Cuidado con el fuego amigo

La unidad en el seno del gobierno de coalición será el gran reto de Pedro Sánchez.

El Gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez no deberá temer por los enemigos de fuera que le plantearán un frente sin tregua ni mesura desde la oposición. No podrán plantearle una moción de censura en muchos meses porque es imposible por ahora que se forme una mayoría alternativa como la que echó a Mariano Rajoy.

El peligro lo tiene dentro, entre los que le han votado y los que se han abstenido, que pretenderán marcar espacios propios y pedirán la recompensa por haber hecho posible su investidura. Aparecerá pronto la figura del traidor. Hay un libro clásico de Curzio Malaparte, escrito después de visitar la Unión Soviética hace ahora un siglo, en el que afirma: “El tormento que oprime a las masas en una revolución es su obsesión por la traición… Las masas revolucionarias son como soldados siempre temerosos de que sus dirigentes las traicionen”. Prefieren ser derrotados por el enemigo que ser traicionados por sus líderes.

El Gobierno de coalición ha sido inevitable. Pablo Iglesias lo quería desde que entró con fuerza en el Con­greso pero Pedro Sánchez no lo contemplaba ni siquiera en noches de insomnio. El presidente tendrá que demostrar que un gobierno se dirige con dos manos y no con cuatro. El primer síntoma de la existencia de dos gallos en el mismo gallinero es la impresión de que los ministros de Unidas Podemos los nombra directamente Pablo Iglesias. Esta prisa, al parecer, ha retardado unos días la designación del gabinete.

En los gobiernos de coalición cohabitan distintas maneras de ver las cosas y de solucionar los problemas. Tanto por cuestiones ideológicas como prácticas. Pero de puertas afuera sólo existe una voz, un discurso y un máximo responsable. El fuego amigo hace mucho daño, sobre todo cuando es intencionado. Será la primera gran prueba para Sánchez.

Con el PNV y los restantes diputados que le apoyaron no habrá problemas porque lo prioritario será recoger el cheque pactado. Lo más complicado será gestionar el precio de la abstención de ERC y Bildu.

La emotiva intervención de Montserrat Bassa (ERC) contiene un mensaje personal y otro político. Aseguraba la gobernabilidad de España mientras afirmaba que le importaba un comino la gobernabilidad de España. Cuesta entenderlo, pero quiero leerlo como una coartada para que la maldición de la traición no caiga sobre ERC en las elecciones catalanas que pueden ser inminentes. Con menos traidores viviríamos todos mejor.

Publicado en La Vanguardia el 9 de enero de 2020

7 comentarios

  7 comments for “Cuidado con el fuego amigo

  1. Albert
    11/01/2020 at 00:19

    Mi opinión es idem. de la de todos vosotros, desde nuestro anfitrión, el Sr. Foix a la de todos los/as compañeros/as del blog.

  2. 10/01/2020 at 11:30

    Sr.Foix: «» El tormento que oprime a las masas en una revolución es su obsesión por…no llegar a fin de mes…»»

  3. Francesc
    09/01/2020 at 20:57

    Con este gobierno parece que estemos en un entierro.

  4. Sinera
    09/01/2020 at 20:42

    Afirma vostè: «Con menos traidores viviríamos todos mejor». Val. Si ho diu vostè…

    I sí. En Malaparte potser tingui raó. Coses de l’obcecació:

    “El tormento que oprime a las masas en una revolución es su obsesión por la traición… Las masas revolucionarias son como soldados siempre temerosos de que sus dirigentes las traicionen”. Prefieren ser derrotados por el enemigo que ser traicionados por sus líderes.

  5. dogbert
    09/01/2020 at 20:39

    Ayer Juan Carlos Monedero le dio bien a Mireia Vehi de la CUP.
    Pasan el Ebro y se pasman de la recia Castilla y añoran el cutofluix nostrat.
    A la Sra. Bassa le importa un comino o un Comin? (que ha cobrado atrasos por no dar golpe)
    Politicos rebifats i de cuarto de reixa.
    Esto durara cuatro dias y ademas tendremos la convocatoria de las catalanas y las mortadelas i tot plegat sera un disbarat.
    I tot aixo qui ho paga?
    Lo adivinan?

  6. Desiderio de Sota
    09/01/2020 at 20:14

    Pues a mi los traidores no me parecen tan mal. A veces son los que imponen la realidad: mi paisano Bellido Dolfos, republicano en ciernes, Antonio Perez, también paisano por mi pata aragonesa, Don Carlos, hasta los huevos de su padre Felipe II. O Judas, menos mal que le dio un beso; si no nos quedamos sin Semana Santa…

    Otra cosa son los mentirosos compulsivos, los políticos.

  7. Salvador de Lleida
    09/01/2020 at 16:51

    Sr. Foix.

    No con menos traidores.
    Sin traidores viviríamos mejor.
    Es como cuando prometen mas transparencia.
    No Sres. políticos.
    TRANSPARENCIA.

Comments are closed.