Un nuevo parche en Andalucía

Susana Díaz ganó las elecciones en Andalucía

Susana Díaz ganó las elecciones en Andalucía

Dos corrientes de fondo pueden cruzarse en la política española en este año de elecciones concatenadas. La primera es que la corrupción que se ha instalado estructuralmente en una sociedad tiene poco impacto electoral si son muchos los beneficiados de las prácticas delictivas de los gestores públicos. Cuando la corrupción se socializa, se entra en el mundo de la pillería generalizada. La segunda corriente de fondo es que la corrupción sí que es castigada en las urnas cuando es percibida como intercambio ilegal y delictivo de favores y de prebendas entre las clases dirigentes.

Los resultados de las elecciones andaluzas probarían la inmunidad de los socialistas ante unas prácticas corruptas que afectan a un millar de ciudadanos imputados por malversación de fondos públicos. La juez Alaya sigue hurgando en expedientes inacabables que van acusando a ciudadanos que engrosan la plantilla de sospechosos camino de los tribunales. Ayer mismo ordenó una nueva redada a cuenta de irregularidades en la distribución de fondos de formación.

El descalabro del Partido Popular en Andalucía podría responder a la idea de que la corrupción de los mejores, de los gerifaltes del Partido Popular que controlan el partido desde la sede de Génova, afecta a los votantes andaluces como un efecto mariposa de ámbito nacional.

En cualquier caso, los dos tipos de corrupción comportan trampas, injusticias y constituyen un freno para el desarrollo de cualquier sociedad que aspira a un cierto grado de equidad.

Es una idea divulgada ampliamente que cuando una sociedad pierde sus puntos de referencia, cuando los valores cívicos compartidos dejan de ser prioritarios, aparece el Código Penal para poner orden judicial allí donde los partidos, los gobiernos o los agentes sociales han fracasado. La política, ya lo decía Aristóteles, no es otra cosa que ética social, que es el antídoto más adecuado para neutralizar la corrupción rampante que pueda existir en un colectivo, una sociedad o una nación.

Susana Díaz ha ganado las elecciones prometiendo que no habría más corrupción en Andalucía y que el Gobierno se comportaría a partir de ahora con los criterios de transparencia más estrictos. Ha levantado la bandera del andalucismo electoral proclamando a la vez su apoyo incuestionable a la unidad nacional española. Los andaluces le han comprado el discurso y han depositado nuevamente su confianza en el Partido Socialista, que lleva más de treinta años gobernando en Andalucía. Han puesto un parche.

Las previsiones para reducir el paro, que alcanza el 34% de la población activa y que supera en muchas provincias el 50% en la juventud, no se han elaborado. Los andaluces han demostrado su capacidad de trabajo, innovación y adaptación resignada a situaciones adversas en muchas ocasiones. Catalunya, por ejemplo, tiene mucho que agradecer, hasta diría que está en deuda, a la integración constructiva de cientos de miles de andaluces que han contribuido a la creación de riqueza y a la convivencia cívica a lo largo del último siglo.

Es interesante analizar cómo queda el mapa político andaluz y cuál puede ser su proyección en las elecciones municipales, autonómicas y generales que se celebrarán en España este año. Susana Díaz tiene que hacer algo más que gobernar en minoría. Tendrá que poner las primeras piedras de la transparencia política. Albert Rivera ya se lo ha recordado. No cuente con Ciudadanos si antes no dejan sus escaños los expresidentes Griñán y Chaves.

Los partidos de nueva aparición en Andalucía, Podemos y Ciudadanos, van a acampar también en el resto de comunidades autónomas y pueden tener buenos resultados en las elecciones generales. Es improbable que lleguen al poder por sus propias fuerzas. Pero van a modelar el nuevo discurso político. No podrán ser acusados de corrupción porque no han tocado aún las piezas del poder de verdad. Hablarán y denunciarán. Sus mensajes rompedores no irán dirigidos a los gobiernos respectivos sino a las gentes que les ven y escuchan en los estudios de televisión y radio.

Si Rajoy no cambia de estrategia puede tener un gran susto y dejar de ser presidente este mismo año. Decía Heródoto que en cuestiones de la vida humana el orgullo precede a una caída y que el exceso de buena suerte conduce a una debacle, que las cosas humanas son muy inestables y que las costumbres de las diversas sociedades son muy distintas unas de otras. Añadiría que cuando hay descontento en las calles, lo peor que puede hacer un gobernante es encerrarse en su despacho o en su torre de marfil pensando que el tiempo se lo lleva todo como el viento otoñal barre las hojas caídas de los árboles.

Los problemas endémicos perduran más allá de gobiernos y de líderes políticos. Nos podemos lamentar no vivir en tiempos mejores, pero no podemos huir del presente, dice Stefan Zweig en su estudio sobre Montaigne. No basta con ganar elecciones de forma indefinida. Las victorias en las urnas han de acompañarse de políticas para resolver los problemas más perennes de las gentes. Pero, sobre todo, han de llevar a construir un futuro a medio y largo plazo para superar las deficiencias estructurales que pueden colocar a pueblos enteros en una cautividad de políticos, partidos y sistemas de la que difícilmente podrán escapar.

Publicado en La Vanguardia el 25 de marzo de 2015

15 comentarios

  15 comments for “Un nuevo parche en Andalucía

  1. dogbert
    26/03/2015 at 00:02

    Andalucia es un exotismo que pagamos a escote entre todos. Andalucia tiene pendiente una reforma agraria desde los tiempos de Almanzor y si no la hacen y se ponen al dia, si viene un tataranieto de Almanzor y quiere recrear Al Andalus lo llevare con resignacion y me sentire algo reconfortado al dejar que pagar el gasto.

    • 26/03/2015 at 09:42

      Dogbert, el tataranieto de Almanzor ya ha llegado…se llama Almorzar…

  2. Albert
    25/03/2015 at 22:10

    Sr. Foix: La codicia, la corrupción, la tolerancia, el cohecho, la prevaricación, las elecciones, las votaciones, las subvenciones, ect.ect. de que nos quejamos si los necesitados y desesperanzados por el paro, son subvencionados y por ello continuan votando siempre a los mismos que van de Bar y de Cenas.

    Y luego más adelante vendrán las elecciones de Cataluña, donde aproximadamente casi el 55 % de los llamados catalanes son andaluces ó descendientes de ellos.

    Recordemos que Cataluña ya dió un ejemplo a toda la resta de España, al elegir como presidente de la Generalitat, a un andaluz de padres andaluces y nacido Andalucía.

    Pero Spain is different…y no tiene cura…Criticar a los catalanes vale votos y sirve.

    En que quedamos… ¿ Somos ó no somos españoles ? Porque si votamos a un presidente andaluz para ser presidente de la Generalitat de Cataluña…ya lo dice todo de los catalanes y tambien de los cataluces ó andalanes.

    La xenofobia contra los catalanes, por parte, presuntamente, de algunos, no la debe tolerar España. Aunque sea para ganar votos.

    Spain is different…

  3. Ignacio
    25/03/2015 at 20:46

    Sr. Foix, no estoy de acuerdo que la corrupción es castigada en las urnas. No, en el caso de Andalucía. La última legislatura 47 escaños, la actual 47 escaños. La pregunta que me hago es ¿la cabra siempre tira al monte?

  4. francis black
    25/03/2015 at 13:28

    Es lo que se llama, hacer un Toshack :

    «Los lunes siempre pienso en cambiar a diez jugadores, los martes a siete u ocho, los jueves a cuatro, el viernes a dos, y el sábado ya pienso que tienen que jugar los mismos cabrones»

    • 25/03/2015 at 19:03

      …Y el domingo te arrepientes de nuevo…

      • francis black
        25/03/2015 at 20:10

        El menos malo de los sistemas. Nadie ha dicho que la democracia no fuera un desastre.

  5. 25/03/2015 at 12:25

    Sr. Foix:

    Cada poble té els dirigents que ha escollit.

    Serà pel vot captiu (PER, subvencions i subsidis,…) la veritat és que el poble andalús ha votat en llibertat i democràcia i ha dit que no vol canviar.

    Vull veure i esta per veure si a les municipals i autonòmiques i més tard en les Eleccions Generals, Ciutadans i Podem seran capaços de posar ordre al PP i al PSOE i acabar amb el bipartidisme i la seva corrupció instal·lada.

    Ciudadanos ja va tenir el problema del trasllat de la seva Fundació de Barcelona a Madrid per escapar del control de comptes a Barcelona, ​​el Senyor Jorge Cañas de ser un «acicate» de la corrupció al Parlament a ajudant en silenci del Sr. Javier Nart.
    I a Podem les beques d’estudi, les incompletes declaracions a l’Agència Tributària d’alguns dels seus membres dirigents tampoc em donen molta confiança.

    Cal ser honrat i més aparentar-ho.
    En alts càrrecs de partit no ho sé veure.
    Dec de tenir les ulleres fosques com les del Sr. Fabra antic president de la Diputació de Castelló.

  6. Rosamaria
    25/03/2015 at 10:53

    Excel.lent article Sr. Foix, sobretot el primer paràgraf !!!

  7. 25/03/2015 at 10:46

    Sr.Foix: Si con esos niveles de paro durante tantos años, los ciudadanos de Andalucía siguen votando mayoritaria y reiteradamente a los mismos, habrá que pensar que ya les está bien la situación…bastaría con que todo ese gran número de parados y sus familias votasen en otra dirección para que hubiese un cambio de gobierno y de gestión, algo que visto lo visto no están por la labor…y que no deja de ser llamativo…

    • Rosamaria
      25/03/2015 at 10:56

      Crec que la resposta al teu comentari està en el primer paràgraf de l’ article d’ avui……quan la corrupció i la llei de subsidis beneficien a una majoria de ciutadans….no cal canviar les coses….

      • 25/03/2015 at 11:14

        Así es Rosamaria…

      • david g
        25/03/2015 at 13:35

        la cual podría definir a esos ciudadanos como cómplices penales de corrupción.

        • Carme
          26/03/2015 at 00:28

          Penso el mateix

          • Rosamaria
            26/03/2015 at 10:18

            Jo també.. !!!

Comments are closed.