Somos un país bastante normal

Un aspecto positivo de la entrada y salida de los juzgados de personajes honorables es que somos un país bastante normal. La imputación de políticos de varios partidos en casos de corrupción urbanística, las comisiones de investigación sobre posibles desvíos de dinero público para financiar a partidos políticos y las corrupciones varias que se dirimen en los tribunales no son necesariamente negativas. Más bien lo contrario.

No está fallando el sistema democrático sino que sale fortalecido al esclarecerse casos sobre las conductas  de los servidores públicos. En Inglaterra, más de ochenta diputados fueron borrados de las listas de las últimas elecciones por haber sustraído unos miles de libras para arreglar la cocina de su casa o comprar la comida para los perros. El presidente Sarkozy se querelló contra su ex primer ministro, Dominique de Villepin, dejando dicho que no pararía sin colgar en un gancho de carnicero al que fue correligionario y primer ministro.

Es mucho mejor que se sepan los pequeños o grandes detalles de corrupción política que las acciones de sus protagonistas permanezcan opacas para preservar el buen nombre de una persona o la estabilidad de un gobierno.

Nadie pretende que los políticos de un país posean una virtud abstracta, fanática o autoritaria, como la del incorruptible Robespierre que llegó a cortar una media de siete cabezas cada días en los menos de dos años en los que dirigió el régimen del terror en la Revolución Francesa. Los políticos son humanos, tan humanos como los que individuos que participan directa o indirectamente en la corrupción de las cosas públicas.

Los regímenes perfectos, ya sean de izquierdas o de derechas, acaban despreciando la condición humana y crean sistemas que humillan a las personas que pretenden llevar a la perfección. Los políticos actúan respaldados por la confianza que han recibido de los ciudadanos. Pero si actúan al margen de la ley en cualquiera de sus variantes, la justicia tiene el deber de averiguar los hechos y aplicar la ley con todas las garantías establecidas.

Advierte Claudio Magris que siempre habrá quien diga que la política no se hace con la moral o con moralinas. Es cierto, pero tampoco se hace con la inmoralidad. La política es el arte del compromiso, el negocio de los hombres que decía Montaigne, el tira y afloja, las componendas y todo lo que se quiera. Pero la política es también un compromiso con la moralidad de los actos públicos.

Los casos de corrupción que se ventilan en los juzgados en estos tiempos no son un síntoma de debilidad colectiva sino un factor de vitalidad del sistema que, quizás un poco tarde, ha decidido aclarar las conductas de unos cuantos para que rindan cuentas y salvar la honorabilidad de la mayoría de servidores públicos.

Artículo publicado en La Vanguardia el primero de julio de 2010

17 comentarios

  17 comments for “Somos un país bastante normal

  1. Ramón
    06/07/2010 at 11:07

    Conferencia sobre el tema.
    economica de la conducta
    1- http://www.ted.com/talks/dan_ariely_on_our_buggy_moral_code.html
    Dan Ariely on our buggy moral code
    TED Talks Behavioral economist Dan Ariely| Video on TED.com
    http://www.ted.com

    2-http://www.economiainstitucional.com/pdf/No21/eostrom21.pdf

    (si las leyes no se hacen cumplir no sirven para nada)

  2. Pere
    02/07/2010 at 10:22

    852.000 Euros de indemnización para Joan Oliver.
    ¿Quién ha dicho que somos un país normal?

    • Albert
      02/07/2010 at 12:04

      Pere, ¿ Que habrá hecho este Sr. para merecer tamaña cantidad de dinero, mientras 4.500.000 de personas están en el paro y dentro de poco tiempo, estarán sin ningún ingreso de dinero ? ¡ Decididamente falla algo en el sistema ! Para algunos la crisis solo son 2 palabras: ” ¡ La Crisis “. y nada más.

      • francis black
        02/07/2010 at 13:40

        Un tio con una antiguedad de dos años y que es cargo de confianza de un presidente que sabe que es imposible continuar y el contrato se hace a más años, es mala fe manifiesta.

  3. francis black
    02/07/2010 at 08:05

    Las Majors se han enfadado, aqui la gente se enfada y pasa de las leyes.

    Haber quien es el guapo que no pone el ticket en la Zona azul,la vida es injusta.

  4. Julia
    01/07/2010 at 22:46

    El país es normal, los que no son normales son todos estos que nos desgobiernan y una empieza ya a estar un poquito cansada de tantos cuentos como nos cuentan cada día.

  5. Enric
    01/07/2010 at 21:32

    El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha analizado hoy por primera vez la sentencia del Estatut en público y ha explicado con detalle por qué considera que el fallo es positivo y “garantiza el máximo nivel de autogobierno que Catalunya ha tenido en la historia democrática”. ¡¡¡¡Toma ya y sin anestesia!!!.

  6. francis black
    01/07/2010 at 18:12

    No es que los politicos sean ladrones , eso no lo creo , pero el que es ladron se mete en politica , es donde es más facil medrar, la opcaidad de los partidos es del nivel de los clubs de fútbol, el tema urbanistico ha sido un cachondeo durante años , es de cajon.

    • jaume
      01/07/2010 at 18:29

      Si, se meten en política por la impunidad, por la facilidad de medrar, porque no hace falta saber de nada, solamente hace falta tener ganas de tocar pela y punto, nos esquilman a impuestos, impuestos que no saben administrar, que dilapidan, que malgastan en mil y una idiotez, para después venir a contarnos las tonterías que ya conocemos cuando el negocio les sale mal.
      Venga ya, que nos toman el pelo como quieren y encima en nuestra cara.

  7. 01/07/2010 at 17:48

    Es normal que los delincuentes -de cuello blanco o azul, políticos o civiles- rindan cuentas ante la justicia; pero no debería de ser normal que esto se generalice hasta el punto de generar la sensación de que en la política y los negocios no n’hi ha un pam de net.

    Hace poco releía el libro de Giles Tremlett (corresponsal de The Guardian) “España ante sus fantasmas” en el que se refiere a una de nuestras instituciones en estos términos: “Lo llaman «enchufe» y es el arte de tener contactos personales, cultivarlos y utilizarlos”. Poco importa donde está -si es que la hay- la frontera que separa el enchufismo o amiguismo de la prevaricación y la corrupción, porque al final todo forma parte de la misma tradición: la, en mala hora tolerada e incluso ensalzada, “picaresca”. Lo único que diferencia al médico o al lampista que no declaran el iva, de la gran constructora que carga un 4% para sobornos, es sólo una cuestión de tamaño. Dicho de otra forma: los que no somos corruptos (los de la nómina controlada) es porque no hemos tenido ocasión de serlo.

    • jaume
      01/07/2010 at 18:08

      Pero una cosa es hacerlo con tú dinero, ganado con tú esfuerzo y otra muy distinta hacerlo con el dinero público, comparar que yo quiera ahorrarme un iva del lampista para que me cuadren los números, con que una gran empresa pague el 4% por una adjudicación pública me parece excesivo.

  8. 01/07/2010 at 16:26

    Sr.Foix: Hubo una época en la que estaba claro dónde estaba el enemigo, se construían unas murallas y problema resuelto, hoy el enemigo lo tenemos dentro de las murallas y es más difícil combatirlo. La impresión que tenemos los ciudadanos cuando vemos estas entradas y salidas de la cárcel, es que alguien que no ha cobrado lo que se le prometió se ha enfadado y ha tirado de la manta, también tenemos la impresión que al final se cambiarán cromos unos y otros y todo se quedará en agua de borrajas.
    Un político puede ser honrado y seguro que los hay en abundancia, pero en los tiempos que corren, cuando ve que otros con menos escrúpulos suben como la espuma, sólo tiene dos soluciones o irse o subirse al carro…

    • jaume
      01/07/2010 at 17:35

      Por de pronto nadie se va, o les echan o se agarran a la silla y no les mueve nada.

      ZP ha tardado tres días en opinar sobre el Estatut, vamos que se lo ha pensado un rato largo.

      Millet y Montull salen y entran de la cárcel como todos los delincuentes en este país, sin arrepentirse de lo que han hecho.

  9. Albert
    01/07/2010 at 13:12

    P.D. Hacernos perder el tiempo, mientras ya se iba vislumbrando hace 3 años la crisis fianciera, económica y de la construcción de viviendas, que lo veíamos venir todos los ciudadanos, y que los economístas lo anunciaban ya entonces, es imperdonable.

    Porque se podía haber empezado a prevenir y evitar el sunami y el sacrificio actual. En lugar de hacernos perder el tiempo en discusiones parlamentarias sin útilidad para el ciudadano.

    Lo importante es el puesto de trabajo y los ingresos. La palabrería nos sobra.

    Pero claro, repito una vez más, ellos no lo viven en sus carnes. La crisis solo son 2 palabras para ellos. ” ¡ La Crisis “.

    ¡ Parole ! ¡ Parole !

  10. Albert
    01/07/2010 at 12:45

    Hola Sr. Foix. No podemos generalizar y meter a todos los políticos en el mismo saco. Sean del partido que sean hay de honestos y honrados en todos los partidos. Esto es evidente.

    Pero ¡Cuando el río suena, agua lleva ! Y en castellano ya dicen hace siglos ¡ Que el poder corrompe ! – No todo el mundo se deja corromper. ¡ Pero de corrompedores y corruptos de haberlos ahilos !

    Para esto sirve la democracía. Que establece la alternancia en el poder y el gobierno. Y la utilidad y servicio de estar en el gobierno y también la útilidad y servicio de estar en la oposición.

    Que también es útil a la nación y a los ciudadanos una buena oposición. Lo que no nos interesa es que nos hagan perder el tiempo con discusiones inutiles. Que el tiempo es oro/ dinero.

    En fin. Al buen entendedor….

  11. dogbert
    01/07/2010 at 11:42

    Si la normalidad es esto, es que se me afloja el esfinter Sr. Foix.
    Y si los que entran y salen de la trena son honorables, entonces es que ya me he perdido del todo.
    Entiendo que quiera dar un toque pelin menos derrotista a todo el entorno que nos asfixia, pero aun asi el hedor general a caquita es tremendo.
    Que corra el aire por favor!

  12. francis black
    01/07/2010 at 11:30

    No estoy muy de acuerdo con el articulo de hoy , si cada día te entran a robar no puedes decir, vivimos en un lugar seguro pues detenemos al ladrón, no, el lugar es inseguro pues cada día hay un robo. Se vendió que la concejala de ciutat vella dimitió por desgaste, pero parece que no era desgaste por las dificultades propias del barrio.

    http://www.europapress.es/catalunya/noticia-itziar-gonzalez-dimite-concejal-ciutat-vella-le-sustituye-carles-marti-20100416185905.html

Comments are closed.