El declivi liberal

Cada cop més son grans les coincidències entre els Estats Units de Trump, la Rússia de Putini la Xina de Ji Xinping en primar la seguretat i la eficàcia sobre la llibertat.

Els escenaris canvien ara a una velocitat vertiginosa. Els esdeveniments a casa nostra ens preocupen perquè ens afecten molt directament, però una mirada àmplia al món que ens envolta ens fa veure que tots els països passen per situacions impensables fa només deu anys.

La llarga etapa de la Guerra Freda dividia el món entre les democràcies liberals i els règims autoritaris comunistes amb les variants de la Unió Soviètica i la Xina. Per raons geogràfiques, ideològiques o econòmiques, els dos models arrengleraven la resta dels estats del planeta. Washington, Moscou i Pequín eren els referents que subministraven recursos, idees i estratègies. La desfeta incruenta de l’URSS i la desintegració de l’imperi soviètic van promoure teories que el món no tenia més remei que seguir les vies del liberalisme democràtic basat en el lliure comerç, la desaparició de les fronteres i una governança sense control i sense contrapesos. Els autors Ivan Krastev i Stephen Holmes dibuixen un panorama inquietant i pertorbador. En el llibre The Light that failed: A Reckoning analitzen com en una generació des de la caiguda del mur de Berlín el 1989 les democràcies liberals han començat un suau declivi que ha portat Occident a perdre la iniciativa o, si més no, a ser el referent indispensable per a la llibertat, la pau i el progrés.

El primer fenomen el trobem a Europa, on la fascinació dels països de l’est que s’havien aixoplugat durant cinquanta anys sota el protectorat de Moscou es passaren voluntàriament a l’estil de vida i a les democràcies parlamentàries imitant el que tants anys havien sospirat des de l’oposició a la dictadura comunista. Curiosament, aquella ànsia imitadora de les democràcies liberals s’ha anat transformat en una visió il·liberal, tancada, lluny dels paràmetres de París, Berlín i Moscou, apartant-se dels paràmetres establerts per la UE

Els governs d’Hongria, Polònia, Eslovàquia no volen saber res del que vingui del liberalisme occidental, majoritari al Parlament Europeu i a les institucions de Brussel·les. El que volem, diuen els Viktor Orbán d’Hongria i els Kaczynski de Polònia, és no deixar-nos devorar per les modes i els corrents polítics occidentals i continuar sent nosaltres mateixos. Han conegut les invasions de Rússia i d’Alemanya i no se’n refien. La situació a Europa central és d’una gran complexitat. El liberalisme que en temps de Vaclav Havel havien importat de les societats democràtiques occidentals és percebut avui com un abandó del pluralisme substituint-lo per l’hegemonia.

Dels quatre actors principals que es reparteixen la influència i els interessos del món, la Unió Europea és la que més acusa el corrent il·liberal que s’ha establert als Estats Units i a la Gran Bretanya i que també impera a Rússia i a la Xina, amb tots els matisos i diferències culturals i històriques de cada una de les grans potències. Una de les aportacions del llibre de Krastev i Holmes és que la victòria de Donald Trump el 2016 respon a la insistència que els Estats Units han estat els grans perdedors al ser imitats per la resta del món, en qüestions tecnològiques, empresarials i financeres. Quan Donald Trump diu que “primer és Amèrica” indica que per ell i els seus partidaris nord-americans, els imitadors són una amenaça perquè aspiren a reemplaçar el model que imiten. Aquest replegament nord-americà dels fòrums internacionals sobre el canvi climàtic, els tribunals penals internacionals, l’intent de canviar les regles del comerç internacionals, la gradual desvinculació dels compromisos de la seguretat atlàntica… explica les pors a perdre una hegemonia que se’ls escapa de les mans.

Les tesis endogàmiques s’alimenten de dos factors que han condicionat la política de Trump en aquest mandat: la immigració i la presència de la Xina com un actor principal en l’esfera internacional. Als immigrants se’ls fa fora o es construeix milers de quilòmetres de murs per barrar-los el pas. Respecte als xinesos no hi ha més remei que competir contra ells. Aquesta batalla no es planteja avui des del camp de la llibertat sinó des de governs eficients que en el cas de la Xina estan controlats per un Partit Comunista de 80 milions d’afiliats i respecte a Rússia, per una casta d’alts jerarques de l’economia i les empreses energètiques que serveixen Putin perquè els mantingui els privilegis.

La diferència amb Estats Units i Europa és que en les democràcies liberals occidentals, malgrat el declivi, encara hi ha maneres i contrapesos per evitar el que alguns anomenen “autoritarisme democràtic” o qui pensa que això de la separació de poders podria ser prescindible totalment o parcialment. L’inici del procés de l’impeachment contra Trump difícilment prosperarà, però sí que és una prova que els mecanismes de control actuen quan ho han de fer. Europa només pot resistir les envestides de fora si manté els criteris fundacionals de llibertat, seguretat jurídica, l’estat del benestar i el pluralisme que permeti a cada poble ser el que és i ha estat sempre.

Publicat al diari el Punt Avui el 19 de gener de 2020

10 comentarios

  10 comments for “El declivi liberal

  1. 20/01/2020 at 11:24

    Sr.Foix: Al final, la guerra fria, nos acabará cociendo a fuego lento…

  2. Francesc
    20/01/2020 at 00:20

    Iba a comentar algo, pero como he leído el libro, prefiero dejaros un artículo que publiqué hace dos años, espero que os gusté:

    La montaña ordinaria*

    Lo primero que deberíamos tener en cuenta es que siempre ha existido la globalización. Tanto da que hablemos de las ideas y el conocimiento como de lo más material. Han habido siempre intercambios culturales. Y también comerciales. Podríamos relatar toda la historia de la humanidad en términos económicos. La actividad económica que va más allá de las fronteras de un país determinado. La diferencia en el mundo en que vivimos estriba en la versatilidad y la rapidez de las comunicaciones, en la pérdida de protagonismo de los estados, y en la caída del velo que nos hacía pensar que se cuidada de los súbditos, luego ciudadanos, de cada uno de estos estados. En la película 55 días en Pekín de Nicholas Ray tenemos una zona internacional donde se encuentran las embajadas de las potencias que están ocupando la China con su poder económico y sus soldados. Con la reacción de los bóxers contra los extranjeros que cuenta con la aquiescencia imperial no se sabe qué hacer. Se teme que si responden les expulsen y se teme que la ruptura del acuerdo tácito entre las potencias para mantener el estatus quo lleve a un enfrentamiento entre estas mismas potencias.

    Ahí lo tenemos todo. Los prolegómenos de lo que fue la Primera Guerra Mundial, una guerra en el continente europeo, pero también en las colonias, por querer cada potencia quedarse con el trozo de pastel que tenía otra potencia. Eran otros tiempos, el de los imperios coloniales, y efectivamente también existía la globalización, lo llamaban mundialización. La diferencia es que la defensa del poder económico la hacía el estado y la defendía por las armas. Por esa razón a muchos términos como proteccionismo, aislacionismo, y nacionalismo les produzca urticaria. Porque saben que eso fue también lo que llevo a gran parte de la humanidad a las guerras mundiales. Pero vale la pena tener en cuenta que el orden mundial instaurado tras la Segunda Guerra Mundial no es el que tenemos hoy. Fue un momento de optimismo, en el que se aceptó el funcionamiento las Naciones Unidas y se levantó bien en alto la Carta de los Derechos Humanos, pero que desapareció al comprobarse que se iniciaba la Guerra Fría y que al finalizar ésta no sólo el mundo no se unió si no que desde los estados se delegó totalmente “la carga del hombre blanco”, que decía Kipling para justificar el imperialismo, a las multinacionales.

    Los Acuerdos de Bretton Woods de 1944, que fueron el embrión del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, establecían que el mundo libre iba a dejar atrás el proteccionismo e iba a adoptar el librecambismo, una filosofía que al hacer el mundo interdependiente alejaría los enfrentamientos del pasado. A muchos les pareció y les sigue pareciendo una buena idea. Pero la globalización que tenemos hoy tal como la entiendo es un asunto generado y operado por las grandes multinacionales defendidas por las Jefaturas de Estado del Primer Mundo. Queda lejos de Star Trek de Gene Roddenberry (la auténtica) y se parece mucho a Alien el Octavo Pasajero de Ridley Scott. Por la búsqueda de nuevos mercados se puede sacrificar a la propia tripulación. El mantra hegemónico dice que la globalización ha generado y ha repartido la riqueza levantando las economías de países empobrecidos, pero se dice menos que sus efectos más nocivos son la destrucción de países enteros y la expulsión de millones de refugiados tradicionales (por su condición política, religiosa, o étnica) y económicos (por su condición de miseria). Contemplen las fotografías de Éxodos de Sebastião Selgado. Cuando estas grandes multinacionales se llevaron la industria al Tercer Mundo por haber ahí sueldos de hambre y una inexistencia de leyes laborales sus efectos más nocivos llegaron también al Primer Mundo.

    Las estadísticas de muchos de estos países del Tercer Mundo muestran unos índices de desarrollo nunca visto, pero no aguantan la comparación con las de los países del Primer Mundo. Millones de personas, como sucedió en el pasado en occidente, pasaron de vivir en el campo y trabajar en economías de subsistencia, a vivir en los suburbios de las grandes ciudades en economías industriales de libre mercado. Puede que con ese gran desarrollo muchos se estén refiriendo a las historias de Charles Dickens cuando nos describía la desaparición de un mundo y la llegada de uno nuevo con la Revolución Industrial. Es toda una paradoja que las naciones que lanzaron la globalización económica hoy en sus ciudadanos reciban lo peor de la misma y terminen convirtiéndose en fervientes nacionalistas por puro materialismo. Por lo tanto, en efecto hay una tendencia hacía la nivelación entre las economías de naciones y pueblos, pero esta es hacía la miseria no hacía una economía de la abundancia para todos.

    Es toda una paradoja que la Dictadura comunista de China, con su enorme crecimiento y desarrollo, se muestre como el ejemplo a seguir para el libre mercado y la globalización. Puede ser que la igualdad entre capitalismo y democracia no sea exacta. De hecho, creo que es probable que sin capitalismo no pueda haber una democracia liberal, pero estoy completamente seguro de que puede existir capitalismo sin democracia. A los hechos me remito. No hace falta mirar muy lejos. Todo esto venía por lo de Foro Económica Mundial de Davos. El lugar donde hoy las naciones emergentes que económicamente en el pasado no eran nada piden que se les escuche como alumnos aventajados y los maestros les cierran la puerta en las narices porque no quieren perder su posición.

    *Thomas Mann en 1924 escribió La montaña mágica, probablemente su principal obra, que tenía como escenario un sanatorio cerca de la localidad de Davos en los Alpes suizos, y que alertaba sobre el advenimiento de los totalitarismos.

    Saludos cordiales

    • Albert
      20/01/2020 at 08:58

      Francesc, estoy totalmente de acuerdo en todo.

    • 20/01/2020 at 11:23

      Gracias Francesc…

    • Francesc
      20/01/2020 at 13:37

      Gracias, quise decir que «no» leí el libro que comentá Foix.

  3. dogbert
    19/01/2020 at 22:48

    Como ha referido el papa Francisco, hemos entrado de lleno en la «cultura del descarte». Todos somos prescindibles , intercambiables, inutiles si servimos a los designios de personajes como el trio de la cabecera de este articulo del Sr. Foix.
    No solo es el declibe liberal, es la dictadura de los amos del Planeta.

    • dogbert
      19/01/2020 at 22:49

      si NO servimos, quise decir. Disculpas.
      Feliz semana a todos

  4. Albert
    19/01/2020 at 20:55

    Sr. Foix : Estoy meditando. Observo que los 3 personajes, tienen una mirada muy parecida y una sonrisa de labios idem. Es muy curioso. Ellos con esa mirada y esa sonrisa dan vida real … al poder en persona. Y ellos lo saben.

    • Albert
      20/01/2020 at 09:12

      Cambiando de tema. En eso del » Pin parental » …algunos dicen … » Mi hijo es mio «… pero olvidan que ellos como padres, tambien son hijos de sus padres. … Que por cierto … son 2 …o sea padre y madre. Y asi hasta el infinito. Pasando por Cain y Abel y sus descendientes, de buenos y malos, que tambien son suyos, incluidos sus derechos. Podriamos llegar a cientos de millones de antepasados nuestros, yendo hacia atras, de nuestros antepasados padres, ect.

      Es solo la realidad de nuestro ADN … y la reclamación de la propiedad de un …Pin Parental, de propiedad propia.

      • Albert
        20/01/2020 at 09:43

        P.D. … Frase de político : … » Mis hijos, son mios » … ¿ Como padre,… Hombre …ó .. como Madre,… mujer ?

        ¡ Hay que ver… como la lian, los políticos ! …inventando problemas artificiales.

Comments are closed.