El Bandama atraviesa el trópico

El Bandama discurre hacia el mar

El Bandama discurre hacia el mar

Los ríos marcan la personalidad de los parajes que atraviesan. Claudio Magris se hizo famoso con su gran obra sobre el Danubio, desde su nacimiento en las tierras alemanas de Ulm hasta su desembocadura en las costas rumanas de el Mar Negro. Era Cicerón quien decía que no era partidario de fundar ciudades cerca del mar porque sus habitantes quedaban desprotegidos por invasores desconocidos. Roma, para Cicerón, era la localización ideal. Un río que se podía navegar hasta el mar, pero la ciudad podía prosperar más si levantaba sus murallas al interior.

Mujeres y niños lavando y bañándose a la vera del río

Mujeres y niños lavando y bañándose a la vera del río

Pasear por el trópico, al lado del río Bandama en Costa de Marfil, es una experiencia pesada. El trópico es una carga de humedad que puede parecer insoportable. No hay días claros en estos días de cambios de temporada de lluvias a tiempos más secos.

Nubarrones algodonados, negros, altos y lejanos protegen a las gentes locales del sol que se filtra por las grietas que ofrece el cielo cambiante. La frondosidad de los campos es indescriptible. Los verdes adquieren una amplitud que parece no tener límites. Los plataneros jóvenes ya han descargado el fruto. El cacao del que saldrá el chocolate está formándose con esas piezas que parecen diminutos balones de béisbol americano. Esperan ser recogidos en el mes de diciembre.

El río Bandama es el más largo de Costa de Marfil. Cruza el país de norte a sur y atraviesa el lago Kossou, almacena dos pantanos y va discurriendo hacia el golfo de Guinea. El agua baja parda y parece muy sucia. Pero hay gente que se baña para combatir el calor o para lavarse.

Un experto recoge hojas para combatir el paludismo

Un experto recoge hojas para combatir el paludismo

Familias enteras, básicamente mujeres y niños, hacen la colada en alguna de las playas pequeñas del gran río. La ropa se tiende a unos metros de la corriente. Los pequeño se zambullen en el agua. Un par de barquichuelas transportan lo que haga falta aguas arriba o aguas abajo, cruzando el río o esperando simplemente a que alguien les ofrezca mercancía o personas para ser trasladadas.

Un sudor pesado transpira en todos los cuerpos. La humedad adquiere formas casi sólidas. Agua y sol. La fórmula perfecta para que cualquier semilla germine en cuestión de días. He visto un gran árbol abatido. Me ha sorprendido que desde su inmenso tronco, un metro de diámetro, salieran nuevas ramas a pesar de que el centenario tronco estaba echado a mitad del camino.

El Bandama fluye con profundidad. Hay quien se tira al agua sabiendo que no tocará fondo. Es frecuente que se formen islas interiores en su curso hacia el mar. Las tierras parece que no tengan dueño. Pero que a nadie se le ocurra tocar una rama de la plantación de café o de cacao.

Un señor de cierta edad corta unas ramas verdes. Me dice que las secará y que serán un medicamento apropiado para el paludismo. La malaria no afecta solamente a los visitantes europeos y occidentales. También a los marfileños les puede atacar. Muchos la llevan dentro y de vez en cuando sus efectos salen a la superficie. No pasa nada. Unos días o unas horas de descanso y regresa la normalidad.

Plátanos que crecen en cualquier parte

Plátanos que crecen en cualquier parte

Voy con un grupo de gentes del país. Saben los nombres de todo, la historia de las plantas, las crecidas espectaculares del río y el lugar donde se puede pasar un rato bajo una sombra sólida. El trópico es un espacio concentrado de agua y sol. Es pesado cruzar las propiedades. Por el camino, en los controles de la policía, se aglomeran puestos de venta de los productos de la tierra. Un estilo de vida interesante, tranquilo, muy pegado a los fenómenos naturales de la atmósfera. Las gentes miran con curiosidad. Los jóvenes son mayoría.

12 comentarios

  12 comments for “El Bandama atraviesa el trópico

  1. ina sole
    30/08/2013 at 20:33

    sr. Foix, llegirlo, sempre una delicia.

  2. 27/08/2013 at 19:43

    de los transparentes lagos de Suiza, aquellas aguas estángraciosamente festoneadas por frescos ramos de verdor,entre los cuales aparecen diseminadas quintas, cuyosblancos pabellones se muestran al sol rodeados de floridos jardines. Más lejos encuéntrase uno en plena campiña, enmedio de vastas praderas donde pacen numerosos rebaños,donde circulan en alas de la brisa los efluvios delcampestre olor del segado heno. Más allá se atraviesa unbosque lleno de sombra, regado por el murmurador arroyo,cuyos bordes se ven inundados por un pueblo deflorecillas azules inclinadas hasta tocar su límpidacorriente; síguese una alameda obscurecida por largasbóvedas de espeso follaje, de las cuales desciende, con elsilencio y la sombra, la melancólica paz de las horassolitarias; ábrese un claro, una fuente extiende sus quietasaguas, y los animados cantos de los juguetones pájaroshacen olvidad los ensueños interiores para abandonarse ala contemplación de la vida en la naturaleza. Algunospasos más y el viajero, que ha visto ya sucedersediferentes mundos ante sus ojos, se encuentra transportadoa las más remotas épocas de nuestra historia, porque acabade sentarse al pie de un viejo dolmen druídico y encuentraintacto, al cabo de dos mil inviernos, el monumento depiedra levantado por nuestros antepasados para rendirculto al Eterno.A la puesta del sol, mientras el astro del día se hundelentamente en el mar, distinguimos al otro lado de las olaslas riberas de Francia enrojecidas todavía por el astro-rey;en breve el crepúsculo extiende sus velos sobre la verdeisla, “la esmeralda de los mares”; las rosas de las quintasvan a cerrar sus corolas y esparcen sus más suavesperfumes; y a Occidente aparece la estrella de la noche.

  3. carmen
    27/08/2013 at 08:29

    Sr Foix gràcies per descriure de forma tan amena els comentaris dels seus viatges semble talment que m´hi trobi.

  4. carmen
    27/08/2013 at 08:25

    Srfoix com m´agradaría poder viatjar amb Vos només llegint els blocs semble que mi trobo .Gràcies i segueixi fent-ho.

  5. Àfrica
    26/08/2013 at 20:44

    Sr Foix: Un plaer compartir aquests articles, moltes gràcies!

  6. 24/08/2013 at 18:48

    M’agrada llegir les teves vivències, ara de tant lluny. Espero que serveixin per poder editar un nou llibre.

  7. rosa maria
    24/08/2013 at 12:23

    Sr. Foix, com sempre es un plaer llegir els seus articles.Moltes gràcies!!!!

  8. dogbert
    24/08/2013 at 00:18

    Creo que el Bandama es pelin mas potente que el riu Corb, pero entiendo que por alli no llega la «marinada» o sease Sr. Foix que no se nos retrase que tiene que hacerse un plano de donde le corresponde para la cadena humana de la diada. Que se ve venir como la mare de todas las diadas y efectivamente una cadena de tomo y lomo.

    • Josep Gorgues
      24/08/2013 at 07:56

      Si us plau.. Vies catalanes i Gibraltars ja ocupen tot l’espai públic i publicat.. És suficient..
      Meravellós i senzill article.. Content, a més, de tenir un valuós document per poder fer servir a classe amb els meus alumnes d’ESO.

      • 25/08/2013 at 10:43

        La ironia amigo mio es uno de los mejores condimentos de este Blog desde hace años…

      • Àfrica
        26/08/2013 at 20:41

        Quina alegria tenir mestres com tu Josep que, tot i estar de vacances, ja pensen en el curs que ha de començar.La meva admiració per gent com tu,sovint tan mal valorada!

  9. 23/08/2013 at 23:34

    Sr.Foix: No sabe lo que le agradecemos seguirle en su deambular veraniego por Costa de Marfil, lejos del culebrón de Gibraltar…

Comments are closed.