedat…

      El que diu el Sr. Foix, està molt bé, com a «teoría» del que hauria de ser…. però , la naturalesa humana és molt complexe ..i per sort o per desgràcia, tots tenim la mateixa naturalesa.

      Si entenem que la corrupció va implícita en la naturalesa humana i per tan esdevé inevitable ( que ho és), perque això mateix aplicat al poble en general hauria de ser menys o hauria de ser diferent ??…que no sóm part de la mateixa naturalesa humana ??….o potser els ciutadans som fets d’una altra materia ?, d’una altra naturalesa ??

      El caràcter de «inevitable» és aplicable a tothom. Tots som iguals i funcionem de la maeixa manera. Acceptar que sempre hi haurà corrupció politica i demanar que la corrupció no sigui acceptada a nivell social com quelcom inherent al caràcter, a la cultura o a la forma de fer d’un poble, és si més no, absurd.

      O sigui que…per a mi, i a risc d’equivocar-me, i amb tot el respecte del món, l’ article del senyor Foix esdevé pura teoria que no porta en lloc.

      Allò de…. » a mi no em prendràn més el pel «…o ..» si ells ho fan, perque jo no ??….Es el mateix principi que estem atribuint a la corrupció, com a inevitable perque és inherent a la naturalesa humana.

  4. Desiderio de Sota
    29/07/2013 at 22:44

    Rendir cuentas, dar cuentas tiene la referencia historia en la España del Siglo de Oro (del oro que robaron) a Gonzalo Fernandez de Córdoba, con los que se había gastado en «palas, picos y azadones: cien millones». La gran escusa de un servidor público que no está dispuesto a rendir cuentas desde su hidalguía. Así se ha mantenido entre quiene cosideran que están por encima de las leyes y las regulaciones porque supuestamente su trabajo es excelso. No va a ser fácil de cambiar.
    La pregunta es si eso es un rasgo cultural castellano o se extiende a la periferia. Parece que los ejemplos en las Baleares durante la «munarquía» y los desconcertantes conciertos del Palau de la Música dan una visión más generalizada de la falta de respeto por la rendición de cuentas.

Comments are closed.