Los Estados, los refugiados y la sociedad

El Aquarius al llegar al puerto de Valencia transportando a más de 600 refugiados e inmigrantes que navegaban sin destino en el Mediterráneo.

La llegada de la flotilla del Aquarius a Valencia con más de seiscientos náufragos recogidos en el Mediterráneo es más un símbolo que una política. Pedro Sánchez ha adoptado una decisión correcta en el fondo y en la forma. El gesto de solidaridad con los abandonados en las aguas sepulcrales del Mediterráneo es bien acogido porque la compasión forma parte también de la condición humana.
Los rescatados han sido recibidos por entusiasmos públicos y privados. Pero hay cada día muchos otros refugiados o inmigrantes que cruzan las aguas de nuestro mar. Los Estados actúan de acuerdo con sus protocolos y los acogen en campos de internamiento para después volverlos a enviar a sus tierras de origen. La opinión pública y muchas personas en concreto, al contrario, están dispuestos a acogerlos total o parcialmente para hacerles menos ingrata la vida.
Lo que une a los partidos de extrema derecha, presentes en todos los países de Europa y también en Estados Unidos, es un populismo que parte de la hostilidad contra la inmigración, sobre todo hacia los de procedencia musulmana.
El recientemente fallecido Tzvetan Todorov, filósofo búlgaro afincado en París, decía que hoy la amenaza son los extranjeros. Si son musulmanes, doblemente. “Porque no son ni europeos ni cristianos. Lo grave es que la derecha tradicional, para cortar el paso a la extrema derecha, copia sus programas. Este miedo a los inmigrantes, al otro, a los bárbaros, será nuestro gran primer conflicto en el siglo XXI”.
Donald Trump y los gobiernos de Hungría y Polonia han construido su argumentario en la hostilidad hacia los de fuera. Y con este mensaje simple y engañoso ganan elecciones, levantan fronteras humanas, defienden la unidad nacional que consideran amenazada por los que vienen de fuera. Un arquitecto y escritor alemán hablaba de los “gastarbeiter” que suplieron la mano de obra que necesitaba Alemania para su reconstrucción después de la guerra: “llamamos a mano de obra y vinieron personas”.
Las dos razones principales, a mi juicio, para abrir la mano y ser generosos con la inmigración es que aumenta la productividad económica y corrige al alza la curva demográfica que en Europa nos lleva ahora a sociedades progresivamente envejecidas. Desde 1995 a 2005 llegaron a Catalunya, por ejemplo, más de un millón de personas que muchos de ellos todavía están y no tienen intención de regresar a sus países de origen. ¿Quién se encargaría de los trabajos del campo en un tiempo de huida masiva de los agricultores de sus tierras? ¿Quién cuidaría a las personas mayores? Si se fueran los que llegaron hace quince años el país entraría en colapso.
Pienso que los refugiados e inmigrantes hacen más fuerte a un país y, a la vez, lo hacen mejor, más abierto, más acogedor, más solidarios y más dispuesto a comprender los mundos ajenos que nos rodean. La historia demuestra que la inmigración, a lo largo de los siglos, ha sido beneficiosa tanto para los países que la han recibido como para los que la han enviado.

Ya sé que la situación es mucho más compleja y que el buenismo no puede orientar las políticas inmigratorias. También es evidente que con el voluntarismo no es suficiente. Hay que dotar de espacios dignos a los sobrevenidos, atenderlos en la educación y en la sanidad, hacerles sentir que no son extranjeros sino nacionales recientes con todos los derechos y con todos los deberes.

Los choques culturales serán inevitables y posiblemente la inseguridad sea mayor. Pero Europa no puede echar por la borda por el miedo a partidos extremos una labor que la ha convertido, hasta ahora, como el espacio donde más se respetan los derechos y se vive con mayor libertad.

La hostilidad ideológica hacia los inmigrantes y refugiados puede destruir los cimientos de una cierta manera de tratar a los demás, a los distintos, a los forasteros. La inclusión es la carta ganadora respecto a la exclusión.

13 comentarios

  13 comments for “Los Estados, los refugiados y la sociedad

  1. CatdeMelb
    19/06/2018 at 20:59

    Después del show de solidaridad con la flotilla del Aquarius que ha mostrado España al mundo, me pregunto qué espera el nuevo gobierno de Madrid para desmantelar las mortíferas vallas de Ceuta y Melilla.
    Ahora que las cámaras apuntan a este lado del Mediterráneo es el momento ideal para toda esta gente que busca refugio en Europa de hacer el salto, y para nosotros ayudarlos en todo lo posible para que se instalen en nuestro continente y contribuyan a hacerlo mas rico en culturas y formas distintas de vida.

  2. 19/06/2018 at 10:28

    Sr.Foix: que no nos tengamos que ver nunca en la misma situación que todas estas personas…

  3. Albert
    18/06/2018 at 08:18

    Sr. Foix y compañeros y compañeras del blog :

    El contenido del artículo del Sr. Foix, expresa realidad de la actualidad y clarividencia del futuro, pero con la suma de todos los compañeros y compañeras del blog, actuales y los que se juntarán, acabamos ó acabaremos de completar la clarividencia ó premonición del futuro inmediato, que presumiblemente nos ocurrirá proximamente, a nuestra inconsciente e inprevisible sociedad humana, de el mundo opulento y poderoso de poder y de riqueza.

    Digo ocurrirá proximamente, porque el …tiempo de los años,…passa más rapidamente de lo que parece, cuando estás en el lado bueno por privilegiado, de la sociedad del bienestar.

    Y al final se consume el tiempo, se acaba el bienestar y llega la realidad con su sociedad del malestar.

    Un ejemplo : El problema de España-Cataluña es un ejemplo fehaciente y demostrativo de la PERDIDA DE TIEMPO MISERABLEMENTE E INUTILMENTE DURANTE AÑOS.

    Cuando tenía y tiene solución real y satisfactoria para todos los intereses económicos, sociales, convivenciales y humanos.

  4. Ramon M
    18/06/2018 at 02:25

    Los refugiados,los estados,la sociedad,la justicia y la economia. Todos tenemos claro que un tema es el urgente y humanitario, siendo necesario acoger de forma proporcional y según recursos en Europa,Rusia,Asia etc a los necesitados que huyen de sus países de origen por muchos motivos,guerras,hambrunas,mala gestión, etc y el otro tema es una política comun global de instituciones supranacionales que impulsen el desarrollo invirtiendo en los sectores primarios en los países de origen

  5. Francesc
    17/06/2018 at 22:02

    Sobre barcos, exiliados, y migrantes del pasado. https://bit.ly/2kpdF6I

    • Àfrica
      18/06/2018 at 00:05

      Bon article,Francesc,

      «Historias como éstas que les he contado merecen ser conocidas, para no cometer los errores del pasado, y para entender mejor el mundo en el que vivimos, empatizando si queremos con relatos parecidos, aunque sea en otras latitudes, que se repiten hoy y se repetirán mañana.»

      Em temo que no n’aprenem……

    • 19/06/2018 at 10:29

      Gracias Francesc…

  6. Santi
    17/06/2018 at 20:52

    La inmigración hay que seleccionarla y regularla cómo hace Canadá, y no aceptar a todo el mundo como se ha hecho aquí. Hay que dar el permiso de trabajo y dejar entrar a los que necesitamos, no a todos. Para estar recogiendo desechos en los contenedores no hacía falta que vinieran.
    Y para evitar la inmigración masiva que sufrimos, no basta con controlar fronteras, hay que invertir en los países del otro lado del Mediterráneo, y conseguir que sus economías crezcan y no necesiten emigrar.
    Mientras no se actúe con coherencia, seguiremos sufriendo las consecuencias de nuestras mala políticas.

    • Àfrica
      17/06/2018 at 21:45

      Lo ideal,Santi, sería actuar en origen y que nadie tuviera que huir y mucho menos en estas condiciones.Mientras tanto, hay que acoger a los que lo necesitan.

      • dogbert
        17/06/2018 at 22:21

        Actuar en los paises de origen. Estoy de acuerdo.

        • 19/06/2018 at 10:30

          Actuar ya se actua en esos paises…pero llevandose las riquezas y materias primas que interesan…

          • Àfrica
            20/06/2018 at 01:07

            Tienes razón…..

  7. Àfrica
    17/06/2018 at 19:20

    Sr Foix: bienvenidos sean esos seiscientos refugiados a pesar del show que se ha montado.Bienvenido sea el show si ello contribuye a concienciar, de una vez por todas, a los paises y gobiernos que deben acogerlos.
    La pregunta es..y ahora qué?
    Qué vamos a hacer con todos ellos una vez hayan marchado cámaras y periodistas que cubran el seguimiento?
    Qué podemos hacer para acoger todos los que vienen en noches oscuras en frágiles embarcaciones?
    Quien contabilizará los centenares de ahogados en nuestro mar?
    Y a los gobernantes de los paises de origen, nadie les puede decir que son unos miserables?
    Y toda esa gente votante de extrema derecha….no se les ocurre pensar cómo deben estar en su país cuando unos padres creen que es más seguro embarcar a unos niños en un incierto mar antes que quedarse en casa?
    La gente piensa? Tiene sentimientos?……..

Comments are closed.