La siega y el orden público

Después de una larga estancia en el trópico africano he pasado el fin de semana en la Vall del Corb, en plena prohibición de segar de dos a cinco de la tarde para prevenir incendios provocados por las cosechadoras.

No dudo de la buena intención del conseller Saura en dictar esta medida que ha sido recibida con ironía y buen humor por los profesionales de la siega que llevan muchos años cosechando cereales en épocas de calores sofocantes y en tiempos de tempestades fugaces con granizadas que destruyen los sembrados que ya llevan días con los cuellos de las espigas doblegados.

Hubo una manifestación en Tárrega contra la medida de la conselleria de Interior que no fue ni siquiera consultada con el sector de los segadores de las cosechadoras. Lo peor que le puede pasar a quien toma decisiones no es que acierte o se equivoque sino que le digan que no sabe.

Esto es lo que pensaban los agricultores con más de treinta años a sus espaldas cosechando la mies en el granero de Catalunya, la Segarra y l’Urgell, y adentrándose en Aragón e incluso en la ancha Castilla para rematar la temporada.

No se puede tratar a los payeses como si fueran depredadores del territorio cuando han sido los guardianes de las tierras catalanas en tiempos de emigraciones masivas del campo a la ciudad. Han sido ellos los que han preservado el campo. Lo son hoy y lo serán mañana. La visión urbana aplicada al mundo rural suele ser de una ignorancia más que probada. ¿Qué pasa si un segador pone en marcha su cosechadora a las 4.50? ¿Se le multa?

Pero si los profesionales ya lo hacen, paran un par de horas para almorzar, dejan que se refresque la maquinaria y prosiguen con la siega. Esta obsesión reguladora de algunas conselleries es fatigante y estúpida.

La medida anunciada por Saura con la loable intención de neutralizar el fuego en los sembrados y rastrojos es como si dictara un bando para que los agricultores paren para comer. Pero si ya lo hacen. Ya saben, mejor que en la conselleria, cómo y cuándo entrar en un campo de cereales a finales de junio y principios de julio.

La siega no es una cuestión de orden público. Con gran sentido común, Jaume Gilabert, republicano y presidente de la Diputació de Lleida, ha venido a decir a los de Interior que sepan lo que ocurre de verdad en el campo. No se puede insinuar que los payeses son pirómanos

6 comentarios

  6 comments for “La siega y el orden público

  1. civisliberum
    08/07/2009 at 19:48

    Aunque vivo en Barcelona soy originario de un pueblo junto a Tarrega del que dispongo de unas fincas familiares con las que tengo el acuerdo de "mitger" con el payes. No es que sea un gran entendido en la vida rural, pero lo cierto es que me altero al ver la incompetencia y el maltrato hacia la gente del campo que tienen los Sres. Saura y Baltasar (el Conseller de Medi Ambient). El ridiculo de dos urbanitas que en su vida han puesto los pies en el campo si no es para ir a Puigcerda de excursión. El desprecio de esta gente hacia el mundo rural, que aunque no es el suyo, no por ello han de mofarse de el. Me niego a creer que sus meteduras de pata sean por desconocimiento, ya que de buen seguro dispondran de asesores, más bien podria ser que su fin sea erradicar a la gente que vive del campo ya que su ideología no casa con el individualismo del pages.

  2. Anonymous
    06/07/2009 at 23:11

    Democracia, villa cortesana, mercantilismo….si todos respetáramos las reglas de juego, no debeiaamos de soportar la situación actual

    http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

    Simula, y disimula….
    r+r

  3. Anonymous
    06/07/2009 at 22:59

    normas y normas, vs incentivos positivos…tratar al personal de memo, distracciones y distracciones, ..para cuando un debate serio cuales son las medidas a tomar para salir de la situacion actual…

  4. Anonymous
    06/07/2009 at 18:30

    ///ENRIC///

    Estos le ponen puertas al campo y te pintan el arco iris si hace falta, piensan que en el cargo esta poder hacer lo que te de la gana.

  5. Africa
    06/07/2009 at 18:14

    Sr Foix:Es que son ellos los fatigantes y estúpidos, ya sólo nos falta que se les ocurra poner puertas al campo…Un saludo

  6. BartolomeC
    06/07/2009 at 16:34

    Sr.Foix:Dicen en Castilla que los cántaros, cuanto más vacíos, más ruido hacen y por lo que parece de eso se trata de hacer ruido…

Comments are closed.