Valores cívicos compartidos

La perspectiva y el distanciamiento son absolutamente imprescindibles para analizar la política del presente. Hay que recurrir a la memoria reciente o lejana para comprobar que casi todo ha ocurrido con anterioridad. Pueden haber cambiado las personas, los partidos, los paisajes sociales o la corrección de los nuevos lenguajes que aparecen en el imaginario de la retórica política de todos los tiempos.

Lo que no cambia son los problemas derivados de la intransigencia, del desprecio al adversario, de la corrupción localizada o estructural, de la ambición de poder o de la irresponsabilidad en la gestión de las cuestiones de carácter público. Estos temas no se liquidan en los debates parlamentarios, sino que hay que resolverlos en los valores cívicos compartidos que se aprenden en la escuela, en el ámbito familiar y en el respeto que merece cualquier persona que se cruce en nuestras vidas.

Una de las prácticas que observé en mi infancia era el valor de la palabra dada. Era más importante que un documento notarial, aunque si se trataba de una cuestión relevante había que obtener el certificado correspondiente de la notaría.

Leo que algunos sectores de la CUP cuestionan la validez del pacto de investidura que firmaron con Junts pel Sí hace poco más de un mes. Consideran que no es vinculante y que ahora se dan las condiciones para revertir el acuerdo que hizo posible la investidura y la estabilidad del Ejecutivo presidido por Carles Puigdemont.

Qué quieren que les diga. Haberlo pensado antes. Pero los pactos no se rompen porque no gustan a una de las partes. Habría que aportar más hechos que lo justifiquen y no perderse en generalidades. Artur Mas y Oriol Junqueras tenían que saber también con quién se comprometían para llegar al umbral de iniciar el proceso de independencia en dieciocho meses.

La corrupción ha existido, existe y existirá siempre. Pero no puede quedar impune cuando se descubre. Ya nadie habla de Fèlix Millet y de su saqueo confeso al Palau de la Música. Siete años después y todavía no se ha terminado la instrucción del sumario. En un país civilizado y libre, esta anomalía no es de recibo.

Una sociedad o un partido que no valoren el daño producido por la corrupción estructural no pueden progresar porque llevan la rémora de la injusticia y la mentira. En las últimas elecciones en España y en Catalunya, los partidos que más subieron en votos y escaños fueron los que con más contundencia condenaron la corrupción.

Era insólito que en Valencia siguiera ganando el partido que con más desparpajo e impunidad practicaba la corrupción. Sus mismos votantes los han abandonado.

La transparencia de las políticas públicas es hoy más necesaria que nunca porque los medios para descubrir las transgresiones están cada vez más al alcance de todos.

Publicado en La Vanguardia el 11 de febrero de 2016

14 comentarios

  14 comments for “Valores cívicos compartidos

  1. 17/02/2016 at 21:25

    Relativo a la ‘palabra dada’ puede interesar saber que – en temas urbanísticos – la jurisprudencia autoriza a los Ayuntamientos incumplir sus propios convenios, véase un caso y jurisprudencia consolidada a través del título 80-a-4 de nuestra web.

    Relativo a la ‘transparencia pública’ puede interesar como se ha manipulado la Ley 19/2013 para restringir la aplicación real de lo que da a entender ese concepto tan ‘sugerente’, véase título 09 de nuestra web.

  2. RamonM
    16/02/2016 at 11:11
    • RamonM
      16/02/2016 at 11:11

      El Pepe Botella real: José Bonaparte, una excelente idea con un soberano fallo

      Habituados a estar enfadados casi siempre con el vecino, no nos dimos cuenta de que podíamos haber hecho un fichaje brillante: José Bonaparte habría sido un gran rey

      El afán patrio por descalificar todo aquello que atravesaba no sin cierta dificultad los impermeables Pirineos, nos llevó durante un tiempo a perder ángulo de visión hasta convertirnos casi en miopes recalcitrantes, y lo que es peor, con pocas ganas de redención.
      Habituados a estar enfadados casi siempre con el vecino de al lado, o con el de al lado de al lado –deporte nacional por excelencia–, no nos dimos cuenta de que podíamos haber hecho un fichaje brillante, a la par que deshacernos de un par de mendaces monarcas venidos a menos y mal avenidos entre ellos, y de paso, dar un espectacular salto histórico hacia adelante, que era lo más natural. Pues no, el paso lo dimos, sí, pero hacia atrás otra vez, para variar.
      En los balbuceos del siglo XIX, las puertas del reino eran tocadas discretamente por los nudillos de la adversidad, que casi siempre con discreción venían avisando del acumulado de problemas que la dejadez y la roña política habían convertido en incomodos invitados a perpetuidad. Éramos un imperio enorme, gestionado por alfeñiques; modelo que desde entonces no ha cambiado mucho.
      Una suerte de iluminados, los ilustrados patrios, eran como almas en pena, una especie de apestados que aportaban reflexión y formas de pensamiento avanzadas

      • RamonM
        16/02/2016 at 11:12

        La cofradía de amigos encargados de velar por la salud espiritual de las neuronas locales mantenían un rifirrafe secular con todo lo que oliera a ventilación del pensamiento dominante, con la salvedad de los integrantes del mundo artístico y algunos políticos de raza que se daban cuenta que de vez en cuando había que dar luz verde a las nuevas apuestas.
        José I era un diplomático convencido y un intelectual avanzado que devoraba literatura casi con delectación mística, y un monarca especialmente involucrado con las reformas modernizadoras de España.

        • RamonM
          16/02/2016 at 11:12

          Pérez-Reverte: España perdió dos ocasiones históricas vitales. La primera fue nuestra posición en el Concilio de Trento, donde apostamos por un dios oscuro, reaccionario, siniestro y triste. El otro momento, la Guerra de la Independencia. En vez de atacar el régimen podrido y la monarquía analfabeta de Fernando VII nos pusimos a combatir a los que traían la Ilustración, a los que apostaban por las luces. Eso nos descolgó históricamente de Europa***

      • Albert
        17/02/2016 at 09:22

        RamonM: Todo lo dicho es cierto…pero hay epocas en que mandan más los CORRUPTOS/TORES, y los panzacontentos que miran solo para su propio bienestar y el de su banda…que los DECENTES, honrados, éticos y humanos que miran para el bienestar de las generaciones futuras.

        Tampoco olvidemos que España, es uno de los paises que han practicado la trata y el comercio de esclavos.

        Con esto quiero decir que en todas partes cuecen havas a calderadas.

        La sociedad humana es buena y es cruel al mismo tiempo.

  3. àgata
    15/02/2016 at 19:06

    A València els votants han fet fora als corruptes, a Catalunya no. I es parla molt de casos de corrupció però molt poc de la corrupció nostrada.

  4. Albert
    12/02/2016 at 21:19

    Sr. Foix: Pienso que hoy se ha visto, en manos de quien estamos. Mala educación…Entonces…seguimos desamparados por el paro, ect. Asi que diremosuna vez mas…VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…Mientras siga el hilillo de ChaPaPote…

    • Albert
      13/02/2016 at 10:11

      P.D. España, los Políticos y su Gran hermano Vip de la lucha por el poder, puesto que… al fin será la audiencia,la que tiene el poder de decidir a quién ó a quienes expulsará.

      Y aquel que no responde… devolviendo el gesto de dar la mano al contrincante concursante…que se la alarga para estrecharsela en un apreton de manos…que exprese unidad de criterio y de intenciones…Gana puntos para ser expulsado por la audiencia del concurso al poder.

      Mr Clinton…diría…» ¡ It’s the Economy…Stupits «.

      Y la audiencia diría » VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…VERGONYA !!!

      Mucho nombrar la sagrada unidad de España de palabra, pero luego a la hora de la verdad, los hechos son otros.

      Solo pensad que más de 5.000.000 de personas en el paro, de los cuales casi 3.000.000 de personas ya no cobran nada de nada. A los cuales hay que añadir los varios millones de personas que suman la familia.

      Pensad que todos ellos, os observan y miran el gran hermano VIP de los políticos y sus modales, intenciones, promesas y realidades cumplidas ó incumplidas.

      Al buen entendedor

  5. 12/02/2016 at 12:32

    Sr.Foix: la corrupción cuanto mayor es más ámbitos controla, no es extraño pués, que gracias a ella, se puedan realizar campañas publicitarias electorales mayores y exista un mayor control de todos los medios…

    • RamonM
      16/02/2016 at 11:37

      Por Santos Juliá: «Lo que necesitamos no es regeneradores, sino otra especie de políticos que, tras disponer ya de varias docenas de diagnósticos sobre los fallos del sistema, procedan a su reforma aunque en el proceso arriesguen sus intereses inmediatos de conquista, permanencia o consolidación del poder.»

  6. 12/02/2016 at 11:00

    El procés sobiranista català va començar fa molts anys.
    Ha viscut en períodes molt difícils com el de la dictadura franquista.
    He viscut períodes especialment intensos, com el de les grans manifestacions del 11S, úniques al món, i, per primera vegada, amb una majoria sobiranista al Parlament.
    El procés sobiranista és una corrent de fons en la societat catalana

  7. dogbert
    11/02/2016 at 23:22

    No hay que confundir la verdad, con la opinion de la mayoria -Jean Cocteau-

Comments are closed.