Historia e histeria

Estatua de Colón en lo alto de la columna al final de las Ramblas de Barcelona. Su figura ha sido objeto de polémicas y distorsiones.

Estatua de Colón en lo alto de la columna al final de las Ramblas de Barcelona. Su figura ha sido objeto de polémicas y distorsiones.

Si no hay un consenso básico sobre la historia, se abre la puerta al disparate. La historia de las naciones es tanto lo que se quiere recordar como lo que se quiere olvidar. Si se esconden aspectos del pasado, vuelven a resurgir en un futuro, según las conveniencias políticas o ideológicas del momento. Los silencios de hoy se convertirán en proclamas abiertas de mañana.

Las ideas de ayer, los personajes de ayer no pueden ser resucitados por la historia de hoy, con las ideas de hoy, con los hombres de hoy. Así lo expresaba Josep Pla en su homenot de Enric Prat de la Riba. La historia no puede ser tratada con los criterios del romanticismo que tanta confusión y violencia causaron en la Europa del siglo pasado. La historia no se crea, sino que se rehace desde las fuentes que van apareciendo.

Lo que tratamos de olvidar es precisamente lo que deberíamos recordar para tener una idea equilibrada de nuestro pasado, teniendo en cuenta que la historia no está tejida por manos inocentes, sino por los que la han escrito desde el poder político de cada momento y desde la correspondiente hegemonía cultural.

La fiesta del 12 de octubre se ha ideologizado en demasía y se han tomado decisiones que no responden al relato histórico, sino a la instrumentalización de los hechos. Colón descubrió un mundo nuevo sin saberlo. A su vuelta dio parte de su epopeya a los Reyes Católicos en el Tinell de Barcelona o en Sant Jeroni de la Murtra de Badalona. Puede que hubiera dos encuentros.

La destrucción del auto judicial por parte de un concejal de la CUP en Badalona no tiene nada que ver con la historia sino con la histeria. Lo mismo cabe decir de la decisión de Ada Colau al borrar el nombre de Samaranch de un obsequio que el expresidente del COI y principal impulsor de los Juegos Olímpicos de 1992 regaló a Maragall. Samaranch fue franquista. Pero también fue un representante de la sociedad civil de su época, en la que había muchos, muchísimos, franquistas. Como embajador en Moscú hizo posible la aproximación entre Dolores Ibárruri y Santiago Carrillo. Su figura es recordada en Rusia y los chinos le han dedicado una calle en Pekín. A través del deporte sirvió a soviéticos y chinos. Oportuna inteligencia.

En Barcelona le hemos dedicado una calle insignificante en Montjuïc y hemos borrado su nombre de un maletín que regaló al Ayuntamiento de Barcelona. Es una bofetada al alcalde Pasqual Maragall, que le tenía una gran estima, a su familia, a la sociedad civil y a muchos barceloneses de a pie.

Cuenta Santos Juliá en su Historia de las dos Españas que la mayor y más decisiva originalidad del discurso de la guerra elaborado por los vencedores consistió en partir de esa retórica de las dos Españas para construir sobre sus cenizas el mito de la única España verdadera, auténtica, en lucha a muerte contra la otra España, que no era en realidad una verdadera España, sino la anti-España.

No hemos avanzado mucho. Quizás porque España es un país inacabado.

Publicado en La Vanguardia el 13 de octubre de 2016

10 comentarios

  10 comments for “Historia e histeria

  1. Olivia Sola
    13/10/2016 at 16:21

    Sembla q estem en un moment q s’ha de revisar tot. S’han de revisar totes les festes del calendari: canviar San Joan pel solstici d’estiu, Nadal pel solstici d’hivern, la Mercé, Sant Narcis, etc, etc… Sant Jaume, Sant Jordi…. doncs ale, som-hi! Canviem el descobriment de les Amèriques per l’arrivada a la Lluna o a Mart…si, carreguemen s ho tot i anem dividint les famílies i les societatas que es sentirn orgulloses dels seus personatges … com que no hi ha altre feina més a fer…

    • Rosamaria
      14/10/2016 at 10:13

      …fer pasar les coses pel broc gros , no aporta res….

      …bé que és manté «El Valle de los Caidos»….oi ?? també divideix families, soposo….

      • Olivia Sola
        15/10/2016 at 21:08

        El Valle de los Caídos…i els trenta i seixanta millions de persones mortes a les guerres mundials…es van retornar als seus? Qué suggereixes que fem?

        • Olivia Sola
          15/10/2016 at 21:22

          …i tots els emigrants que estan en el fons del mar.. els retornem a casa?

  2. 13/10/2016 at 16:08

    Sr.Foix: el descubrimiento fue un mutuo encuentro en 1492…ninguno sabía que el otro existía…otra cosa es quién sacó más beneficio de ese encuentro…pero lo realmente curioso, es que ambas culturas, a pesar de la distancia entre continentes, tenian como base su adoración por el oro, un metal que sólo servía de adorno pero que ambas culturas adoraban…lo cual fue un negocio para unos y la ruina para los otros…

  3. Albert
    13/10/2016 at 13:56

    Sr. Foix: La gente de hoy, ya no se acuerda ó no ha vivido la epoca franquista desde pequños. Ni tampoco no tenemos en cuenta que el Franquismo duró 40 años.

    Durante los cuales, a veces a muchas personas, les era imposible evitar, debido al puesto de trabajo, tener que ocupar el cargo ó a lo que fuera, … ser metidó ó obligado inevitablemente a ocupar un cargo de responsabilidad, tachado de franquista, injustamente.

    Y recordemos también que, en esto de la colonización de America, a partir de 1714 e incluso antes, Cataluña y los catalanes también ayudaron y colaboraron con España, codo con codo …y en toda clase abusos. Y todo se hacía con la bendición Urbi et Orbi de la …

  4. 13/10/2016 at 12:17

    1. Colom no va descubrir res de nou. Va trobar-se amb una terra que ja havia estat descoberta i que estava habitada per persones que foren masacrades i expoliades. Celebrar avui aixó no és humanament digne, digui el que digui la llei. Sort de gent com sant Pere Claver que varen defensar els drets dels indígenes i dels esclaus davant els que anaren allà en nom dels Reis Catòlics (catòlics?).

    2. Histèrica és la postura de la delegada del govern espanyol a Catalunya que persegueix a un ajuntament per obrir les portes un dia festiu, però no persegueix als grups feixistes i nazis que al mateix dia es manifesten a Barcelona. També cal deixar constància que prestigiosos catedràtics de dret posen en dubte el contingut de l’auto judicial.

    3. El que va contra la històrica i la realitat és l’afirmació feta pel cínic ministre Margallo avui mateix quan nega que Catalunya és una nació. Una altra margallada.

    • Carlos BG
      13/10/2016 at 15:14

      Home! si que va ser un descubriment doncs les incursions anteriors van ser poc profundes, per dir-ho d’alguna manera. En qualsevol cas va ser un atrobada entre dos m´ns que havien viscut en paral.lel fin aquell moment.
      En quant a expolis i masacres ni més ni menys que d’altres conquestes al llarg de la història, com per exemple el romans, els almogàvers (eliminem el carrer del nomenclator??), els incas i azteques (si també ells aniquilaren pobles sencers) i moltissimes més.

    • Rosamaria
      14/10/2016 at 10:09

      totalment d’acord Oriol !!

  5. Santiago Casán Cava
    13/10/2016 at 12:09

    Sempre he cregut que Samaranch no era exactament franquista, sino «samaranchista»: tenia una clara ambició (legítima) d’arribar a presidir el Comité Internacional Olímpic i en aquella época o es feia franquista o no hagués arribat enlloc.
    Opino que, si Samaranch hagués aparegut a l’època de la II República, hagués estat republicà, i s’hagués nascut ara, seria demócrata: recordem que va ser ell qui va gosar recuperar el nom de Palau de la Generalitat, fet que ara pot sonar a ridícul, però que en el tardo-franquisme li podia haver costat políticament molt car.
    A les persones se les ha de jutjar pel que han fet per la societat i no per les idees que hagin tingut o dir que tenien. Com be deia Groucho Marx, «aquests són els meus principis, però, si no li agraden, en tinc uns altres».
    I, per cert, segons tinc entés, no és que Samaranch tingui un carrer a Pekin, és que és l’únic estranger que té una estàtua a Tian An Men. I és que els xinesos –comunistes– no es van preguntar si havia estat franquista, sinò que li van reconèixer que els havia aconseguit els Jocs Olímpics.

Comments are closed.