La inútil confrontación

El ex president Carles Puigdemont quiere aglutinar todo el independentismo para una confrontación con el Estado

El primer comité ejecutivo nacional del Partido Popular presidido por Pablo Casado se va a celebrar mañana en Barcelona. Toda una declaración de intenciones del nuevo líder que sospecho tiene dos prioridades en mente: la primera es reconquistar Catalunya, son palabras suyas del pasado fin de semana, y la segunda es plantar cara a Albert Rivera y Ciudadanos que hicieron de Catalunya su rampa de salida para proyectarse en la política nacional española arañando al PP millones de votos.

Catalunya vuelve a ser un factor determinante en la política española como lo ha sido en los últimos ciento cincuenta años. Para bien y para mal. Mariano Rajoy perdió la moción de censura por la corrupción pero sin la ayuda de los diputados independentistas catalanes, ERC y PDECat, Pedro Sánchez no habría desalojado a Rajoy de la Moncloa.

La toma del poder soberanista por parte de Carles Puigdemont desde Alemania es una apuesta por la confrontación que pasaría por la Crida Nacional per la República, un movimiento que aspira a ganar las próximas elecciones pensando en una repetición mejorada de los resultados del 21 de diciembre. Puigdemont exigió la marcha de Marta Pascal y situar a David Bonvehí al frente de lo que queda de la antigua Convergència que será engullida por la Crida con un Quim Torra en la presidencia de la Generalitat que viene a ser lo que en las fábricas de los antiguos burgueses catalanes era el encargado o el que hacía funcionar el negocio.

Ojalá fuera así. Lo más inquietante es que tanta simbología nos ahoga y no permite, al menos, aquello en lo que insiste Josep Maria Bricall cuando dice que Catalunya quiere ser gobernada.

Es curioso que la cuestión que ha causado el cambio de liderazgo en el Partido Popular y ha impulsado la ya larga marcha hacia la independencia en Catalunya no se trate ni de refilón en los discursos de los que ahora controlan el Partido Popular y el soberanismo independentista catalán. Me refiero a la corrupción, que en los dos casos ha sido abundante y duradera. No se habla de regeneración democrática, de pedir cuentas, de responsabilidad en las acciones públicas, de hacer política para todos en un mundo en el que crecen las desigualdades, no, no se habla de ello, sino que los discursos se centran en cómo se puede mantener el poder desde posiciones de confrontación abierta con el adversario.

El clima de una cierta reconciliación con Catalunya es percibido por la política de gestos que Pedro Sánchez ha ofrecido para resolver la crisis territorial del Estado que tiene en Catalunya su máxima amenaza. La ministra Meritxell Batet dejó claro el lunes que “la vía unilateral no ha traído nada bueno para la sociedad catalana y volver a la normalidad institucional y trabajar dentro del marco legal es imprescindible”.

Puigdemont pretende controlar con mando a distancia el soberanismo catalán y, además, influir en el grupo parlamentario en Madrid para no poner las cosas fáciles a Pedro Sánchez. Fue precisamente Marta Pascal la que influyó decisivamente en los diputados de la formación en Madrid para desbancar a Rajoy. A Puigdemont le iba mejor la continuación del PP porque los motivos para la confrontación pensaba que estaban más justificados.

La desunión del soberanismo independentista no es una opinión sino una realidad que se ha demostrado con la clausura anticipada del Parlament hasta septiembre y por las advertencias de Artur Mas en el congreso del fin de semana al decir que “la desunión es el veneno que puede liquidar el soberanismo”.

ERC volverá a presentarse por separado a las elecciones, la CUP no está del lado de Puigdemont y pide la república con carácter inmediato con la desobediencia al Estado y casi un treinta por ciento de los compromisarios en el Congreso del PDECat votaron en contra del camino hacia la Crida Nacional per la República. Aunque no guarde relación alguna me recordó los gritos de “Visca Macià, mori Cambó” que se escucharon en las calles de Barcelona en los primeros meses tras la proclamación de la República en 1931.

La unidad que pretende Puigdemont es imposible porque la sociedad catalana es plural y diversa, como se demuestra cada vez que se abren las urnas en una noche electoral, también desde que el procés empezó a dar los primeros pasos a partir de las elecciones de noviembre del 2012. A Artur Mas no le destronaron las fuerzas de la oposición sino la facción más radical del independentismo, que, en palabras del entonces ­diputado de la CUP Benet Salellas, dijo que habían “enviado a Artur Mas a la papelera de la historia”.

El camino de la confrontación será muy perjudicial para Catalunya y también para España. La independencia, lo vuelvo a repetir, no se hará en contra de España y sin Europa. La vía unilateral es impracticable a no ser que se asuma el riesgo de caer en la violencia. El diálogo y la negociación son la salida más inteligente y más práctica.

Publicado en La Vanguardia el 25 de julio de 2018

16 comentarios

  16 comments for “La inútil confrontación

  1. carles
    30/07/2018 at 21:29

    No seamos pesimistas, que Puidemont aspire a ser un caudillo puede ser incluso divertido.
    Solo nos falta que Tv3 deje de ser la hoja parroquial de unos pocos iluminados.
    Auguro un circo

  2. Bet
    26/07/2018 at 10:39

    Tengo un familiar directo que trabaja en Alemania y ha de tratar con los politicos del Lander. Alli estan mas avanzados en democrácia, pero no son perfectos.
    Esta muy bien que sigamos el modelo de los paises más avanzados, pero cuidado,!!, si vivieramos allí tendriamos más de una sorpresa.

    Aunque no lo parezca, España ha cambiado en estos últimos 40 años. Soy optimista y creo en las nuevas generaciones de politicos, a pesar de….

  3. Salvador de Lleida
    26/07/2018 at 07:44

    No se lo que diría la Sra. Merkel y su gobierno Federal.
    Si se lo que no haría; encarcelar a políticos.

    • asi es
      26/07/2018 at 13:18

      es que ella no es juez, esta separado como aqui, es una decision judicial

  4. Otra fecha para recordar
    25/07/2018 at 21:21

    Otra fecha para recordar A.Costas Joan Coscubiela, lanzó una denuncia clarividente: “Cuando se pisan los derechos de cualquier grupo, se pisan los derechos de todos los ciudadanos de Catalunya. No se dan cuenta de la gravedad de lo que están haciendo, están cogiendo el gusto al autoritarismo”. https://www.lavanguardia.com/opinion/20180725/451093574830/la-otra-fecha-para-recordar.html?utm_campaign=botones_sociales&utm_source=twitter&utm_medium=social

    • De A.Costas
      25/07/2018 at 21:21

      La premonición de Joan Coscubiela el 7 de septiembre va camino de cumplirse. A pesar de las buenas intenciones del manifiesto fundacional –defensa de la democracia, la no violencia y la transitoriedad–, la Crida de Puigdemont se encamina hacia el caudillismo autoritario. Busca sustituir la democracia de los partidos por una democracia orgánica apoyada en movimientos populares. No sé si el objetivo es dividir a la sociedad en dos mitades irreconciliables y meternos en la política de trincheras, pero ese será el resultado probable. La historia de los años veinte y treinta nos advierte de esos peligros. Especialmente cuando se encuentra con una sociedad débil, atemorizada y enrabiada dispuesta a aceptar caudillismos.

      Una ideología excluyente puede servir para alcanzar objetivos políticos pero no para hacer una sociedad mejor. La primera resistencia al caudillismo de Puigdemont tendría que venir de ERC. Pero sólo la sociedad catalana, en sucesivas elecciones, puede acabar con esta peligrosa deriva.

  5. José A. García
    25/07/2018 at 20:26

    Los hechos hablan: CiU y PDeCAT son objetos políticos desechables. Una revolución no sé suele realizar sin costes importantes para la población. La ideología de los ex CiU y PDeCAT era el neoliberalismo, que practicó sin titubeos Artur Mas. Cuál es la de la Crida? A alguien le preocupa? O sólo hay un objetivo y luego veremos.

    El PP da miedo con su oposición a una mejor financiación de las CCAA y de los servicios públicos aceptada por la UE. Parece que le importa un bledo el bienestar de los españoles. Quo vadis Casado? Quizás una especie de neo-franquismo.

  6. 25/07/2018 at 20:15

    El hombre de confianza de los burgueses catalanes en sus fábricas se le llamaba “Majordom”

  7. R
    25/07/2018 at 18:40

    “la desunión es el veneno que puede liquidar el soberanismo” y la unión artificial solo temporal para conseguir un objetivo, y que vuelva la desunión, el frestimo y la lucha dura entre las partes, es un peor escenario, que nos recuerda bien que paso en las republicas, que entre ellos se mataron. Mejor un republicanismo como el actual con monarquia constitucional como los paises del norte, mejor avanzar al federalismo, que volver a una republica de enfrentamiento como en el pasado

  8. Bet
    25/07/2018 at 18:16

    El que li fa més mal a Puigdemont és la indiferència.
    Ell ho sap i es preocupa que les compareixences públiques i els seus moviments siguin molt “vistosos”.
    Fàcilment es “pot passar de rosca”.
    No sé com acabará, però no el veig un home pacient i prudent, més aviat cada cop està més ansiós.

    • En Alemania...
      25/07/2018 at 18:49

      “No tenemos ningún apoyo de ningún estado, pero sí tenemos el apoyo de los ciudadanos europeos, que nos siguen y entienden nuestra causa”, Puigdemont

  9. Albert
    25/07/2018 at 18:07

    Sr. Foix : Pienso que desde una visión nacionalista de España, quieren reconquistar a los que tienen también una visión nacionalista de Cataluña, tendrán que interpretar primeramente el … ¿ Porque de Cataluña ? … que es el mismo ¿ Porque ? de España entera, aunque no lo parezca.

    Lo que nos une a todos los españoles, catalanes incluidos es la indignación y la irritación contra el exceso abusivo, ahogante e inhumano de impuestos fiscales y no fiscales del gobierno central sumados a los repetidos y aumentados impuestos fiscales estatales-autonómicos …..( Aqui en Cataluña los que se refieren en especial a la Generalitat de Cataluña y los Ayuntamientos )

    El otro tema se refiere al respeto a la dignidad del idioma catalán en el resto de las Españas, pues en Cataluña el idioma castellano es respetado y la diginidad de los castellano parlantes también es totalmente respetada.

    Cosa que no ocurre en según que otras zonas de las Españas. Es la verdad y la realidad.

    En honor a la verdad diré que la inmensa mayoria de ciudadanos/as castellano hablantes del resto de las Españas, respeta la dignidad de lengua catalana y la persona del/de la catalan/a parlante.

    Pero en el resto de España al igual que en Cataluña existen los descerebrados y a esos no hay quién les haga entrar en razón.

    Disfrutan enfrentándonos porque escuchan a los promotores e inventores del enfrentamiento que son precisamente los corruptores.

    Pues se hacen multimillonarios en euros con las gueras fratricidas, que facilitan la ganancia de pescadores.

    Peiz al cove… Peix al cove…

  10. dogbert
    25/07/2018 at 13:25

    El que iba a ser un president puente, el fugit en cap, resulta que es el que mediatiza toda la movida politica de Catalunya.
    LLamarle exiliado es ofender a todos los exiliados que de verdad tuvieron que huir por piernas (nunca me jor dicho) sin medios y a un destino mas que incierto.
    Estamos pues en manos de un tocat por la tramontana cuyo unico objetivo es seguir en el candelero y mangonear todo lo que pueda.

    • Albert 2.
      25/07/2018 at 18:05

      Sens dubte un comentari, bastant a l’altura de l’article que diu comentar.

      Ja que parlem de “mangoneo” i corrupció, estaria bé preguntar-nos on està el periodisme serios i no tan seriós, ara que haurien d’estar crucificant a la jefatura de l’Estat, igual com ho van fer amb Pujol ara fa 4 anys. Hi ha molts silencis còmplices.

    • Alemania...
      25/07/2018 at 18:47

      No entiendo mucho de política, pero si en Alemania un lander hiciese el proceso de independencia de Catalunya, creo que no le gustaría nada que en otro país se apoyara esta acción, y se dejara que hiciese conferencias en contra del país. Merkel seguro que algo diría y haría.

      • Salvador de Lleida
        26/07/2018 at 07:42

        No se lo que diría la Sra. Merkel y su gobierno Federal.
        Si se lo que no haría; encarcelar a políticos.

Comments are closed.