Cambio de rasante

El Rey Juan Carlos y el príncipe Felipe

El Rey Juan Carlos y el príncipe Felipe

La historia se encargará de estudiar los casi cuarenta años del reinado de Juan Carlos, que acaba de abdicar de forma inesperada pero no imprevista. En el primer borrador de su trayectoria como Rey se puede afirmar que la aportación de Juan Carlos a la transición y a la paz política y social en España en su largo reinado es innegable. No se recuerda un periodo tan largo de libertades y progreso.

Procede del franquismo, y fue Franco quien le nombró, a pesar de que en su breve anuncio de abdicación dijo: «Heredo el legado histórico de la monarquía española de mi padre». Las Cortes franquistas le nombraron Rey, pero fue él quien contribuyó a transformar una dictadura en una democracia de la mano de Adolfo Suárez y de una clase política que optó por la transición y no por la ruptura. Dio la cara para parar el golpe de Estado de 1981 y ha sido un árbitro en varios momentos críticos de la siempre convulsa historia española.

No estaba en el calendario que su abdicación se anunciara el lunes. La motivación oficial es abrir el paso a una generación que reclama su papel de protagonista, una generación más joven y con nuevas energías. Las causas son más complejas y van más allá de su decisión personal. Tienen un fondo político.

En septiembre del 2013 escribí que «sería bueno para el país y para la monarquía que se acelerase la abdicación. Es un acto personal que solamente lo puede decidir el Rey. Pero sería bueno que para su bien y para el de todos cediera el paso a su hijo. Vivir un tiempo indeterminado, largo, pendientes sobre el estado de su salud es innecesario y posiblemente inútil. Nadie es imprescindible. Ni siquiera el Rey cuando sus facultades se deterioran».

Juan Carlos ha sido un embajador principal de los intereses españoles en el mundo. La transición fue un referente para cambios de regímenes dictatoriales a sociedades libres en muchas partes del planeta. Su campechanía y su experiencia le permitieron tratarse con normalidad con todos los presidentes norteamericanos, los líderes latinoamericanos, europeos y del resto del mundo. Su relación personal con los monarcas de Marruecos ha tenido importancia geopolítica y ha evitado entrar en conflicto con nuestro vecino del sur. La Marcha Verde marroquí para invadir el entonces Sáhara español, con Franco en su lecho de muerte, fue un aviso que no ha olvidado.

La abdicación de un Rey entra dentro de la normalidad en las monarquías parlamentarias europeas. El año pasado abdicaron la reina de Holanda y el rey de Bélgica. La abdicación de Eduardo VIII en 1936 causó una crisis política en Inglaterra, que va descubriendo que la renuncia no fue sólo por querer casarse con una divorciada, sino por razones políticas de fondo que tenían que ver con las sutiles simpatías del nuevo rey con el régimen nazi.

Desde Carlos V hasta Alfonso XIII han abdicado seis reyes españoles. Los cuatro últimos –Carlos IV, Isabel II, Amadeo de Saboya y Alfonso XIII- no lo hicieron de buen grado. Fueron forzados a abandonar el trono por sus equivocaciones políticas. El Saboya que se trajo el general Joan Prim i Prats se fue porque su protector caía asesinado en Madrid antes de que tomara posesión del trono.

Juan Carlos abdica por las razones que ha aducido en su mensaje de despedida pero también porque se ha visto incapaz de gestionar la crisis del Estado que tiene varios ramales a partir de la crisis económica que sacude a la sociedad desde hace más de seis años.

Los resultados de las elecciones europeas del 25 de mayo dibujaron un mapa político que enterraba definitivamente la transición. La victoria de Esquerra Republicana en Catalunya daba un impulso nuevo a un proceso que entra en colisión con la voluntad del Gobierno presidido por Mariano Rajoy. Al Rey se le tuvo que hacer muy cuesta arriba el arbitrar en el conflicto de más calado que tiene el Estado. Otro dato no menos relevante es que las urnas no dieron una mayoría a los dos partidos mayoritarios de la derecha y la izquierda. La implosión de nuevos partidos más a la izquierda de los socialistas y de grupos que se escindieron del Partido Popular visualiza un periodo de cierta ingobernabilidad en España en un futuro próximo.

El día en que el Rey pidió disculpas después de su accidentado viaje a Botsuana en el 2012, su reinado entraba en un proceso irreversible. Los escándalos que afectan a su yerno, que están en los tribunales y afectan directa o indirectamente a la princesa Cristina, también han contribuido.

Vamos a vivir tiempos convulsos. Si miramos por el retrovisor de la historia, será aconsejable no precipitarse en soluciones rápidas, radicales y rupturistas. Será una etapa en la que la normalidad, la tranquilidad, la reflexión y la legalidad democrática tendrían que ser tenidos en cuenta. El republicanismo quiere abrirse paso, una vez más. El futuro rey Felipe VI tendrá que ganarse, al igual que su padre, la legitimidad y el prestigio día a día. Tendrá que modificarse total o parcialmente la Constitución, habrá que encontrar una salida para Catalunya y el correspondiente equilibrio territorial en la pluralidad y diversidad de España. Su tarea será de gran envergadura. Una última reflexión que muchos recordamos: Juan Carlos fue el instrumento para devolvernos las libertades.

Publicado en La Vanguardia el 4 de junio de 2014

6 comentarios

  6 comments for “Cambio de rasante

  1. Rosamaria
    05/06/2014 at 10:05

    Per part meva, li dono gracies al rei pels serveis prestats fins ara,…- tot i que les gracies ja están sobradament donades, amb els mes de 2.000 milions de patrimoni del que gaudeix aquest senyor. ( Fa declaración de la renda , paga impostos aquest senyor ?? ….- i un cop agraït el servei ….ARREVEURE !!!

    Em crec mes que abdica per motius politics – pujada de partits alternatius i perdua de recolzament dels dos partits majoritaris – calia asegurar-se la supervivencia -, que no pas, la gestió de la crisi.

    Vull ser ciutadana lliure, no subdit de ningú !!

    Democracia i Monarquia, són termes antagònics….o som o no som.
    En tema Monarquia, la veu del poble és inexistent. Deixem ja de fer el pallasso ??…..

    …i la festassa que montaràn per la missa de coronació…se la pagarà ell ??….en fi !!! que tot plegat fa venir orticaria.

  2. sip
    05/06/2014 at 00:57

    Si intuímos, como yo creo firmemente, que la abdicación se debe a motivos políticos fundamentalmente y no como se han encargado de vendernos con el hecho de la imperiosa necesidad de un cambio generacional (que les pregunten a los millones de jóvenes más preparados de la historia) estarán conmigo en que si no se abordan con decisión y valentía los motivos que han propiciado esta situación , esta movida fracasará sin paliativos.

    Lo que se pide en la calle es una renovación profunda del sistema, es una democracia real, sólida, reformas serias (sistema electoral más representativo, transparencia institucional, etc…)un referendum donde los ciudadanos decidan el régimen que prefieren, que la corrupción no quede impune (incluída la familia real), en el asfalto la gente está muy harta de que se les tome por bobos, que se les intente engañar una y otra vez con mentiras que ya ni siquiera tratan de maquillar, etc. lo que venimos viendo ya desde hace unos años y que parece que no traspasa ese cristal blindado que aisla a los que deciden nuestro futuro inmediato de nuestras voces.

    Sin pasar a enjuiciar la labor de Juan Carlos I , yo creo que el que ha demostrado una madurez y una serenidad a prueba de bombas es el pueblo español que ha tragado con múltiples sacrificios en aras de «el interés de España». Bien, pues el interés de España no es otro que el de los españoles. Osea, que hay que escucharlos.

    Y por cierto, la monarquía es tan anacrónica que ya ni siquiera pueden actualizarla tildándola de vintage, tan en boga. No cuela.

  3. misimon
    04/06/2014 at 23:48

    Molt d’acord amb Sr Lluis Foix.Ara tenim llibertats ,hem d’anar molt amb compte per no perdre-les.

  4. Desiderio de Sota
    04/06/2014 at 23:24

    Un problema de las metáforas automovilísticas es que en España se conduce por la derecha. En un cambio de rasante, mientras conduces, lo mejor es mantenerse a la derecha y no adelantar por la izquierda. Además suele estar prohibido por el reglamento de tráfico y es un riesgo. Bueno, pues no.
    La monarquía no está en un cambio de rasante: está en un accidentado camino por la imprudencia del conductor y los delitos perpetrados en su entorno. Y es posible que sea un camino sin retorno.
    Personalmente los reyes no me interesan ni los de la baraja. Y en otras culturas aprendí que los Reyes Magos no eran reyes sinó hombres sabios.
    La legitimidad de la monarquía española es más que discutible por su origen bastardo y vigilado por un ejercito vencedor de una guerra civil. Los 39 años pasados no borran la memoria.
    LO sensato es replantearse si el sistema monárquico es deseado por los ciudadanos de éste país. No hacerlo es mantener la lacra de su origen impuesto.
    Y si la oportunidad no es buena porque hay crisis y secesiones soberanistas, pues a joderse, que más verdes las han cortado y que cada palo aguante su vela si se me permiten estos recursos del refranero.
    Una nación que quiera mirar hacia adelante otros 40 años está obligada a hacerlo con claridad y sanción democrática. Un acuerdo de dos pringados como el Rajoy y el Rubalcaba (lo siento, me merecen muy poco respeto y les plantifico el artículo como a cualquier presidiario) que han perdido 5 millones de votos en las elecciones del domingo pasado, no es ni democrático, ni racional ni, lamentablemente, sensato o prudente.
    Con otro coloquialismo: ya pueden atarse los machos…
    Gracias pro el espacio Sr. Foix y felicidades por su merecido premio.

  5. francis black
    04/06/2014 at 22:43

    Las monarquías me dan grima.

  6. 04/06/2014 at 21:58

    Sr.Foix: habrá que conducir con precaución…después del cambio de rasante vienen curvas…

Comments are closed.