Retórica y transparencia

Las muchas y largas intervenciones del ministro Salvador illa y el doctor Fernando Simón no han conseguido ofrecer una cifra creible sobre el número de fallecidos por el coronavirus.

No conseguimos tener una idea precisa de cuántos han sido los fallecidos por el coronavirus, pero sí se acepta como dato verosímil la estimación de que las medidas de aislamiento han salvado tres millones de vidas en once países europeos, entre los que se cuentan 450.000 españoles. El estudio se ha publicado en la revista Nature y tiene el aval del Imperial College de Londres y la Organización Mundial de la Salud.

No se discute la cantidad de vidas salvadas por el confinamiento, pero el doctor Fernando Simón hace ya varios días que no actualiza las estadísticas sobre las víctimas de la pandemia en España. En sus largas comparecencias se resiste a cotejar sus cifras con las que ofrecen las bajas en la Seguridad Social, el Instituto de Salud Carlos III, fundado por Ernest Lluch cuando era ministro de Sanidad, y el Instituto Nacional de Estadística.

Estas tres fuentes oficiales sitúan las víctimas del coronavirus por encima de los cuarenta mil, mientras que el doctor Simón lleva días sin pasar de los veintisiete mil. Pueden existir desajustes, pero no se entiende que las diferencias entre lo que dice el Gobierno y lo que ofrecen otras instituciones oficiales sean tan grandes.

La opinión pública ha asumido que los muertos han sido muchos más y que el Gobierno no da toda la información porque no la tiene o porque no le interesa facilitarla. En los dos ­casos sería igualmente lamentable. En Alemania, Francia, Inglaterra, Italia, Portugal y Suecia la información ha fluido con más precisión y más ­brevedad.

Si Pedro Sánchez echaba mano el lunes del estudio publicado por Nature, que estimaba que se habían salvado 450.000 vidas, bien podría pedir al equipo sanitario del doctor Simón que facilitara el número de bajas ­reales que se han producido. No por muchas comparecencias se gana más credibilidad.

En el campo de las letras la ficción puede ser más verdadera que la propia realidad. No hay historia formal que iguale la veracidad de la gran novela Guerra y Paz de Tolstói. Ni una historia de España que haya llegado más a la conciencia hispánica que los Episodios nacionales de Pérez Galdós. Las obras dramatizadas de Shakes­peare se confunden con el carácter y la historia de los ingleses.

Pero en cuestiones de salud, de vida y de muerte, no es prudente fabricar discursos imprecisos cuando la pandemia ha causado tanto dolor y ha generado tantos miedos individuales y colectivos.

Publicado en La Vanguardia el 18 de junio de 2020

  14 comentarios por “Retórica y transparencia

  1. «La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde». (Miguel de Cervantes)

  2. No pasa nada, seguimos el guión que ellos quieren..mientras hay legión de palmeros y medios de comunicación afines, hasta veremos como les dan medallas y actos honorificos.

    • por cierto ya aparecio la estatua de Cervantes y la de Voltaire con pintadas, quizas hasta las derrumben…..

  3. Ens falta un quart poder, lliure de les conveniències polítiques. El Sr Simón ho ha fet força bé però contaminat pels polítics. O ens canta les veritats o que calli. S’ha desprestigiat a base de tonteries. Afortunadament hi ha fonts més fiables. El seu únic deure ets dir sempre la veritat.

  4. LA MANCA DE TRANSPARÈNCIA ÉS UN VIRUS LETAL

    1. Xerrameca i dèficit de transparència en la gestió de la “autoridad única competente” (Pedro Sánchez) en la crisis provocada pel coronavirus. Aquesta es una de les característiques del Govern mes progressista (?) del món mundial, PSOE/Podemos, que compta amb l’estrafolari suport d’ER i/o de Cs.

    2. La no transparència es expressió de manca de democràcia i, alhora, és un virus letal que descompon un sistema polític. Aquestes consideracions son aplicables, a més de la mala gestió de la greu crisi sanitària / social / econòmica de la pandèmia, a columnes del règim: monarquia; poders executiu, legislatiu i judicial. Unes pinzellades sobre les tres primeres columnes.

    3. Els tèrbols afers econòmics i sentimentals de Juan Carlos I (AVE de la Meca, Corina…) son tractats detalladament des de fa temps pels mitjans de comunicació internacionals. Però el Congrés de Diputats, gràcies al pacte del Govern del PSOE i el trifachito ultraderechista (PP, VOX, Cs), impedeix la creació d’una comissió parlamentària que posi llum a un cas tan fosc i estableixi responsabilitats polítiques.

    4. El pacte del Govern PSOE/Podemos amb el trifachito també es nega a investigar al paper jugat per Felipe González en la creació dels GAL (terrorisme d’estat). Però no poden posar portes al camp immens. Sempre queda oberta una pregunta a l’espera de resposta. Felipe González, Josep Borrell, Narcís Serra, Pedro Sánchez, Miquel Iceta, José Zaragoza, Eva Granados, Jaume Asens, Ada Colau… tots els actuals ministres del Govern espanyol (PSOE i Podemos)… ¿justifiquen el terrorisme dels GAL, li donen suport, el condemnen, demanaran responsabilitats polítics?.

    5. Una conclusió. Els que es presenten com grans defensors de la Constitució i de la convivència son un virus letal que ataca la Constitució i la convivència. Franquistes i antidemòcrates se’n feliciten

  5. Un gobierno que escamotea el numero de ciudadanos fallecidos tratandolos como pura estadistica a manejar segun el propio interes, es un gobierno de desalmados.
    Dicho lo cual, dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis, seis y seis son doce y cuatro dieciseis. Es sencillito. O sease que ademas son unos ineptos que nos tratan como a imberbes.
    No hay respeto y lo que si que hay es mucho felon y mucho morrin.

    • Puede aclarar a que se refiere con la palabra “morrin”.
      En el diccionario aparece como diminutivo de “morru”, hongo parásito de los cereales.

      • Lo de parasito, Salvador, ya liga un poquito con esta clase politica que nos asola, que por no tener no tienen ni morro, tiene morrin.
        Mi tendencia al diminutivo, produce algun barbarismo como es el caso. Se que lo sabra disculpar.

      • Ens falta un quart poder, lliure de les conveniències polítiques. El Sr Simón ho ha fet força bé però contaminat pels polítics. O ens canta les veritats o que calli. S’ha desprestigiat a base de tonteries. Afortunadament hi ha fonts més fiables. El seu únic deure ets dir sempre la veritat.

  6. Tiene usted razón, también en parte esta diferencia entre datos según la fuente. Además, tenemos que considerar que las CCAA tienen un papel en este asunto, también ellas llevan la cuenta, se supone que más o menos bien. Es evidente que habrán muerto más personas por la covid19 de las que se nos dice, dado que un, o una, médico debe firmar el fallecimiento con los datos de día, hora y causa, esta debería ser una información disponible a partir de la cual saber lo que usted indica.

    También, que no justificación, el ambiente cainita de la política española no ayuda, y no es excusa para no ser transparente que sería una muestra de seriedad por parte del gobierno frente a una oposición que muestra como objetivo principal la caída del gobierno actual. Es un error ocultar, si es el caso, datos ya que así la distancia ética se reduce.

  7. Sr.Foix: esto no es el Titanic, donde se pudo saber número de muertos y salvados que iban a bordo…alguien anda muy perdido…

Comentarios cerrados.