Soluciones políticas

Las instrucciones del juez Llarena sobre el conflicto catalán no pueden ser la solución de la crisis que precisa de una aproximación política

Un encuentro entre Mariano Rajoy y Quim Torra sería un buen comienzo de un posible deshielo de las relaciones entre Madrid y Barcelona. No cabe esperar grandes cosas de una primera reunión que, en todo caso, serviría para marcar territorios y establecer unas mínimas reglas de juego para retornar a una cierta normalidad.

La reunión entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez no demuestra ninguna simpatía personal ni política. A los populares y socialistas les preocupa el conflicto catalán y colaborarán si Quim Torra inaugura su mandato con la realidad paralela del Consejo de la República en Berlín, la Asamblea de Cargos Electos y el espacio dual en el que Puigdemont sería algo así como un presidente in vigilando sobre cuanto ocurriera en Catalunya.

Rajoy y Sánchez han advertido que esta actitud, si se concreta en hechos jurídicos y políticos, sería suficiente para volver a aplicar un 155 reforzado que implicaría una mayor intervención del Estado en Catalunya.

Albert Rivera pretende ser mucho más duro con la misma presidencia de Torra y no levantar el 155 hasta más adelante. Rivera creció contra el catalanismo y el nacionalismo y las encuestas le sitúan en la pista de salida para llegar a la ­Moncloa si mantiene la cuestión catalana entre sus prioridades electorales. ­Sería una paradoja que el primer presidente catalán desde Joan Prim (1870) lo fuera por rebajar su catalanidad que ­estaría por debajo políticamente de su españolidad.

En este sentido, sería inteligente que el nuevo presidente de la Generalitat entablara contactos con Rajoy sin traspasar las líneas continuas del Estatut y la Constitución. En otras palabras, si emprende la vía pragmática o la voluntarista de sus antecesores nacionalistas.

Torra ha trazado su propio perfil xenófobo en su obra escrita y tuiteada. Se ha arrepentido y ha pedido disculpas. Pero ¿sigue pensando lo mismo? , ¿pretende aplicar total o parcialmente su pensamiento sobre quienes no lo comparten? Tendría que aclarar este punto, primero ante los catalanes y también en su encuentro con Rajoy.

Siempre he pensado que el conflicto planteado al margen de la ley no acabaría bien para Catalunya ni tampoco para España. El juez Llarena sigue con sus instrucciones sumariales al margen del revés que ha recibido de la justicia belga al negar la extradición de los tres exconsellers que se fueron a finales de octubre. Las sentencias de las otras causas serán otro punto de exultación independentista, sean cuales fueren los fallos de los tribunales.

Ya sé que es pedir la luna, pero si el realismo inspira la presidencia de Quim Torra lo más lógico sería buscar puntos de encuentro en temas concretos, mínimos si se quiere, para ir construyendo espacios de entendimiento más amplios que conduzcan a recuperar para la política lo que ahora está en manos de los jueces. La alternativa es más lío y más confrontación.

Publicado en La Vanguardia el 17 de mayo de 2018

 
12 comentarios

  12 comments for “Soluciones políticas

  1. Albert
    18/05/2018 at 08:35

    Sr. Foix : Como siempre, la suma de la sabia opinión del panorama político, que nos refleja en su artículo, juntado con la opinón de los compañeros del blog, nos da la idea real de la situación actual y la clarividencia del futuro que nos espera.

    Por mi parte también me sumo a todos y pienso, lo que todos venimos pensando :

    La plicación via judicial, del art. 155, corregido y aumentado, no es ni mucho menos la verdadera solución del conflicto, sino que es más bien una solución que conduce a un cul de sac, donde los políticos no tienen ya voz ni voto.

    Cuando la verdadera solución existe y es la equidad e igualdad ECONÓMICA, entre el pago de impuestos de impuestos sumados : IVA, IRPF, SEGURIDAD SOCIAL, y los impuestos aplicados por tierra, mar y aire por y para todo y que nos vienen por el Gobierno Central del Estado y de todas las Autonomías de España.

    La otra solución es el respeto a la dignidad humana y linguistica. ect.

    En resumen : Dialogar con ganas y negociar los intereses económicos y los espacios de poder de cada gobernancia.

    No hay nacionalismo, tampoco hay separatismo.

    • Albert
      18/05/2018 at 08:51

      P.D. En el 4º parrafo, olvidé citar la escasa inversión en grandes obras de infraestrctura y obligadas por ley, por equidad y por justicia compensatoria.

      * Lo que no es aceptable de ningún modo es…PAGAR, en conjunto, al Estado …25 % en impuestos sumados y recibir solo … 6 %, en inversiones en grandes obras de infraestrctura, ect.

      De ahí viene todo y ESE TEMA NO SE TOCA. Cuando es el provocante. Pues el otro ó sea el separatismo, es secundario.

  2. carles
    17/05/2018 at 20:55

    La realidad que constato es poco optimista y la desesperación el único ingrediente que aplasta cualquier argumento que no sea blanco o negro.
    Si los “lideres políticos” demuesyran su sectarismo mas intolerante solo cabe esperar lo peor, la provocación como argumento lleva al abismo.
    ¿Tendremos nuestra versión de la noche de los cristales rotos ?
    Pues a seguir cabando trincheras y esperar que se entierren todos los locos en su propia fosa.

    • Francesc
      17/05/2018 at 22:12

      Yo lo llamo desmemoria.

  3. Eduard
    17/05/2018 at 19:50

    Sr. Foix si todas las opiniones de todos los colores y gustos fueran tan medidas y coherentes como la que expresa en este artículo tendriamos el camino hacia la solución.

    Esta bien pedir la luna siempre que se haga desde la empatia, desde el deseo de llegar a un acuerdo que no implica renunciar a nada a priori. Al contrario. Darse permiso para pedir la luna y para soñar ha inspirado a grrandes líderes en el camino a conseguir lo que parece imposible.

    Un sueño es invocar la empatia, tolerancia y capacidad de perdonar. Medir a las personas por lo que son capaces de hacer y no por lo que han hecho, a todos, pero sobre todo si han pedido perdón. En el lado opuesto tenemos a los que defienden las pesadillas como Rivera, sembrando odio y aprovechando cualquier oportunidad para su propio beneficio practicando la tierra quemada con lo que encuentra a su paso incluyendo escuelas y niños, todo se aprovecha para un único fin: SU poder. Eso es una pesadilla.

    • Francesc
      17/05/2018 at 22:10

      Yo aunque no lo intento no logro indentificar a los movimientos de ideas y de palabras que han hecho progresar a la sociedad con con el momento histórico y los que mantienen esta postura política de la que tanto se habla.

      • Francesc
        17/05/2018 at 22:11

        Quise decir aunque lo intento.

  4. 17/05/2018 at 18:57

    Sr.Foix: es un rio revuelto…y ya sabemos que hay mucha gente pescando…

  5. José A. García
    17/05/2018 at 17:50

    Es evidente que tanto en España como en Catalunya el nacionalismo existe y tiene un uso político. Una vez constatado este hecho podemos considerar si el nacionalismo es útil en el siglo XXI. Qué aporta esta idea qué sea mejor que otras alternativas? Una respuesta es que un país soberano es más libre para mejorar la situación de su población, pero qué significa ser soberano; está correlacionado con la libertad o es un espejismo para ver un oasis donde no hay más que aire que refleja lo que queremos ver.

    Alemania es fundamental para Europa, y en particular para los países cercanos, si se para se paran. El Reino Unido es muy importante para Suecia, Dinamarca y Noruega; pueden tener una política autónoma pero no pueden obviar los cambios y la situación geoestratégica del Reino Unido y su economía. Europa está interconectada y si cada país decidiera irse acabarían favoreciendo a Alemania. Debemos recordar que la separación de la República Checoslovaca fue ideal para la República Checa que en las negociaciones hizo todo lo posible para que Eslovaquia deseara la independencia (Posguerra. Una historia de Europa. Tony Judt).

    No nos dejemos controlar por las emociones

    • Francesc
      17/05/2018 at 19:02

      No recuerdo donde leí que los checoslovacos no querían separarse y que fue su clase política la que rompió el país para repartirse el poder.

  6. dogbert
    17/05/2018 at 15:23

    Controlados a distancia desde Madrid. Gobernados (es un decir) a distancia desde Berlin.
    Parece que los catalanes de a pie estemos en cuarentena.
    Ser catalan como deporte de riesgo.
    Ser catalan y vivir (sin quererlo) peligrosamente.
    Unos y otros estan para liarla para asi y entre el barullo seguir ocultando su ineptitud y sus corruptelas. Al tiempo que siguen sin hacer nada constructivo para la ciudadania.

  7. alfred
    17/05/2018 at 13:00

    Siempre se empeña en mostrar una actitud nacionalista en los aspirantes a la independencia, cuando se trata simplemente de un nacionalismo para intentar salir de otro asfixiante. En todo caso hay dos nacionalismos.

Comments are closed.