Sánchez y Torra constatan la mutua fragilidad

Pedro Sánchez y Quim Torra paseándose por los jardines de La Moncloa al concluir una reunión de más de dos horas

La reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra ha ido bien porque los dos han hablado más de dos horas con las cartas marcadas. El paseo por la arboleda de La Moncloa en busca de la fuente en la que Antonio Machado se veía con su amante Guiomar hasta 1935 ha sido el toque cultural que no se practica en este tipo de encuentros.

Los dos se encuentran en una posición de precariedad. El presidente Sánchez porque depende del apoyo de Podemos y del resto de partidos nacionalistas que le dieron el triunfo en la moción de censura y porque su capacidad de maniobra está limitada por sus 84 escaños en el Congreso. Sánchez no tiene nada que perder y ha roto el hielo que congelaba las relaciones entre el gobierno de España y la Generalitat desde la fugaz y frustrada visita de Artur Mas a Rajoy en 2012.

El president Quim Torra se ha encontrado con el cargo sin que se hubiera presentado para obtenerlo. Lo recibió de manos de Carles Puigdemont que le entregó el testigo en una situación de extrema inestabilidad política. Se entiende que el punto primero de Torra ante los periodistas fuera el recuerdo de Puigdemont como verdadero presidente de los catalanes.

Sánchez es atacado por la oposición y Torra se encuentra con la oposición habitual de Ciudadanos y los cuatro diputados de la CUP que han pedido su dimisión por haberse atrevido a acudir a La Moncloa.

Se han puesto de acuerdo en aquellas cosas que interesan a la mayoría de catalanes pero no han claudicado en los puntos que afectan a los temas de fondo del conflicto. La cosas ordinarias no interesan en exceso al gobierno Torra. Sánchez le ofrece cosas concretas pero no transige en todo aquello que pueda romper con la Constitución y el Estatut. Pero Torra sigue con propuestas de alcanzar la independencia siguiendo el camino de la legalidad, por el momento, pero reservándose todas las alternativas que se presenten.

Hemos vuelto al punto cero, a una autonomía salpicada de frustraciones que será difícil que sea aceptada por muchos votantes independentistas. Sánchez y Torra han abierto un diálogo en el que se ha hablado de todo. No faltaría más. Rajoy no entendió que esta posibilidad le habría ahorrado muchos disgustos y, posiblemente, habría evitado su dimisión apresurada por el juicio de la Gürtel.

La cortesía y cordialidad del encuentro es parte importante de la política. El buen tono ha dominado la reunión. Lo más importante es la reanudación de la comisión bilateral que estaba inoperante desde 2011. Los próximos pasos serán pequeños y cortos. El tema va para largo. Ya se verá cómo evolucionan las relaciones. El independentismo radical ha perdido esta batalla. También puede considerarse derrotado Carles Puigdemont que no puede controlar a la distancia lo que ocurra en la Generalitat. En todo caso, la debilidad política de ambos es lo que ha hecho posible una reunión que era del todo imprescindible.

9 comentarios

  9 comments for “Sánchez y Torra constatan la mutua fragilidad

  1. Ramon
    10/07/2018 at 19:08

    Todos sabemos que no cumplir la legalidad, es entrar en escenarios unilaterales, sin poyo de Europa, nuestro acreedor. Ademas de entrar en una tension y frentismo 50-50, en donde no hay estrategia win.win, ambos pierden y mucho. Para que se produzcan las reformas hay que cambiar la constitución. Negociar es llegar a un punto medio, y este esta ubicado en el federalismo, siendo el ejemplo Aleman, con los landers y el Bundesrat, un ejemplo viable, porque ha demostrado que funciona.
    Sobre la precariedad, es dañina la precariedad en la que han dejado la confianza en el pais, la perdida de notoriedad, esta si es grave, porque vender que no somos un pais democratico, es muy grave. La desconfianza al constatar lo que muchos sabiamos, el farol, y no tener un plan B,C, o D, deberia pasar factura en las proximas elecciones, pero como el asunto es emotivo y poco racional, no pasara factura.

  2. 10/07/2018 at 11:51

    Lluis Foix te mania al president Carles Puigdemont. El dona per derrotat. Però sobretot gràcies a Puigdemont, l’aparell repressiu espanyol (institucional, politic, judicial, policial, mediàtic) està en crisi.

    • david g
      10/07/2018 at 13:36

      carles puigdemont es un personaje penoso y nocivo para la sociedad. pero bueno, vivimos tiempos en los que eso ha dejado de ser una rareza: trump, boris johnson, matteo salvini… la lista sería larga.

      • 10/07/2018 at 19:21

        Evidentemente mucho más nocivo y penoso que el mantenimiento del recuerdo del Caudillo por la G. de D. y todo lo que cuelga de su gloriosa dictadura. Eso va a misa y al que no le guste escoba y desierto. Viva la democracia orgánica.
        Ponga a Rivera y Arrimadas en la lista.

  3. Albert
    10/07/2018 at 07:56

    Sr. Foix : Cuando observo la foto, veo que tanto Sánchez como Torra, los dos llevan los brazos en la espalda, salvo Sánchez, que saca un poco la mano derecha, peromanteniendo aun el brazo y el codo hacia atras, aun en la espalda, porque está argumentando.

    Y estos gestos de los brazos de cada uno, es muy bueno, porque indica que no están cerrados a escuchar, dialogar, interpretar al interlocutor y ha tenerlo en cuenta. Cada uno esta abierto a las razones que exponga el otro.

    Muy al reves de la cerrazon y el empecinamiento durante años de Rajoy y Cia.

    Ellos son frágiles pero obrando asi son muy fuertes en defensa de España,incluida Cataluña y esto significa y es la unidad.

    El separatismo lo provocan los empecinados testarudos no dialogantes.

  4. sip
    10/07/2018 at 03:37

    Es, cuando menos curioso, que algo tan natural, tan ligado a la naturaleza humana como dialogar, comunicarse y escuchar nos resulte casi insólito. A tal punto de despropósito habíamos llegado. Quizás los débiles tienen oportunidades que los fuertes desechan por puro espejismo, terquedad, cerrazón y abuso.

  5. dogbert
    10/07/2018 at 00:32

    Ver a los presos politicos en la calle y lograr una autonomia a la vasca para mi son objetivos posibles aunque no probables a corto y medio plazo que colmarian mi “singularidad” catalana.
    LLegar a una confederacion de republicas ibericas ya seria el culmen.
    Conseguir una sociedad mas justa, solidaria y equitativa es un sentimiento que subyace en todo lo anterior.

    Todo lo demas, fragilidades, equilibrios y ball de bastons lo considero superficial, accesorio e incluso frivolo, pero ahi esta.

    Lo de hoy, y no soy fan de ninguno de los dos personajes me ha parecido muy bien.
    Si las fragilidades sirven para “finezzas” como las visualizadas hoy, no quiero fortalezas para nada.

    El corredor de seguros y el guaperas total han abierto un caminito que esperemos que el tiempo no borre.

    • Sinera
      10/07/2018 at 12:58

      Signo paraula per paraula el teu comentari. Chapeau, Dogbert!

    • Àfrica
      11/07/2018 at 20:15

      Hi estic d’acord,Dogbert!!

Comments are closed.