El lenguaje del progreso

El debate tecnológico en el Mobile World Congress no tiene fronteras ni ideologías ni partidismos inútiles

La teoría del poder blando del profesor Joseph Nye fue magníficamente verificada en Estados Unidos en los últimos ochenta años, incluso en el mandato desconcertante de Donald Trump. América no mandaba solamente o principalmente por la fuerza de sus ejércitos sino por el prestigio de sus valores, sus instituciones y su cultura.

Se atribuye a Stalin la idea de que para dominar el mundo le bastaría con controlar los estudios de Hollywood. La Rusia soviética se desmoronó no solo porque no hacía buen cine sino porque quería construir un hombre nuevo sobre el hombre viejo, el de siempre, el que no cambia en una o varias generaciones. La democracia no elimina los problemas sino que permite superarlos por la vía del debate, la confrontación ideológica y la separación de poderes, con la ley como instrumento neutro para proteger a los más débiles.

Estos días Barcelona ha sido el centro de acontecimientos con mucha carga política, con el indulto de los presos independentistas, las varias visitas del Rey y del presidente Pedro Sánchez, discursos, cenas y la participación del president Aragonès y la alcaldesa Colau en todos los actos de carácter institucional. Hay menos tensión en la atmósfera política aunque los problemas de fondo seguirán ahí por mucho tiempo. Sánchez ha arriesgado moviendo ficha y Aragonès, con la aprobación de Junqueras, ha rebajado la hostilidad retórica de la confrontación.

Ha sido la inauguración del Mobile la que ha mostrado el clima distendido que, al menos por unos días, está viviendo Barcelona. Es una apuesta por el poder blando que ha caracterizado la vida industrial y económica catalana en los últimos dos siglos. El lenguaje de la revolución tecnológica que afecta a la vida de todos puede ser un respiradero para que la política tenga mucho más en cuenta los cambios que se van produciendo de manera acelerada al margen de la retórica de los debates políticos. En este sentido, los ciudadanos que se han familiarizado con la tecnología punta juegan otra liga y actúan creando riqueza al margen de los tiempos muertos de las discusiones partidarias y repetitivas.

El futuro a medio plazo pertenece a las sociedades que mejor sepan adaptarse a los nuevos tiempos en los que la tecnología será la fuerza motriz del crecimiento económico y, consecuentemente, de la riqueza cultural de unas clases medias castigadas severamente por la crisis del 2008 y por la pandemia.

El último informe publicado por la Comisión Europea sobre la innovación en los estados miembros de la Unión indica que España ha retrocedido dos puestos en el ranking y se sitúa en el número 16 de los 27. Se señala en el estudio que Catalunya sigue estancada mientras que Madrid y el País Vasco escalan posiciones en el ámbito español. España, Portugal, Italia, Grecia y todos los países que fueron soviéticos, con la excepción de Estonia, están por debajo de Irlanda, Francia, Alemania, Austria, Países Bajos, Bélgica y los países escandinavos.

El reto para recuperar la confianza interior para Catalunya y para España es político. Pero si se pierde el tren de la innovación, de la ciencia y de las posibilidades infinitas de las nuevas tecnologías nos quedaremos con nuestros viejos problemas enquistados sin darnos cuenta de que las ayudas casi a fondo perdido de la UE no llegarán si no centramos los esfuerzos para seguir el ritmo que exige la actividad productiva de la economía que, nos guste o no, será digitalizada.

El Mobile es la mayor concentración del talento global aunque por razones sanitarias la participación sea inferior a la del 2019. El lenguaje que se habla estos días en Barcelona no tiene fronteras ni ideologías ni posicionamientos políticos. Por eso es un factor de progreso que nadie puede desaprovechar.

Publicado en La Vanguardia el 30 de junio de 2021

  5 comentarios por “El lenguaje del progreso

  1. Hemos perdido 20 años, si no se actúa de forma contundente para recuperarlos en los próximos 20 años, tendremos un futuro parecido a paises ricos que han retrocedido como Venezuela, Argentina, etc. “Uno de cada cinco empleos tiene una alta probabilidad de ser realizado por un robot y un 30 por ciento más tienen una probabilidad significativa de ser ocupados por una máquina autónoma. Lo cierto es que de la misma manera que los trabajos de hoy en día no tienen nada que ver con los de hace dos o tres décadas, los que tendremos en unos años probablemente sean distintos a los que estamos viendo ahora mismo. En este vídeo te explico las claves para que ese futuro lo podamos afrontar con garantías. Se trata de diagnosticar y plantear una estrategia.” M.Vidal

  2. El lenguaje del progreso es este que hace que nuestra gente joven vaya probando suerte en la web de cita previa para vacunarse y… a ver si hay suerte?
    Yo crei que la Gene aprovecha el tema para promover el turismo interior, me comentan que lo mas cerca de BCN que les ha salido para irse a vacunar es por Mollerusa, Bellpuig y asi.

    Dia triston para los que pagamos el gasto todo el año y ademas hoy nos cargan la renta y oh! en Catalunya tambien el impuesto de patrimonio.

    Antoni Puigverd hoy en LV escribe que tot plegat es molt fotut lo del tribunal de cuentas etc etc, pero que no estaria o estara de mas pasar cuentas. Lo suscribo.

    Mientras madrid y el Pais Vasco van como una moto segun escribe el Sr. Foix. Evidente.

    La foto de Dani Duch de hoy en LV con el guaperas total recibiendo al homenet ayer en la moncloa es total. El homenet ante el gesto del guaperas se protege el bolsillo…. no sea caso que le birle lo birlado.
    Port cierto ya me diran Vds que cogne lleva en la mochila el presi de la gene cuando va en ave a los madriles. Aquets del mardesme!

  3. ¿LLENGUATGE DE PROGRÈS? ALGUNA COSA FA PUDOR DE PODRIT AL TRIBUNAL DE CUENTAS

    1.- La frase “Alguna cosa fa pudor de podrit a Dinamarca” de l’immortal obra “Hamlet” de William Shakespeare parlant de la situació política és aplicable ara i aquí al règim espanyol, concretament al Tribunal de Cuentas. Alguna cosa fa molta pudor de podrit al Tribunal de Cuentas. Res de res de progrés.

    2.- El Tribunal de Cuentas és una altra institució del règim borbònic i juancarlista caracteritzat pel seu adn franquista i pel seu nepotisme escandalós. Nepotisme: favoritisme envers els parents. Abús de poder comés a favor de parents i amics (Diccionari de la Llengua Catalana)… diccionari menyspreat pels sectors espanyolistes des de PSOE a VOX. Ambdues característiques, les seves actuacions i les seves decisions provoquen que aquest Tribunal de Cuentas estigui radicalment desprestigiat internacionalment des de les perspectives jurídica i democràtica. Res de res de progrés.

    3.- Dues qüestions poden plantejar-se al Tribunal de Cuentas tenint en compte la seva lògica sectària ¿Perseguirà també obsessivament als representants del Govern català a la comissió de negociació, ¿negociació?, (¿?) amb el Govern espanyol que promoguin arreu (a la pròpia Catalunya i al món) l’amnistia, l’autodeterminació, el referèndum i la independència? ¿Per què aquest “tribunal” no investiga les enormes despeses públiques de l’estat espanyol a favor de la protecció i manutenció luxosa del pare de Felipe VI, Juan Carlos I, imposat pel dictador Franco com a rei i avui fugit per obscurs afers financers i de faldilles? Res de res de progrés.

    4.- Aquests són alguns motius del president Carles Puigdemont, aprofitant la llibertat que li dona el seu exili i amb el suport del seu advocat Gonzalo Boye, per portar el Tribunal de Comptes davant la justícia belga. L’experiència d’aquests anys de repressió demostra que la justícia ve i vindrà de l’Europa democràtica, no de l’Espanya turca.

Comentarios cerrados.