La historia nos mira y calla

Interesantes las reflexiones sobre la historia del siglo XX que intercambian el recientemente fallecido Tony Judt y el profesor Timothy Snyder que se enzarzan en un diálogo sobre una manera de repensar el siglo pasado. Es imposible saber cuáles son los elementos esenciales de la época más dramática y más trágica de la modernidad.

Los grandes conflictos nacieron de dos concepciones radicalmente laicas que se formularon en el nacionalsocialismo y en el comunismo. Aquellas ideas que provocaron hambres, guerras y dominación de pueblos y naciones fueron la desgraciada contrapartida de la era del progreso y de la ciencia más espectaculares que han conocido los tiempos.

Como historiadores debaten cómo se explica el pasado a las generaciones jóvenes. Cuenta Judt que “casi todos los países europeos viven una gran confusón sobre cómo enseñar su pasado y qué uso sacar de él. En los peores casos – me viene a la cabeza Gran Bretaña – se han abandonado completamente las narrativas nacionales convencionales y a los niños se les enseña una serie confusa de relatos parciales enfrentados, cada uno de ellos ligados a una perspectiva moral o ética”.

La historia no se crea sino que se rehace constantemente. Aparecen nuevos datos, surgen fuentes nuevas, testimonios desconocidos y el cuadro del pasado de una nación o una sociedad se va configurando para ser analizado nuevamente más adelante.

La historia no pertenece a los historiadores, a sus escuelas o a sus disputas académicas. La historia es de los individuos, de los pueblos y las naciones. Uno de los problemas que recorren Europa en estos momentos es el olvido en el que han caído los hechos del pasado. También los del siglo XX que ha sido uno de los más cruentos y, a la vez, el que más avances científicos y de progreso ha conocido.

Para poder vivir en convivencia es imprescindible tener unos puntos comunes de la historia en la que la gran mayoría pueda identificarse. Judt dice que la historia como narrativa sólida volverá, de hecho, desde el punto de vista del público lector, nunca se ha ido. Es extraordinariamente difícil imaginar una sociedad que pueda pasar sin una narrativa coherente y consensuada de su pasado.

Decía un clásico que ay! de aquel hombre público cuyos méritos dependan más de lo que digan las generaciones futuras que de lo que realmente ha realizado en su vida. Quienes somos historiadores aficionados y frustrados tenemos que modificar nuestros puntos de vista en la medida que aparecen nuevos hechos que nos obligan a cambiar de opinión. La historia no es un relato fijo, inalterable, rectilíneo. En todo lo que interviene el hombre no se puede hablar de cosas radicalmente blancas o negras. Los claroscuros abundan siempre en los grandes lienzos de la pintura universal.

En estos momentos de turbulencias graves en Europa es interesante recurrir a la historia. No para copiarla ni tampoco para repetirla. Simplemente para tenerla en cuenta. Cuántas tragedias se habrían evitado si los protagonistas principales de cada momento histórico hubieran tenido en cuenta que todas las acciones tienen consecuencias muy positivas o muy dramáticas. Sus decisiones son cruciales para ellos y para sus pueblos.

Las personas tenemos el hábito de tropezar en la misma piedra. Podemos caernos de bruces nuevamente o tener la precaución de esquivar la piedra y seguir el imparable devenir de la historia. El futuro no se piensa ni se prevé. De alguna manera, se inventa, aunque hay inventos que nos complican más la existencia. La historia nos mira y calla.

14 comentarios

  14 comments for “La historia nos mira y calla

  1. Àfrica
    27/08/2012 at 10:49

    «El coneixement del passat és bàsic per a la comprensió del present, que ens ha de permetre la construcció del futur»
    «L’obediència de partit està per sota de l’ obediència a la consciència»
    Josep Mª Ainaud de Lasarte

    • Ramón
      28/08/2012 at 15:13

      Si

  2. Ramon
    26/08/2012 at 20:14

    A Murray Rothbard solía gustarle debatir la pregunta: “¿Cuál es más peligroso: un historiador que no sabe economía o un economista que no sabe historia?

    sera cuestión de repasar la historia y ver como se salio de otras crisis y dejar de generar miedo…

    http://articulosclaves.blogspot.com.es/2012/08/las-tres-grandes-tareas-acometer-de.html

    • Ramon
      26/08/2012 at 22:20

      Tú puedes cambiar el mundo
      http://www.nowtilus.com/descargas/TuPuedesCambiarelMundoIntroNowtilus.pdf
      Tú puedes cambiar el mundo: manual del ciudadano global para lograr un mundo sostenible y sin violencia de Ervin László – junio de 2007.
      László postuló en su libro Tú puedes cambiar el mundo que hay dos opciones globales para la crisis mundial que está viniendo. Una que puede venir en la forma de un breakdown (desmoronamiento) global centrada en la fragmentación creciente de desigualdad económica y una nueva carrera armamentista por parte de las potencias crecientes. La otra opción sería una brecha (breakthrough) global conducida por organizaciones internacionales. Esto sería la unión de organizaciones no gubernamentales promoviendo una unión de desarrollo sustentable usando la Internet.
      Un Cambio Global es definido como un movimiento popular para girar la marea de un desmoronamiento global a una brecha global. László ve los años 2012-2020 como un período crítico para cambiar el curso ya que la crisis que viene está tomando forma en la geopolítica actual….http://www.clubofbudapest.org/

      • Ramon
        26/08/2012 at 22:22

        Esta vez repasando la histotia, y apoyando a los cientificos que buscan las relaciones de la arquitectura financiera con gobiernos, se pueden evitar males mayores.
        «La caracterización de la arquitectura de las redes económicas y financieras está ganando cada vez más importancia . De hecho, la reciente crisis económica ha planteado una amplia conciencia de que el sistema financiero debe ser considerado como una compleja red cuyos nodos son las instituciones financieras y los enlaces son financieros dependencias »
        http://www.nature.com/srep/2012/120802/srep00541/full/srep00541.html

  3. José A. García
    26/08/2012 at 19:43

    La historia no debería depender de cada generaciòn, ello implicaría la imposibilidad de conocer lo sucedido de modo objetivo. Es cierto que ningún conocimiento humano está exento de la subjetividad, pero ésta se debe limitar. La historia se ha manipulado con fines políticos, ocultando y mitificando los hechos. Por ejemplo, resulta inaceptable que se quiera reescribir el Holocausto, que el papel de Europa en la historia mundial está teñido de sangre durante muchos siglos. Podemos distraernos con las historias de la historia, pero el principal problema es la calidad moral del ser humano, su capacidad para el bien o el mal. En general, el mal suele trinufar sobre el bien, por suerte no completamente. Una especie, autollamada inteligente, no merece mucho respeto si deja morir de hambre a millones de sus semejantes, alienta la corrupción, no le importa el sufrimiento de millones de seres para obtener las materias primas que algunos necesitan para mantener su dominio y sus riquezas. La historia, según Herodoto, es una secuencia de venganzas, una detrás de otra… La historia se puede reescribir, pero lo que pasó, pasó y no se puede cambiar aunque lo queramos recordar como más nos convenga. No podemos ocultar nuestra ignorancia con matices, ni asumir la responsabilidad de nuestrros actos sean individuales o colectivos.

    • José A. García
      26/08/2012 at 19:45

      error: ni dejar de asumir nuestra responsabilidad…

  4. Joan Martorell i barberà
    26/08/2012 at 10:41

    Ara estem per l’ndepéndencia, dic ara perqué mai en la nostra història hem volgut ser independents.
    Jame I rei d’Aragó i comte de Barcelona va crear el Regme de Valéncia i el de Mallorca, peró no el de Catalunya.
    A la Guerra dels Segadors, i a la de Successió varem lluitar per les nostres llibertats, no per l’indepndéncia
    Per conseervar les nostres llibertats, quan ens va semblar que un rei austriac ens les volía prendre, ens vem passar a un Borbó francés, del foc a les flames, i, desenganyats, varem tornar a l’austriac. A favor d’un hereu austriac vem lluitar fins un fatídic onze de Setembre: El decret de Nova Planta la fi de les llibertats. Pel camí Catalunya va ser escapçada :De Mossén Cinto”s’et retallen les fronteres, s’et esquincen les banderes, ulls que et veren gran com eres que faran sinó plorar”.
    Una gran manifestació? Sí, peró per les llibertats, :El Pacte Fiscal, la llengua, l’entrada de la catalinitat als forums europues… potser un dia podrem parlar de quelcom més…. sense perdre el poc que ens queda.
    JOAN MARTORELL BARBERÀ
    Carretera de Terrassa 30
    08230 MATADEPERA
    tELF 937870535
    Dni39054045E

    potser no ve a tomb… peró és hist`ria oi??

  5. Jaume
    25/08/2012 at 23:17

    Tras los intentos de falsificar la Historia, de poner un signo de igualdad entre los agredidos y el agresor está el deseo de cuestionar los principios básicos de la estructura actual del mundo, lo que puede tener consecuencias muy serias, declaró este miércoles el primer ministro de Rusia, Vladímir Putin.

    “Debe existir una clara comprensión de que los intentos de tergiversar la Historia entrañan un peligro muy serio, de consecuencias impredecibles, pues apuntan a poner en tela de juicio los principios básicos de la estructura actual del mundo”, dijo el Putin al intervenir en una reunión de la presidencia del Gobierno de Rusia.

    Los últimos tiempos, en algunos países se hacen repetidos intentos de tergiversar los resultados de la Segunda Guerra Mundial, de minimizar el aporte hecho por la Unión Soviética a la victoria sobre la Alemania nazi.

  6. 25/08/2012 at 22:14

    Sí, Sr. Foix, «la historia nos mira y calla».
    Siempre he pensado, y así lo enseño en mis clases, que la Historia es una construcción, cada generación interpreta y reescribe la historia. Por eso muestro cómo la han explicado las películas, porque el cineasta es otro historiador. Como Vd., periodista, que no es un historiador aficionado ni frustrado, sino que con sus artículos y documentadas opiniones, ayuda a construir también la Historia.
    Le saluda cordialmente

    J. M. Caparrós Lera
    Catedrático de Historia Contemporánea y Cine
    Universitat de Barcelona

  7. Desiderio de Sota
    25/08/2012 at 21:50

    Lo del siglo XVIII era «dieciochesco», lo del XIX «decimonónico» ; ¿y lo del siglo XX? ¿Que adjetivo se le asigna a todo lo ocurrido en ese siglo de turbulencias, desastres y gloriosos acontecimientos?.
    Si queremos mirar a la historia necesitaremos como denominarla, ¿no?

  8. 25/08/2012 at 20:11

    Sr.Foix: La tergiversación de la historia es algo inevitable, los ganadores escriben su guión y lo transmiten a las siguientes generaciones y lo imponen a los perdedores, la mentira así se va haciendo tan grande que acaba creando leyendas en cada país, a cual más increible… Quizás por esa razón la historia se repite una y otra vez, no es que no aprendamos, es que no sabemos la realidad de lo sucedido, nos enseñan un guión en las escuelas que poco o nada tiene que ver con lo sucedido, un guión que obedece a intereses partidistas y que apenas tiene que ver con la realidad histórica…

Comments are closed.