Vivimos en la época del periodismo de impacto

JOAN SALA SANJAUME ENTREVISTA A LLUÍS FOIX PARA UN TRABAJO ACADÉMICO SOBRE PERIODISMO.

 

Lluís Foix

Acude puntual a la cita en la cafetería La Farga de la calle Beethoven, 11 de Barcelona. Educado y respetuoso ante un simple estudiante. Nacido en Rocafort de Vallbona (Urgell) en 1943. Es licenciado en Periodismo y en Derecho. Ha sido Premio Quim Regas a la trayectoria y premio Josep Pla por el libro “aquella porta giratòria” (Destino) en el que el escritor catalán cuenta algunas anécdotas vividas en La Vanguardia, con interesantes toques de fina ironía. También escribió “La marinada sempre arriba” (Columna) donde narra su infancia y adolescencia en su pueblo natal. Ha sido director de La Vanguardia, director adjunto y subdirector en diversas etapas desde 1982. Fue corresponsal en Londres durante ocho años y durante tres en Washington. Ha cubierto informativamente siete guerras y ha viajado por todo el mundo enviando crónicas y análisis desde 82 países. Ha entrevistado a muchos líderes mundiales. Es especialista en política internacional y columnista de temas de actualidad. Participa en varias tertulias radiofónicas y televisivas. Nos proponemos aprender de él.

 

¿Recuerda el momento o época en que decide ser periodista?
No en concreto. Las cosas en la vida te las encuentras. Explicar las cosas de la vida como las estás viendo, es ser periodista. Tuve la suerte en mi infancia de tener dos maestros extraordinarios. Lo que sé, lo aprendí de ellos. Lo demás son añadidos sumados a una cierta curiosidad y una intención de querer escribir. Vine a Barcelona a los 16 años a trabajar en una tienda de recambios de automóvil. No había hecho el bachillerato y decidí hacerlo intensivo. Después estudié periodismo, hice la mili y me licencié en derecho. A continuación entre en La Vanguardia como traductor. Hablaba el inglés, el francés y el alemán. Pero sobretodo soy periodista porque pude entrar en un diario de prestigio que llevaba muchos años fundado y a día de hoy, 136 años después, aún existe y también porque he tenido mucha suerte.
¿Suerte?
Cuando llevaba dos años y medio en La Vanguardia se produjeron una serie de bajas de corresponsalías y me mandaron a Londres donde estuve ocho años. Pude viajar muchísimo y calibrar en gran medida como es el periodismo anglosajón. Un periodismo muy incisivo pero que no se aparta de los hechos. Me refiero al periodismo serio. No al amarillo de los tabloides.
Pero la suerte también se busca ¿no?
Nací en el campo y aprendí a ser realista. A tocar de pies en el suelo. Las tres mejores inversiones que he hecho en mi vida han sido: hablar idiomas, escribir rápido a máquina y la tercera haber tenido el privilegio de leer, incluso en algunas etapas de manera desmesurada.
¿Qué características ha de tener un buen periodista?
El periodista ha de tener criterio propio basado en los hechos y ha de tener el coraje de cambiar sus opiniones cuando los hechos cambian. Le pongo un ejemplo; le preguntaron al primer ministro de Francia Georges Clemenceau (médico y periodista) después de la Primera Guerra mundial, ¿Qué dirá la historia de la Primera Guerra mundial? Y contestó: “No sé qué dirá… lo que seguro que no dirá es que Bélgica invadió Alemania”.
Usted creció en el pueblo. Conoce las reglas de juego de la tierra. Más tarde ha vivido en grandes ciudades como Londres o Washington. ¿Se siente una persona especial y orgullosa de haber conseguido el éxito?
Una cosa viene después de la otra. Recuerdo un día que estando en Washington recibí una invitación para hablar en el National War College. Resulta que era la escuela del Estado Mayor Norteamericano y tenía que dirigirme a los aspirantes a general norteamericanos. Te preguntas ¿y yo que hago aquí?

Había un periodista del Financial Times y otro del Frankfurter Allgemeine Zeitung. Les sugerí que ellos hablaran antes que yo para hacerme una composición. Así me hice un guion mental y la verdad es que no salió nada mal. Quiero decirle que yo en aquel momento no era consciente de lo que estaba haciendo, pero la vida te lleva. Más que orgullo lo que siento es sencillamente ganas de hacer las cosas y hacerlas bien.
¿Cómo trabaja?
Los artículos los pienso. Busco datos. Precisamente hoy he escrito uno sobre la persecución de los cristianos que hay en oriente (Persecución de Cristianos La Vanguardia, 12/04/2017). Escribo también en El Punt Avui, colaboro con Josep Cuní en 8tv y he entrado en el mundo de las nuevas tecnologías. Si se me cerraran todas las puertas, no tendría ningún miedo, o escribiría libros o estaría muy activo en la red. Se tiene que tener el derecho a decir lo que uno piensa. Siempre con respeto. Las ideas las puedes combatir pero las personas se han de respetar. Nunca he querido ser el mejor, sino solo hacer bien hecho un trabajo que me apasiona y el premio ha sido que una serie de gente me sigue y considera lo que yo digo. Uno siempre tiene un instrumento que es la pluma, el escribir.
Ha ocupado diferentes cargos de responsabilidad
He hecho de todo. He sido director, director adjunto y subdirector de La Vanguardia, también estuve durante unos años como director su edición digital. Pero, en el periodismo no importa los cargos ni las responsabilidades que has tenido, sino lo que has explicado y opinado. Lo importante es si hay un segmento de personas que te hacen caso ¿a ver que nos dice Foix? Esto implica en ocasiones tomar decisiones que van contra corriente.
¿Cómo ve la situación socio política actual en Cataluña?
Yo tengo una visión global del mundo. A mí lo que más me preocupa en estos momentos es cómo van las libertades en occidente. Cómo queda Europa y cómo podemos volver a una confrontación. A mí lo que me preocupa es que cada vez cíclicamente en la historia y en la historia occidental lo natural en Europa ha sido la guerra. Cada vez que en la historia de la humanidad la ciencia ha avanzado de manera prodigiosa se ha generado un gran conflicto, como por ejemplo en el siglo XV con el invento de la imprenta por Gutenberg que derivó en las guerras de religiones. Tengo una visión Toynbeeana de cómo se producen los ciclos en la historia.

Aquí en Cataluña pasará lo que haya de pasar. Lo que no pasará es lo que unos cuantos querrían que pasase en nombre de todos. Porque este “todos” no existe. Yo soy catalanista y tengo una visión catalana de la vida pero no tengo una visión romántica de la política.
¿Qué es la política para Foix?
La política es contradicción. La democracia no es un estado estable. Cuando se acaba un problema aparece otro. Una sociedad democrática y libre no es una sociedad de criterios unánimes sino que hay gente que puede pensar radicalmente opuesto al que uno piensa.
En el último capítulo de su libro “aquella porta giratòria” nos habla de cierto desencuentro con la clase política …
Sí, pero sin ningún resentimiento. Pienso en el periodista polonés Ryszard Kapuściński que decía: “Para ser buen periodista se ha de ser buena persona”·. Esto no quiere decir que yo sea buena persona (se ríe) pero sí evitar hacer daño de forma intencionada. Las diferencias de criterio las quería explicar en un libro. Pero yo no estoy enfadado con nadie, ni con el mundo, ni con La Vanguardia, ni con el govern de Cataluña. Pero tengo mis criterios.
Las tertulias son una manera de hacer radio y televisión muy asentada actualmente en los medios más importantes. ¿Son realmente los tertulianos facilitadores del proceso informativo?
No me gusta el título de tertuliano. Siempre hablo de forma irónica de la “República de los tertulianos”. Hay un momento en que el tertuliano se puede convertir en un instrumento para fabricar opinión y los tertulianos a veces vamos a las tertulias sin haber leído el diario de la mañana. Sin embargo, no estamos tan lejos de los talk show que se hace en Estados Unidos e Inglaterra. A mí lo que me da más satisfacción es la palabra escrita. Lo que queda escrito. La palabra es lo que tiene más fuerza. Con el lenguaje se hacen los relatos, se hacen los programas, se hace la propaganda, se defiende los valores, se defiende la justicia. La palabra es el gran instrumento que tiene el periodismo para explicar como uno ve el mundo.
Recuerdo las memorables tertulias en Els Matins de Catalunya Radio con Antoni Bassas, en las que compartías micrófono con Francesc Sanuy y Pere Portabella.
Las recuerdo con gran estima. Siempre que salían cosas sobre el campo Bassas me exprimía al máximo para que yo relatara mis vivencias. Hablábamos de lo que sabíamos. No éramos moralistas. Un periodista puede ser todo menos moralista. Como decía el Primer Ministro del Reino Unido Harold Macmillan: “si quiero lecciones morales ya visitaré al Arzobispo de Canterbury”. La política no es sobre la moralidad. La política es sobre los intereses y los intereses de los ciudadanos se contraponen.
¿Está el periodismo actual en un estado de salud delicado?
El periodismo ha entrado en la etapa de la inmediatez, nada sofisticada. Lo que más me entristece es que el periodismo no está construido sobre la cultura sino sobre los impactos, las experiencias, los sentimientos, las cosas fugaces y este es un gran peligro. Un periodista ha de saber la historia de Europa, la de España, también la de Cataluña.
El caso Watergate destapado por los periodistas del Washington Post, Carl Bernstein y Bob Woodward, es un icono del periodismo de investigación por los estudiantes de periodismo. ¿Hay demasiados periodistas con vocación de detectives?
Diría que hay demasiados periodistas con vocación de derrocar gobiernos. En el periodismo se ha de explicar lo que pasa. Si esto hace caer gobiernos es una consecuencia pero no un fin. El periodista debe huir del “este ahora se enterará de quién soy yo”. No se pueden publicar cosas que pudiendo hacer daño a alguien, las fuentes no están comprobadas.
Usted ha entrevistado a muchos líderes mundiales. ¿Cuál le ha impresionado más?
Tengo una entrevista que la volvería hacer ahora mismo. Se trata de Václav Havel en el castillo de Praga cuando era Presidente de Checoslovaquia a principios de los 90. Más que una entrevista fue una conversación entre dos personas que no nos conocíamos y que conectamos inmediatamente. Inolvidable.

También he hecho entrevistas desde Mitterrand hasta, Margaret Thatcher pasando por Felipe González y todos los presidentes españoles. Después he hecho entrevistas a Graham Greene, Peter O’Toole y otros muchos. Gente que nos hemos encontrado por la vida. He conocido a mucha gente.
¿Qué le han permitido estas entrevistas?
Conocer la condición humana. Puedes escribir lo que quieras pero lo que más aprecias es que cuando has acabado la entrevista puedas decir: “De esta persona he aprendido y la considero”.
¿Qué entrevista no volvería hacer?
Pues las que estaban de alguna manera dirigidas. En mi libro Aquella porta Giratòria ya dije lo que tenía que decir sobre este tipo de entrevistas.
¿Qué está escribiendo ahora?
En mi último libro intento dibujar que la aristocracia del futuro volverá estar en el campo.
Suena fuerte …
Sí, porque en el campo habrá todo lo que pueda haber en la ciudad pero en contacto con la naturaleza y más paz espiritual.
¿Cómo resumiría hasta el momento su vida periodística?
Repito que he tenido mucha suerte. Y la suerte cuenta en la vida. He viajado he leído, he escrito. Solo tengo motivos de agradecimiento. ¿Qué me han hecho malas pasadas? Claro que sí. Yo también las habré hecho a alguien y sin ser consciente de ello, y este es el problema ¿Al cabo del tiempo que puedo decir?, pues que me lo he pasado muy bien.
Hemos conseguido con creces lo que a su vez Lluís Foix pretende de sus entrevistados. Hemos aprendido mucho y le tenemos una gran consideración. Gracias.

 

 

19 comentarios

  19 comments for “Vivimos en la época del periodismo de impacto

  1. Jose A Garcia
    01/05/2017 at 23:55

    El Sr. Foix tiene criterio propio, con argumentos. Puede que no agraden a algunos pero no se puede negar su independencia de influencias interesadas.

    • Rosamaria
      02/05/2017 at 11:13

      José A, todos tenemos nuestro propio criterio y con argumentos y tambien puede que no te gusten a ti ni al Sr. Foix y desde luego si hablamos de infuencias, cualquier ciudadano y yo misma carecemos de influencias, puesto que somos ciudadanos anónimos, cosa que no ocurre con el Sr, Foix, él no es un ciudadano anónimo, totdo lo contrario, es creador de opinón y escribe para un medio periodistico que tiene su ideologia propia y que leen miles de personas, con lo cual, es mucho mas susceptible de estar sometido a intereses e influencias que cualquier otro ciudadano anónimo.

      Respeto en mucho las opiniones del Sr. Foix, aunque a menudo , discrepe. Foix, es un mago del lenguaje y su mensaje , desde mi punto de vista, es muy sutil, sin decirtelo directamente, te embuelve y te dirije hacia una dirección u otra, te cita decenas de escritores, entrevistas, citas de personajes politicos relevantes, articulando su discurso en base a escritos y sucesos a lo largo de la historia, es una enciclopedia viviente…pero los ejemplos que escoge siempre van en una dirección, aquella a la que quiere llevarte. Podria asegurar que existen miles de citas y hechos historicos que nos llevarian en la direción contraria, y serian igual de válidos e igual de argumentados.

      Asegurar tan categoricamente su independencia me parece arriesgado. Nadie es totalmente libre en este mundo y eso condiciona su independencia.

      • Rosamaria
        02/05/2017 at 11:35

        ….por ejemplo…creo que nadie aqui tiene duda alguna sobre el injusto trato fiscal que sufre Catalunya por parte del gobierno español. Nunca he leido un articulo del Sr. Foix que hable de este tema. ¿Porque ?, siendo como es, el tema estrella, origen de todo lo que está ocurriendo. ¿a nadie le parece como mínimo sospechoso ? ¿Le parece bien al Sr. Foix, el trato, fiscal y el trato en general en otros ámbitos, cultural también, que Catalunya recibe por parte del Gobierno español ? Jamás he leido un articulo de queja o de crítica en este sentido, simplemente leo, ligeras pinceladas acusando a Rajoy de inmobilista….pero con una frase se da por satisfecho cuando la situación y la gravedad , da para mas de un articulo.

        La objetividad la veria si pudiera leer articulos de critica de ambas partes, no solamente de una.

        • José A García
          02/05/2017 at 19:29

          Es obvio que el Sr. Foix tiene sus ideas y se posiciona. Acepto que nadie es independiente de modo abosulto, eso es cierto. Tampoco lo somos nosotros los ciudadanos. Desde nuestro nacimiento estamos condicionados, luego podremos tener opinión propia e incluso cambiarla con el tiempo. Lo que puede ser más interesante del Sr. Foix es que no necesita, creo yo, bailarle el agua a nadie, en ese sentido creo que tiene más libertad de expresar lo que el piensa realmente.

          Como dices la posición del Sr. Foix queda clara, y esto tiene valor. En muchos otros casos esa claridad no es tan evidente.

          Y el que yo piense que el Sr. Foix es una buena fuente para evaluar la situación actual no implica que esté de acuerdo con todo lo que expone.

          Otro hecho es que en este blog cada uno expone lo que piensa, con respeto, rara avis hoy en día, y eso lo hace más interesante.

          • Rosamaria
            03/05/2017 at 10:36

            si !!, por eso yo también estoy en este blog. Todos los que participamos en él, tenemos un nivel de respeto importante hacia opiniones que difieren de las nuestras y eso es un plus importante.
            Además leyendo a quien no piensa como nosotros, se aprende mucho y a ver las cosas desde otro punto de vista que quizá a ti , no se te había ocurrido.

            Por otra parte, admiro al Sr. Foix y le sigo desde hace tiempo, y encima tengo el atrevimiento de hacerle alguna critica…….seguro que cuando sea mayor me arrepentiré de semejante atrevimiento.

  2. 01/05/2017 at 14:01

    Sr.Foix: volver al campo, volver a las raices, volver a lo esencial de la naturaleza…

  3. Desiderio de Sota
    01/05/2017 at 07:47

    ¿La aristocracia del campo? Eso que en Gran Bretaña se llama “landed gentry” se asienta en la posibilidad de tener servicio y trabajadores del campo, guardabosques, jardineros, amas de llaves…
    Un poco victoriano. A menos que nos lo explique con más detalle, senyor Foix.
    Please, do.

  4. dogbert
    01/05/2017 at 01:42

    “La aristicracia del futuro volvera a estar en el el campo” dice el Sr. Foix y lo razona. Esta claro que hay que buscarse alguna posesion terra endins.

    • Rosamaria
      01/05/2017 at 10:29

      Habrá que buscarse algo mas que un terreno, dogbert….según el comentario de Desiderio de Sota ( comentario muy acertado por cierto)

      • dogbert
        01/05/2017 at 18:53

        com el Valles no hi ja res

  5. Ramon
    01/05/2017 at 01:15

    Un buen periodista, suele ser un buen escritor, suele decir lo que gusta y lo que no gusta,suele tener empatía, y además es reportero tiene la experiencia de vivir y viajar a otros países para tener una visión global si además puede vivir de ello toda su vida, pues ya tenemos bastantes parámetros para saber quienes son un modelo, como es este caso.

  6. 01/05/2017 at 00:37

    Precisions sobiranistes al catalanista unionista Lluís Foix

    1. De les seves cròniques pot deduir-se que el periodista i ciutadà Lluís Foix és, emprant les seves mateixes paraules, un “catalanista” que no vol una Catalunya sobirana perquè ja li va be que Catalunya formi part d’Espanya. No està interessat en el sobiranisme català perquè ell té “una visió global del món”, “no té una visió romàntica de la política” i està “més preocupat per les llibertats a Occident”.

    2.Des del catalanisme sobiranista es pot comentar a Foix que el sobiranisme català també té una visió global del món, no té una visió romàntica de la política i està preocupat per les llibertats a Occident, per les llibertats de les persones i dels pobles.

    3.Sobre el futur de Catalunya, Lluís Foix diu: “Aquí a Catalunya passarà el que hagi de passar. El que no passarà és el que uns quants voldrien que passés en nom de tots. Perquè aquest ‘tots’ no existeix”.
    Cal fer uns aclariments a Foix. A qui es refereix quan diu que “el que no passarà és el que uns quants voldrien que passés en nom de tots”?. Es deu referir als unionistes. Els unionistes, parlant en nom de tots, voldrien que Catalunya formés part d’Espanya. Els unionistes rebutgen que tots puguin expressar-se en un referèndum sobre el que volen que sigui Catalunya. Els unionistes persegueixen judicialment de manera unilateral als que posen urnes.

    4.I el sobiranisme? Els sobiranistes no parlen en nom de tots. Els sobiranistes volen que tots puguin decidir a les urnes. El sobiranisme considera entre una Espanya sobirana i una Catalunya sobirana tindran una relació més democràtica, més lliure, més solidaria. I la democràcia, la llibertat, la solidaritat i la sobirania a Espanya, a Catalunya, a Occident i al món enforteix la convivència i la pau. No és un afer romàntic

    • Ramon
      01/05/2017 at 01:32

      Decidir en las urnas es necesario.
      Esperar otra generación es necesario, en la actual no hay estadistas, seria un suicidio el pacto entre fuerzas de centro, de izq, republicanos, no republicanos, antisitema,anticapitalistas,comunistas, cesiones para ser independientes que costarían un precio impagable.No es el momento, además el mismo proceso esta siendo mal gestionado, mal dirigido, esto tiene sus consecuencias futuras.
      Ante todo me ello me reafirmó en mi federalismo, pero como esta pregunta en el referéndum no entrara, no hay pues democracia hay imposición.

      • Rosamaria
        01/05/2017 at 10:42

        Ramon, si la opción de un estado federal no se contempla en este referendum catalán, siempre puedes votar “no”.

        Seria muy interesante y mucho mas justo que los partidarios de un estado federal ( PSOE) hicieran lo mismo, un referendum para preguntar, pero los socialiestas no estan a favor de un referendum y lo que es peor, ya no se les oye hablar de federalismo. La lucha por un estado federal ha sido abandonada totalmente, ya no se escucha a nadie con ese discurso……¿en que posición estan realmente los socialistas ahora ? Algunas comunidades tienen mucho que perder en un estado federal, y lo saben….de ahí que hayan abandonado ese discurso.

    • Rosamaria
      01/05/2017 at 10:24

      Estic molt d’acord amb els seus comentaris Sr. Oriol Domingo.

      Tot i que la trajectoria i la persona del Sr. Foix em mareixen un grandissim respecte, entenc que tots aquells que van lluitar en el seu dia per abolir l’ esclavitut, per exemple, o el vot de les dones, un altre exemple…, hi habia molta més gent contraria canviar aquesta mena de situacions i tots aquells que varen lluitar-hi – en nom de “tots” , ara, serien titllats de “romàntics” pel Sr. Foix.

      On no hi ha romanticisme, no hi han ideals de canvi per situacions injustes i Catalunya està vivint una situació ben injusta dins de l’ estat espanyol. Accepto doncs ser titllada de romantica.

  7. Àfrica
    01/05/2017 at 00:10

    Sr Foix: encara ,a dia d’avui, enyoro els dimarts amb l’Antoni Bassas.

    • Rosamaria
      01/05/2017 at 10:09

      Jo tambçe, Àfrica. De fet, quan van a acomiadar Bassas de Catalunya Radio, vaig deixar de sintonitzar-la l’endemà mateix i fins a dia d’avui.

      Catalunya Radio ha pagat i paga un preu mot alt per aquest acomiadament . RAC 1 és lider d’audiencia desde aquell afer i fa vergonya veure com a dia d’avui, utilitzen tv3 per recuperar l’audiència perduda sense reconeixer mai el seu gan error i que RAC 1 els hi ha passat la mà per la cara sent l’ emisora més escoltada a Catalunya.

    • 01/05/2017 at 14:04

      Muchos lo añoramos Àfrica…

  8. Albert
    30/04/2017 at 22:08

    Penso que voste Sr. Foix, es un periodista que cuan entrevistaba, opinaba i explicaba el que veia que pasaba, sempre segons la seva interpretació.

    Es a dir es un periodista que dialoga amb la persona que entrevista i de pas tambe dialoga, que no pas la interroga, com estilan fer alguns mal educats ó no experimentats periodistes joves.

Comments are closed.