La teatralidad de la moción

Pablo Iglesias en el debate de la moción de censura contra Mariano Rajoy

La teatralidad de la moción de censura presentada por Pablo Iglesias ha tenido un cierto aire antiguo, exhibicionista, retórico, propio de los tiempos de Nicolás Salmerón y Emilio Castelar, dos ­fugaces presidentes de la Primera República. Se sabía de antemano que Mariano Rajoy seguiría siendo presidente del Gobierno porque el intento de Podemos y sus confluencias no podía prosperar.

Quince horas de debate con muchas metáforas por el medio no cambiaron la voluntad de ningún diputado. Irene Montero y Pablo Iglesias consumieron más de cinco horas al abrirse la sesión con una batería de acusaciones contra los casos de corrupción del Partido Popular y proponiendo fórmulas ambiguas sobre cómo buscar la solución al conflicto catalán.

El Congreso es lugar abierto, el respiradero de la nación, donde se puede decir lo que se quiera sin otros límites de procedimiento que los que imponga la presidenta de la Cámara, que no puede interferir en el contenido de los parlamentos de los diputados.

Iglesias sabía que disponía de dos días de pantalla. Nos dio un repaso de la historia arrancando de la primera Restauración de Cánovas del Castillo como si el Congreso y el país fueran una gran aula de la Universidad Complutense de Madrid. Pero parecía más bien que Iglesias se encontraba en la retórica de la Primera República y no en los tiempos del pensamiento rápido y expeditivo en el que su partido se mueve en la vida pública.

Pienso que se podía haber ahorrado tanta palabrería. Rajoy preparó su réplica tirando pelotas fuera sobre la corrupción y señalando los peligros ­populistas y el buen momento de la economía española. Mucha comedia también. Me acordé de unas palabras de Jacques Delors que saqué de un archivo amarillento y que decían que “necesitamos líderes que no barran para casa, que tengan visión a largo plazo y defiendan los intereses comunes”. Los que se pasean por los pasillos del Congreso o por los platós de radio y televisión no se dan cuenta de que las sociedades se fijan más en los actos que en las intenciones, en las realidades que en los discursos. Ya no son suficientes las apariencias, los postureos o la comedia. Hay que convencer con argumentos ya sea desde el poder o desde la oposición. O desde los foros cívicos. La sobriedad del estrenado portavoz socialista, José Luis Ábalos, chocó con la impetuosidad de Iglesias. Los dos acabaron emplazados para una probable nueva moción de censura a partir de septiembre. El gran ausente, Pedro Sánchez, tendrá que operar con mando a distancia.

No pasó desapercibida la intervención del diputado Domènech, de las confluencias de Podemos, cuando se ofreció a Esquerra Republicana para construir una mayoría conjunta en Catalunya sin la presencia del PDECat de Artur Mas. Dibujaba una posible nueva mayoría de izquierdas en Catalunya.

Publicado en La Vanguardia el 15 de junio de 2017

16 comentarios

  16 comments for “La teatralidad de la moción

  1. Albert
    17/06/2017 at 06:33

    Sr. Foix : Pienso que el conflicto nunca resuelto, por los dos principales grandes partidos políticos, que han ostentado el poder y la gobernanza de España, es el de las 4 culpas = Fiscalidad desequilibrada abusiva e injusta, Economía, la idiomática=lengua catalana, Seguridad/Inteligenica.

    Resueltas satisfactoriamente, las 4 culpas, Cataluña se sentirá contenta, satifecha y unida con el resto de las Españas.

    • Albert
      17/06/2017 at 09:39

      P.D.

      Pero eso, es una utopía. Dados los intereses económicos de la Economía inproductiva, que es la que manda sobre la economía productiva, creadora de artículos, creadora de empleo, de consumidores, de cotizantes al estado y a la Seguridad Social, ect.

      Pero que no influye en la gobernanza de un pais, si no es solo como vaca lechera ordeñada.

  2. Salvador de Lleida
    16/06/2017 at 09:19

    Sr.Foix:

    Escriu Voste ” Nicolás Salmerón y Emilio Castelar, dos fugaces Presidentes de la 1ª República “.
    No se si entendre per fugaces un tò despectiu.

    Es per aixó que vull deixà clar que Nicolás Salmerón dimití de President de la 1ª Reùblica, perque no va vulger firmar una sentencia de mort.

  3. dogbert
    15/06/2017 at 16:57

    Se estan dibujando panoramas distintos, tanto en las españas como en Catalunya. Desde la zona comoda los instalados, tanto politicos, como sociedad civil (?) como periodistas (!) no la ven del todo clara y ante el despiste optan por el brochazo facil con toques de archivo, hemeroteca y carpeta mas o menos amarillenta y palante.
    Quina feinada xD!

  4. Jose A Garcia
    15/06/2017 at 14:53

    Creo que es cierto que todo suena a antiguo. A medio y largo plazo los cambios pueden ser tan grandes que todo en lo que ahora creemos sea inaplicable. Los políticos europeos piensan a corto plazo: las próximas elecciones, asi no sepero perciben los retos de nuestra especie, nos entretienen con soluciones del siglo XIX y XX. La soberanía de los pueblos es una entelequia, nos hablan de soluciones locales pero en muchos retos se requiere un gobierno mundial y decisiones a nivel planetario.

    Ningún país debería poder decidir: paso del medio ambiente, esto ya no es asunto de un país, és un asunto de la supervivencia de nuestra especie. Lo mismo para los alimentos y su distribución. Igual para acabar con las guerras. Los gobiernos de estados deben perder poder, y solo gobernar en temas realmente locales.

    Incluso dentro de poco la inteligencia artificial será más eficiente y justa para tomar decisiones que los humanos. Claro que cuando se programe ella y pueda borrar la programación humana.

  5. Rosamaria
    15/06/2017 at 12:18

    ” La teatralidad de la moción”…:

    …”CUANTO PEOR MEJOR PARA TODOS Y CUANTO PARA TODOS MEJOR, MEJOR PARA MI EL SUYO BENEFICIO POLITICO…”

    A buen entendedor….( que diría l’ Albert….) no li calen més paraules….jajajaja

    Les solucions proposades per Iglesias son ambigües pel Sr. Foix…… podría reconeixer al menys , que són un intent per trobar alguna sol.lució….i que ja seria d’agraïr.

    Soposo que és molt millor el clatell i la “elocuencia” del Sr. Rajoy.

    • Albert
      15/06/2017 at 20:46

      Rosamaria, estarás d’acord en que tots observem, que entre els polítics-diputats i senadors actuals, tant del gobern com de la oposició, fa bastans anys, que no hi veiem cap bon entenedor ó almenys no ho sembla pas.

      Al buen entendedor…

      • Rosamaria
        16/06/2017 at 11:33

        Si, noi. Ara es porta molt , la mediocritat i la incompatència

        • Rosamaria
          16/06/2017 at 11:34

          …incompetència…

          • Albert
            17/06/2017 at 06:15

            Em pregunto : ¿ Els ciutadans de Catalunya, som discriminats pels dos partits principals y compañia de la resta d’Espanya, vist el tracte fiscal, económic i de seguretat que ens fan i ens han fet les gobernanzes d’avans i d’ara, si tenim en compte el tracte que l’hi fan a el Pais Basc ?

            ¿ Podriem adjuntar les 3 altres culpes a la 4ª culpa, que es la de la discrimació en la Seguretat/Inteligencia… ( Vegis Mossos d’escuadra = Policia del Estat ) …?

            ¿ Son les 4 culpes el problema : España/Catalunya ?

            ¡ Nomes m’ho pregunto !

            Per el bon entenedor….
            I tambe… Para el buen entendedor…

          • Albert
            17/06/2017 at 06:19

            P.D.
            Les 4 culpes : Fiscal, Económic, Linguistic ( Vegis llengua catalana ) i Seguretat/Inteligencia.

  6. 15/06/2017 at 11:10

    Sr.Foix: Si el Congreso es el respiradero de la nación, no me extraña que nos cueste tanto respirar después de la sesión parlamentaria que hemos padecido…el aire estaba bastante enrarecido y algo viciado…

  7. Desiderio de Sota
    15/06/2017 at 10:52

    Buen resumen, senyor Foix. Pero el ejercicio de la moción también sirvió para poner, en negro sobre blanco al menos en las actas del Congreso de los Diputados, que la corrupción sobre todo la sintética y del Partido Popular y la independencia de Catalunya son los dos grandes temas que tiene delante la política española. Y digo temas y no problemas por dos razones: los problemas son muchos y gruesos, como la degeneración democrática, la politización de la justicia, la situación económica real, la pobreza. el desempleo, la falta de estructuras que mejoren la productividad y el desarrollo económico, la financiación suficiente de sanidad y educación y otros así. Y en segundo lugar porque los problemas demandan soluciones y sus señorías parecen entender que proponer, activar y desarrollar soluciones desde el ámbito legislativo. no es de su incumbencia.
    Ni se trataron los problemas ni se propusieron soluciones concretas o eficaces.
    El sistema político español, el régimen de la transición esta agotado, descoyuntado y carece de significados y significancia. Y no parece tener remedio.
    Catalunya se irá y la corrupción acabará comiéndose lo que quede del estado, o así parece. No lo deseo. Sólo lo constato.

    • Desiderio de Sota
      15/06/2017 at 10:54

      Error: donde dice sintética, debería decir sistémica

Comments are closed.