Detener al presidente sudanés

El Tribunal Penal Internacional ha dictado una orden de detención contra el presidente de Sudán, Omar al-Bashir, acusándole de ser criminalmente responsable de dirigir ataques contra una parte de la población de Darfur, asesinando, exterminando, violando, torturando y forzando a muchos civiles a abandonar sus tierras confiscadas que fueron sometidas al pillaje.

Es la primera vez que un presidente en ejercicio es objeto de una orden de detención por el Tribunal Internacional. Es improbable que el presidente al-Bashir se entregue a la justicia internacional. Las manifestaciones organizadas en Jartum en apoyo del presidente y del régimen indican que la situación puede empeorar todavía para quienes han sido vejados en Darfur.

El régimen ha amenazado con “amputar miembros a quienes metan sus manos en la ejecución de la sentencia del Tribunal Internacional”. Lo ha dicho el jefe de la seguridad nacional. Pocas bromas. Hasta seis organizaciones no gubernamentales han sido expulsadas del país.

El presidente al-Bashir subió al poder el 1989 después de un golpe de estado incruento siendo coronel del ejército y derrocando a un gobierno democráticamente elegido.

Sudán es el más más extenso de África. Fue incorporado a la civilización y cultura árabes durante la expansión islámica del siglo VII. El sur no abrazó la fe del Profeta y se identificó con el cristianismo y el animismo. De ahí vienen muchos de los probemas endémicos de Sudán que ha vivido en guerra civil desde que Gran Bretaña le concedió la independencia en 1956.

La decisión del Tribunal Internacional marca un precedente interesante para aplicar justicia en tiempos globalizados. No lo hace como el intrépido y vanidoso juez Garzón que se ha querido convertir en un justiciero universal. Es un organismo que protege las garantías jurídicas y que es fruto del acuerdo internacional para aplicar justicia.

Aunque no tenga consecuencias prácticas inmediatas en Sudán, es un referente que hará recapacitar a los tiranos que actúan en tantos continentes, el otro caso africano es Zimbabwe con un presidente totalitario, sabiendo que el derecho internacional les observa y puede condenar sus fechorías.

  7 comentarios por “Detener al presidente sudanés

  1. Las proximas generaciones lo vamos a pasar fatal, ya lo estamos pasando, vivimos al día, sin otro futuro que verlas venir, eso si hacemos cada trimestre cursos y cursos de mejora para nuestros estudios que a este paso seremos los más sabios en nuestra especialidad.

    Yo ya estoy hasta el moño de todo ello, pero me he hecho a la idea de que esto va a durar y me lo tomo con calma, con muchaaaaaaaaaaaaaaa calmaaaaaaaaaaaa, lo malo son los que no pueden esperar en casa de sus padres y están independizados, esos están de los nervios nerviosos, no les puedes ni hablar.

    Sobre el tema de hoy-perdón que se me había olvidado- pues eso, lo que dice Bartolomé, que siempre dice cosas chulas, que los coroneles les gusta mucho mandar, como a uno de mis jefecillos, que siempre quería ser el el director y le hacia la cama cada día a su jefe, a todas horas, un cabroncete, como los coroneles, pues eso.

    (Margaret)

  2. Ciberdemocraia, regenaración, nuevas normas transparentes, superar la decadencia en la estamos entrando, o bien ya hace tiempo que estamos.La suma de intereses contrapuestos en dos partidos enfrentados, pasa factura,es lo mismo que en USA, lobies (farmaceuticos,defensa,petroleros) contra lobies (renovables). Mejor un sistema de partidos mas pequeños o un partido bisagra, mediador.
    Vamos muy mal, la crisis global no se soluciona sin pactos nacionales, europeos y mundiales. Todo lo demás son parches para salvar el asiento traspasando responsabilidades y deuda a las próximas generaciones. que ético verdad?

  3. Acabo de leer la noticia del procesamiento de Camps y la pregunta inmediata es si Garzón considerará sobornos en especie que a un funcionario público le inviten a cazar a un coto, que no pague los venados cazados, los cartuchos disparados, los ayudantes y después le inviten a dormir en un hotel o a cenar, o sin ir más lejos que le paguen burradas por dar conferencias que no sirven para nada.

    Un saludo,J.Vilá.

  4. Este Tribunal si tuviese mas fuerza podría ser el valedor de los derechos humanos, la mínima dignidad humana. Deberemos preguntarnos a quien le interesa o no le interesa que tenga mas fuerza. Defiendo los razonamientos de los economistas reformadores (que por desgracia no están en órganos donde puedan tomar decisiones, están quienes les cuesta mucho proponer cambios no vaya ser que….)Defiendo los argumentos de Veblen, la economía institucional. Si las instituciones supranacionales están bien organizadas, son democráticas y con un comportamiento intachable, hay futuro.

  5. ///ENRIC///

    Así, a bote pronto, se me ocurren unos cuantos presidentes más a los que se podía dar orden de detención.

  6. Sr Foix: Alegrémonos de este primer paso,ojalá sirva para algo bueno.Un saludo

    Africa

  7. Sr.Foix: Parece mentira lo que les gusta a ciertos coroneles ascender rápidamente por encima de sus superiores y después perpetuarse en el poder, debe ser un virus asociado al entorchado de los galones, alguien debería escribir un libro sobre el tema.

Comentarios cerrados.