Habrá que gobernar con pactos

Xavier Trias y Ada Colau

Xavier Trias y Ada Colau

La complejidad es una de las constantes sociales de los sistemas que aspiran a ser libres. Ante los presagios de fragmentación política que muestran las encuestas cabría deducir que estamos a las puertas de la ingobernabilidad para resolver las cuestiones que preocupan a la gente común. Las urnas hablarán varias veces este año y ofrecerán posibilidades de formar gobiernos municipales, autonómicos y central, ya sea a través de pactos de legislatura, alianzas o acuerdos implícitos.

Lo que no debería ocurrir es que la baja calidad de la retórica pública de los políticos democráticos se traduzca en actitudes inútiles o infantiles que no lleven a ninguna parte. La situación de interinidad política en Andalucía, la autonomía con más paro de España, la más poblada y la más extensa, puede prolongarse semanas o meses hasta que Susana Díaz consiga ser investida o decida convocar de nuevos a las urnas. Provoca cansancio.

Son experiencias conocidas en países como Holanda, Bélgica e Italia que han vivido meses y meses sin gobierno o con gobiernos que podían caer por el capricho de un grupo o la incapacidad del primer ministro para mantener el equilibrio entre fuerzas dispares. Al ­final, han encontrado fórmulas o simulacros para que las instituciones funcionaran hasta la próxima convocatoria electoral. De Gaulle decía que los gobiernos pasan pero las ­instituciones deben perdurar y servir a las ­gentes.

La democracia anglosajona, y muy especialmente la norteamericana, es un pacto social, mientras que en la Europa continental se convierte a veces en una fuerza que pretende cambiarlo súbitamente todo. La democracia, en la versión británica o americana, no es una forma particular de sociedad y mucho menos una ideología. Es un mecanismo para designar o echar gobiernos a través de las decisiones mayoritarias de los electores.

Es un mecanismo, por supuesto, que ­está sujeto a constantes alteraciones y rediseños. En definitiva, es un método para tomar decisiones políticas que reconcilien los intereses en conflicto sin llegar al uso de la violencia.

Las mayorías confortables están a la baja. David Cameron ha conseguido ganar y podrá formar gobierno sin pedir apoyos a nadie. Pero las rebeliones en su propio partido han empezado a apuntarse sobre el referéndum europeo y sobre cómo gestionar la inmensa mancha amarilla de los nacionalistas escoceses, que se han llevado 56 de los 59 diputados al norte de la muralla de Adriano. Una mayoría absoluta no equivale al poder absoluto. Thatcher y Blair lo comprobaron amargamente. Los dos fueron descabalgados por su propio partido. Cameron va a experimentar también la complejidad de gobernar con una mayoría sólida.

Por muy controvertida que sea la propaganda y la demagogia de la campaña, el día 25 de mayo habrá que atar cabos, sumar y restar, formar mayorías, con planteamientos de máximos o de mínimos, y ofrecer respuestas a los intereses contrapuestos de los ciudadanos. Aunque sea pedir la Luna hay que garantizar la gobernabilidad más o menos estable en el mandato que otorgan unas elecciones.

En el caso de Barcelona, por ejemplo, se dibuja un panorama en el que nadie podrá imponer el programa de su partido. Harán falta dos o más formaciones para formar gobierno. ¿Será de izquierdas o de derechas? Pienso que habrá de todo un poco teniendo en cuenta, además, que la sal del soberanismo no se aplica en iguales dosis en los diversos platos del panorama político catalán.

Lo mismo podría decirse de muchos otros grandes municipios y autonomías españolas. El principal polo de las lealtades ciudadanas se ha desintegrado en un sinfín de posibilidades. Al socializarse la información se ha creado una opinión pública activa, reivindicativa, diferenciada y plural que ya no acepta discursos fabricados en despachos de partidos o en gabinetes de comunicación.

Nos encontramos ante nuevos paradigmas. Por una parte es imprescindible la proximidad del político con su electorado, antes, durante y después de los comicios, y, por otra, la dimensión globalizada de la política. Decía el sociólogo alemán Ulrich Beck, fallecido el primer día de este año, que la demo­cracia está atrapada en una contradicción porque permite votar y elegir gobiernos en un ­sistema nacional que cada vez pierde más poder en el nivel transnacional. La política es nacional y está nacionalmente organizada, pero los problemas no son nacionales. A mi juicio, decía, ese es el mayor ­problema político en estos momentos: cómo reinventar el sistema político global.

Pretendemos tener un estricto sistema de control local y nacional y se nos escapan las grandes decisiones que se toman en lugares y por personas que no tienen que dar explicaciones políticas o fiscales a nadie. Actúan por libre.

Publicado en La Vanguardia el 20 de mayo de 2015

 

16 comentarios

  16 comments for “Habrá que gobernar con pactos

  1. Albert
    21/05/2015 at 10:43

    Sr. Foix : Su articulo es nos define tan bién la realidad de nuestro mundo, que no tengo casi nada que decir.

    Compañeros y compañeras del blog, muy buenos comentarios.

    Por mi parte, solo me queda decir, que pienso que para contrarestar estos poderes exteriores e internacionales necesitariamos que todas las fuerzas políticas de todos los partidos estuvieran y actuaran unidos y con criterio unificado como un solo equipo.

    Cosa totalmente improvable. Por lo tanto estamos condenados a que la unidad de acción de los grandes y poderosos paises emergentes vayan adquiriendo posiciones y poder en nuestro pais.

    La desunión política es su caldo de cultivo y lo que facilita su triunfo y dominio.

  2. àgata
    20/05/2015 at 16:17

    Sr Foix què li han fet els andalusos ? Prou problemes tenim a Catalunya per parlar sempre dels altres.

  3. Màrius Gamundi Jou
    20/05/2015 at 14:45

    Dues respostes que son totalment encertades.

  4. Rosamaria
    20/05/2015 at 11:38

    Bon dia… des del meu punt de vista, el significat de l´últim paragraf d’aquest article, és el paradigma de l’ estupidesa humana.

    Aquestes persones que no han de donar explicacions, ni politiques ni fiscals a ningú, que prenen grans decisions amb abast internacional i que s’amaguen darrera l’etiqueta dels «mercats»…que no puguin ser controlats per ningú, fan que , en definitiva, visquem en una falsa democracia. Un teatre de guinyol.

    «ACTUEN PER LLIURE I GOVERNEN EL MÓN».
    Us dona alguna idea del lloc on ens situa a tots nosaltres aixó ??…

  5. 20/05/2015 at 11:11

    «»Al socializarse la información se ha creado una opinión pública activa, reivindicativa, diferenciada y plural que ya no acepta discursos fabricados en despachos de partidos o en gabinetes de comunicación…»»

    Sr.Foix, lo ha dicho Vd todo…

    • Rosamaria
      20/05/2015 at 14:37

      …i de que serveix tot plegat….si després ens esclafen com i quan volen..??…morirem igualment….això si, ben informats !!

        • Rosamaria
          20/05/2015 at 19:13

          M’ha encantat francis, gracies…

          De fet, sóc molt casolana i sense saber-ho. o si, practico molt l’ art de la proximitat perque de natural, m’agrada…m’agrada cuidar les meves plantes, els meus arbres, el meu ínfim hortet, m’agrada fer coses amb les mans, cosir, ganxet, llegir, passejar..i no fer res també m’agrada molt…però tot això ,crec jo, pertany més a un manual per a la salut mental propies, que no pas a la politica internacional i els grups de poder ocults que governen el món. No hi veig la conexió.

          Disculpa’m la meva ignorancia.

          • Rosamaria
            20/05/2015 at 19:18

            …ah !! i també m’agrada molt participar en aquest blog tan agradable i formatiu amb persones com vosaltres…

          • francis black
            20/05/2015 at 22:38

            Todos estos poderes económicos tienen su base en que la mayoría de la población les hacemos el juego, cuando cambiemos de forma de pensar se les acaba el dominio, pero es un trabajo muy personal. Hay gente que consigue vivir con cierta armonía incluso dentro del ritmo que se ha impuesto en la actualidad. Un ritmo absurdo y poco humano.

      • 20/05/2015 at 16:37

        La información es básica para desarrollar nuevas ideas Rosamaria…

        • Rosamaria
          20/05/2015 at 18:59

          …si , és clar, …Bartolomé, no solament és bàsica per desenvolopar noves idees, sino que és bàsica per desenvolopar educació , cultura, caràcter i opinió, és bàsica per a moltes coses,,,,però, al cap d’avall, de que serveix en front de grups de poder ocults que operen per lliure i governen el món…sense posibilitat de fer-hi front o de controlar-los..??

          La informació és bàsica si, …..però quan ho tens tot preparat per a sortir un dia de picnic….i aquell dia plou, t’has de quedar a casa …i això que estaves preparadissim per a sortir.

          Amb això vull dir que…per més informats i preparats que estiguem, no tenim eines per lluitar contra el poder que ens governa des de l’ ombra.

          El Sr. Foix, no ha ha pogut expresar més bé en el ultim paràgraf del seu article.

          • Àfrica
            20/05/2015 at 20:53

            La informació és poder!!!

          • Rosamaria
            21/05/2015 at 10:12

            Africa…em pregunto quin poder real tenim…?

            La informació sense l’educació no ens fa més poderosos…ens fan ballar al so que toca.

            L’ educació amb la informació si que ens podría fer més poderosos, en el sentit que deia francis …podriem deixar de fer-los el joc….però això és tan complicat com utòpic.

          • francis black
            21/05/2015 at 10:36

            Ahora el problema principal de los seres humanos son los otros seres humanos, hemos avanzado bastante, solo hay que pactar entre seres racionales.

Comments are closed.