Los talibanes vuelven a mandar en Kabul

Helicópteros norteamericanos evacuan personal diplomático y civil mientras los talibanes vuelven a controlar Kabul.

Ha sido un día aciago para Estados Unidos y para las fuerzas de la OTAN que llevan casi veinte años en Afganistán para impedir que los talibanes volvieran a controlar el país. Las imágenes de helicópteros evacuando personal de la embajada norteamericana en Kabul son de derrota. El embajador de Estados Unidos se llevó al aeropuerto, a modo de recuerdo patriótico, la bandera de barras y estrellas. El presidente afgano huyó a Tajikistan.

Británicos, franceses, españoles, italianos y el resto de soldados de la coalición huirán del país en cuanto puedan. Es una derrota significativa por la duración de la intervención y por comprobar cómo los talibanes que fueron derrocados en 2001 han vuelto por la fuerza de las armas.

Fue Obama quien dijo que había que abandonar Afganistán. Trump dio un paso más y llegó a pactar la retirada con grupos de talibanes que dominaban ciudades marginales. Al llegar Biden confirmó que los norteamericanos se retiraban y, además, puso fecha.

En pocos meses, un ejército sin armamento sofisticado, usando la brutalidad a su paso, decenas de miles de soldados jóvenes, fueron ocupando ciudades y provincias hasta cercar el área de Kabul. Los acontecimientos se precipitaron. Joe Biden admitió que los mil millones de dólares invertidos, más de seis mil bajas, envíos sistemáticos de tropas a Afganistán no habían conseguido formar un ejército afgano competente y mucho menos un gobierno que se hiciera cargo con éxito de las instituciones del país.

El hecho cierto es que los afganos ganaron tres guerras a los británicos en el siglo XIX, derrotaron a la Unión Soviética a finales del siglo XX y ahora han echado a Estados Unidos y a la OTAN tras veinte años de guerra no convencional.

Una de las falacias de Occidente en aquella parte del mundo es pretender exportar sistemas como los que conocemos en las democracias. No hay un solo país democrático en la zona. Israel pretende que lo es pero tiene a casi seis millones de palestinos a los que les niega los derechos más elementales. Además, no se puede imponer una dictadura desde los despachos del Pentágono o del Departamento de Estado.

El invasor no solo tiene que convencer sino confundirse con la sociedad que pretende ayudar. Convivir, conocer la lengua, saber cuáles son sus creencias, respetarlas, y tener en cuenta que lo permanente son los que estaban, los que viven allí y seguirán siendo afganos para el resto de sus días.

El castigo a los que promovieron el movimiento terrorista que causó el más sangriento atentado sufrido por Estados Unidos en 2001 no ha erradicado de Afganistán a los talibanes. Occidente ha fracasado y las imágenes de fuga de diplomáticos y de sociedad civil es una estampa de potencia huyendo con lo puesto.

El cambio que se producirá en la zona señalará cuál es el papel de Estados Unidos en la política global. Joe Biden ha heredado la situación pero él es presidente y responsable de todo lo que ocurra con las tropas y la diplomacia de su país. Rusia no piensa irse de Afganistán, aunque permanecerá con otros criterios que en 1980, y China está esperando la oportunidad de ocupar el vacío que deja Washington.

A la luz de la experiencia de los últimos dos siglos lo más prudente es no intentar dominar un pueblo que ha doblegado a los imperios británico, soviético y norteamericano.

  8 comentarios por “Los talibanes vuelven a mandar en Kabul

  1. COLPIDORA EXPERIÈNCIA DE DALMASES (JUNTS) A AFGANISTAN I LA RETABILANITZACIÓ

    Francesc de Dalmases (diputat de Junts) tracta en un fil de twits la seva colpidora experiència a Afganistan, on va viure-hi amb un grup de catalans, i l’actual retalibanització

    1.-14 de novembre de 2001. L’Aliança del Nord ocupava Kabul i n’expulsava els Talibans amb el suport de les tropes aliades. Alguns catalans ho vam viure des del mateix Afganistan i des de la zona tribal, a la frontera amb el Pakistan.

    2.- Més enllà de les anàlisi geoestratègiques més o menys interessades, i necessàries, vam viure el retorn de la música, dels nanos jugant amb estels, i de les escoles amb nois i noies. Van viure emocions indescriptibles amb la població refugiada que entreveia un fil de llum.

    3.- Però des d’aquell moment, també, es va cometre l’error d’inundar amb dòlars i viagra, -sí, tones de viagra- els vells senyors de la guerra i de fer la vista grossa amb el tràfic d’opiacis. Tot canviava però de fons no canviava res.

    4.- Sí, hi havia música, estels i educació sense distinció de sexes, que no es poc. En vint anys, els dòlars han minvat i el iuan ha entrat amb força. No només calmant els senyors de la guerra sinó amb una major visió estratègica.

    5.- En govern xinés ha invertit i ha fer possible infraestructures essencials per estar en posició dominant quan els aliats marxessin. I quan han marxat, afegiran un Estat més al seu mapa de domini.

    6.- La Xina no guarda ni les formes, i no li preocupa gens la fi de la música, els estels, l’educació de les dones o els codis de vestimenta. I això és el que passa aquests dies mentre som a la platja, la retalibanització accelerada del país perquè no han deixat de ser-hi mai.

    7.- Nota no necessàriament esperançadora però irrefutable: cap potència estrangera ha dominat mai l’Afganistan en època contemporània. Van fugir per cames britànics i soviètics. I ara han marxat els aliats.

    8.- El proper capítol són els xinesos, però els afganesos que viuran pitjor i amb menys drets seran els de sempre, els més miserables. Ni estels, ni música, ni escola ni el pentinat ni la roba que vulguin. I aquesta vegada ni una trista conferència internacional.

  2. Vaya espectaculo macabro y cutre el de los norteamericanos huyendo como ratas y dejando todo como unos zorros.
    China y Rusia por este orden se iran repartiendo el nuevo pastel planetario y sin tanta prepotencia occidental-
    Eso si primero tendran que desinfectar los orines que han dejado los yankees y todos sus palmeros, españoles incluidos.
    En nada volveremos a ver a aquel mulah tuerto montado en una vespa de cuarta mano que se les escapo (se acuerdan?)

    • rusia y china no son tampoco ningún modelo moral y sus orines y prepotencia apestan como los de todos los demás

Comentarios cerrados.