La escapada de Duran Lleida

Josep Antoni Duran Lleida antes de abandonar la secretaría general de CiU

Josep Antoni Duran Lleida antes de abandonar la secretaría general de CiU

Un cierto aire de incomodidad flotaba en la despedida de Duran Lleida como secretario general de CiU. El líder de Unió negó que la consulta sea la causa de su adiós como número dos de la federación nacionalista. El president Artur Mas, con semblante más serio y grave de lo habitual, hizo intervenciones breves y muy categóricas en la misma dirección. En la hora del adiós se trataba de exhibir una unidad política entre las dos fuerzas de CiU que se ha deteriorado más allá de las habituales fricciones entre socios políticos. Nada volverá a ser igual entre los dos partidos.

Si los criterios comunes sobre el proceso soberanista hubieran podido sostenerse, aunque fuera con una aguja imperdible, no se habría producido la escapada de Duran Lleida, que no sabemos si es una salida gradual del foro de la política o bien estamos ante una calculada estrategia del dirigente de Unió, que es hoy uno de los políticos con más conocimiento del mundo exterior y con una agenda que le ha permitido entrevistarse con los grandes personajes del espacio democrático occidental a lo largo de muchos años. La semana pasada departía, como presidente de la comisión de Exteriores del Congreso, con la cúpula del poder en Teherán.

El mismo día que Duran escenificaba su ruptura controlada como secretario general de CiU, Miquel Iceta afirmaba en la radio que el PSC «paga el desgaste del proceso soberanista». El nuevo secretario general de los socialistas catalanes ha tenido que tender todos los puentes posibles para que el partido no se le quedara derretido entre las manos.

El proceso iniciado por el Govern de Catalunya, con el apoyo de ERC y de la calle movilizada por la ANC, es un movimiento tectónico en la política catalana y española. Sería exagerado atribuir a la deriva independentista catalana todos los grandes cambios que se están produciendo en Catalunya y en España. Pero es una tendencia comprobable que siempre que Catalunya mueve la palanca para remover el statu quo en la política hispánica o para modificar sus relaciones con Madrid como representación del Estado las cosas no quedan de igual manera.

En el siglo XX la inestabilidad, el progreso y los cambios de los tiempos se producen primero en Barcelona, desde la Setmana Tràgica de 1909 hasta la proclamación de la República en 1931, pasando por la redacción de la vigente Constitución de 1978, que es un intento de políticos y juristas catalanes para contribuir a que, como decía Ernest Lluch, nos podamos sentir todos cómodos viviendo en el marco de un mismo ropaje político y jurídico.

El proceso del llamado derecho a decidir ha provocado manifiestos contrapuestos y paralelos de intelectuales, de empresarios y de los iconos del espacio mediático de Barcelona y Madrid.

Decía Claudio Magris en uno de sus ensayos que «mientras se está en el mar se es soberano, y cuando se desembarca, no se es más que un pobre diablo que se tambalea como un oso amaestrado». Estamos en la travesía y todavía se valoran las cenas en la mesa del capitán del crucero y los bellos atardeceres con los enormes soles rojizos que se hunden por Occidente.

Duran Lleida sostiene que su retirada no es un movimiento tacticista, sino una decisión fruto de una reflexión profunda con sectores y personajes del ámbito de Unió Democràtica y de otros entornos sociales y económicos que quieren asegurarse más o menos de cómo serán las condiciones una vez que el crucero festivo de la consulta alcance tierra.

En el viaje se ha alterado el equilibrio de las fuerzas políticas catalanas. CiU perdió 12 escaños en el 2012 y las encuestas vaticinan que podría sufrir pérdidas semejantes en las próximas elecciones autonómicas. La bicéfala Iniciativa per Catalunya-Verds anda nerviosa entre la presión soberanista y el discurso social que practican fuerzas y movimientos de izquierdas que en las europeas cosecharon inesperados buenos resultados. En muchos casos se aboga por el derecho a decidir, pero no se apuesta tan claramente por la independencia.

El PP de Sánchez-Camacho se ha quedado sin discurso porque sigue las instrucciones elusivas de Mariano Rajoy, que actúa como el zar Alejandro mientras Napoleón incendiaba Moscú en 1812. Callar y aguardar en espera de que llegue el invierno y aparezcan con más insistencia, también en Catalunya, las tensiones sociales propias de las crisis de gran calado que vive la sociedad catalana al igual que la española y la europea. Ciutadans conseguiría réditos, aunque Oriol Junqueras sería el gran beneficiado de esta situación cambiante.

Duran defendió la consulta, pero afirmó que Unió no ha reflexionado todavía sobre las respuestas a las preguntas planteadas. Su sucesor en la federación, el conseller Espadaler, dijo ayer que la respuesta la decidirían en septiembre. Lo que se ha lanzado desde Catalunya no es una revolución, pero sí que supone una sacudida fuerte al Estado que se va cobrando víctimas políticas. No estaría muy seguro de que no se lleve también por delante el liderazgo y la presidencia de Artur Mas. Pienso que Duran se da cuenta de los disgustos que pueden deparar las urnas y toma distancia para adquirir fuerzas por lo que pueda venir. Se ha resistido a abandonar la política y seguirá en el Congreso. La incógnita es si se le ha pasado el arroz o no.

Publicado en La Vanguardia el 23 de julio de 2014

11 comentarios

  11 comments for “La escapada de Duran Lleida

  1. Luis Viñes
    24/07/2014 at 18:10

    Sr. Foix Esto del Derecho de decidir que es? Porque no se nos pregunta si queremos pagar impuestos. Total que quieren un derecho que solo unos pueden otorgar. Haciendo trampas como siempre, igual con la ley electoral. Una persona un voto. Siempre haciendo trampas.

  2. 24/07/2014 at 02:48

    Sr. Foix:
    Ja fa uns mesos que es donava per descomptada la sortida del Sr. Duran i Lleida de la secretària de CiU.

    Jo tinc diversos amics que són afiliats alguns i simpatitzants altres d’Unió, i segons m’expliquen ells la majoria de la base de la militància d’UDC estan per la consulta, i molts pel SI i SI.

    I això el Sr. Duran i Lleida ho coneix o ho sap, i es va acostant l’hora en què la mateixa UDC de la Sra. Ortega, del Sr. Espadaler,… s’han de definir.

    El Sr. Duran i Lleida també ha vist que des de Madrid no ha arribat cap oferta seriosa (coneguda com tercera via).
    I quan arribi la presa clara de postura d’UDC amb la Consulta el Sr. Duran i Lleida suposo desitja quedar lliure davant d’alguns pesos pesants del PP per no perdre la presidència de la comissió d’exteriors del Congrés, que comporta el Passaport diplomàtic.

    Tot polític és molt lícit té les seves prioritats personals, les ambicions polítiques (les seves) i (les del seu partit).
    De vegades unes i altres no coincideixen.
    I cal escollir.

  3. José A. García
    23/07/2014 at 22:57

    El Sr. Duran LLeida ha actuado con lógica, y lo que se manifiesta a la prensa no es lo que se piensa u opina de la situación política actual, eso queda para el futuro si los que hoy saben los porqués deseen que algún día se conozcan. En el derecho a decidir hay una especie de calle sin salida. Hay tres posibilidades: no – no , si – no, si – si e incluso la no – si (pero esta no será posible porque si se escoge no ya no se pasa a la siguiente pregunta, a pesar de que un anarquista podría no querer un estado pero si la independencia. Bien, si es no – no, está claro; pero los si – no que significan: un sistema federal, o confederal, una libre asociación… Suponiendo que el gobierno español aceptara la consulta debería llegarse a un acuerdo de la interpretación de los resultados. Como ha comentado más de una vez el Sr. Foix, la pregunta debería ser: ¿Quiere que Catalunya sea un estado independiente? Si o No. Así estaría más claro, de hecho tanto ERC y la ANC desean la independencia y la consulta es para conseguir ese objetivo, porque caso de no ser ese el caso carece de sentido su política. Se nos dice que sería una consulta no vinculante lo cual es más extraño, si no es vinculante ¿para qué sirve? Cada día entiendo menos, debo ser más ignorante de lo que pensaba.

  4. dogbert
    23/07/2014 at 18:28

    Lo de Unio Democratica siempre ha sido un misterio equiparable al de Fatima, lo cual ya liga bastante con su base inicial cristiana.
    Lo del Sr Duran i LLeida es de vitores y aplausos y tiene un merito extraordinario. Personaje listo y maniobrero de lujo ha sabido encontrarle el punto a la barretina, a la Franja y a la eterna suite del Palace en Madrid. Sin olvidar (seria mucho olvidar) la presidencia de la comision de exteriores del congreso, que da para mucho viaje y mucho de todo.
    Ahora pintan bastos ante el 9N, la coalicion de los perdedores apunta en las encuestas hacia el desastre que se sumara a los recientes fiascos y el Sr Duran, salta del barco antes de la zozobra que empezara el proximo treinta cuando el gallego con el Marca bajo el brazo, nos de la primera (de este lote) en la frente.

  5. Rosamaria
    23/07/2014 at 14:41

    Crec que l’ arròs està passat i ben passat.. !!

    La independencia pot ser discutible.
    El «dret a decidir», no.

    Si aquestes dues premises es tinguessin clares, tot seria diferent.

    • José A. García
      23/07/2014 at 23:08

      El dret a decidir està associat amb la independència, donat que si surt que no es vol ser independents, llavors tornem a la situació prèvia i…què es farà llavors. Crec que el dret a decidir es una aposta delicada i amb molts riscos que no valorem en tot el seu abast, per altra banda tots els informes oficials de la Generalitat són favorables i amb molt pocs elements de possibles impactes negatius. La opinió publicada a Catalunya de facto està decantada cap a la independència, i això es pot observar quan moltes d’aquestes persones diuen que ja no és temps ni per a el federalisme ni altres opcions, llavors quina queda… Això si, segons el meu punt de vista no es declaren de mode rotund… Hi ha coses que no veig clares ni a una banda ni a l’altra, i això em provoca desassossec.

  6. francis black
    23/07/2014 at 12:37

    ¿ Unió debe tener votantes ? Es un misterio.

    Ciu era el partido de Pujol en un un pais que a la gente le da pereza hacer politica y mientras no destrozara mucho ya iba bien.

  7. 23/07/2014 at 10:40

    Sr.Foix: una despedida, en la que ninguno de los que se despiden se miran a los ojos, da un mal rollo terrible…

    • Toni46
      23/07/2014 at 14:14

      Molt mal rollo.

    • José A. García
      23/07/2014 at 23:10

      Hay algo que solo ellos saben. Se está jugando una partida de ajedrez sin que el público conozca todos los movimientos.

Comments are closed.