Las raíces que no se interrumpen

Josep Massot ha publicado hoy en La Vanguardia esta valoración crítica de mi primer libro, La marinada sempre arriba, que se presentará el martes, 26 de marzo, en La Casa del Llibre de Rambla de Catalunya, 37.

Portada del libro

«Hay que tener una gran sensibilidad para escribir como lo hace Lluís Foix, la sensibilidad de alguien que ama los lugares donde ha vivido, que comprende y no juzga, aunque su mirada tiene la misma dureza de las herramientas, la tierra y el tiempo que describe». El elogio de Joan Margarit está dedicado al libro de Lluís Foix La marinada sempre arriba (Columna), algo más que las memorias de los primeros dieciséis años de la vida de un periodista que ha recorrido medio planeta y conoce de primera mano los intríngulis de la política internacional y de la catalana.

Foix, que fue corresponsal de La Vanguardia en Londres y Washington, y después dirigió el diario al que dedicó 40 años, rinde homenaje a unas raíces que no se interrumpen -«yo siempre he dicho con orgullo que soy de Rocafort de Vallbona, del valle del río Corb, juzgado de Cervera, provincia de Lleida y obispado de Tarragona»-, pero sobre todo el autor usa la magia de la escritura para revivir un mundo perdido en que el ser humano vivía en comunión con la naturaleza. Y retratando los lugares, la gente y los hechos de su infancia, el lector recibe una imagen más reveladora del autor que si hubiera usado la primera persona. «He querido evocar un tiempo que se ha perdido, impresiones, pinceladas de un mundo particular. La infancia marca mucho y nunca se va. Son los años que te hacen persona. A los dieciséis años ya tienes los ladrillos y las paredes puestas. Después podrás añadir a la casa alguna cosa más», dice. Nacido en 1943, hijo de segundones («mi padre era de familia de derechas y mi madre de izquierdas»), son años en que pesa, y mucho, la posguerra, vivida con la voz baja del miedo. «No se hablaba, pero existía», dice Foix. «En un pueblo de cerca 300 habitantes, murieron 13 jóvenes, y yo me llamo Lluís como un hermano de mi madre muerto en el frente de Aragón por una bala perdida en las postrimerías de la guerra. Las gentes volvían de la prisión y nadie les decía nada. Reanudaban su trabajo sin dar explicaciones. Ninguno de ellos había cometido ningún delito. No todos los ricos eran de derechas, ni los pobres de izquierdas».

Al pequeño Foix lo impresionaban los relatos del maquis y todavía recuerda el día que vio a un guerrillero que huía hacia Tarragona, o los hombres desconocidos que aparecían por el pueblo y se desvanecían: «La guerra desubicó a mucha gente», comenta. Entre los personajes que le fascinaron, destacan los estraperlistas. «Me caían simpáticos, por efímeros: No conozco ninguno que haya conservado el dinero. Eran tiempos de racionamiento y el Estado quería confiscar el aceite. Y eso hacía que los payeses viesen con simpatía a gente perseguida por la Guardia Civil».

El libro, bajo su pincelada impresionista, esconde un pozo de conocimiento primordial profundo. Más allá de las palabras perdidas del campesinado o de las anécdotas, flota todo un estilo de vida que según Foix no es mejor ni peor que el actual. «Goethe dijo que aquel que no sabe cómo se desarrolla un roble, no sabe nada. El que sabe cómo crece una viña, cuidar las cepas, todo aquello que se tiene que hacer en su momento y no en otro, observar la naturaleza, los ciclos, que todo depende del hombre, que puede llegar una sequía o una helada y hundir la cosecha. Y cuando llega el hombre duro llorará, pero enseguida se pondrá con esfuerzo a superarlo. Ahora la gente ve el tiempo en el Meteosat, pero yo todavía miro el cielo de noche para ver qué tiempo hará al día siguiente. El payés mira la luna, el sol y las estrellas, y la posición de los planetas le dice el lugar donde está. Todo eso conforma un tipo de persona muy próxima a la realidad y que sabe valorar el esfuerzo. Le da un conocimiento sobre lo esencial de la vida. Sabe que a veces se ven mejor las cosas de noche. De día, demasiada luz ciega, y por la noche, aunque sea menos cromática, se distingue mejor lo que hay. También sirve para el periodismo, que trata de explicar hechos, no teorías que después los hechos desmienten y te obligan a hacer nuevas teorías».

¿Seguirá escribiendo sus memorias? Foix coge de encima de la mesa el diario The Wall Street Journal y el iPad, mira el reloj, pendiente de otra cita, y promete que sí.

Publicado en La Vanguardia el 24-3-2013

 

 

 

15 comentarios

  15 comments for “Las raíces que no se interrumpen

  1. Albert
    26/03/2013 at 08:40

    Enhorabona Sr. Foix. Homes com vostè ens fan falta. Perque amb la seva bonhomia i els coneixements del mon i de les nacions ens il-lustre i ens diverteix la vida. Apart de que aconsegueix fent-se meditar sempre amb els seus sabis blogs.

    Llàstima que els gobernans actuals, tant d’Espanya com de Catalunya estiguin tant lluny de la seva sabiduría. ¡ Llàstima !

    Felicitats
    Albert

  2. sip
    25/03/2013 at 19:24

    Enhorabuena Sr. Foix por adelantado, y porque es el primero de una saga que seguro será un placer leer.

    Una compromiso ineludible me impide acudir mañana. Espero que los que asistais hagais una crónica sabrosa de lo que allí se dijo. Saludos.

  3. Mª Teresa
    25/03/2013 at 19:03

    Con esta estupenda presentación,da ganas de leerlo ya. Mis felicitaciones, Sr. Foix.

  4. Rosamaria
    25/03/2013 at 11:30

    Hi han frases que diuen molt de la categoria humana d’una pesona:
    …»Son los años que te hacen persona…»
    …»todo aquello que se tiene que hacer en su momento y no en otro,…»

    Sense saber encara si podré o no venir a la presentació del seu llibre,cosa que m’agradaria molt aconseguir, no voldria deixar passar l’ocasió per a felicitar-vos, donar-vos l’ enhorabona per a aquest primer llibre i donar-vos les gracies per a obsequiar-nos amb la seva lectura.

    Us segueixo des de les tertulies a Catalunya Radio amb l’ Antoni Bassas. Feieu , juntamente amb els Srs. Francesc Sanuy i Pere Portabella, unes tertulies per a «sucar-hi pa». Després les coses van anar com van anar i van cessar l’ Antoni Bassas….l’ endemà mateix de la seva marxa vaig deixar d’escoltar Catalunya Radio i fins avui ( va ser, i és, la meva manera de protestar contra un fet que encara avui no puc entendre..)

    • Àfrica
      25/03/2013 at 19:38

      Rosamaria,jo també vaig «aparcar»catràdio.M’en alegro de no ser la única! En Basté hi ha sortit guanyant.
      Les tertúlies del dimarts és el que més enyoro, jo els deia els tres mosqueters perquè, en realitat, eren quatre.
      De tota manera,penso que l’ Antoni Bassas ha sabut aprofitar molt be el canvi.A la vida no saps mai què és un entrebanc i què una oportunitat.M’ en alegro molt per ell. Salutacions

      • Àfrica
        25/03/2013 at 19:41

        Mira si pots recuperar l’ escrit d’ en Foix del 25 de juny de 2008, en parla.

        • Rosamaria
          25/03/2013 at 20:31

          Gràcies Àfrica. Veig que tu i jo hem anat més o menys pel mateix cami. També habia sentit que els hi deien «els tres tenors», tot i que . és clar, tal i com tu dius, eren quatre…. Si en Basté hi ha sortit guanyant….en conec uns quants que també són d’aquest club i crec que Catalunya Radio se’n va ressentir molt !! Pel que fa a en Basses és un molt bon professional que ha sabut reinventar-se. Tens molta raó amb això de l’ entrebanc o la oportunitat.
          Miraré de buscar l’article que m’indiques, a veure si el trobo…
          Gracies de nou. M’ha agradat molt trobar el teu comentari.

          • Àfrica
            25/03/2013 at 21:12

            Al blog

        • Rosamaria
          26/03/2013 at 11:08

          Ja l’he trobat,Àfrica, moltes gracies.
          Confirmo que vam ser molts els que vam tenir un gran disgust i una gran decepció i un gran interrogant
          ( perquè ??), inclòs el Sr. Foix.

  5. ROBERTO MARTIN
    25/03/2013 at 09:39

    Allí estaré para comprarlo y felicitarte por el primer libro, pero prepara el segundo.

  6. Àfrica
    25/03/2013 at 09:14

    Quin greu,no podré venir.Espero que n’hi hagi d’ altres i poder conèixer,de passada,els companys del blog.

  7. 25/03/2013 at 09:12

    Sr. Foix:
    La meva àvia paterna deia molt sovint una de les seves frases preferides «qui no té arrels no pot donar bons fruits».

    El seu llibre és una mostra que vostè té arrels, i per això els seus fruits com a corresponsal, sotsdirector, director de La Vanguardia, han estat bons. I els seus excel·lents i actuals articles, les seves intervencions radiofòniques a Rac1, en televisió els divendres a 8tv al costat d’un altre excel·lent periodista i professional de la comunicació com és Josep Cuní.

    Felicitats de nou pel seu primer llibre, i espero com molts companys/es assidus d’aquest blog no sigui l’últim.

  8. dogbert
    25/03/2013 at 01:30

    Quien respeta y cuida sus raices permanece aun ante inesperados vendavales.
    El Sr. Foix empieza por el principio, por sus raices, el tronco y las ramas son evidentes en todo su largo y prolifico recorrido profesional en el que aun sigue y en primera linea.
    Estamos ansiosos por leer este primer libro de nuestro anfitrion. Tambien deberemos empezar por el principio, acudir el martes a la presentacion del Libro.

  9. 24/03/2013 at 23:32

    Sr.Foix: A los que le seguimos leyendo con atención día a día nos importan sus raices, su tronco y sus ramas…pero especialmente nos interesan los frutos que den las semillas periodísticas y humanas que Vd siembra en cada artículo…

Comments are closed.