Recuperar la utilidad de las instituciones

Un edificio alegórico de las instituciones democráticas

Una de las consecuencias más inmediatas de los cambios que provocan las revoluciones sociales es el cuestionamiento de instituciones que se han distanciado de los intereses de los ciudadanos. La revolución la está dirigiendo la socialización del conocimiento y, sobre todo, el acceso de cualquiera a recibir información y a difundirla sin necesidad de filtros políticos, mediáticos o financieros.

Es una revolución que no tiene líderes ni ideología. Es la que promueve el acceso indiscriminado a todos los ámbitos de la vida sin necesidad de verificar si la masa crítica de la información y opinión es veraz o es falsa.

La mentira está ganando terreno a la veracidad. No es más fuerte pero grita más, llega a más personas. Está comprobado que recurriendo a falsedades se han ganado elecciones, como es el caso de Donald Trump o el del Brexit en Gran Bretaña.

Si el que más seguidores tiene en las redes sociales los utiliza para emitir mensajes que no pasan la prueba del rigor, nos encontramos en que la sociedad global vive sujeta a los vaivenes de un populismo que no necesita las instituciones y que, con gran frecuencia, utiliza las concentraciones masivas en las calles para reivindicar ambiciones que por la vía de las instituciones políticas, culturales, judiciales, económicas o periodísticas no consigue hacer llegar a los centros de poder que toman las decisiones.

Las instituciones volverán a ser imprescindibles para los que pensamos que la democracia representativa es la mejor para resolver los conflictos inevitables entre humanos. No deben cambiar su papel sino acercarse con más eficacia y rapidez a los latidos de una sociedad que está cambiando a grandes pasos.

Publicado en la revista El Ciervo, Mayo-Junio de 2018

 

 

7 comentarios

  7 comments for “Recuperar la utilidad de las instituciones

  1. 11/06/2018 at 10:43

    Sr.Foix: renovarse o morir…

  2. carles
    09/06/2018 at 21:22

    La mentira produce ciudadanos sumisos y la verdad ciudadanos libres.
    La política y sus actores siempre han apostado por la mentira.

  3. Ramon M
    09/06/2018 at 15:08

    Las instituciones siempre deben reformarse,adaptarse, el tiempo hace que queden caducas,….en nuestra constitución, que es reformable será la solución, psoe y psc, parece que tienen claro esta reforma federal.

  4. Josep Ramón
    09/06/2018 at 08:59

    Solo los fanáticos son proclives a caer en las falsas informaciones que coincidan en apoyar su ideología.
    A Dios gracias hay suficiente información para que cada uno puede constatar la veracidad de los hechos reales. Así vemos que el problema a veces está en quien ocupa las instituciones y su coherencia.
    Anteayer vimos como se debía sancionar a Rusia por recuperar la peninsula de Crimea y hoy, los mismo exigen que debe regresar Rusia al G7/8. Todos ello con la retahíla de sanciones económicas que, a quien perjudicaba mas es a Europa. ¿Fuck Europe?
    Medios de comunicación que han perdido toda la poca credibilidad que les quedaba por ser proclives a una ideología política. Esos hechos son los que nos obligan a ser prudentes con las opiniones, vengan de donde vengan.

  5. Albert
    08/06/2018 at 22:36

    Sr. Foix : ” La mentira está ganando terreno a la veracidad ” … Es vedad, pero fijemonos que los muy antiguos refranes aun son muy validos y aplicables hoy en día. Pues reflejan la verdad en muy pocas palabras, entendibles por todos.

    Repetiré una vez más : …. ” El poder corrompe ” …. ” La codicia rompe el saco ”
    …. ” Salud, dinero y Amor “, ect. hay más…

    Añadiré una de cosecha propia : ” Muchos adelantos, mucha informática, mucho internet, muchos robots que lo hacen todo, ect,pero …” El pan aun hay que sudarlo ” .

    De hecho … No ha cambiado tanto el mundo. Solo han cambiado las formas y los modos, las formas y el vocabulario, pero solo es un espejismo, pues la convivència y el fin óel final es el mismo.

    • Albert
      09/06/2018 at 06:03

      P.D. Como mentira podemos recodar la intervención militar en IRAK, que protagonizaron los del TRIO de las Azores y que en España tuvo la respuesta, durante varios días, de las caceroladas de protesta contra la intervención militar.

      Pero los negociantes beneficiarios, de la intervención guerrera en IRAK, hicieron caso omiso.

Comments are closed.