Breivik no tiene sentimiento de culpa

Me impresiona que el autor de la matanza en Oslo el viernes no tenga ningún sentimiento de culpa. Es frecuente entre los terroristas de todos los tiempos y también entre los militares que hacen las guerras. La novedad de la comparecencia de Anders Behring Breivik en un juzgado de Oslo es que hay dos células en Europa que participaron en la preparación de la desgracia que dio muerte a 76 personas el viernes.

Manifestación en Oslo

El noruego de 32 años admite la autoría de los macabros hechos pero lo justificó ante el juez diciendo que quería salvar a Europa de una invasión musulmana. La mayoría de las víctimas pasaban el fin de semana en la isla de Utoya donde se celebraba una conferencia anual de las juventudes laboristas.

El autor afirmó que fue él solo quien perpetró los atentados del centro de Oslo y de la isla. En su primera declaración ante el juez cambió el relato y dijo que hay cómplices en organizaciones europeas. En Polonia se detuvo a un ciudadano.

El lenguaje de Breivik es el de los partidos xenófobos y racistas de varios países europeos. La extrema derecha ha crecido considerablemente en Holanda, Dinamarca, Suecia, Austria, Francia y también en Noruega. Los actos criminales fueron crueles pero necesarios, declaró el viernes a la policía el autor de la matanza.

Hoy ha precisado ante el juez que el objetivo de las matanzas era enviar una fuerte señal al pueblo e impedir «futuros reclutamientos» para el Partido Laborista, al que acusó de haber «traicionado al país» y de haber «importado musulmanes de forma masiva». Volvió a denunciar la deriva marxista de Europa y se presentó como un caballero medieval, un cruzado para luchar y vencer a los infieles musulmanes.

Parece una broma pero es cierto. Breivik ha confesado que uno de sus objetivos era asesinar a la ex primera ministra Gro Harlem Brundtland que el día de la matanza había participado en un acto en la conferencia laborista de la isla de Utoya. Brundtland ganó tres elecciones seguidas en los años ochenta y noventa y llevó a cabo una política de cambios sociales que fueron duramente criticados por los conservadores. Fue también presidenta de la Organización Mundial de la Salud.

La sociedad noruega salió hoy a la calle para protestar silenciosamente y con dolor por lo que parece un mal sueño, una pesadilla, que parecía imposible en un país rico, desarrollado, socialmente avanzado y con una de las rentas per capita más altas del mundo.

Europa ha recibido grandes oleadas de inmigrantes en los últimos quince años. Muchos de ellos procedentes de culturas, creencias y etnias distintas. No es fácil la asimilación. La integración y el multiculturalismo no han conseguido sus objetivos en ninguna parte. Posiblemente no los hay.

Lo que sí tiene que intentar Europa es tratar a los recién llegados con dignidad y respeto. No vaya a ser que el terrorismo de corte islámico que ha sacudido tantas veces a ciudades europeas en los últimos años, de paso a una reacción igualmente perversa que es la persecución del otro por el hecho de ser extranjero, musulmán, cristiano, africano o asiático. El respeto al diferente es la garantía de la convivencia y del progreso. La palabra cruzada utilizada por el autor confeso de la matanza es un desafío inaceptable e indecente. Una degradación moral.

11 comentarios

  11 comments for “Breivik no tiene sentimiento de culpa

  1. Kikaturquesa
    27/07/2011 at 10:31

    Señor Foix:

    Su primera frase es ya diagnóstica, la ausencia de sentimientos de culpa, característica de una personalidad psicopática. Otro rasgo de esa patología, tener una misión y ser un elegido para llevarla a término.
    Personalidades que se pueden detectar precozmente y prevenir sus acciones futuras.
    Estas personalidades se cuelan cada día en el mundo de la política y de las grandes empresas, entre militares y personas que detentan cualquier forma de poder: político, económico, militar, policial, social y de medios de comunicación de masas.
    Hitler es uno de los más notorios, Musolini, Franco, los dictadores suramericanos y del mundo entero; ciertos presidentes de estados que aparentan ser democracias y, domésticamente, cargos políticos y económicos actuales en nuestro país y en todo el orbe.
    Sólo que se disimulan habitualmente y salen a la luz de cuando en cuando como Breivik.
    El verdadero horror es que habiendo los medios, no se detecten y frenen antes de perpetrar sus misiones. Los integrismos de cualquier signo están cargados de ellos.
    No hay ni tratamiento, ni cura para tal psicopatología. Que el hecho de demostrar su locura no le reduzca la pena porque si sale repetirá y en mayores des-proporciones…
    La distinción entre la maldad y la locura no deben confundir, los actos de Don Quijote en su locura son buenos. Los de cualquier Breivik siempre serán nefastos para la humanidad.

  2. sip
    26/07/2011 at 19:28

    El Sr. Foix empieza su artículo diciendo «me impresiona que el autor de la matanza en Oslo…» Pues verán hoy mientras trasegaba mi comida he visto unos segundos en el telediario imágenes de Somalia. Estoy impresionada, triste, desolada. Medio millón de niños van a morir en los próximos dias de hambre. La agonía es lenta y dolorosísima. No habrá juicio para los que por acción u omisión permitimos este exterminio, no habrá consideraciones psicológicas, culturales, sociales ni de ningún tipo. Habrá, una vez más, una gélida indiferencia. No será portada de periódicos ni motivo de reflexión. Estoy muy muy impresionada.

  3. Paqui Doblas
    26/07/2011 at 18:42

    Breivik tiene sentimientos odio y desprecio e ideología,extremaderecha.Y un motivo proteger la identidad cristiana europea y la lucha contra el multiculturalismo. No es el único entre nosotros que presenta este perfil, ni el único que lleva a cabo actos criminales a partir de estas premisas.Basta repasar los datos que el Observatorio Europeo contra la xenofobia da cada año sobre este tema Pero para ser tenido en cuenta por la prensa y escandalizar a la gente de orden el criminal tiene que ser musulmán o realizar una masacre como la de Noruega.Culpar a la permisividad con la emigración de los partidos de izquierda, del auge de la xenofobia es un deporte nacional en Catalunya. Desde luego Breivik no es un enfermo es un nazi normal y corriente al que no le parecen suficiente las palabras y cree que hay que pasar a la acción, si queremos protegernos de estos individuos lo primero que tenemos que hacer es defendernos de los ideólogos del odio al extranjero,dejar de despreciar y ridiculizar a los defensores de los derechos humanos y empezar a poner en valor la diversidad como lo que es una riqueza para cualquier sociedad.Defender la identidad propia porencima de las demás no es un valor, es racismo.

    • sip
      26/07/2011 at 19:07

      Totalmente de acuerdo , Paqui Doblas. Ahora vienen las consideraciones psicólogicas de este asesino en serie, pero mira por donde no le ha dado por empezar disparandose a sí mismo. Debemos extremar el cuidado y la vigilancia de ese caldo de cultivo que de vez en cuando nos enseña la patita y a veces las fauces sangrientas.

  4. pep
    26/07/2011 at 15:10

    Hola Lluís, jo fa 18 anys que tracto amb la immigració i tal com tu acabes l’article » El respeto al diferente es la garantia de la convivencia y del progreso» ni més ni menys. Es un bon consell per part teva, » no hay atajos «, jo cada dia m’esforço en dur-lo a la practica, per altra banda no tinc alternativa vist amb els ulls de l’Evangeli. Per altra banda si ja no respectem al que es igual a nosaltres imaginat ? No t’imagines els ulls de satisfacció que posa l’immigrant quan se sent igual, amb la mirada et dona les gracies; i no oblidem que l’agraïment genera agraïment i no al revés. Només per aqui ens podem salvar tots plegats. Em dol que sigui en una societat rica que hagi passat aquesta «masacre».Evidentment aquest BREIVIK no te sentiments.
    Anims tots plegats

  5. Francis Black
    26/07/2011 at 09:37

    Yo no le daría un perfil ideológico, si este tío nace en otro sitio tendría otro razonamiento para un acto similar.

  6. Albert
    26/07/2011 at 07:58

    Sr.Foix: Esta falta de sentimientos y de culpabilidad, en realidad la tienen todos los seres humanos innata. Unos más y otros menos. Claro que no todos los humanos son tan criminales. Pero de haberlos ahilos.

    Recordemos las matanzas que se producen en ambos lados en las guerras in-civiles. España por ejemplo.

    Recordemos los grandes bombardeos sobre las ciudades, durante la segunda guerra mundial. También las guerras de exterminio y dominio. Para apoderarse de las materias primas.

    O el comercio Inhumano y muy desalmado de esclavos/as.

    Hoy en día aun existen el comercio de esclavos y esclavas. Y la esclavitud y de la trata de blancas, en algunos estados.
    Con los que tratamos sin ningun pudor.

    Luego también tenemos el sufrimiento, hambre, sed y muerte de millones de personas, mientras los demás lo observamos, sin hacer nada para evitarlo, desde las pantallas de TV, y a la hora de comer.

    También observamos que algunas personas y grupos ó lobbies se enriquecen a mansalva. Aprovechando la codicia, la corrupción, ect. Y nos van causando el desequilibrio economico-financiero mundial. Que nos está trayendo la misería, ect.

    Seguramente podría evitarse toda el hambre, sed, sufrimiento y falta de medios y vivienda para toda la humanidad.

    Pero casi todo aquel que vive bién y con la barriga llena y contenta se desentiende del sufrimiento, sed, hambre y muerte de los demás millones de seres humanos.

    Hemos de reconocer que existen aun muchos seres humanos que si ayudan en la realidad y en la práctica a los demás que sufren y padecen sed, hambre, desesperación y muerte.

  7. dogbert
    26/07/2011 at 00:04

    Sr. Foix, aqui la cosa no va de integracion ni de multiculturalidad. Aqui la cosa va de un noruego que ha asesinado a decenas de noruegos.
    Tal como comentabamos ayer una gran parte del problema lo tenemos en la mismita Europa y en estos especimenes enfermos autoctonos que de vez en cuando perpetran una masacre.

    • sip
      26/07/2011 at 19:16

      Exacto Dogbert, están entre nosotros, son nuestros vecinos de al lado. Puede parecer una barbaridad pero estoy segura de que en medio de la desolación que ha provocado este especimen no habría la mitad de desconcierto si los autores fueran de alguna célula islamista y tirando a morenitos.
      Vamos a seguir mirandonos el ombligo y a pensar que somos los más civilizados del planeta, los más justos, los más solidarios, los detentadores del camino verdadero.

  8. 25/07/2011 at 22:36

    Sr.Foix: Breivik no tiene sentimientos.

  9. Caton el viejo
    25/07/2011 at 22:20

    Gran article, com sempre un mestre humanista, bona persona i solidari

Comments are closed.