Ecos de una noche de domingo

Artur Mas, Duran Lleida, Marta Llorens y Jordi Pujol en el balcón del Hotel Majèstic

Tras la clara victoria del Partido Popular y la derrota sin paliativos, casi humillante, de los socialistas, hay que levantar las antenas de nuevo y dirigirlas hacia Berlín, París, Frankfurt y Washington para detectar las señales que emiten, tanto las económicas y financieras como también las políticas. Contra casi todas las encuestas, CiU consiguió un resultado rotundo al desbancar por primera vez a los socialistas de la hegemonía catalana en unas generales.

Mariano Rajoy tendrá que tomar muy pronto decisiones impopulares que serán exigidas por esas antenas que dictan políticas y a veces imponen nombres para ocupar cargos relevantes. Hay una causa general que barre gobiernos y mueve sillas de poder. Es la crisis que sacude a partidos que toman decisiones drásticas y no necesariamente acordes con sus programas o convicciones políticas.

El primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, lo ha expresado claramente al decir que «todos sabemos lo que hay que hacer, pero no sabemos cómo ser reelegidos una vez lo hemos hecho». Habría que remontarse ochenta años para encontrar similitudes de este efecto dominó político como consecuencia de una crisis que ha resquebrajado el capitalismo debido a los abusos de sus gestores, tanto entonces como ahora.

Van cambiando gobiernos con la naturalidad que se pasa de una estación a otra. Respecto a lo ocurrido en las generales españolas del domingo hay un hecho que merece resaltarse. De los cuatro millones y medio de votos que abandonaron el PSOE, sólo unos cuatrocientos mil se refugiaron en el PP. El resto se escampó en las numerosas formaciones, viejas y nuevas, que hasta el número de trece poblarán el Congreso de mayoría absoluta popular.

El nacionalismo español vociferaba orgulloso en la calle Génova con un Rajoy anunciando tiempos difíciles. También el grito de independencia imperaba cuando Mas y Duran certificaban su contundente victoria en el interior del Majestic. Lo mismo ocurría cuando el líder de Amaiur tuteaba a Rajoy pidiéndole que resolviera el problema territorial de España ya que la solución de la crisis económica no estaba en sus manos. Los ecos de la noche del domingo me llegaban en forma de nacionalpopulismo mientras el socialismo entraba en el túnel de lavado de caras y estrategias que lo puede mantener en la noche de la oposición una larga temporada.

Publicado en La Vanguardia el 22-11-2011

6 comentarios

  6 comments for “Ecos de una noche de domingo

  1. Albert
    23/11/2011 at 10:10

    Sr. Foix: Repito lo que ya dije en una anterior respuesta a un anterior Foixblog.

    Es la hora de la verdad para el Sr. Rajoy y para todos los demas partidos.

    Ante este Tsunami económico y de paro no hay mayorías que valgan. Ni minorías tampoco.

    Es la hora de arrimar el hombre y el esfuerzo. Y el sacrificio.

    Pues pensemos que los que están en el paro dentro de poco ya no tendrán ningún ingreso. Y algunos, actualmente, ya no tienen ni ingreso, ni vivienda, ni nada.

    Y que los que aún ganan ó se aprovechan de la conyuntura para forrarse y acumular aún más riqueza que se lo piensen 2 veces. Sobretodo los dirigentes de algunos de los grandes bancos, que habiendo recibido ayuda, con dinero público por parte del gobierno del Estado, se han blindado y aumentado su sueldo y su pensión, por millones de Euros.

    Y también cuidado con, el control de los corruptores y los corruptos que aún trabajan descontrolados y a fondo.

    Solo todos unidos, gobierno, oposición y ciudadanos nos podemos salvar. De lo contrario el Tsunami económico y de paro avanzará inplacablemente.

    Y así los mercados financieros nos respetarán.

  2. sip
    22/11/2011 at 21:37

    Y esto para desengrasar

    http://youtu.be/DsX_bYK7NuA

  3. sip
    22/11/2011 at 21:25

    Lo que el domingo noche vieron nuestros ojos es como se iba conformando una cámara en la que, por sólo medio millón de votos más que hace tres años, Rajoy conseguía la mayoría absoluta más grande que jamás haya tenido la derecha en España. Osea el monopartidismo. El bipartidismo ha pasado a mejor vida y el voto de izquierdas pagó a precio de oro su división . Al menos estará más animado el tema con 13 grupos parlamentarios diferentes y algunos fuera por este injusto sistema electoral. También vimos a los nacionalismos igual de vociferantes y orgullosos en Génova que en el balcón del Majestic, unos afilando las tijeras y los otros con ellas ya chorreantes de cortes y recortes. Nada de lo que ví me hizo pensar en una salida digna de una situación que por días se hace más asfixiante. No vi muestras de empuje y decisión de agarrar el toro por los cuernos en algo que nos incluya a todos y especialmente a los inocentes paganos de este desbarajuste amasado por multiples desmadres encadenados. Por supuesto que si las iniciativas contaran con el apoyo de la gente no habríamos visto tampoco la sombra del temor a lo que se avecina que había en la indescriptible mirada de Rajoy. Para mejorar la sensación de dejà-vu de la noche electoral por la mañana nos levantamos con la habitual visita de la «prima» que vestía un precioso atuendo aderezado con otro máximo histórico y con su amiguito el Ibex cayendo en vuelo libre. Al paracer todos estabamos tan contentos a pesar de la resaca de la noche anterior.

  4. dogbert
    22/11/2011 at 17:06

    Leo en expansion.com que una de las primeras medidas «economicas» dictadas desde Berlin (o no) al Sr. Rajoy es la de «intervenir» (poca broma) las Autonomias. Seguro que en esto se aplicaran cantidad.
    Esto va a quedar como un paramo. Añadanle la quiebra del estado del bienestar, el retroceso de las conquistas sociales, y veran que no va a quedar ni el chasis. Porque el chasis tambien esta pignorado.
    Mientras las bolsas y los tan traidos mercados no dan tregua y nos estan dejando tiesos como la mojama.
    Me da igual los lavados de partidos anclados en el pleistoceno, me da igual todos los dimes y diretes de esta clase politica que nos asola y que nos ha llevado a la quiebra, me da igual que ahora todo sea tan urgente.
    Me da igual porque todo lo anterior no es el punto de inflexion hacia un futuro mejor, es un mas de lo mismo, con los mismos.
    Alternativa? complicado, dificil, no la veo, y esto es lo peor, estamos en un cruce de vertigo, pero no acertamos en la salida correcta, porque estamos asustados, despistados, acogotados, paralizados.
    Lo han logrado, estamos al punto.

    • anibal
      23/11/2011 at 03:03

      ESTAS COMO ESTAS PORQUE TODO TE DA IGUAL.LA CULPA NO ES DEL CHANCHO. QUE NADIE SE PINTE DE VICTIMA CUANDO EN VES DE LUCHAR SE RESIGNÓ. POR ACCION O POR OMISION ENTRE TODOS LO HEMOS LOGRADO.

  5. 22/11/2011 at 16:36

    Sr.Foix: El problema es que para resolver ciertos problemas que nos asolan se necesita tiempo y no hay tiempo…

Comments are closed.