Rupturas emocionales

Las manifestaciones multitudinarias no consiguen coser las divisiones creadas en la sociedad

Un ambiente de ruptura emocional se ha instalado en la mayoría de las democracias occidentales, en las que se están borrando los matices, los grises, y todo parece volver al blanco y negro o al conmigo o contra mí. Cada país aporta su singularidad y siempre es oportuno recurrir al comienzo de Anna Karénina cuando Tolstói afirma que “todas las maneras de sentirse uno feliz se parecen entre sí; pero los desdichados ven siempre en su infortunio un caso perso­nalísimo”.

Estas rupturas emocionales tienen mucho que ver con algo tan elemental como el construir debates sobre hechos y situaciones reales o bien elaborar discursos que se mueven en el ámbito de las emociones, ilusiones y utopías.

Este frentismo emocional lo comprobamos fatalmente en las dos ideas que pugnan por imponerse en una Europa que debería ser para los ciudadanos. Una es la de levantar muros que impidan la entrada de personas que puedan contaminar la identidad nacional, los casos de Hungría y Polonia son los más evidentes, y la otra es la Europa solidaria, abierta, capaz de corregir sus propios errores y la que pretende vivir la pluralidad respetando la singularidad.

Este frentismo emocional lo vemos en las sociedades norteamericana y británica. También en Alemania, Italia, Francia y, naturalmente, en Catalunya y en España. Los debates no se libran en los parlamentos sino en las redes sociales, en la calle, en las tertulias y en los grandes altavoces mediáticos. Estas situaciones han creado muchos periodistas soldado que después de haber tomado parte descaradamente por cualquiera de las opciones, desprecian a cuantos no coinciden con sus planteamientos.

Me cuesta mucho aceptar que los niveles de odio en nuestra sociedad se han disparado hasta el punto de haber creado situaciones incómodas e irrespirables. El sentimiento de superioridad moral de unos y otros hace muy difícil establecer un debate respetuoso con el adversario. No me importa recurrir de nuevo a Isaiah Berlin cuando decía que lo que necesita esta ­época no es más fe, una dirección más severa o una organización más científica, sino, por el contrario, menos ardor mesiánico, más escepticismo culto, más tolerancia con las idiosincrasias y más respeto hacia las minorías.

Sin respeto a las posiciones de los adversarios es difícil construir espacios de convivencia cívica y política. Las distinciones entre catalanistas y nacionalistas han sido superadas por el independentismo que divide a los catalanes entre buenos y malos patriotas hasta llegar en algunos casos a la clasificación aberrante de buenas y malas personas. Son distinciones inaceptables en una sociedad que pretende ser moderna e integradora.

No me asustan las crisis en un sistema democrático que precisamente está diseñado para superarlas y enfrentarse de nuevo a las que vengan a continuación. Lo que me preocupa es la cerrazón en negar evidencias que perjudican la credibilidad de la clase política. Lo que está ocurriendo en Madrid con el célebre máster de Cristina Cifuentes daña mucho la credibilidad de un partido y de la política en general. Hay una ley no escrita de la ciencia política que dice que cuando un partido mantiene la hegemonía y se maneja casi con unanimidad, la oposición nace dentro del propio partido. El inmovilismo permanente ha dejado demasiados frentes abiertos a Mariano Rajoy, que no ha sabido encontrar una salida política a la crisis catalana entregando a los jueces el guión que se rige, como es lógico, únicamente por criterios judiciales.

La escasa talla política de los personajes públicos es un tema que se remonta a la noche de los tiempos. Decía Ortega en 1918 que “decenio tras decenio, en España y fuera de España, hemos visto menguar el calibre intelectual de los llamados hombres públicos, hasta el punto de que hoy parecen dedicarse a este menester sólo aquellos hombres que no sirven para nada sustantivo”.

Era una exageración hace un siglo y lo sigue siendo hoy. El problema más bien es la incapacidad de irse a casa cuando se ha fracasado o cuando se es incapaz de resolver cuestiones que superan sus capacidades.

Nadie es insustituible por mucho que en el séquito de los intelectuales orgánicos de cualquiera de los bandos se intente de­fender un fracaso o una política que no ha llevado a ninguna parte. Ejercer el li­derazgo es cuestión de coraje político ­sabiendo que el debate se mueve entre la contradicción y el desacuerdo. Estas prácticas no deberían conducir a la confron­tación y al odio sino a la recuperación del respeto hacia el otro, que puede ser un ­adversario pero nunca un enemigo irreconciliable.

No hace falta poner nombres. Pienso que la idea de que se puede ganar por goleada en política es una quimera que conviene abandonar si queremos mantener la paz social y la libertad de todos para poder discrepar civilizadamente.

Publicado en La Vanguardia el 18 de abril de 2018

12 comentarios

  12 comments for “Rupturas emocionales

  1. Ramon
    22/04/2018 at 23:57

    Murray Rothbard : No es un crimen ser un ignorante en ciencia económica, que es, después de todo, una disciplina especializada, además considerada por la mayor parte de la gente como una ciencia lamentable. Pero sí es totalmente irresponsable tener una opinión radical y vociferante en temas económicos mientras que se está en ese estado de ignorancia'»…no solo pasa en politica

  2. Ramon
    22/04/2018 at 23:49

    Como no dimiten, mejor limitar cargo publico a 4 max 8 salvo casos ejemplares y meritorios.

  3. Albert
    20/04/2018 at 09:01

    Sr. Foix : Estamos en la Generalitat de Cataluña del art. 155… y ahora ¿ Que ?…

    Se está perdiendo la clave para gobernar España, pues sin Cataluña, España no es España. Pues Cataluña con el art. 155, ya no brilla con su presencia. ¿ Donde está España …ó donde está Cataluña ?

  4. Albert 2.
    19/04/2018 at 12:48

    Para poder discrepar civilizadamente existe un impedimento fáctico obvio: LOS MUROS Y REJAS DE LAS CÁRCELES ESPAÑOLAS.

  5. 19/04/2018 at 10:13

    Sr.Foix: no sé si los políticos son conscientes de lo qué realmente está sucediendo, les veo demasiado pendientes del Twitter…

  6. Albert
    19/04/2018 at 08:09

    Sr. Foix : Todos sabemos que Cataluña, es una tierra de paso y un crisol de razas.
    El resultado es que los habitantes de Cataluña, llamados catalanes, son descendientes, de varios origenes, de antepasados humanos procedentes de todas partes de Europa, de medio oriente y ultimamente de todo el mundo.

    Solo hay que observar las diferentes fisonomías de los habitantes de Cataluña. Observar con atención la forma y tamaño, de la cabeza, del cuello, del cogote, de los hombres, espalda, ect. La estatura corpulenta ó todo lo contrario, ect.

    Solo somos seres humanos y hemos hecho de todo. Tanto referente al bien como al mal. Toda la humanidad se comporta igual y a la inmensa mayoría … el poder les corrompe, incluso a otros les vuelve ladrones ó peor que eso.
    Aunque también existen los que hacen el bién desinteresadamente, siempre y sin esperar recompensa ó agradecimiento.

    • Albert
      19/04/2018 at 08:15

      P.D. Corrección de error de teclado…En el 3er parrafo, donde dice …» hombres » … de de decir… hombros «

    • Albert
      19/04/2018 at 08:31

      P.D. Cambiando de tercio. Don Mariano Rajoy …y En Carles Puigdemont …¿ A que esperan Vds. para atreverse a solucionar el problema …del… porque ?

  7. Francesc
    18/04/2018 at 22:56

    El artículo está muy bien. Más adelante a ver si puedo escribir como yo lo veo.

  8. 18/04/2018 at 21:10

    1. Lluís Foix diu: «El independentismo divide a los catalanes entre buenos y malos patriotas hasta llegar en algunos casos a la clasificación aberrante de buenas y malas personas».
    2. Pot dir-se al reves. Els espanyolistes divideixen als catalans entre bons patriotes i bones persones (els autodenominats constitucionalistes) que envien a l’exili i a la presó als mals patriotes i males persones que son els sobiranistes.
    3. Hi ha una diferencia abismal. Els sobiranisme català respecta al sobiranisme espanyol i alhora demana que el sobiranisme espanyol respecti al sobiranisme català.
    4. En tot cas, els bons patriotes i bones persones son els que respecten el sobiranisme dels altres i viceversa
    5. Mentre uns son els carcellers, i altres estan a la presó, i presó preventiva sense judici ni sentencia i, per mes inri, molt lluny de casa.

    • carlos
      19/04/2018 at 06:40

      Amb tot el respecte, crec que no has entés res.
      Bon dia a tothom.

  9. dogbert
    18/04/2018 at 19:42

    No se van ni con agua caliente.
    Son muy malos.
    No se van. Habra que echarlos.
    La ruptura no es solo emocional (que tambien), la ruptura es del sistema, lo han petado.

Comments are closed.