Grecia, algo más que la deuda

Alex Tsipras y Panos Kamenos, una extraña coalición en Atenas

Alex Tsipras y Panos Kamenos, una extraña coalición en Atenas

Las devoluciones de la deuda han sido una constante en la historia de las muchas guerras entre países europeos. Francia y Alemania, por ejemplo, saldaron sus conflictos contemporáneos imponiendo insoportables cargas financieras al vencido o arrebatándose mutuamente los territorios de Alsacia y Lorena como ocurrió en la guerra francoprusiana de 1870-1871 o al término de la Gran Guerra, según se estipuló en el tratado de Versalles de 1919.

El año 1995, con una Alemania unificada por el impulso del canciller Helmut Kohl, se decidió devolver todas las deudas y sus respectivos intereses de los préstamos recibidos por Alemania en el periodo de entreguerras. El tema de las reparaciones, dijo el banquero que representaba el Tesoro americano en las negociaciones de París de 1919, fue el que causó más enfrentamientos entre los aliados. Cómo y cuánto debía pagar Alemania por haber provocado y perdido la Gran Guerra fue el tema más conflictivo.

Lo estudia con detalle Margaret MacMillan en su espléndido libro sobre cómo Francia, Estados Unidos y Gran Bretaña presidieron las negociaciones para firmar el tratado de Versalles que, curiosamente, no fue ratificado por el Congreso de Estados Unidos. El primer ministro británico David Lloyd George decía que si Alemania no puede pagar serán los contribuyentes británicos los que tendrán que hacerlo, por lo que lo más razonable es que paguen los que han causado los daños.

En 1945, Alemania quedó arrasada, humillada y avergonzada. Perdió territorios al Este y volvió a quedar prácticamente inmovilizada por las deudas que no podía pagar. En la Conferencia de Londres de 1953 se decidió perdonar parte de la deuda alemana. El resto se fijaría en una cláusula de exportaciones que constituirían la pieza clave del que luego se llamó el milagro económico alemán. En ambos casos la acumulación de deudas impagables eran consecuencia de guerras perdidas.

La victoria de Tsipras en Grecia ha sido en parte una consecuencia de las deudas contraídas por los gobiernos de Atenas como consecuencia de los rescates ordenados y ejecutados por la troika, compuesta por el FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. Pero como esas entidades, al fin y al cabo, se reducen a unas siglas, se ha personalizado en Angela Merkel toda la carga de la política de austeridad impuesta a Grecia, Portugal, Irlanda, España y también a Francia e Italia.

Es cierto que la austeridad lleva el sello alemán y de Angela Merkel. Pero es demasiado simple el interpretar los resultados de Grecia como una bofetada de los griegos a la Europa que les ha impuesto la austeridad. La situación es mucho más compleja y el caso griego es distinto al de otros países del sur de Europa que tienen mucho más que perder porque no se habían abandonado tanto a funcionar en un Estado que vivía en el seno de la Unión Europea sin modernizarse.

El PIB griego ha descendido un 25% en los últimos seis años. La fiscalidad ha sido un barniz inaceptable y prácticamente estaba fuera del control del Gobierno. La corrupción ha galopado con más pillaje proporcional que en Italia o en España. La salida de fondos griegos ha sido monumental mientras los agentes de la troika iban y venían de Atenas para establecer un cierto orden. Grecia representa un 2% del PIB de la Unión Europea. Importante, pero no decisivo.

Alexis Tsipras ha obtenido un gran resultado. Pero al día siguiente de su victoria ha pactado con Panos Kamenos para formar gobierno. Se trata de un partido escindido o expulsado de la Nueva Democracia de Samarás, conservador, nacionalista, xenófobo y euroescéptico. Pero sus 13 escaños evitan a Syriza mayores complicaciones para gobernar.

Europa ha advertido que no piensa pactar una quita con el nuevo gobierno de Atenas. Si Tsipras quiere establecer un pulso con Alemania y con Europa los griegos lo pasarán todavía peor. Pero si propone pactar la deuda con argumentos razonables, no habrá más remedio que escuchar y buscar una solución total o parcial. Lo que está claro es que ningún país del sur de Europa, Francia incluida, está en condiciones de devolver su deuda en esta generación. ¿Cuántas regularizaciones de deuda no llevó a cabo el FMI en América Latina en los años ochenta y noventa?

Pretender que lo ocurrido en Grecia el domingo tiene una importancia relativa para Europa sería una irresponsabilidad. Pero pienso que podría calificarse de quimera si los griegos pensaran que han dado un giro a la historia de Europa.

Grecia tiene que entrar en la senda de la modernización, crecer económicamente, aplicar una política de impuestos obligatoria y equitativa. Decía Yannis Miliós en una entrevista en El Confidencial que «las necesidades sociales han de ser más importantes que las de las corporaciones». Muy bien. Este profesor universitario marxista ha trabajado en el programa económico de Syriza. Su discurso rompedor comporta un desafío a la Unión Europea para que cambien los paradigmas. Las cosas no son tan fáciles ni tampoco tan rápidas. Hay problemas, sí. Y hay que buscar soluciones, también. Pero no unilateralmente.

Pero la realidad es que en dos meses habrá que acudir a los mercados para conseguir financiación. Es mejor un pacto que un desafío. Para Grecia y para Europa.

Publicado en La Vanguardia el 28 de enero de 2015

13 comentarios

  13 comments for “Grecia, algo más que la deuda

  1. Desiderio de Sota
    29/01/2015 at 11:47

    No es para jugar con las palabras o la Geometría, pero más parecen dos mundos perpendiculares. Las paralelas se juntan en el infinito. Las perpendiculares se cruzan, no se encuentran.

    Metáforas aparte, las responsabilidades de los dineros, de las deudas tienen varios titulares: los que administraron mal, los que gastaron más de la cuenta, los que no pagaron impuestos, los que los evadieron, los que prestaron a sabiendas que no les podrían pagar, los que usan el dinero para condicionar la política y los que, simplemente, roban lo que es de otros.

    Sobre un a taza de café podríamos intentar ponerle nombres, aunque sólo como ejercicio intelectual. Porque perseguirlos no es fácil o ni siquiera factible.
    O sea que habrá que hacer pactos, con la nariz tapada y esquivando los trileros…

    • 29/01/2015 at 11:50

      Lo de los trileros será complicado esquivarlos, estamos invadidos por ellos Desiderio…

  2. Francesc
    28/01/2015 at 14:50

    Sr. Foix en mi opinión la responsabilidad de la Gran Guerra fue compartida. Cuando Francia hizo culpuble exclusivamente a Alemania y le impuso draconianas compesaciones de guerra emplazó a Berlin para una nueva contienda. En cuanto a lo de Grecia a mi no deja de sorprenderme que la Unión Europea rescate ese país para que pueda pagar la deduda contraida con los bancos europeos y además le dicte una política de austeridad que no ha hecho más que empobrecer a la mayoría de griegos.

  3. 28/01/2015 at 12:06

    Pregunta:
    ¿Hi ha algun diari grec
    que es publiqui amagat
    sota la funda de l’anunci d’un banc?
    Un diari enfundat aixi, ¿perd la seva credibilitat?
    Periodistes i tertulians, ¿ho han de criticar,
    o les crítiques només són pels altres?

  4. Santiago Casán Cava
    28/01/2015 at 11:57

    Creo que, antes de dar lecciones a Grecia sobre lo que tiene que hacer, deberíamos primero copiar su agilidad para aplicar los resultados electorales: mientras en España, con problemas económicos pavorosos y mayoría absoluta en el Parlamento, tardamos más de un mes en constituir el actual Gobierno del PP (las elecciones fueron el 20 de noviembre de 2011 y no hubo Gobierno hasta el 21 de diciembre siguiente), en Grecia en bastante menos de 24 horas han formalizado una coalición de gobierno y el Sr. Tsipras ha tomado posesión de su cargo, con una ceremonia que incluso se apartaba del protocolo tradicional (sin juramento ante los representantes de la Iglesia Ortodoxa). A ver si aprendemos.

  5. felipe
    28/01/2015 at 11:56

    La cuestión griega es compleja, bastante mas creo que la de Islandia de hace unos pocos años. Mi pregunta es ¿Por qué no se habla de Islandia si como parece esta creciendo ya saliendo de la crisis?

    ¿Qué ocurriría si a pesar de los pronósticos negativos, Grecia saliese del euro, dejase de pagar su deuda pero a pesar de todo saliese de la crisis? ¿es que en mundo solo tiene dinero la UE? ¿Qué se puede esperar de China que esta comprando Africa y quiere entrar en España? Yo creo que los chinos pueden aportar el dinero que necesita Grecia para salir de su crisis, por ejemplo. Y los países árabes quizás también estén interesados.

    • Rosamaria
      28/01/2015 at 14:22

      78 imputats al cas Bankia/Caja Madrid….78 !!!….aquest país és una femer ( lloc on es tenen els fems)..!!!

      Quina diferencia hi ha entre que els diners els aporti la UE o la Xina ??….tot és deute , no ?

      • francis black
        28/01/2015 at 19:42

        Es diferente, la ideas es que Europa unifique leyes, política y mercado. Si China va comprando deuda de los piases los condiciona y debilita a Europa, al final no sera un continente capaz de competir. Ahora vuelven los imperios y Europa pretende ser un imperio democrático. No le va a salir en mi opinión.

  6. 28/01/2015 at 11:43

    Sr.Foix: Creo que Grecia perdonó en su día la deuda que Alemania tenía con ella por los daños causados en la segunda guerra mundial en su territorio…sea como sea, lo cierto es que para pagar una deuda se necesita movimiento económico, pero si el dinero destinado a inversiones productivas para desarrollo, se va en su mayor parte para el pago de dicha deuda, entonces la espiral es negativa y no sólo nunca se pagará la deuda, sino que tampoco se saldrá del pozo…queda por ver si a los bancos que han dado crédito a esos paises les importa más su cuenta de resultados, que la pobreza irreversible que están ocasionando con dicha política económica…cabría también establecer las responsabilidades de quienes desde el poder han ocasionado tamaña deuda o se han enriquecido ocasionandola…

    • Rosamaria
      28/01/2015 at 14:25

      Hay demasiada honestidad , coherencia y sentido común en tus palabras. Imposible en política.

      • 28/01/2015 at 20:31

        Gracias Rosamaria, el problema es que parece como si la deuda pública sea un sarpullido primaveral que ha salido así como así, cuando existe una responsabilidad delictiva en buena parte de ella…

Comments are closed.